BOUTIQUE CHILE - Subcategoria Mama_activa
EMBARAZO
5 errores que pueden cometer las madres primerizas

Ser padres por primera vez, probablemente sea uno de los trabajos más duros que puedas tener pero al mismo tiempo es el que más amarás. En ocasiones, presas del desconocimiento podemos cometer algunos errores que sin duda nos harán reflexionar sobre nuestro papel de madres. Y es que durante las primeras semanas con un recién nacido todo es nuevo para nosotras, buscamos ayuda de las personas que ya son madres como amigas, hermanas, mamá, entre otras conocidas, y si no pedimos ayuda estas de igual forma terminarán brindándonos consejos que no siempre son acertados y es allí cuando nos confundimos. El mejor consejo, sigue tu instinto y ante cualquier duda transcendental consulta con tu pediatra. Mientras tanto evita cometer los errores que te detallamos a continuación.

 

1 Escuchar a los demás

Las suegras, las mamás y hasta las tías, todos estos consejos aunados a la cantidad de libros que de seguro ya te has leído, pueden ser los gurús en cuanto cuidado de niños se trata, pero finalmente, la persona que mejor conoce a tu bebé eres tú.

Uno de los mayores errores es que no escuchamos nuestros propios instintos, somos demasiado rápidas para ir a investigar en Internet cualquier duda, también somos demasiado rápidas para escuchar a los expertos, pero no confiamos en nosotras mismas. Escucha a tu bebé antes de escuchar a otras. Confía en tu instinto maternal.

 

2 Demasiada información

Hay tantas fuentes de información por ahí que es difícil saber en qué confiar y en qué creer. La gente tiene puntos de vista convincentes y a menudo diferentes acerca de criar a los hijos, y estos no tardan en dar a conocer sus opiniones. Hay tanta información acerca de la crianza de los hijos que es difícil de averiguar lo que está bien y lo que está mal. Lo más sencillo es pensar que si no se siente bien, probablemente no está bien.

 

3 La rutina de sueño del recién nacido

No esperes que tu bebé se comporte igual al bebé de tu amiga, tampoco esperes que este siga las normas generales del sueño del resto de la familia. Se trata de mirar a tu bebé, tratar de no comparar a tu hijo con los bebés de tus amigos, y estar claros que incluso los niños de dos anos aún se siguen despertando durante las noches. Entonces toma tus previsiones al respecto y en cualquier oportunidad que tengas durante el día, descansa, porque sabes que tu rutina de sueno ya no será la misma.

 

4 Lidiar con el llanto

El llanto es una forma natural de comunicación para los bebés, es normal que tu hijo llore, y también es natural que tú lo cargues en tu regazo mientras llora, que nadie te diga que eso está mal mientras tú sientes que es lo correcto. Si quieres tomar a tu bebé porque está llorando, hazlo. Hay evidencia científica que indica que los niños que son atendidos más rápidamente durante su llanto, lloran menos que aquellos a los cuales se dejan llorar sin ser tomados en brazos con la intención de enseñarles a no llorar. 

 

5 Abrigarlos demasiado

Como padres tendemos a preocuparnos porque el bebé esté bien abrigado y en ocasiones terminamos abrigándolo más de la cuenta. Esto, a la hora de dormir puede llegar a ser peligroso pues el riesgo de muerte súbita se incremente. Se recomienda mantener la habitación a una temperatura agradable durante el día y cómoda por la noche. Dependiendo del clima afuera no hay necesidad de calefacción durante toda la noche, sólo debes asegurarte de que la cabeza del bebé no está cubierta cuando duerme.


8 ideas para un body paint para embarazadas

Ser mamá es una etapa maravillosa de nuestra vida que dura casi para siempre, o al menos eso es lo que esperamos nosotras. Sin embargo, un momento inolvidable en el inicio de esta etapa es el embarazo que apenas dura 9 meses, aunque para algunas parezca una eternidad, en el futuro extrañaremos esas primeras sensaciones y, de seguro, lo recordaremos con nostalgia. Pero nada mejor para hacer aún más inolvidable el embarazo que hacernos un “body paint”, se trata de pintar tu panza de súper mamá a tu gusto para personalizar y hacer más originales tus fotos durante el embarazo. Por eso hoy compartimos contigo 8 ideas para que tengas inspiración suficiente si es que decides hacerte un “body paint” durante tu embarazo. 


Cómo vencer los miedos del embarazo

La dulce espera a veces no es tan dulce, y es que muchas mujeres despiertan en el embarazo una cantidad de miedos que terminan produciéndole estrés y ansiedad durante una de las etapas más bonita que puede atravesar la mujer. Incluso aquellas mujeres que tienen un embarazo normal, sin preocupaciones, a veces, pueden desarrollar pánico al parto y al momento en que su hijo viene al mundo. Uno de las recomendaciones que hacen los expertos es precisamente comentar con tu médico cualquier preocupación o miedo para que este te aclare todas las dudas posibles y te deje más tranquila.

 

Las preocupaciones y los miedos son muchos y suelen, también, ser diferentes entre cada mujer y entre cada etapa del embarazo. Lo que sí es común es que su origen se relacione con la historia personal de la mamá, con la personalidad previa y con la transmisión de creencias acerca del embarazo y la maternidad que haya existido en la familia y personas que la rodean.

 

La salud del bebé, el momento del parto, las dificultades relacionadas con los primeros días del recién nacido y la maternidad en general, son los miedos más comunes que se presentan, por lo general, en madres primerizas, aunque no sólo estas pueden presentar miedos y angustias en el embarazo, esto puede pasar tanto en el primero como en los siguientes embarazos. También la pérdida de la independencia o labores relacionadas con el trabajo y la modificación de la vida en pareja puede resultar preocupante para la futura mamá.

 

Lo que te podemos aconsejar es que te calmes y le comentes todas estas sensaciones a tu médico de cabecera, si él no te ayuda mucho a sentirte más segura y menos temerosa, entonces es recomendable que visites un psicólogo, el simple hecho de hablar y de recibir palabras de aliento de un profesional te hará sentir mucho mejor.

 

Pero también existen actividades, rutinas y hábitos que te ayudarán a mantenerte relajada y sin miedos. Primero que nada descansa y duerme lo suficiente, al menos 8 horas diarias y en completo confort, un cuarto oscuro, con la temperatura adecuada y cómoda. Es probable que a medida que avanza el embarazo te sientas más cansada y soñolienta, por lo que necesitarás pequeñas siestas durante el día, procura que estas no sean muy largas para que puedas tener un sueño normal durante la noche. 

 

También la actividad física como el yoga puede ser un buen aliado a la hora de mantener a raya los miedos generados por las expectativas del embarazo. El yoga mantiene el cuerpo flexible y te permitirá entrar en calma con sus técnicas de relajación. El yoga te ayudará durante el embarazo y también durante el parto. Si tienes tendencia a sufrir de ansiedad o a padecer ataques de pánico, las técnicas de respiración que se usan al practicar yoga también pueden tranquilizarte.

 

Algunos alimentos pueden ayudarte a mantener en orden las hormonas que se disparan en momentos de estrés. Alimentos con vitaminas B, como el pan y el arroz de grano integral, los huevos, las nueces y la palta, aumentan los niveles de la hormona serotonina, que es antiestresante.


5 posturas para hacer el amor durante el embarazo

Durante el embarazo muchas parejas no saben cuáles son las mejores posturas para hacer el amor y sienten miedo por si dañan al bebé. Y es que a partir del segundo trimestre nuestro cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios propios del embarazo y podemos reaccionar de forma negativa ante tener relaciones sexuales, muchas veces por temor y por desconocimiento. Al menos que por alguna razón médica específica el ginecólogo te haya dicho lo contrario, durante el embarazo podrás disfrutar de una relación sexual plena. Hoy te contamos acerca de las mejores posturas para hacer el amor durante el embarazo.

 

1 Cucharita. Esta es la posición más recomendada para cuando el embarazo ya está en una etapa avanzada. Acostados sobre un costado, tu espalda de estar contra el pecho de él. De esta forma el futuro papá puede acariciarte la pancita mientras hacen el amor, y no representa ningún esfuerzo inoportuno para ti.

 

2 Una de las posiciones más cómodas para la mujer es la clásica, misionero. Y cuando se está embarazada lo es aún más. Mientras tú estás acostada boca arriba, él estará encima, sin cargar su peso sobre tu cuerpo. Si flexionas un poco las piernas la penetración será más completa y placentera. No tengas miedo que no hay forma en que tu bebé sienta el pene de su padre, aunque puede que se entere del placer que estás experimentando.

 

3 Una variación del misionero. Si te acuestas boca arriba, del mismo modo que la posición anterior, pero te deslizas lo más que puedas hasta el borde la cama, él podrá penetrarte más cómodamente sin estar preocupado si carga su peso sobre ti. Él deberá arrodillarse en el suelo y de esta forma acoplarse entre tus piernas que estarán colgando hacia abajo. Esta postura permite una buena estimulación de la pared vaginal anterior y del glande. Y el volumen de la barriga no estorbará, por lo que podrán practicarla hasta cuando el embarazo esté en su etapa final.

 

4 La mujer arriba. Esta es una de las posiciones más cómodas ya que la mujer controla su peso, el grado de penetración y la intensidad del acto sexual. Sin embargo, no será igual de cómoda los últimos meses de gestación donde el peso de guata es mayor y te puedes cansar más fácilmente. Para que te encuentres cómoda, no te canses y puedas así disfrutar al máximo de los encuentros sexuales con tu pareja, lo más recomendable es que practiquéis sólo las posturas aconsejadas para tu estado.

 

5 En cuatro. Es la típica postura conocida como perrito, En este caso el hombre controla el ritmo y el grado de la penetración. Mientras la mujer reposa apoyada en sus manos y rodillas. Resulta ideal cuando a la mujer le empieza a molestar el peso de su pareja y quiere proteger la barriga de los movimientos demasiado enérgicos. Coloca una almohada donde repose tu panza y sostén el peso con los antebrazos en lugar de las manos, esto a medida que avanza tu embarazo, de esta forma estarás más cómoda.


Cómo prevenir la aparición de estrías durante el embarazo

Una de las etapas más esperada y bonita de la vida de una mujer es, sin duda, el embarazo. Son nueve meses de muchos cambios tanto internos como externos, y que como mujer ya sabemos cómo afrontarlos, aunque uno que otro siempre te puede tomar por sorpresa. Es el caso de las estrías, y aunque algunas estemos más o menos propensas a sufrir con la aparición de estas marcas, casi todas las mujeres las experimentan. Por eso te contamos algunos trucos para prevenir la aparición de estrías durante el embarazo.

 

Primero que nada debes saber que la hidratación es la clave para mantener tu piel sana. Por eso deberás colocar sobre tu piel una crema hidratante al menos dos veces al día. Pero no puede ser una crema cualquiera, las hay especiales para combatir las estrías. Está atenta a que tu crema contenga elastina y vitamina E. Puedes incluso mezclar los suplementos de vitamina E con tu crema hidratante para hacerla más efectiva, estos vienen en unas cápsulas y al abrirlas te encontrarás con un líquido aceitoso que deberás agregar a tu crema.

 

Por otro lado el aloe vera se considera el remedio homeopático más eficaz para las estrías y varios otros problemas de la piel. Es conocido por sus propiedades curativas y relajantes. Aplica aloe vera natural directamente sobre las estrías si es que ya han aparecido, o en las zonas donde crees pueden aparecer. Después de unos minutos, límpialo con agua tibia.

 

La alimentación ya de por sí durante el embarazo es fundamental, si se trata de evitar las estrías se hace de igual forma imprescindible cuidar lo que comes. Así que lo primero es reducir las grasas, la sal y el azúcar, consume alimentos que contengan vitamina A, C y E, no sólo para mantenerte en buenas condiciones de salud sino también para evitar un aumento desproporcionado y poco saludable de peso.

 

Otro consejo importante que debes tomar en cuenta será la hidratación, toma suficiente agua durante el día sin caer en excesos. Dos litros de agua será suficiente, sin embargo, consulta esto previamente con tu médico.

 

Realizar ejercicios con frecuencia para mantener la elasticidad de tu piel, también te ayudará a prevenir la aparición de estrías. Recuerda que hay muchas actividades y deportes recomendados para los meses de gestación. No dejes que el sedentarismo se apodere de ti estos nueve meses, ahora más que nunca tu bebé te necesita sana. 


¿Por qué deberías alejarte de los gatos si estás embarazada?

La toxoplasmosis es la principal razón por la que si estás en estado deberías mantenerte alejada de los gatos, o al menos de los cuidados básicos que estos necesitan. Y es que los gatos son portadores del parásito que provoca esta enfermedad, el toxoplasma gondii, que se encuentra en la carne de vacuno cruda o carnes infectadas que no estén bien cocidas, en el polvo, en la tierra, en la arena higiénica que suelen usar los gatos y en lugares donde hayan heces de gato. Nuestros amigos gatunos se hacen portadores de este parásito al comer animales pequeños de su cacería o carne cruda infectada. Después, el parásito pasa a las heces del gato, sin presentar ningún síntoma, él sólo será el portador, por lo que difícilmente nos demos cuenta que tenga el parásito.

 

Lo delicado del asunto es que si la madre se infecta con el toxoplasma gondii, podrá transmitirle el parásito al bebé a través de la placenta, pudiendo provocar pérdida de la audición, retraso mental y ceguera. Algunos niños pueden desarrollar problemas en el cerebro o en la vista años después del nacimiento.

 

Pero si eres de las que convive normalmente con gatos y esto representa un temor y a la vez una decisión difícil para tomar, entonces deberás extremar los cuidados pero, tranquila, no tendrás que deshacerte de tu gato. Tu objetivo principal, deberá ser estar en contacto directo con heces u otro agente que pueda intervenir en la transmisión del parásito. Te damos algunos consejos que debes tomar en cuenta desde el primer momento que sabes que estás embarazada.

 

1 Mantener la caja de arena, el lugar de comida y todo espacio que suele usar tu gato, lo más limpio posible. La arena deberás cambiarla diariamente, para esto utiliza guantes de goma o si es posible, que otra persona lo haga por ti, también recoger las heces y todo lo que tenga que ver con la limpieza de tu gato.

 

2 Pero no sólo deberás cuidarte de los gatos para prevenir esta enfermedad durante tu embarazo. También cuando laves las verduras crudas y frutas, deberás tener especial cuidado, evita manipular carne cruda o limpiar las superficies donde estos alimentos fueron preparados.

 

3 Lava tus manos constantemente y evita frotarlas en tus ojos especialmente mientras estás cocinando.

 

4 Evita comer carne cruda o a término medio, olvídate del jamón serrano o cualquier otro tipo de jamón curado, cocina muy bien el pollo, evita las frutas o vegetales sin lavar, huevos, leche sin pasteurizar.

 

5 Alimenta a tu gato con pienso o comida enlatada, no le des alimentos crudos. Si es posible evita que salga durante este periodo de esta forma no se expondrá al contagio del parásito.

 

6 Finalmente cuando hayas tomado todas las previsiones en el caso, relájate, no está prohibido acariciar o darle amor a tu mascota gatuna, simplemente será mejor evitar lamentables consecuencias.


Cómo recuperar tu figura después del parto en 5 pasos

No hay duda alguna que el traer un niño al mundo es el hecho más importante, al menos para la mayoría de las mujeres. Pero antes de su llegada nuestro cuerpo se somete a un montón de cambios hormonales y físicos, por lo que luego del parto nuestro cuerpo será distinto. Una de las cosas que más nos preocupa luego del parto es cómo lograr recuperar nuestro peso habitual. Te contamos cómo recuperar tu figura en tan sólo 5 pasos.

 

1 Ponte en movimiento

Lo mejor que puedes hacer para perder peso después del embarazo es empezar a moverte. Si has tenido una cesárea, es recomendable descasar por un par de semanas, pero si has dado a luz de forma natural, puedes salir a caminar con tu bebé a los pocos días. Tomar un paseo a un ritmo razonable te permitirá estar de nuevo en forma y hará que te distraigas.

 

2 La lactancia

Darle de comer al bebé hace que la mujer tenga un alto gasto calórico que finalmente termina en la pérdida de peso. Durante la lactancia materna cada semana perderás más peso de una forma espontánea y saludable, se dice que cuando amamantas puedes perder unas 700 calorías diarias.

 

3 Limita tu consumo de azúcar

Ten cuidado con el azúcar. Necesitarás calorías adicionales cuando estés amamantando, esto no significa que dejes de comer lo que te gusta. Simplemente ten cuidado de no consumir azúcar en exceso como por ejemplo postres o golosinas que te impedirán bajar de peso y además retrasarán el proceso de curación de los músculos abdominales.

 

4 Ten cuidado con los ejercicios post parto

Si te ejercitas mucho en muy corto tiempo, estarás mental y físicamente desgastada y así, estar en forma tomará aún más tiempo. Necesitas darle a tu cuerpo tiempo para recuperarse y, más importante aún, es necesario un cierto tiempo para disfrutar de tu nuevo miembro de la familia. Los ejercicios deberás hacerlos de forma regular y constante pero atendiendo las exigencias de descanso de tu cuerpo. El ejercicio aeróbico de bajo impacto como caminar, bicicleta elíptica, bicicleta normal o la natación muy recomendadas porque aportan muchos beneficios. Por un lado ayudan a la recuperación de la figura más rápidamente, por otro liberamos endorfinas que nos ayudarán a encontrarnos anímicamente mejor.

 

5 Cuida tu alimentación

Después del parto tu alimentación deberá seguir los mismos patrones que seguía durante el embarazo, tomando en cuenta que te alimentabas de forma correcta con una dieta balanceada. Ciertamente durante el embarazo la ingesta de calorías es un poco mayor, después de dar a luz deberías adaptar las calorías que consumes a tu estado físico. Sin embargo, no olvides que si estás en período de lactancia tendrás que comer de forma saludable, no sólo para perder peso y recuperar tu figura, sino también para brindarle una buen alimentación a tu bebé.


Cómo combatir las típicas manchas del embarazo

El cuerpo es sujeto a muchos cambios durante el embarazo, entre ellos encontramos las manchas de la piel, bien sea marcas oscuras, blancas o más bien rosadas, cada una de ellas es una alteración diferente de la pigmentación de la piel y ocurren debido a diversos factores, hormonas, dieta, exposición al sol. Por lo tanto, es fundamental conocer el tipo de mancha para luego combatirla. Te contamos cómo tratar las manchas más comunes que aparecen durante el embarazo.

 

Una de las manchas más comunes en la etapa de gestación es ‘el cloasma’, son manchas oscuras que aparecen en la frente, los laterales de las mejillas y la zona superior de la boca, como si se tratara de una verdadera "máscara". De allí que sea conocido como máscara del embarazo. Sin embargo, pese a que no es agradable a la vista debes saber que estos parches oscuros tienden a desaparecer unos meses después del parto.

 

Los pezones y la aureola también son una parte del cuerpo que tenderán a oscurecerse. El área de la vagina, muslos y debajo de los brazos del mismo pueden desarrollar manchas oscuras. La aparición de una línea oscura entre tu ombligo y el inicio de tu pubis es totalmente normal, esta línea se desvaneces luego de los 3 o 4 meses del parto. Mientras que tus lunares y pecas también pueden adquirir un aspecto oscuro. Por otro lado puedes encontrar el enrojecimiento de las manos, plantas de los pies.

 

Los consejos

Cubre tu piel. Asegúrate de que no está expuesta a los rayos nocivos del sol. La exposición al sol tiende a hacer que tu piel se vuelva más oscura.

 

Usa un protector solar con protección SPF 30 o más, opta por llevar sombreros y mangas largas.

 

Si padeces del cloasma debes aplicar protector solar incluso si estás en casa. Obviamente se hace imprescindible el protector solar si vas a salir, tu piel puede verse afectada por los rayos del sol que entran por la ventana. La idea es que el protector solar lo uses antes, durante y luego del embarazo, es un hábito saludable que debemos adquirir.

 

De acuerdo con algunos expertos la aparición de manchas puede ser una razón detrás de la deficiencia de ácido fólico. Debes incorporar ácido fólico juiciosamente en tu dieta para prevenir la pigmentación y otras complicaciones.

 

Procura usar cremas faciales y productos de limpieza suaves. Los productos que irritan la piel pueden hacer que el problema empeore.

 

Los especialistas sugieren que mantenerse alejada del sol es la mejor manera de evitar el oscurecimiento de la piel en el embarazo. La Academia Americana de Dermatología afirma que más del 70% de las mujeres embarazadas tienen las indeseadas manchas e irregularidades en la piel durante el embarazo.


5 prendas “vintage” de los 90’ ideales para las futuras mamás

El “vintage” da para todo incluso para la moda materna. Y es que si eres una futura mamá son muchas las opciones que puedes encontrar si retrocedes a los 90 y te traes algunos “outfits” a la época actual. Blusas, vestidos o jardineras, con un toque de estilo podrás lucir de los más “in” estas prendas “vintage” ideales para mujeres embarazadas.

 

1 Batas o batolas

Aunque se remonta a los años 20 el uso de los vestidos tipo “Charleston”, en los anos 90 esta tendencia también se popularizó, con un toque más moderno y dejando atrás muchos accesorios fuimos muchas las que con más o menos edad los lucimos. Esta prenda es ideal si estás en estado, cómoda, fresca y versátil ya que dependiendo del tipo de tela y del estampado la podrás usar para diferentes ocasiones. Recuerda combinarla con los accesorios adecuados para crear una gran impresión, incluso en tus 9 meses de embarazo.

2 El denim

El denim siempre ha estado de moda pero estas prendas de jeans nos las traemos directamente de los años 90, donde las blusas, chaquetas y faldas elaboradas en denim volvieron a agarrar auge. Dale a tu look maternal un toque casual y clásico con las prendas de jeans.

  

3 Los inolvidables cuadrados

El estampado favorito de muchas en los noventa eran los cuadrados en diferentes tamaños y colores y adaptados a cualquier prenda, desde camisas, vestidos hasta pantalones y shorts. Estas opciones son ideales para llevar con estilo tu guatita de embarazada.  

4 Las jardineras

Una pieza especial de estilo muy “vintage” es la jardinera de jeans, aunque sin dudas la puedes llevar de cualquier otro tipo de tela, color o estampado, la de rayas, por ejemplo, fueron furor en los 90. Estas son algunas opciones para llevar durante tus próximos 9 meses de gestación.

5 Los vestidos a rayas

Hablando de rayas no podemos dejar de mencionar los vestidos con rayas horizontales que se usan muy pero muy largos o muy pero muy cortos. Con este look materno lucirás juvenil evocando el estilo noventero, que por cierto, nunca ha sido exclusivo de las futuras mamás sino que por el contrario se hace ideal para todas y cada una de nosotras.

     


¿Cuántos kilos deberías aumentar durante los 9 meses de embarazo?

Durante la gestación es de suma importancia llevar a cabo una dieta nutritiva para tu bienestar y el de tu bebé. No se trata de comer por dos, se trata de hacerlo saludablemente. Y es que del debido control en el peso que obtendrá la futura mamá dependerá el desarrollo de un embarazo saludable y de un bebé sano.

 

Los expertos señalan que lo ideal es aumentar entre 9 a 15 kilos de peso durante todo el embarazo cuando se comienza esta etapa con un peso normal, sin embargo, consultar al experto para evaluar cada caso en particular es recomendable.

 

Si la mujer comienza su período de gestación con exceso de peso, el aumento del mismo al finalizar el embarazo no deberá ser mayor a 9 kilos. Si por el contrario el peso es inferior al ideal, lo más probable es que aumente unos kilos extra. En las embarazadas con una estatura menor a 1,50 metros, adolescentes o en casos de embarazos múltiples las indicaciones dependerán de lo que señale el experto consultado.

 

El aumento de peso no es constante durante los nueve meses, por lo general en el primer trimestre no se aumenta, incluso hay algunas mujeres que bajan de peso en esta etapa a causa de los mareos y náuseas típicas del embarazo. Tras esta primera etapa, sí es muy importante que la mujer aumente de peso, ya que el feto va a necesitar mucho más alimento para poder desarrollarse correctamente, y esta necesidad del feto irá en aumento a medida que el embarazo vaya avanzando.


Cuidados de belleza durante el embarazo

El embarazo es, sin duda, una época de cambios. Durante este período muchos afirman que la belleza natural de la mujer sale a relucir en todo su esplendor, pero por otro lado el aumento de los niveles de estrógenos y progesterona pueden jugarnos malas pasadas en cuanto cambios estéticos se refiere. Por ello el cuidado en estos meses debe ser más meticuloso y realizado de una manera especial con los productos indicados. Estos son algunos de los consejos que compartimos con ustedes.

 

Las manchas en la piel

Esta es una anomalía típica de las mujeres en gestación, las manchas en la piel suelen aparecer producto de los cambios en los niveles hormonales; y pese a que no podemos salvarnos del todo de este padecimiento, sí podemos atenuarlo. Una de las soluciones es usar cremas fotoprotectoras que sean aptas para todo tipo de pieles. Es ideal que así como cuidas tu cutis cuides también tu cuerpo, hidratando adecuadamente y protegiendo contra los rayos solares.

 

Las estrías

Para nadie es un secreto que uno de los problemas estéticos a los que se enfrenta una mujer en estado es a la aparición de estrías. Debido al estiramiento de la piel y  la revolución hormonal por la que atraviesa toda mujer en estado. Sin embrago, existen muchas cremas y soluciones efectivas en el mercado, basta con dar con la adecuada y seguir religiosamente el tratamiento durante y después del embarazo.

 

El cabello

El cabello es una de las zonas más afectadas durante el embarazo. El cabello se tornará un poco más graso, nada conveniente para aquellas que ya naturalmente tienen un cabello grasoso, por lo que se aconseja lavarlo con champú neutro. Hasta después de cuatro meses de haber dado a luz tu cabello pierde fuerza y se vuelve quebradizo hasta llegar a romperse en muchas ocasiones e incluso, puedes notar su caída con mayor abundancia. La recomendación es que uses productos indicados para la caída del cabello, además, según los expertos debes incluir en tu alimentación alimentos ricos en biotina como la soya, el queso, los plátanos y los huevos.


¡Cómo prepararte para la llegada de mellizos!

Si tener un hijo ya es tarea ardua, imagínate lo que es estar a la espera de dos. Pero tranquila, que no cunda el pánico, tener mellizos también tiene sus beneficios, y es que a medida que vayan creciendo te darás cuenta de lo afortunada que eres. Los mellizos son compañeros de vida que se apoyan mutuamente desde temprana edad, comparten habilidades y aficiones, por lo tanto los logros y satisfacciones serán por partida doble. Y aunque ciertamente lo primeros meses serán algo fuerte, la intención es darte algunos consejos que te preparen para este momento.

 

1 Lo primero que debes hacer es documentarte (libros, internet) y compartir las experiencias de otros padres que ya hayan pasado por esta situación. Poner en práctica las mismas técnicas no te garantizará el éxito, la idea es que aprendas por ensayo y error hasta hacer las cosas de la mejor manera posible tanto para los niños como para los padres. Finalmente los cuidados serán los mismo que cuando tienes un solo bebé, lo que debes intentar hacer es optimizar el tiempo y satisfacer las necesidades de los mellizos.

 

2 La lactancia materna de mellizos puede parecer una tarea complicada, pues es recomendable amamantarlos al mismo tiempo, pero es que si no lo haces de esta forma podrías pasar todo el día con una bebé en tu pecho, y como dijimos antes la idea es optimizar el tiempo y evitar el agotamiento. El secreto está en la técnica y la posición que utilices, te recomendamos colocar primero el bebé más pesado y así podrás maniobrar con el segundo, otro consejo útil es contar con un buen cojín de lactancia para gemelos. Finalmente necesitarás paciencia, al cabo de unas semanas terminarás siendo una experta en acción.

 

3 Aunque la noticia de ser la futura mamá de mellizos puede resultar abrumadora para algunas, piensa en lo afortunada que eres de vivir esta experiencia que sólo le toca vivir a unas cuantas. Las emociones luego del parto pueden acentuarse, incluso puede presentarse depresión postnatal, y aunque no hay una pastilla mágica que te ayude a cambiar tus sentimientos, nunca olvides que es algo temporal. El cariño y el apoyo de tu pareja, familiares y amigos es fundamental.  

 

4 Las tareas básicas serán las mismas a cuando es un solo bebé, amamantar, bañar, dormir, o cambiar los pañales, la única y gran diferencia es que lo harás todo por partida doble. Hoy en día existen múltiples artefactos en el mercado que te harán la vida mucho más fácil, desde coches, cunas, moisés, cangureras, y un sinfín de cosas más, todas preparadas para mellizos.

 

5 La atención para con tus hijos podría ser excesiva o desequilibrada al tratarse de dos bebés a la vez. Mismos, cariños y abrazos, sabemos que nunca faltarán pero recuerda que debe ser equitativo y al mismo tiempo equilibrado, sobre todo si ya tienes hijos mayores. Enfócate en tu nueva familia como un todo, donde cada uno, desde los más pequeños adquieran responsabilidades, y es que ahora más que nunca necesitarás de ayuda.

 

6 Finalmente antes del parto trata de hacer actividades que te relajen y al mismo tiempo te preparen. La mayoría de los partos múltiples suelen ser prematuros así que el descanso deberá ser casi absoluto. Confía en tu médico y sigue al pie de la letra las indicaciones que te da. Es momento para tomar las cosas con calma y sin ansiedad.


¿Por qué el ácido fólico es tan importante durante el embarazo?

Cuidar de tu propia salud es fundamental si quieres tener un embarazo saludable y traer al mundo un niño sano. Por ello, es recomendable el suministro de diversas vitaminas y suplementos, que pueden prevenir defectos congénitos graves en tu bebé, uno de los más importantes es el ácido fólico, incluso está indicado antes de la concepción y seguidamente durante la primera etapa del embarazo.

 

El ácido fólico, es una vitamina B (B9) que está presente principalmente en los vegetales de hoja verde, tales como la col rizada y la espinaca, en el jugo de naranja y en los granos enriquecidos.

 

Algunas investigaciones han demostrado que las mujeres que toman 0.4 miligramos por día durante la planificación del embarazo y luego lo siguen tomando durante la primera etapa del mismo tienen hasta un 70 % menos de riesgo de que su bebé nazca con defectos graves del tubo neural, defectos congénitos que consisten en el desarrollo incompleto del cerebro y de la médula espinal.

 

Los defectos del tubo neural más comunes son los siguientes:

Espina bífida, fusión incompleta de la médula espinal y la columna vertebral.

Anencefalia, subdesarrollo grave del cerebro.

Encefalocele, desarrollo de una protuberancia de tejido cerebral hacia la piel causado por una abertura anormal en el cráneo

 

Todos estos defectos ocurren durante los primeros 28 días del embarazo, por lo que, en general, suceden antes de que la mujer sepa que está embarazada.

 

Teniendo en cuenta que sólo el 50% de los embarazos son planificados, es importante que todas las mujeres en edad fértil tomen la cantidad necesaria de ácido fólico, es decir, no solo aquellas que se han planificado para quedar embarazadas.

 

Los médicos y científicos no saben a ciencia cierta por qué el ácido fólico tiene un efecto tan grande en la prevención de los defectos del tubo neural, pero sí saben que esa vitamina es crucial en el desarrollo del ADN. En consecuencia, el ácido fólico desempeña un papel muy importante en el crecimiento y desarrollo de las células, así como en la formación de los tejidos.

 


4 ideas para preparar un “baby shower”

El “baby shower” se ha venido popularizando en el último tiempo, se trata de una fiesta previa al nacimiento donde se agasaja a la futura mamá y se le da la bienvenida al bebé que está por nacer. Esta reunión social es organizada, en la mayoría de los casos, por las amigas más cercanas pero incluye a familiares y el resto de amigas, y pese a que es una fiesta donde el 100% de las invitadas eran féminas poco a poco vemos como se ha venido incluyendo a los maridos y amigos. El “baby shower” ha ganado tal popularidad que pasó de ser una copia de un festejo estadounidense, a tomar características propias de cada país de Latinoamérica. Te damos algunas ideas para que el próximo “baby shower” que organices sea un éxito.

 

1 El tema

El tema o motivo del “baby shower” marcará la pauta para cada detalle de la decoración que quieres abordar en este día. Se trata de enmarcar en un solo estilo desde las invitaciones, los centros de mesa, los manteles, las sillas, la mesa principal con la torta, los dulces, bandejas, vasos, etc. Es decir, cada uno de los detalles debe estar en armonía, no significa que hasta las servilletas deban ser del mismo color o diseño que el mantel y los vasos ¡NO!, pero sí deben estar todos los accesorios de la celebración en sintonía. Por ejemplo, si elegiste una decoración estilo country, quedan fuera los colores metalizados o las brillantinas, del mismo modo si la decoración es “vintage”, olvídate de detalles modernos o “art deco”, la intención es mantener la línea del estilo en cada aspecto.  

 

2 Las invitaciones

Puedes comprar o hacer las invitaciones de forma original, pero también puedes usar el Internet y enviar una invitación “virtual” que te ahorrará mucho tiempo y dinero, además, las invitaciones online están de moda. Obviamente debes incluir la información básica qué vas a celebrar, dónde y cuándo, pero también es importante que indiques que los invitados deberán confirmar su presencia. Otra cosa a tomar en cuenta es la lista de regalos si es que los padres ya tienen una, o dar estos datos cuando los invitados confirmen su presencia.

Las invitaciones las deberás enviar al menos 3 semanas antes del evento, de esta forma los invitados tendrán tiempo para organizar su agenda y encontrar el regalo ideal.

 

3 Una de los factores más importantes para llevar a cabo una fiesta exitosa será la fecha que se escoja para la celebración, lo ideal será un día cercano a los ocho meses de gestación para que la madre pueda disfrutar de las actividades de la fiesta e igualmente tenga tiempo de adecuar los regalos recibidos.

Por otro lado el “baby shower” sorpresa queda descartado, ya que es importante que los padres se involucren en los preparativos para definir invitados importantes y regalos a incluir en la lista. La lista de regalos funciona igual a la lista de bodas, la gran ventaja es que son los padres quienes definen lo que necesitan y lo que no.

 

4 Para hacer entretenida la fiesta, busca ideas de juegos y decoración en la web. Pinterest, la red social basada en imágenes es una suerte de cartelera personalizada al gusto del usuario, es una buena alternativa para ello. Además tenemos el tema de la comida, que además de ser deliciosa debes ser fácil de servir y acorde a la dieta de la homenajeada. Un detalle lindo será hacer bien sea un libro de notas o un vídeo, donde grabarás mensajes de los invitados como un gesto de cariño para obsequiar a la madre y el bebé.


5 alimentos que no pueden faltar durante el embarazo

El embarazo es una etapa sumamente importante para toda mujer.  Hay cambios físicos, y emocionales, un ser humano está creciendo dentro de ti.  Eso significa que tu cuerpo va a necesitar de diferentes nutrientes y alimentos para asegurar el desarrollo de ese bebe. 

 

Por esa razón esta es la etapa de tu vida en donde más atención le deberás prestar a tu alimentación. Olvídate de dietas, se trata de comer sano y balanceado, complacer los antojos de vez en cuando pero mantenerlos al margen de tu dieta diaria.

 

Te presentamos 5 alimentos súper importantes para tu alimentación durante el embarazo:

 

Yogurt

El yogurt es una fuente rica de calcio y vitamina D. Especialmente en el  tercer semestre de tu embarazo, tu bebe necesitará más calcio para desarrollar sus huesos, uñas y dientes.  Si tu no consumes suficiente calcio, tu bebe lo tomará de tus huesos poniéndote en riesgo de fracturas u osteoporosis. 

 

Legumbres

Los granos como porotos, lentejas, arvejas, son altos en hierro, proteína,  ácido fólico y fibra.  El hierro es el mineral responsable de llevar oxígeno a todos los glóbulos rojos.

 

Salmón

El consumo regular (2-3 veces por semana) de pescados grasos y bajos en mercurio como el salmón, son beneficiosos para el desarrollo cerebral de tu bebe. Si quieres que tu niño sea el próximo Einstein, asegúrate de comer suficiente pescado o alimentos con omega 3. 

 

Brócoli

Este vegetal verde y crujiente aporta más de 3 nutrientes claves: ácido fólico, vitamina C, fibra. El ácido fólico es crucial para prevenir defectos de nacimiento de tubo neural como “espina bífida”. Inclusive, cuando planificas tu embarazo, antes de quedar en estado, el ácido fólico debe ser suplementado o consumido para prevenir problemas de desarrollo.  Además el brócoli contiene vitamina C, que ayuda a fabricar colágeno y dar estructura a los huesos de tu bebe.

 

Frutos secos

Ricas en grasa no saturada y  proteína. Las almendras son perfectas para merendar entre comidas por su alto contendió de grasa y proteína te mantendrán satisfecha sin sentirte cansada.  La porción deberá ser de ¼ de taza, equivalente a un puño. También contienen omega 6. 


Disminución de la tasa de embarazo adolescente: causas y expectativas

El embarazo adolescente disminuyó considerablemente desde el 2014 a la fecha, ya que se registraron 8.015 casos, es decir, 1.800 menos que hace dos años. Los datos entregados por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) dan cuenta de una baja histórica del embarazo adolescente en Chile. ¿Por qué se da este nuevo panorama?

 

“Sin lugar a dudas, este dato representa una tendencia favorable a la hora de promover la generación de familias más sustentables y con menor riesgo de caer en condición de pobreza. Sin embargo, esta situación nos debe llevar a una segunda discusión pública frente al tema que tiene que ver con las verdaderas causas de esta disminución. Esta baja en las cifras está asociada a la implementación de programas de anticoncepción y el uso de medicamentos para prevenir un embarazo no deseado. De acuerdo a las cifras, ha aumentado la demanda por esta forma de control, pero no ha aumentado aparentemente y consecuentemente un sentido de paternidad más responsable”, indica Christian Quinteros, secretario de estudios de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

 

La disminución en la tasa de embarazo adolescente tendría directa relación con el uso de la “píldora del día después”. De hecho, según un reporte de Salud Integral Adolescente del Ministerio de Salud, en 2013, cuando se entregaron 4.193 dosis de la píldora del día después, la tasa de natalidad en mujeres adolescentes entre 15 y 19 años fue de 46,3 por cada mil mujeres, cuatro puntos menos que en 2012. ¿Esta es la solución al embarazo adolescente?

 

“La entrega de la píldora del día después no necesariamente está asociada a una política maciza en materia de natalidad y educación sexual. Chile, en materia de educación sexual integral no ha avanzado demasiado y pareciera ser que este es el primer paso, pero en ningún caso nos debiera dejar satisfechos en materia de política pública. Se debe aspirar a generar una cultura reproductiva responsable fundada en vinculaciones afectivas con sentido de familia. Un efectivo control anticonceptivo en los jóvenes no está directamente relacionado con la madurez psicosocial de la población ni con la generación de niveles aceptables de desarrollo humano”, advierte el especialista.

 

Según Quinteros, asistente social y Diplomado en Gestión Pública y Desarrollo Territorial (FLACSO OEA), la temática de fondo del embarazo adolescente es la educación y la responsabilidad, no sólo sexual sino también de índole social.

 

El objetivo de una política de natalidad y de salud tiene ribetes que van más allá de la sexualidad. Tiene que ver más bien con factores como proyectos de vida y vinculaciones significativas entre los jóvenes, no solo entre las mujeres, sino también entre los varones, con estrategias orientadas al ‘hacer familia’. El objetivo de toda política pública debiera ser el promover el desarrollo total y saludable del individuo y relaciones construidas sobre la base del respeto y la confianza mutua”, indica el académico de la U. del Pacífico.

 

De hecho, como política pública en Chile se entrega de manera gratuita en consultorios implantes subdérmicos anticonceptivos, que tienen una duración de tres años y un 99% de efectividad. “Con ello otra vez se aumenta la efectividad en el control, pero no en la responsabilidad ciudadana y familiar. Una educación sexual integral debe no solo ser capaz de poner a disposición de los jóvenes métodos anticonceptivos, sino que debiera además potenciar el sentido de responsabilidad individual al decidir el inicio de sus relaciones sexuales, el tamaño de sus familias y el espacio entre cada embarazo, en el marco de un proyecto familiar estable y sustentable en sus distintas dimensiones y complejidades”, asegura Quinteros, Magíster en Ciencia Política.

 

Una política pública que integre una educación sexual responsable implica su inserción en los ambientes escolares y evitando la estigmatización. “Las madres adolescentes son un grupo altamente estigmatizado en la sociedad chilena en todos los sectores socioeconómicos, lo que afecta evidentemente sus proyectos de vida, estableciendo difíciles barreras para continuar su educación o conseguir empleo. Muchas adolescentes embarazadas dejan los estudios o son expulsadas del colegio, lo que las ubica en primera fila al momento de ingresar al círculo de la pobreza. En la actualidad nuestra legislación establece algún tipo de reconocimiento social para este grupo al permitir disminuir de cierta forma los porcentajes de asistencia a clases, de manera de evitar la deserción. Luego, mientras en algunas escuelas chilenas enseñan abstinencia absoluta en materia sexual, otras establecen mecanismos de control de natalidad, sin abordar una educación sexual integral, lo cual es un error”, concluye Christian Quinteros, secretario de estudios de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.


Cómo sobrellevar el cáncer en el embarazo

Hace unos días, la animadora de TV Javiera Suárez reveló que fue diagnosticada con cáncer de mamas en etapa temprana y que además está embarazada. “Estoy en un momento muy difícil, con una enfermedad muy grave y concentrada exclusivamente en sanarme junto a mi marido y cuidar a mi guagua que viene en camino”, dijo la periodista a través de su cuenta de Instagram.

 

¿Cómo enfrentar esta difícil situación? “El afrontar el diagnóstico de cáncer requiere un apoyo interdisciplinar, que no solo abarque el tema médico, sino también los otros aspectos psicosociales que afectan a la persona y a sus cercanos. La contención emocional, la psicoeducación y el autocuidado son aspectos fundamentales que el psicólogo debe poder otorgar a la mujer embarazada, ya que su situación puede conllevar a un estrés importante debido a los riesgos y cuidados adicionales que debe asumir, junto con la toma de decisiones correspondientes a la enfermedad y su embarazo”, explica Damián Enríquez, psicólogo de la Universidad del Pacífico.

 

Hay quienes sugieren que estar esperando un hijo puede darle más ánimo y fuerzas a la mujer para luchar contra un cáncer, pero el psico-oncólogo explica que depende de cómo se enfrente la situación. “Todo depende de la persona, su historia de vida, creencias, redes de apoyo presentes, los significados y sentido que le dé a la situación vivida. Cada persona afronta su enfermedad de manera muy personal. Si bien hay aspectos que se pueden asemejar entre diferentes pacientes, la vivencia es muy íntima, por lo que no se pueden sacar conclusiones acerca de si tal o cual experiencia es positiva o negativa, ya que cada persona en el transcurso del tiempo le va entregando un valor a la experiencia, la cual puede ir variando de acuerdo al sentido que le va dando a ésta”, asegura Enríquez.

 

El apoyo psicológico y el tratamiento médico son fundamentales para sobrellevar el difícil escenario. Son múltiples los factores a considerar para tomar una serie de importantes decisiones. “No hay una fórmula general de cómo abordar el cáncer y un embarazo, ya que hay múltiples factores que influyen en el pronóstico y el afrontamiento de la enfermedad. El cáncer en sí no es una única enfermedad, sino un grupo de enfermedades, por lo cual es importante saber a qué tipo de cáncer se enfrenta la mujer embarazada, en qué fase se encuentra (inicial o avanzada), los tratamientos requeridos (cirugía, radioterapia, quimioterapia), la edad de la paciente y las semanas de gestación, entre otros factores”, explica el experto.

 

Entre el cáncer y la llegada de un nuevo ser

 

La combinación de cáncer de mamas y embarazo no se da con frecuencia. De hecho, según las estadísticas, apenas entre el 0,1 y el 3,8% de todos los tumores mamarios se presentan durante el embarazo o en el primer año posterior al parto.

 

Es infrecuente, pero cada vez se presenta una mayor cantidad de casos. Una de las principales razones es debido a la decisión de muchas mujeres de postergar la maternidad hasta llegar a edades más avanzadas, ya sea por aspectos como la búsqueda de la realización laboral o personal, o la estabilidad económica, entre otros. Es decir, cada vez es más frecuente ser madre después de los 30 años y a mayor edad aumenta el riesgo de padecer un cáncer de mamas. Es importante que toda mujer a partir de los 40 años comience a realizarse su primera mamografía, independiente de si desea o no tener un hijo a esa edad”, indica Damián Enríquez, psicólogo de la Universidad del Pacífico.

 

La presencia de un cáncer y esperar al mismo tiempo un hijo supone a primera vista una disyuntiva, ya que la mujer deberá enfrentar las dos situaciones tan disímiles en el mismo periodo de tiempo. “El diagnóstico de cáncer genera un impacto emocional tanto para la mujer como para el entorno familiar, no solo por las implicancias de la enfermedad, sino también por la creencia arraigada acerca del cáncer como sinónimo de muerte, a pesar de que la sobrevida ante la detección temprana de la enfermedad ha aumentado considerablemente gracias a los avances de la medicina. Por ello, en la situación de cáncer y embarazo no solo entra en juego el temor de la mujer por su propia vida, sino también por la del ser en gestación”, señala Enríquez.

 

Así, dependiendo de las condiciones médicas y psicológicas, la paciente debe tomar importantes decisiones, teniendo en cuenta su bienestar y el del que está por nacer. “Toda persona que afronta un cáncer y embarazo debería enfocarse principalmente en su salud y calidad de vida. Respecto a la salud del ser en gestación, va a depender de las creencias de la mujer y de si desea continuar o interrumpir el embarazo, teniendo en cuenta si las leyes vigentes del país en que se encuentra lo permitan. Desde mis creencias personales, creo que se deberían hacer los esfuerzos correspondientes para lograr el desarrollo completo e íntegro del nuevo ser, pero si una mujer opta por privilegiar su propia vida debido a la complejidad y urgencia de los tratamientos a realizarse, o en su defecto opta por no afrontar esta enfermedad y un embarazo en conjunto, la labor de uno como profesional es acompañar emocionalmente a la mujer en su decisión y no anteponer las propias creencias y juicios valóricos”, concluye Damián Enríquez, psico-oncólogo de la Universidad del Pacífico.

 

¡La maternidad no es tema de todas!

En una época no muy lejana el deber ser en la sociedad era que las mujeres nos casáramos y tuviéramos hijos, no en vano nuestras abuelitas concibieron 6, 8 y hasta 12 criaturas a las cuales dedicó cada segundo de su vida. Nos educaban para eso, para el matrimonio y para la crianza materna.

 

Pero la historia ha dado un vuelco inimaginable para aquella sociedad de antaño, las mujeres hoy en día no crecemos únicamente para ser madres y esposas, hay mujeres que cumplen muy bien estos roles pero se destacan en otros aún más competentes. Sin embargo, también existen mujeres que prefieren evadir la maternidad por cualquiera que sea la razón y disfrutar de otros aspectos de su vida por simple decisión propia.

 

Pero mientras unas lo posponen hasta pasados los 35 o más otras deciden que realmente no desean disfrutar de la maternidad, y es que la pregunta es ¿hay que ser madres para sentirnos completas y ser realmente feliz?

 

Ciertamente pasamos nuestros mejores años solas y las que aún no hemos experimentado la maternidad difícilmente entendemos si este es el mejor camino o no. Pero también existen aquellas mujeres a quienes el sentido maternal nunca se les despierta y si se deciden por tener hijos resulta ser porque la mayoría de sus amigos los tienen, entonces en este caso es mejor que analices bien la situación.

 

Tener un hijo es una decisión muy importante que de seguro te cambiará, para bien o para mal, la vida drásticamente. Primero analízate tú como persona, si estás preparada, si sientes que será un buen cambio, comparte tus dudas o miedos con tu pareja y analicen toda la situación. Si por el contrario ese instinto maternal continúa sin aparecer, entonces no te precipites a tomar decisiones que luego no tengan vuelta atrás.

 

Hay varios estudios que afirman que la satisfacción y felicidad de una pareja no está determinada por el hecho de tener hijos o no tenerlos, si no que depende de muchos factores, no sólo del paso del tiempo o de la presencia de los hijos, todo afecta, lo importante es saber cubrir las necesidades de intimidad y autonomía de cada miembro de la pareja. Así que tener un hijo no va a hacer que tu relación se rompa ni que se haga más fuerte, es un pequeño factor en la suma de muchos.

 


5 consejos para alimentarte correctamente durante el embarazo

El embarazo es una etapa especial en la vida de las mujeres donde nuestro cambia y también las necesidades de él, por ello cuidar la alimentación es fundamental para llevar a cabo 9 meses de tranquilidad para ambos, madre e hijo, y finalmente traer al mundo a un niño saludable. Estos son algunos consejos para llevar una dieta sana durante la gestación, enfócate en la calidad de los alimentos y los nutrientes que te puedan aportar, no en la cantidad de calorías, pues no se trata de bajar pese, se trata de comer rico y sano.

 

Con el aumento de las necesidades energéticas lo ideal y saludable es aumentar 1 kilo por mes en el primer trimestre y 1 kilo por semana en el segundo y tercer trimestre.

 

1 Aumenta el consumo de proteínas por día, para la síntesis de tejidos nuevos. Preferiblemente proteínas vegetales: porotos, lentejas, quinoa, semillas de chía y hemp. Proteínas animales bajas en colesterol: pescados y pavo.

 

2 Consume alimentos altos en fibra: célery, zapallo italiano, brócoli, lechuga, espárragos, pepino, manzanas, avena, entre otros. Aproximadamente 28 gramos por día.

 

3 La cantidad de grasas debe ser la misma que tu requerimiento habitual pero aumentando el consumo de Omega 3 y 6.

 

4 Suplementar o cubrir los requerimientos de hierro, ácido fólico, calcio, vitamina C y vitamina B6.

 

5 Limitar el consumo de cafeína, edulcorantes artificiales, té y hierbas.


La importancia de desarrollar un vínculo sano desde el vientre materno

El niño desde los primeros días de nacido manifiesta la necesidad de sentirse seguro y busca crear esa proximidad con la madre que le permitirá estar a salvo, a esto se le conoce como apego sano. Es a través de gestos espontáneos, a lo que algunos expertos llaman “estrategias del recién nacido”, como una sonrisa, un balbuceo, un llanto, etc., que el niño obtendrá el contacto requerido. 

 

De esto se desprende la importancia que el contacto físico representa durante la infancia, ser protegido y aceptado sin condición alguna le proporciona al niño la seguridad emocional que necesita. Por el contrario los niños a los cuales se les cría con desapego buscarán a lo largo de su vida otras formas de cubrir las necesidades dando lugar lamentablemente a trastornos mentales y sociales.

 

Los niños criados bajo un apego seguro se muestran claramente más atentos a los estímulos de sus padres, sonríen mas habitualmente con ellos y con quienes los rodean, se sientan y afirman la cabeza antes que los demás niños y se comunican a través de gestos o palabras más claras y tempranamente. Diferentes estudios demuestran además, la importancia que tiene el afecto temprano en el desarrollo neuronal, la estimulación y cariño adecuado, incluso desde la etapa prenatal, puede estimular el aprendizaje en los niños.

 

Si por el contrario al niño lo privan de una relación afectiva, no desarrollará seguridad ni confianza en sí mismo. Si no puede confiar en sus padres, que son las principales figuras cercanas a él, entonces, ¿qué puede esperar del resto? Esta ausencia de cariño y cuidados, provoca un riesgo significativo para el desarrollo infantil. Un vínculo inseguro, sin poca o nula calidez emocional, inestabilidad, desarmonía y en algunos casos maltrato, está directamente relacionado a una gran cantidad de desórdenes emocionales, cognitivos, y sociales, desarrollados en la infancia y reflejados en muchos casos en la vida adulta.

 

La Organización Mundial de la Salud, recomienda que el recién nacido y su madre permanezcan juntos y que la lactancia sea inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos.


¿Cómo vestirse durante el embarazo?

Si para una mujer no embarazada es común preguntarse cada mañana “¿qué me pongo?”, imagínese lo que puede ser el trámite de vestirse para una mujer encinta: un martirio.

 

En este sentido, la coordinadora académica de la Escuela de Diseño de Vestuario y Textiles de la Universidad del Pacífico, Alejandra Álvarez, recuerda que “siempre debe tenerse en cuenta que el vestuario es reflejo de nuestra personalidad, por lo tanto cada mujer le imprime a sus prendas de vestir su gusto y estilo personal”.

 

Como recomendaciones generales para las mujeres embarazadas, plantea que lo primero es establecer el balance visual. “Es importante tener un balance y repartir los pesos visuales a lo largo del cuerpo, porque la intención no es quitarle protagonismo a esta etapa, sino más bien sentirse cómoda durante este periodo que suele ser el de mayores cambios”, señala la diseñadora de vestuario.

 

En este sentido, los vestidos maxi en tela de punto pueden ser lo más adecuado. “Utilizar estampados en la parte baja del cuerpo y un color liso en la parte superior puede ayudar a balancear la figura. Aunque la verdad es que se pueden utilizar todo tipo de colores y de telas estampadas, siempre y cuando estos estampados sean en motivos pequeños”, indica.

 

Los accesorios también pueden ayudar a las embarazadas a equilibrar visualmente el volumen de sus cuerpos. “Un par de aros grandes o pañuelos de colores y estampados llamativos las ayudarán”, afirma la especialista.

 

Los infaltables jeans también están en la lista de la docente de la Universidad del Pacífico. “Es una prenda muy útil, que se puede combinar de muchas formas. Se recomienda un jean oscuro acampanado, con una pieza de extensión elástica en la cintura. Este corte y color de pantalón quedará bien durante todo el embarazo y servirá en casi todas las ocasiones”, asegura.

 

Otro factor importe a tener en cuenta son los zapatos. “Para este periodo del embarazo, entre más cómodos mejor. Las ballerinas, zapatillas, botines y botas planas o con poco taco, son lo ideal. También se puede recurrir a lo que está muy de moda en esta temporada, que son los zapatos con plataforma. Pueden ser muy útiles para dar altura sin tener que inclinar demasiado el pie, pero sin exagerar en la altura de la plataforma, ya que pueden desequilibrar y correr riesgo de caer”, advierte.

 

Alejandra Álvarez comenta que hoy existen marcas que se orientan a fabricar prendas para esta etapa de la vida de la mujer y que imponen tendencias; un abanico amplio que facilita la vida de una mujer encinta. Sólo sugiere una cosa frente a la elección de vestuario: “Las prendas que sí debe evitar una embarazada son aquellas muy ajustadas en la zona abdominal, porque pueden provocar incomodidad”, aclara.

La docente de Diseño de Vestuario de la Universidad del Pacífico cuenta que la idea de actualizar e incorporar la tendencias actuales en el vestuario maternal no es nueva, pero desde hace un par de años que varias marcas de vestuario femenino han sumado esta línea en sus colecciones. “Está el caso de Zara, Topshop y HyM, y otras tiendas especialistas en vestuario maternal como Nala y donde se puede comprar online”, expone.

 

Elección para cada trimestre del embarazo

 

Alejandra Álvarez señala que cuando se trata de escoger la ropa durante el embarazo, la comodidad es lo principal para disfrutar al máximo de este periodo. “Se debe considerar que durante esos 9 meses la futura madre atraviesa por diferentes etapas, divididas en trimestres, y para cada una de ellas se puede utilizar un tipo de vestuario distinto, teniendo en cuenta las necesidades de la futura mamá”, dice la docente de Diseño de Vestuario de la Universidad del Pacífico.

 

Así, durante el primer trimestre es común seguir usando la ropa habitual. “La mayoría de las mujeres aún no quiere confirmar la noticia del embarazo debido a ciertos riesgos. Además, tampoco es notorio el aumento de volumen, así que pueden seguir usando su misma ropa sin mayores dificultades. Pero lo más probable es que sea el momento de eliminar del clóset todo lo que les queda demasiado apretado o que les resulta incómodo”, sugiere.

Durante el segundo trimestre ya se empiezan a notar los cambios físicos y, por lo tanto, se debe evaluar de otra manera el vestuario a utilizar. “Creo que durante esta etapa se deben utilizar prendas que puedan ser funcionales hasta el final del embarazo. Las blusas, vestidos y hasta abrigos con corte imperio (debajo del busto) y con amplitud hacia abajo son bastante cómodos y se pueden usar con pantalones o faldas sin ningún problema.
Otro tipo de prendas que son útiles para esta etapa son los vestidos cruzados o pantalones y faldas envolventes, que se adaptan y modifican según la necesidad de la usuraria”, acota la diseñadora.

Ya para el tercer trimestre, la comodidad es la que manda. “Es completamente notoria la guatita y el aumento de volumen en el busto, por lo que es otro punto importante a considerar para sentirse cómoda”, concluye la docente de la Universidad del Pacífico.


¿Qué esperar durante el segundo trimestre de embarazo?

El segundo trimestre de embarazo será un período donde recuperarás tu energía. Sin embargo, no todos los embarazos son iguales así que debes prepararte para cualquier otra novedad. Se supone en este período dejarás atrás los vómitos y los mareos, mientras que poco a poco irás sintiéndote mejor, incluso con energía para hacer ejercicios, pero si no hacías antes este no será el momento de comenzar con grandes entrenamientos.

 

Caminar será una buena opción, además de ayudar con tu circulación te mantendrá activa y relajada, aunque si eres de las que estaba acostumbrada a una rutina fuerte de ejercicios podrás ir incluyendo actividades según tu condición y bajo las recomendaciones de un especialista.

 

En este periodo del embarazo ya podrás saber el sexo de tu bebé, por lo tanto estos son los mejores meses para comenzar a hacer las compras para el bebé. Por otro lado te sentirás sexy, muy sexy y tu pareja seguro lo agradecerá, pues durante el embarazo no debes renunciar al sexo al contrario debes fomentar una relación sana con tu pareja que te ayudará en los próximos meses. Ya no te sentirás tan cansada. Ya se comienza a notar la panza y pronto las primeras pataditas.

 

Como ya conoces el sexo de tu bebé podrás ir creando la lista de nombres para decidirte por uno. El bebé habrá desarrollado sus capacidades sensoriales que te permitirán “comunicarte” con él y empezar a fomentar el vínculo. Muchas mamás afirman que este es el mejor trimestre del embarazo.

 

 


¿Qué esperar los últimos tres meses de tu embarazo?

Esta es la recta final! El tercer trimestre ya son los últimos meses de tu embarazo, en algunos casos más en otros menos. Pero ciertamente es el tiempo con el que cuentas para afinar los detalles para la llegada de tu bebé.

 

Comenzarás poco a poco a sentir el peso de tu panza o guata, la presión del bebé. Si antes tenías ganas de ir al baño constantemente, ahora serán más. Llegarán los calambres nocturnos si no los habías tenido antes. Volverá el cansancio, si es tu primer bebé aprovecha de dormir. Querrás ir a la cama temprano pero te levantarás en la madrugada y luego no podrás volver a dormir pensando, en estos últimos meses vas a pensar mucho.

 

Ya es hora de que te hagan el babyshower si es que tus amigas o familiares han decidido celebrar la llegada del nuevo bebé, preferiblemente en el primer mes de este trimestre, al igual que las fotos de tu barriga si tienes pensado hacerlas. Ya deben ir terminando el cuarto del bebé e ir preparando la maleta para el hospital aproximadamente en la semana 35 o 36. Son tantas cosas que pasan en este último trimestre pero lo más importante va a pasar en este trimestre, van a conocer al amor de su vida.


Cómo preparar adecuadamente los músculos del piso pélvico para el parto

Carolina Silva kinesióloga especialista en disfunciones del piso pelviano, entrega algunas pautas para poder estar mejor preparadas.

 

Esta es una preocupación importante en el momento de ser mamás, debido a que el embarazo puede producir algunos problemas a nivel de la musculatura de esa zona del cuerpo que es necesario tener en cuenta..

 

La zona del piso pélvico está formada por músculos, ligamentos y otros tejidos que se encuentran ubicados alrededor de los genitales y cierran la parte inferior del abdomen, sosteniendo el peso de los órganos que están dentro de la pelvis como la vejiga, el útero y el recto.

 

Durante el embarazo, estos músculos se ven muy afectados por el gran peso que supone el crecimiento del bebé dentro del útero, lo cual puede causar un gran debilitamiento muscular que puede traducirse posteriormente en imposibilidad para retener la orina (incontinencia urinaria) u otras disfunciones. El parto natural también genera gran distensión o elongación exagerada de los músculos del piso pélvico que puede disminuir la capacidad de contracción de estos tejidos y desencadenar problemas en cuanto a sus funciones como sostén y sexual.

 

Es por esto que durante el periodo de gestación es muy importante preparar adecuadamente esta zona muscular, ejercitando y entrenándola para favorecer su pronta recuperación tras el embarazo y parto.

                                                  

Primero, se deben adquirir hábitos saludables que protejan a estos músculos de lesiones preservando así su correcto funcionamiento. Para esto es importante, por ejemplo, ubicar SIEMPRE durante la evacuación intestinal, un piso en el baño debajo de los pies para facilitar este proceso y evitar grandes esfuerzos que lesionan el piso pélvico.

 

También se deben seguir horarios determinados para orinar cada 2 a 3 horas debido a que la vejiga tiene menos capacidad de almacenamiento durante el embarazo, a causa de la presión que genera el útero sobre ella, lo cual impide que pueda ensancharse lo suficiente para almacenar la cantidad de orina normal.

 

Está indicado también el masaje perineal en el último trimestre del embarazo –Desde la semana 35 específicamente. Mediante este masaje se busca mejorar la capacidad de los músculos del piso pélvico para elongarse y facilitar el paso del bebé a través del canal vaginal durante el parto natural evitando desgarros y muchas veces también la episiotomía, que es el corte que realiza el médico a un lado de la vagina para ampliar la salida.

 

Finalmente, pero de muchísima importancia, es el entrenamiento de los músculos mediante el ejercicio. Así como se realiza ejercicio para mantener el resto del cuerpo en forma y prevenir dolores, es absolutamente necesario ejercitar la zona del piso pélvico con un entrenamiento específico dirigido por una profesional experta en el área de piso pélvico, de modo que se mantenga una adecuada fuerza, resistencia y control muscular que permita disminuir los riesgos de presentar disfunciones en estos músculos después del parto.


Cómo conocer el sexo de tu bebé antes de hacerte una ecografía

Aunque la forma más fácil, segura y acertada de conocer el sexo del bebé que estás esperando, es la ecografía, para ello deberás esperar el tiempo prudente en el que el médico pueda identificarlo. Pero si eres de las que muere de ansias por saber si tendrás una bebecita o bebecito, entonces toma en cuenta estos datos que de seguro ya tu abuelita conoce.

 

Según la forma de tu guata o panza

Aunque esto depende mucho del tipo de cuerpo y estatura de la madre, se dice que mientras más ancha sea la barriga significa que será niña, mientras que cuando es puntiaguda como proyectada hacia delante, significará que es un chico el que esperas.

 

Más o menos guapa

A ver que esto lo dicen las personas más viejas, habrá que comprobar si es verdad. Se dice que cuando se trata de una niña la madre pierde su encanto, con facciones más toscas, incluso con la nariz más ancha. Pero cuando se trata de un niño, resulta todo lo contrario y la mamá se ve más guapa que nunca con un brillo especial en su rostro.

 

Según los antojos

Si lo que te provoca comer son dulces y más dulces, entonces probablemente tendrás una niña. Por otro lado los antojos frecuentes de comidas saladas o ácidas significarán que lo que esperas es una varoncito. Aunque las mujeres embarazadas pueden tener unos u otros antojos dependiendo de las necesidades nutricionales que tengan en diferentes momentos del embarazo.

 


Alimentos que debes evitar si quieres quedar embarazada

Cuando planificas tener un bebé son muchos los consejos que debes tener en cuenta, y uno de ellos aunque es poco conocido no deja de ser importante, se trata del tipo de alimentación que llevas durante la ovulación, momento ideal para quedarte embarazada pero que se puede ver afectado por algunos tipos de alimentos que a continuación te mencionamos.

 

Productos lácteos no pasteurizados

Los productos lácteos que no han sido pasteurizados representan un latente peligro para aquellas mujeres que apenas van enterándose de su embarazo o que están en período de ovulación buscando quedar en estado. Y es que estos productos contienen listeria, una bacteria muy nociva en estos períodos. Evita también los quesos blandos que no estén curados.

 

Carne cruda

Esto con la intención de evitar la toxoplasmosis en caso de que efectivamente quedes embarazada. La carne cruda o medio hecha debe estar fuera de tu dieta. Evita del mismo modo los embutidos y las frutas y verduras que no tengas constancia de que fueron bien lavados.

 

El alcohol

Hay algunos estudios que demuestran que aquellas mujeres que no consumen alcohol tienen más posibilidades de quedar en cinta que aquellas que lo hacen de manera regular. Evitan entonces el consumo de alcohol durante el período de la ovulación y la menstruación, y eleva tus posibilidades de quedar embarazada.

 

La cafeína

No sólo el cigarrillo es nocivo para tu salud, también la cafeína puede llegar a serlo. El consumo exagerado de café afecta negativamente tu fertilidad. Bájale un poco al café y dedícate a llevar una vida sana que finalmente te beneficiará a ti y al bebé que pronto tendrás en tu vientre. 


La diabetes gestacional puede llevar a la muerte

La diabetes gestacional es una enfermedad metabólica que se caracteriza por ser reconocida por primera vez durante el embarazo y que usualmente no presenta ningún síntoma. “Por ello, a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza una prueba clínica que se llama Prueba de Tolerancia a la Glucosa, entre las 24 y las 28 semanas de gestación”, señala Violeta Villarroel, coordinadora de la carrera de Enfermería de la Universidad del Pacífico.

 

Pero, ¿por qué puede producirse esta enfermedad? “Al inicio del embarazo aumenta la secreción de las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona), lo que lleva a un aumento en la secreción de insulina y del uso de la glucosa periférica de reserva, y una disminución de la glicemia o nivel de glucosa en la sangre. En el segundo y tercer trimestre de la gestación la demanda fetal por nutrientes aumenta, produciéndose la movilización de los depósitos de glucosa materna, la transformación de glucosa desde las reservas del hígado y la resistencia a la insulina, lo que se manifestará en un aumento de la glicemia después de alimentarse”, explica la especialista.

 

Dentro de los principales componentes de riesgo para padecer esta enfermedad, están los factores hereditarios, como tener antecedentes de diabetes en familiares directos, como padres o hermanos. “Además, haber tenido un embarazo previo con diabetes gestacional, antecedente de muerte fetal sin causa aparente, antecedente de recién nacido grande o macrosómico, feto actual creciendo sobre percentil 90, polihidroamnios (exceso de líquido amniótico) previo o actual y, por último, obesidad”, indica la experta.

 

Para la enfermera, es indispensable estar atentos a este mal, ya que tanto el niño por nacer como la madre podrían tener complicaciones. Las complicaciones para el feto son asfixia perinatal, alteraciones metabólicas como hiperbilirrubinemia, hipocalcemia e hipomagnesemia, malformaciones congénitas y dificultad respiratoria del recién nacido. Todas ellas dadas principalmente por la macrosomia o gran incremento de peso para su edad gestacional”, precisa.

 

Pero más grave aún es que esto aumenta el riesgo de mortalidad. “Ello, considerando que una de las primeras causas de muerte perinatal son las malformaciones congénitas, seguida del síndrome de dificultad respiratoria por membrana hialina”, comenta la docente de la Universidad del Pacífico.

 

Si bien la especialista indica que los riesgos para la embarazada han disminuido las últimas décadas, la tasa de mortalidad materna es de cinco a diez veces mayor que en una embarazada no diabética. “Las complicaciones principales son de origen metabólico, entre ellos, la más importante es el Síndrome Hipertensivo del Embarazo y también se describe un aumento de infecciones del tracto urinario. Secundario a estas, existen complicaciones a nivel de riñones, vasculares y retinas propias de la diabetes”, aclara.

A lo anterior, se suma que existen consecuencias posteriores en aquellas mujeres que padecieron diabetes gestacional. Las mujeres con diabetes gestacional tienen un riesgo de 20 a 50% de desarrollar diabetes en seguimiento a veinte años. Además, si se mantienen los mismos factores de riesgo, la posibilidad de presentar diabetes gestacional en nuevos embarazos es mucho mayor”, puntualiza Villarroel.

 

Tratamiento y prevención

 

El tratamiento de la diabetes gestacional es muy relevante y debe ser realizado por un equipo multidisciplinario, formado por un obstetra, un endocrinólogo, una enfermera, una matrona y un nutricionista, en el cual el control obstétrico y la evaluación de la condición fetal debe ser riguroso. “Se debe mantener un control normal hasta las 28 semanas, luego cada dos semanas hasta las 34 semanas, y semanal hasta la interrupción del embarazo, poniendo hincapié en el valor de la presión arterial, altura uterina y estimación del peso fetal. A esto suma además el seguimiento ecográfico de la unidad fetoplacentaria”, señala la coordinadora de la carrera de Enfermería de la Universidad del Pacífico, Violeta Villarroel.

 

Acá el control metabólico materno es fundamental, siendo el principal tratamiento la dieta, con un control del consumo de hidratos de carbono y azúcares. “Si este tratamiento no es suficiente, se agrega la Insulinoterapia, que consiste en la inyección subcutánea de insulina. Más del 90% de las pacientes diabéticas gestacionales se controlan adecuadamente sólo con régimen”, asegura la enfermera.

Para prevenir la diabetes gestacional, Violeta Villarroel entrega algunos consejos para ayudar a disminuir los factores desencadenantes:

 

·         Consuma verduras, en especial vegetales verdes como espinaca y acelga.

·         Incluya frutas en su dieta.

·         Elimine el azúcar de mesa y sustitúyala por stevia o sucralosa.

·         Distribuya las calorías en al menos cinco comidas diarias.

·         Aumente la ingesta de fibra.

·         Practique ejercicio con regularidad.


Look para embarazadas: ¿qué te conviene usar?

Hola chicas, si son algunas de las afortunadas en la Dulce Espera, esta nota es sin dudas para ustedes. Porque lo cierto es que la mayoría de las mujeres intenta a toda costa disfrutar del embarazo, peor muchas veces no es tan fácil (todas sabemos que el embarazo es una etapa de aprendizaje y  en muchas cosas somos muy inexpertas, y no a todas le es tan fácil llevarla). Pero, para que esas cosas que no son tan “comunes” no te molesten, hoy te daré algunos tips para llevar un look increíble y sentirte lo más cómoda posible.

Porque cuando una está embarazada, la comodidad es lo más importante, si vas a ir a comprar algo de ropa, compra la que te vaya bien en el momento y compra algo que te vaya un poco grande, así siempre tendrás algo que ponerte. Aquí, algunas cosas que tienes que saber sí o sí:

·         La cintura debe ser ancha y cómoda: cambia la goma de la cintura de las faldas y los pantalones por una más elástica o más suelta o incluso cámbiala por un cordón.

·         Ropa hecha con tejidos naturales: elije ropa que sea de algodón, de lana o de seda. Es más cómoda que la ropa con tejido sintético y también son mejores si hace calor, como ahora, que hay días que no apetece ni salir a la calle.

·         Prenda sobre prenda: es mejor llevar dos prendas finas que una gruesa. De este modo, si en algún momento tienes calor o estás molesta, puedes quitarte una de las prendas.

·         Prendas lisas: cuando la figura empieza a redondearse y el estómago empieza a crecer los estampados y las camisetas con rayas suelen resaltar aún más las diferencias. Digamos que las prendas básicas, de color liso, suelen favorecer más la figura.

·         Elásticos, pero que no aprieten: estos tejidos son más cómodos porque acompañan los gestos que hacemos al movernos sin limitaciones, pero mejor que no sean demasiado ajustados.

·         Cuida tus pies: estás aumentando de peso y el centro de gravedad de tu cuerpo cambia, por lo que tus pies deben caminar con más peso y con los apoyos ligeramente cambiados. Camina descalza siempre que puedas y utiliza zapatos o zapatillas cómodas.

·         Un sostén adecuado: el pecho suele cambiar durante el embarazo, así que hay que ir adecuando el talle según sea necesario. Usa unos cómodos, de los que bajo las copas llevan una banda ancha y tirantes también anchos y ajustables.


Depresión post parto: ¡no es sólo un asunto femenino!

El nacimiento de un bebé es un hecho que cambia por completo la vida de una mujer, ya que ella es quien lo llevó en su vientre durante 9 meses; sin embargo, los hombres también pueden pasar por situaciones depresivas luego del parto.

 

Cuando un hombre se convierte en padre, es normal que experimente algunas variaciones emocionales debido al cambio de estilo de vida. Según estudios realizados por la asociación médica estadounidense, el 10% de los hombres sufre de depresión postparto, cifra que duplica a la depresión general en los hombres. A diferencia de las mujeres, en las que las hormonas juegan un papel importante, la depresión postparto en los hombres depende de la situación social, emocional y económica en la que se encuentra el papá.

 

Identifica los sentimientos

*Pérdida del humor

*Ansiedad y tristeza

*Problemas para dormir

*Constantes peleas con la pareja y familiares

*Necesidad de aislamiento

*Estrés excesivo

*Autoestima baja

*Abuso del alcohol

*Baja productividad

 

Aunque no es fácil la situación, si sabemos razonar y analizar los hechos podremos darnos una mano recíprocamente, la idea es entender por lo que él está pasando sin dejar de pensar en nosotras mismas. No poner por encima nuestras necesidades por el simple hecho que somos quienes llevamos la carga pesada durante 9 meses; pese a que él debería comprenderte mejor que nadie, no siempre será así. La comunicación es fundamental para salir de este atolladero. Si la situación se vuelve crónica visita un especialista.

 


¿Aún no decides el nombre de tu bebé? mira estos 8 nombres y sus significados

El nombre del bebé es una decisión que no debes de tomar de forma apresurada, pues el nombre marcará la vida entera del niño y determinará, incluso, rasgos de su personalidad.

 

Todos los nombres llevan algún significado dependiendo de la cultura, obviamente aquellos nombres compuestos por los nombres de los padres o bilingües no son el caso. Te queremos brindar algunas opciones que tal vez por su significado te gusten como nombre de tu pequeño.  

 

Santiago

Deriva del hebreo y significa suplantador. Este suele ser un hombre inteligente, creativo y vivaz, siempre alerta a lo que ocurre a su alrededor. Excelente trabajador y muy metódico.

 

Noah

Su origen es hebreo y significa movimiento. Se considera unisex.

 

Martina

Su origen es latino y se relaciona al Dios Marte. Da carácter y su uso se remonta a muchos años atrás.

 

Camila

Es muy femenino y es uno de los favoritos en los últimos tiempos. Tiene origen latino y significa persona que presenta sacrificios. Suele ser una mujer equilibrada, familiar y apegada a los suyos.

 

Matías

Es de origen hebreo y se refiere al que es fiel con Dios. Los hombres con este nombre suelen ser simpáticos, sociables y creativos. Hombres muy generosos que ayudan a todos a su alrededor.

 

Diego

“El que es muy instruido”. Tiene origen griego. Es práctico, independiente, honesto y romántico. Definitivamente es un excelente nombre para un bebé.  

 

Sara

Este nombre gusta mucho por ser muy femenino y corto, así que es ideal para ser combinado. Su origen es hebreo y su significado es princesa.

 

Sofía

A pesar de que es sumamente común, seguirá en la lista de tendencias de este 2016. Tiene origen griego y significa sabiduría, una característica que todos los padres quieren.


Cómo fortalecer los vínculos afectivos a partir del embarazo

La comunicación con el bebé durante el embarazo y los primeros meses de vida es determinante para su desarrollo emocional.

 

Una de las cosas más complicadas de la maternidad, en especial si eres primeriza, es la comunicación con el bebé. Pero no te preocupes, poco a poco entenderás lo que tu niño quiere con su mirada y lenguaje corporal.

 

La comunicación verbal es uno de los principales medios de interacción de los seres humanos. Aunque durante los primeros meses tu bebé no habla, puede comunicarse a través del balbuceo, el llanto y otros sonidos que haga.

 

La vida antes de nacer es determinante para el futuro. Las experiencias y sensaciones que vive el bebé dentro del útero materno son esenciales para la formación de su personalidad. Está comprobado que, así como las situaciones de estrés tienen consecuencias negativas en el bebé, comunicarse con él durante el embarazo genera una serie de beneficios en su desarrollo emocional.

 

Si bien durante el primer trimestre de gestación el sistema auditivo del bebé no está desarrollado para captar sonidos, conversar con él desde el inicio del embarazo es beneficioso. La voz de la madre es el estímulo más intenso que recibe del exterior; hablarle contribuye a crear un vínculo afectivo temprano, además, le permite a la madre disfrutar más plenamente de su embarazo. A partir del cuarto mes de embarazo, es capaz de oír otros sonidos como la voz del papá, pero especialmente la de su mamá  porque la escucha con mayor frecuencia y también porque tiene preferencia por los sonidos agudos. Más adelante, puede inclusive distinguir la voz de su madre entre otras cosas por la entonación que la caracteriza.

 


Embarazo: conoce el “maternity blues” o síndrome del tercer día

En la maternidad suelen presentarse algunas dificultades, una de ellas es conocida como el síndrome del tercer día. Se conoce que una de cada dos mujeres, luego de dar a luz, particularmente al tercer día, experimenta ciertos cambios en su estado emocional. Tristeza, llanto, inquietud, falta de concentración o inseguridad son los síntomas que aparecen progresivamente y que pueden durar algunas semanas, o extenderse durante seis meses aproximadamente.

 

El maternity blues o síndrome del tercer día es un trastorno emocional que experimentan las mujeres luego de dar a luz, lo cual suele afectar las relaciones familiares y, en muchos casos, generar rechazo hacia el bebé.

 

Esta afección suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres jóvenes que no han tenido una atención adecuada durante el período de gestación o tuvieron alguna complicación durante el proceso de parto.

 

Aunque todavía no se ha comprobado la naturaleza de la depresión postparto, algunos especialistas acarrean este mal a los cambios hormonales que vive la mujer antes, durante e incluso muchos meses después del proceso de gestación. Los niveles de estrógeno y progesterona en la madre disminuyen con rapidez, pero todavía no se ha encontrado ningún tipo de evidencia médica que relacione directamente estos cambios emocionales con las hormonas.

 

Cuando una mujer atraviesa un cuadro clínico de depresión postparto, el principal afectado será el bebé, a través del consumo de leche materna. Bien sea porque la madre está bajo tratamiento médico, o en caso contrario si aún no ha sido evaluada por un especialista, puede transmitir esta aflicción al pequeño.


La edad y la fertilidad: ¿Son los 30 la mejor edad para concebir por primera vez?

Muchas de nosotras consideran los 30 como edad adecuada para la maternidad. Es muy probable que a esta edad estés más estable en tu plano sentimental y personal, lo que proporcionará una base firme para tu futura familia. Es probable que a esta edad ya hayas tenido las suficientes aventuras tanto sola como en pareja, para decidirte, finalmente, a quedar embarazada.

 

Esa es la buena noticia. La mala noticia es que hay una tremenda diferencia en tu capacidad de quedar embarazada en tus 30 años de edad en comparación con los 30 y algo más de años. A medida que avanza la década, la fertilidad disminuye de manera significativa para la mayoría de las mujeres. Es por eso que los expertos en fertilidad advierten a las mujeres en sus 30 años, no esperar demasiado tiempo, especialmente si quieren tener más de un hijo.

 

Los pros

Afortunadamente, las nuevas madres en sus 30 años todavía tienen una gran cantidad de energía y resistencia, cualidades que son útiles para la crianza de los niños. Aunque cada persona es diferente, las mujeres de esta edad probablemente se conocen a sí mismas de una mejor forma que las mujeres en sus 20 años, son más seguras de sus actos y más maduras, factores fundamentales para una buena crianza.

 

En muchos sentidos, tener hijos a los 30 es más práctico financieramente. Es probable que tengas un mayor ingreso, ahorros y estés más establecida que a los 20 años, sencillamente porque has tenido más tiempo para explorar el mundo laboral. Incluso, es posible que tengas más flexibilidad que una mujer de 40 años, quienes encuentren muy difícil interrumpir su vida personal y profesional de alto nivel para tener un hijo.

 

Los contras

Todos los estudios que leas o los expertos que consultes estarán de acuerdo en que los 35 es un hito para las mujeres cuando se trata de tener hijos. A los 30 años de edad, tus posibilidades de quedar embarazada son sólo ligeramente inferiores a las de los finales de los 20, y el riesgo de tener un aborto involuntario o un bebé con síndrome de Down es sólo ligeramente superior. Pero a los 35, es el riesgo es mucho mayor y tus probabilidades de concebir son aún más reducidas.

 

Las probabilidades de un aborto espontáneo también se elevan lenta pero constantemente a medida que envejecen las mujeres, al igual que las complicaciones relacionadas con el embarazo. Las mujeres mayores de 35 años son más propensas que las mujeres más jóvenes a tener un embarazo ectópico.

 

Por supuesto, la fertilidad es diferente para cada mujer, pero los expertos dicen que a los 35 años, una mujer tiene que tomar en serio la decisión de tener hijos - especialmente si ella quiere más de uno.


¡Qué tipo de ejercicios puedes hacer si estás embarazada!

Estar embarazada no es sinónimo de sedentarismo, algo que debes tener claro es que no estás enferma, al contrario, estás en un período inolvidable en el cual te debes sentir más saludable que nunca; y el ejercicio, además de una buena alimentación, será imprescindible en esta fase. El ejercicio durante el embarazo tiene muchos beneficios siempre y cuando no exista ningún problema por el cual tu médico te haya prohibido realizarlo.

 

Los mejores ejercicios siempre serán los cardiovasculares como por ejemplo caminar, nadar, el baile; sin olvidar que el yoga siempre será el más recomendado; y en cuanto a ejercicios con pesas, también los puedes realizar pero sin abusar en el peso y cuidando siempre tu postura y la zona pélvica.

 

Lo más importante de todo es que tengas claro que cada embarazo es diferente y que lo que hizo tu vecina para no engordar tanto durante su gestación, no quiere decir que a ti también te vaya a resultar, así que lo mejor que puedes hacer es aprender a escuchar a tu cuerpo. En esta etapa olvídate de los abdominales y de los glúteos de acero; la formación de tu bebé debe ser lo más importante, por lo que antes de entrenar debes preguntarle a tu doctor si no hay problema en hacerlo.

 

El ejercicio durante el embarazo te ayuda a:

*Volver más fácilmente a tu peso ideal luego del parto

*Dormir mejor evitando el insomnio

*Mejorar tu estado de ánimo

*Tener energía extra

*Reducir los dolores de espalda baja

*Mantener tu masa muscular


Nueva Ley de post natal: un beneficio para todos

A partir de ahora, las funcionarias públicas que estén con permiso postnatal recibirán el total de sus remuneraciones y se amplía el derecho a salacuna también al padre, cuando ambos progenitores trabajan en la administración pública. Una nueva norma que ha sido aplaudida en distintos ámbitos.

 

“La reciente ley pone de manifiesto el real interés del Gobierno por la primera infancia”, comenta la asistente social y psicóloga, Susana Arancibia Olguín, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico. Ello, porque para la especialista en temas de salud mental, infancia, adolescencia y familia, la estimulación durante la primera infancia es clave para un mejor y mayor desarrollo futuro de los niños.

 

“La primera infancia, entendida como aquel período desde que se nace y hasta los 6 años aproximadamente, constituye la etapa decisiva para el logro de un adecuado desarrollo de todo niño o niña. Lo que sucede en los primeros años de vida repercute positiva o negativamente en estadios posteriores, tanto física, cognitiva, como emocionalmente. De hecho, las conductas de apego, atención y afectiva, tienen su origen en este tiempo. Asimismo, entre los 0 y 3 años, el cerebro infantil construye las conexiones que definirán habilidades y potencialidades a desarrollar en su vida adulta. Si la estimulación durante este período es escasa o inadecuada, los niños requieren a futuro mayor apoyo y energía para obtener metas similares a las que alcanzan los niños bien estimulados”, asegura Arancibia.

 

La experta agrega que “en la actualidad y a través de todos los estudios recogidos en Unicef y en la Unesco, quedan en evidencia los beneficios que tiene para los niños y niñas el haber experimentado la educación parvularia, porque incrementa las posibilidades de éxito escolar, logrando además un mejor desarrollo emocional y social”.

 

Susana Arancibia plantea que esta nueva ley brinda además la facilitación del encuentro amoroso entre madre e hijo. “Un grupo importante de mujeres tiende a vivenciar el fin del post natal como un período decisivo que implica poner en la balanza la posibilidad de volver a trabajar o quedarse en el hogar en este nuevo rol de madre. En ocasiones esta etapa es vivida con gran culpa y miedo por dejar a sus niños. En tal sentido, la ley del descanso post natal permite el reintegro paulatino (media jornada) de la madre al trabajo, resguardando por una parte las horas de lactancia, tan importantes para fortalecer el vínculo con su hijo, y por otra el acceso a sala cuna gratuita”, comenta.

 

Para la especialista de la Universidad del Pacífico, la iniciativa se enmarca en la necesidad de complementar trabajo y maternidad. “Cada vez más las mujeres se percatan de que el empleo femenino y la vida en familia desde este nuevo rol de madre pueden coexistir, en la medida que todos los actores implicados se hacen  parte en  la consciencia colectiva del cuidado que requiere una nueva vida y, por otro lado, de la necesidad actual que significa para todo país la fuerza laboral  femenina”, afirma.

 

Respecto al último punto, la docente de la Escuela de Trabajo Social de la U. del Pacífico señala que el aumento de la participación laboral remunerada de las mujeres constituye uno de los  grandes cambios del siglo XX. “Entre 1990 y 2008 la participación económica se incrementó de 32 a 54 por ciento en América Latina y el Caribe (PNUD, 2009). Sin embargo, Chile aún presenta baja participación, con un 48,3 por ciento de las mujeres mayores de 15 años (INE, 2014), siendo el sexto país con menor participación laboral”, precisa.

 

Este contexto a nivel  mundial nos obliga, entonces, a comprender que la maternidad y el mundo laboral deben dejar de ser experimentados como un escenario exclusivo de la mujer. “Por el contrario, hoy más que nunca se requiere la presencia de los hombres. Desde la ley, la validación del uso de salas cunas por parte de los varones trabajadores pone de manifiesto tal necesidad. Padres, quienes aprenden experimentando nuevos roles, no sólo en el cuidado y amorosa protección hacia sus hijos, sino también enfrentando nuevos desafíos como pareja en la articulación de una vida familiar distinta, que implica múltiples desafíos y que invita a la aventura de crecer y desarrollarnos a través de nuestros clanes  familiares”, plantea Susana Arancibia.

 

La experta de la Universidad del Pacífico concluye instando a dar un salto cualitativo como país en la materia. “Ello desde el aspecto legislativo, organizacional y cultural, comprendiendo que el cuidado de los niños concierne a todos y cada uno de nosotros, que nuestro futuro será mejor en la medida que seamos capaces de propiciar eficientemente la protección integral a los niños y niñas en todas sus etapas de desarrollo, relevando la primera infancia”, finaliza.


¿Puedes teñir tu cabello durante el embarazo?

Esta es una de las controversias que afrontan las mujeres que han concebido porque no saben hasta qué punto teñir su cabello pueda afectar la evolución del bebé.

 

Diversas son las investigaciones que se han realizado al respecto. Un primer análisis en el laboratorio hecho con roedores, a los cuales se les aplicó altas dosis de tintura para el cabello, arrojó un resultado favorable. Otros estudios aplicados a mujeres indicaron que, al colocar exceso de tintura en el cabello durante largos períodos de tiempo, causa daños en los cromosomas de las féminas y, por ende, a aquellas que están en la dulce espera; esto se debe a que una vez aplicado el tinte, este se absorbe a través del cuero cabelludo, lo cual genera daños en el sistema nervioso del feto.

 

Los tintes para el cabello contienen en su mayoría acetato de plomo y amoníaco. Estos son dos compuestos que generan efectos tardíos como las reacciones alérgicas o, en casos muy extremos, pueden afectar tanto el sistema nervioso del feto como causar enfermedades graves que desencadenen la muerte.

 

La escuela nacional de salud pública y el instituto del cáncer de Brasil realizaron varias investigaciones sobre las contraindicaciones que generan los tintes durante el embarazo. El encargado de esta investigación, el especialista Arnaldo Couto, indicó que existe una relación directa entre los tintes y la probabilidad de que el niño sufra de leucemia antes de los dos años.

 

Sin embargo, hasta los momentos no se tiene un resultado concreto que especifique la inocuidad del tinte o por el contrario sus efectos perjudiciales en el bebé que está por nacer. La organización de teratología de USA indica que “después que el colorante es aplicado” en el cabello, las sustancias que estas contienen se impregnan en muy pocas cantidades y luego son desechadas a través de la orina”. De igual forma se recomienda a las mujeres no teñirse el cabello para evitar cualquier complicación a futuro.

 

Existen diversas opciones en el mercado para mantener el color deseado sin el uso de amoníacos, también productos naturales como la henna pueden ser buenas opciones a la hora de querer mantener nuestra cabellera deslumbrante durante el embarazo.   


Los ejercicios recomendados para mujeres embarazadas

Embarazo y ejercicio físico sí son compatibles. Las mujeres encinta pueden realizar actividades físicas durante los nueve meses, pero con permiso de su médico de cabecera y siguiendo sus instrucciones específicas. Son muchas mujeres las que realizan deporte constantemente y que no desean perder ni el ritmo ni su figura por el embarazo.

 

“Hoy en día el concepto de ‘enfermedad de embarazo’ está casi desterrado. Cada vez más las mujeres encinta viven sin dejar de realizar sus actividades cotidianas, lo que incluye la práctica de ejercicio físico. Una mujer embarazada sana podría realizar actividad física inclusive hasta la misma semana del parto, si tiene la autorización médica correspondiente. Se debe tener presente que el embarazo modifica la estructura corporal cambiando el centro de gravedad (cambia la forma de caminar, la distribución del peso), lo que haría casi imposible algunos movimientos”, señala Álvaro Quiroz Fuentes, docente de la Escuela de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico.

 

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos de 18 a 64 años realizar 150 minutos de actividad física a la semana. Pero, ¿qué pasa con la mujer embarazada? “Las mujeres embarazadas, más que disminuir la cantidad de actividad física sugerida, deben modificarla. Se recomienda que las futuras madres hagan ejercicio con una intensidad suave a moderada, como por ejemplo nadar, caminar, realizar ejercicios de fuerza general o inclusive se recomienda el uso de bicicletas estáticas hasta que el tamaño de la barriga lo permita”, asegura el experto.

 

De hecho, realizar ejercicio físico durante el embarazo favorece a la mujer al aplacar los dolores de pre y post parto. “Debido a los cambios estructurales que las mujeres sufren con el embarazo es normal que aparezcan molestias en la zona lumbar y en articulaciones como rodillas o caderas. En esos casos, los ejercicios que estabilizan el núcleo central son muy buenos para aliviar molestias”, explica Quiroz, magíster en Fisiología del Ejercicio.

 

Los ejercicios recomendados

 

Los organismos internacionales recomiendan que la mujer embarazada realice actividad de baja intensidad, lo que puede ayudarla a sobrellevar mejor los nueve meses de espera y el momento del nacimiento  del bebé.

 

El trabajo del fortalecimiento de la musculatura lumbar o del piso pélvico es fundamental en el pre y post parto. El suelo pélvico es una zona muscular que se encuentra entre el ano y la vagina, en la zona perianal. Su ejercitación es muy importante para fortalecer la musculatura que ayudará con las contracciones y post parto, y además puede aportar a evitar la incontinencia urinaria”, destaca el académico de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico.

¿Cuáles son los ejercicios recomendados para las futuras madres? “La gama de ejercicios permitidos es muy amplia y depende principalmente de los gustos personales y del permiso del médico. Un indicador simple de una intensidad apropiada es que la futura mamá pueda mantener una conversación sin problemas. Los ejercicios deben apuntar a la mejora dela resistencia cardiorrespiratoria y muscular. El ideal es realizar una rutina de ejercicios en donde se incluyan actividad de resistencia cardiorrespiratoria, como un trote suave o realizar bailes. También se deben sumar ejercicios de fuerza, que pueden ser con el propio peso corporal o con implementos que generen resistencia o sobrecarga”, indica Álvaro Quiroz Fuentes.

 

Finalmente, por su estado, las mujeres encinta no pueden realizar ejercicios que impliquen golpes o riesgos para el bebé. “Las restricciones principalmente apuntan a no realizar ejercicios de impacto, como artes marciales, ni tampoco hacer ejercicios que involucren rebotes. Otro punto importante a considerar es no realizar ejercicios en ambientes extremadamente calurosos, como algunas técnicas de yoga que son muy populares hoy en día”, advierte Álvaro Quiroz Fuentes, docente de la  Escuela de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico.

 


La importancia de crear vínculos afectivos desde el embarazo

La comunicación con el bebé durante el embarazo y los primeros meses de vida es determinante para su desarrollo emocional. Una de las cosas más complicadas de la maternidad, en especial si eres primeriza, es la comunicación con el bebé. Pero no te preocupes, poco a poco entenderás lo que tu niño quiere con la mirada y lenguaje corporal.

 

La comunicación verbal es uno de los medios principales de interacción de los seres humanos. Aunque los primeros meses tu bebé no habla, puede comunicarse a través del balbuceo, el llanto y otros sonidos que haga.

 

La vida antes de nacer es determinante para el futuro. Las experiencias y sensaciones que vive el bebé dentro del útero materno son esenciales para la formación de su personalidad. Está comprobado que así como las situaciones de estrés tienen consecuencias negativas en el bebé, comunicarse con él durante el embarazo genera una serie de beneficios en su desarrollo emocional.

 

Si bien durante el primer trimestre de gestación el sistema auditivo del bebé no está desarrollado para captar sonidos, conversar con él desde el inicio del embarazo es beneficioso. La voz de la madre es el estímulo más intenso que recibe del exterior; hablarle contribuye a crear un vínculo afectivo temprano, además, le permite a la madre disfrutar más plenamente de su embarazo.

 

A partir del cuarto mes, es capaz de oír otros sonidos como la voz del papá, pero especialmente la de su mamá porque la escucha con más frecuencia y también porque tiene preferencia por los sonidos agudos. Más adelante puede incluso distinguir la voz de su mamá entre otras voces, por la entonación que la caracteriza.

    


El riesgo de la preeclampsia en el embarazo

La hipertensión abarca un conjunto de condiciones que se acompañan de la elevación de la presión arterial durante el embarazo, entre las que se destacan la preeclampsia y la eclampsia.

 

A pesar de que no se sabe exactamente qué produce la eclampsia, algunos factores como problemas vasculares, factores cerebrales, alteraciones en el sistema nervioso, la dieta y la genética pudieran intervenir en esta problemática.

 

La preeclampsia

En la semana 37 de gestación, ocurre una elevación de la presión arterial, pero suele desaparecer luego del parto. También puede aparecer las primeras 48 horas luego de dar a luz.

El principal síntoma es la presión alta; también puede aparecer proteína en la orina y alteraciones en el hígado y riñones.

Cuando la preeclampsia es fuerte, puede causar graves daños, tanto en la madre como en el bebé, afecta el hígado, los riñones, el cerebro e incluso podría causar la muerte. Esta enfermedad hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que genera hipertensión. Además, al disminuir el flujo sanguíneo hacia el vientre, el bebé podría tener un desarrollo muy bajo, los niveles de líquido amniótico disminuyen o se podría sufrir un desprendimiento prematuro de la placenta. Por otro lado puede suceder que el parto se adelante pudiendo sufrir graves consecuencias el bebé por ser prematuro.

 

Si tuviste preeclampsia en el primer embarazo, las probabilidades de que ocurra en el segundo embrazo son de 20%. Ten en cuenta que nunca debes automedicarte, si algo anda mal con tu embarazo acude inmediatamente a tu médico.

   


Embarazo a los 40: riesgos y precauciones

El embarazo es una tapa hermosa para que cualquier mujer, pero cada vez son más las mujeres que han decidido postergar por miles de razones esta maravillosa etapa. Hoy en día no es ninguna novedad encontrarnos con mujeres de 35 o hasta 40 años en pleno primer embarazo. Pese a lo que la edad representa para llevar a cabo un embarazo 100% saludable no todas las mujeres embarazadas de 40 años presentan problemas. La mayoría culmina la gestación satisfactoriamente e incluso, se recuperan igual de bien que una mujer de 20 o 30 años.

 

Según los especialistas, mientras más edad tiene una tiene una mujer al concebir, más probabilidades tendrá de presentar una anomalía cromosómica o genética. También se triplica el riesgo de desarrollar hipertensión arterial y diabetes gestacional, condiciones que aumentan las probabilidades de aborto. Sin embargo, no todo el panorama se torna oscuro cuando se toman las previsiones necesarias.

 

Si se sigue un riguroso control mensual, incluso antes de la concepción, es posible llevar acabo un embarazo saludable luego de los 40 años. Las recomendaciones abarcan:

Realizar estudios genéticos, cuidados nutricionales, ejercicios, uso de complejos vitamínicos (indicados por el especialista), evitar el consumo de tabaco y alcohol, así como también de café y bebidas gaseosas, uso de ropa ligera y zapatos cómodos, dormir un promedio de 8 horas diarias, tomar descansos durante las jornadas laborales.

También es importante la actitud positiva y el apoyo de familiares y amigos. Lo importante es tener en cuenta que los posibles riesgos son evitables y tener un embarazo y un bebé sano es posible.            


¿Quieres ser mamá? Conoce 5 alimentos que te ayudarán con la fertilidad

Cuando ya estés decidida a ser mamá no es de la noche a la mañana, en algunos casos, que quedarás embarazada. La idea es que conozcas tus ciclos de ovulación, planifiques con tu pareja los encuentros sexuales, tengas tus chequeos médicos al día, e incluso estés comiendo los alimentos adecuados. Y es que los nutrientes de algunos alimentos contribuyen a mejorar las posibilidades de concebir un bebé, mientras que otros, por el contrario, podrían disminuir las probabilidades de quedar embarazada. Conoce aquellos alimentos que por sus propiedades te hacen ser más fértil.

 

Las nueces

Las nueces ayudarán a tu pareja a estar más fértil. Los ácidos grasos poliinsaturados presentes en estos frutos secos ayudan a mejorar la calidad del esperma del hombre. El omega 3 es perfecto también para la salud del organismo por lo que no pueden faltar en tu alimentación del día a día.

 

El helado

Según afirman algunos expertos en la materia los lácteos ricos en grasa pueden aumentar las posibilidades de ovulación de la mujer. Sin embargo, son una bomba calórica lo cual puede resultar contraproducente, por ello se recomienda la ingesta controlada, sin caer en excesos.

 

Las zanahorias

Estas hortalizas son una excelente fuente de beta caroteno. Una sustancia que te ayudará para mantener el correcto tono de piel, además colaborará en la movilidad de los espermatozoides, por lo que es un alimento que no puede faltar en la dieta de tu pareja si quieres tener más posibilidades de ser madre.

 

Las lentejas

Contienen gran cantidad de hierro, un mineral conocido por desempeñar un papel clave en la salud reproductiva. Una dieta equilibrada con una dosis correcta de hierro puede ayudar a subir tus posibilidades de ser mamá.

 

Las espinacas

Tienen gran contenido de ácido fólico y zinc, también importantes en el tema de la fertilidad tanto en el lado masculino como femenino.  Las verduras de hojas verdes como la col rizada o la lechuga también son ideales como alimentos beneficiosos para la fertilidad.


Fajas postparto: cómo recuperar tu figura luego del embarazo

Muchas mujeres luego del embarazo utilizan fajas postoperatorias como ayuda para moldear la figura, eso sí, bajo consentimiento del médico tratante. Ante esto los médicos no tienen definida una postura avalando científicamente los resultados óptimos de esta técnica, pero muchos son los que lo aprueban. Para todas aquellas mujeres que tienen dudas sobre si usarla o no, o nunca se lo habían planteado, queremos contarles algunos detalles sobre estas fajas.

 

Son fajas que cubre el área abdominal y están especialmente diseñadas para aquellas mujeres que acaban de dar a luz. Durante el embarazo ocurren muchos cambios en tu organismo, entre ellos el desplazamiento de la estructura muscular ubicado en la zona abdominal, esto ocurre para que el feto tengo más espacio. Luego del parto esta zona suele quedar flácida, con lo cual no te sentirás a gusto, pues genera una sensación de vacío.

 

Las fajas postparto tienen la función de ayudar a esa zona abdominal a recolocarse con mayor rapidez, ya que aplica fuerza en la zona abdominal debilitada, y provoca una sensación más cómoda para la mujer. También hacen que los órganos internos y la piel se recoloquen más pronto, funcionando como un complemento para llevar mejor la etapa que sigue al parto. No obstante, su uso no ha de ser continuo ni extremo, tu médico te indicará el tiempo adecuado para usarla.

 

Además de los múltiples beneficios que te ofrecen este tipo de fajas, la principal razón por la que muchas de nosotras la hemos usado es para estilizar y moldear la figura con mayor rapidez. Incluso para esconder esos rollitos que aún persisten luego del embarazo. Que el principal motivo para usarlas sea tu salud y finalmente logres sentirte bien.

 


6 consejos para abordar la maternidad sin arrepentimientos

La maternidad es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una mujer. Sin embargo, todos estos cambios terminan desplazando tus prioridades, y tu tiempo ya no será tuyo totalmente, tus hobbies, salidas, incluso la relación de tu pareja pasa a segundo plano; aún más cuando decides amamantar a tu bebé. Estos son algunos consejos que te ayudarán a adaptarte sin estrés a tu nuevo rol de mamá.

 

1 Planifica y organiza con antelación todo lo relacionado a la llegada del bebé. Un tiempo considerable para que no se escape nada. Los imprevistos pueden generar un estrés innecesario.

 

2 Ten en cuenta que la madre perfecta no existe. Aprenderás a ser mamá a través de la práctica. Ante cualquier duda confía en tu instinto, pero también consulta con tu médico antes de crear una matriz de opinión sobre un asunto y termines confundiéndote.

 

3 No eres la única que puede atender a tu hijo

Aprende a delegar, cuando ya estés exhausta permite que alguien más te ayude, al menos hasta que te recuperes. Si el niño no deja de llorar busca ayuda antes de perder la calma. De esta forma te desconectarás de la situación por un momento y luego podrás cargarlo de nuevo en tus brazos. No olvides que primero debes sentirte bien tú para luego hacer sentir bien al bebé.

 

4 No todos los consejos son sabios

De todos los consejos que recibas, toma únicamente aquellos que se adapten a tu criterio. Es habitual que otras personas quieran compartir contigo su experiencia y darte su opinión.

 

5 Todo está en tu mente

Durante el embarazo visualízate con tu hijo en brazos. Toda imagen familiar que te brinde tranquilidad. De esta forma, te irás mentalizando a los cambios que tienes por delante.

 

6 El trabajo

Pese a que probablemente tendrás tiempo suficiente después del parto con tu bebé, antes de su llegada busca la solución adecuada para que cuando llegue la hora de retomar responsabilidades laborales el cambio no sea tan brusco y la decisión no sea la menos adecuada.

 


Planifique su embarazo con una buena nutrición

Lo que una madre coma, o deje de comer, incluso antes del embarazo, será clave para el desarrollo del niño por nacer. Y es que tal como lo indica la docente de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Stefanie Chalmers, la ingesta nutritiva pre concepcional y la que se realiza durante el embarazo, permite la ejecución de los procesos moleculares clave para la división y diferenciación celular, así como para formar los tejidos corporales y permitir su crecimiento y desarrollo de forma adecuada.

 

“La alimentación de la madre es la que regula la oferta de nutrientes responsables del adecuado desarrollo del sistema nervioso, siendo esto un determinante importante de las futuras capacidades cognitivas y sensoriales del niño por nacer. De esta forma, los nutrientes se constituyen como una de las herramientas más valiosas y poderosas con las que una madre puede influir en la salud y el éxito futuro de su hijo”, asegura la especialista.

 

Dentro de los nutrientes críticos en esta etapa, la experta los circunscribe al ácido fólico (Vitamina B9), hierro, calcio, zinc y los ácidos grasos del tipo Omega 3. “Para esto debe asegurarse la ingesta de una alimentación completa, que incluya alimentos proteicos como las carnes y las legumbres, las que además de ofrecer las proteínas, son ricas en zinc y, en el caso de las carnes, también ofrecen abundante hierro de gran biodisponibilidad”, explica.

 

El ácido fólico se encuentra principalmente en los vegetales, pero Chalmers advierte que este es vulnerable a las elevadas temperaturas, por lo que se pierde en los procesos de cocción, por lo que recomienda el consumo de verduras crudas o con baja exposición a procesos térmicos. Asimismo, el omega 3 se debe conseguir preferentemente de alimentos de origen marino, es decir, de los pescados, y en segunda instancia de las semillas de linaza y algunos aceites como el de soja.

 

“Las mujeres que no consumen carnes o que excluyen de su dieta algún otro tipo de alimentos, deben solicitar apoyo al nutricionista para asegurar el correcto aporte nutritivo en las distintas etapas de la gestación”, sugiere. De igual modo, dice que es Importante tener en cuenta que algunos suplementos no deben ser sobre consumidos, como es el caso de la Vitamina A.

 

Qué comer durante el embarazo

 

Al igual que en la etapa pre-concepcional, durante el embarazo se debe asegurar la ingesta de todos los nutrientes esenciales. “Ello, porque ante su ausencia, el organismo dispondrá de las reservas nutritivas de la madre, generando predisposición al desarrollo de situaciones clínicas carenciales en la madre”, indica Stefanie Chalmers.

 

Sumado a lo anterior, la docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico agrega con énfasis la necesidad de consumir muy bajas cantidades de sal y asegurar que la ingesta calórica se ajuste al cálculo que su médico o nutricionista indicó. “Recuerde que las recomendaciones calóricas y nutritivas deben ser determinadas por el especialista en base a su peso corporal, su talla al momento del embarazo y ajustadas a la evolución y contexto clínico, entre otros. Es por eso que una embarazada solo debe confiar en él para ser guiada en un aspecto tan importante en la evolución del proceso de embarazo”, puntualiza.

 

La nutricionista dice que es importante saber que el sistema de una mujer embarazada tiene mayor dificultad para evitar el paso de agentes tóxicos que pudieran provenir de comida contaminada o bien de la ingesta o exposición a agentes nocivos como el alcohol y el tabaco. “Por esto se debe realizar un exhaustivo lavado de las frutas y verduras, preferir la ingesta de alimentos frescos y evitar el exceso de colorantes, conservantes, edulcorantes y otros elementos reconocidamente nocivos”, aclara.

 

En esta etapa, también se debe añadir la ingesta frecuente de fibra y de agua, por lo que recomienda aumentar el consumo de agua en 1 a 2 vasos más al día, a fin de evitar los frecuentes problemas de constipación y sus complicaciones.

 

Los antojos también pueden generar problemas. “Aquí es importante estar atentos a reconocer la ingesta excesiva de algún tipo de alimento en particular, como ocurre en los casos de antojos reiterativos por un mismo tipo de alimento, ya que aquello podría impedir que se consuman otras fuentes alimentarias que permitan el abastecimiento de la totalidad de los nutrientes requeridos”, comenta.

 

Otra precaución importante es evitar las infusiones con reconocida asociación al debilitamiento de los procesos involucrados en la mantención del embarazo. “Es este el caso del boldo, el matico, la menta, entre muchas otras, así como también evitar las bebidas estimulantes como el mate o el café. Una infusión recomendable para la embarazada es la rosa mosqueta o la melisa para las náuseas, la hierbabuena para el dolor de cabeza y la hoja de palto para la tos”, indica.

 

Cuidados especiales en el embarazo tardío

 

Si bien los cuidados generales para quienes son madres son esencialmente los mismos a cualquier edad, la especialista de la Universidad del Pacífico plantea que se deben considerar las demandas especiales que puede tener una madre, en general, después de los 40 años. “Después de los 40 años es común que las dificultades típicas del embarazo, como la constipación y el meteorismo, se vean incrementadas. También las alteraciones patológicas tienen una mayor prevalencia, como alzas de presión arterial, desregulación glicémica y desmineralización ósea, por lo que siempre va a ser aconsejable que se acuda a un nutricionista para una asesoría que se ajuste a cada situación”, sugiere.

 

Por ejemplo, las medidas básicas frente a la constipación son el aumento de la ingesta de vegetales (para ofrecer fibra) y agua, las que también colaboran con el control de las situaciones patológicas mencionadas. Sin embargo, hay que tener ciertos cuidados. “Hay que considerar una especial atención al ofrecer los alimentos ricos en fibra, o los alimentos ricos en calcio o hierro, en horarios diferidos respecto a los suplementos nutricionales, a fin de que el aumento en la oferta de fibra no limite la absorción de nutrientes que son requeridos en mayor cuantía, debido a los requerimientos normales del gestante y los requerimientos aumentados de la madre tardía”.

 

Para finalizar, recomienda tener un cuidado más acabado respecto a la selección de alimentos, asegurando la limitación en la ingesta de Sodio, azúcares refinados y grasas.


Qué puedes esperar en tus primeras 8 semanas de embarazo

Después de la fecundación y la implantación, tu bebé en un primer momento sólo será un embrión: dos capas de células a partir de las cuales todos los órganos y partes del cuerpo se desarrollarán. Creciendo rápidamente, tu bebé muy pronto será del tamaño de un poroto o frijol, y estará en constante movimiento. En esta etapa el corazón late rápidamente y los intestinos se están formando. Aparecerán rápidamente las cienes, los lóbulos de las orejas, los párpados, la boca y la nariz, siendo los primeros en darle forma al embrión.

 

Cómo es el crecimiento de tu bebé

Las primeras 8 semanas de embarazo las manos y los pies de tus bebés estarán en pleno desarrollo, al igual que sus pulmones.  En el cerebro, las células nerviosas se diversifican para conectarse entre sí, formando conexiones primitivas. A esta altura del embarazo aún no se identifica el sexo del bebé, los genitales externos todavía no se han desarrollado lo suficiente como para revelar el sexo. De igual manera, tu bebé - aproximadamente del tamaño de un poroto - se está moviendo y cambiando constantemente, aunque todavía no puedes sentirlo.

 

¿Cómo está cambiando tu vida?

En esta etapa puedes notar que tu sostén está apretado. El aumento de los niveles de hormonas causa el crecimiento del pecho y otros cambios en el tejido, todo en preparación para la lactancia. Tus senos pueden seguir creciendo durante todo el embarazo. No te sorprendas si cambias a una o hasta dos tallas, especialmente si es tu primer bebé.

Sentirte cansada o con fatiga es normal, los cambios hormonales - en particular, un aumento considerable en la progesterona - puede estar contribuyendo a estas sensaciones. Las náuseas y los vómitos sin duda te quitarán mucha energía. Puede que estés teniendo problemas para conseguir una buena noche de sueño, sobre todo por las constantes idas al baño a hacer pipí.

 

 


Dieta y fertilidad: cuáles son los nutrientes esenciales para quedar embarazada

Cuando estás tratando de quedar embarazada, el viejo dicho "eres lo que comes" suena a verdad. Lo que comes afecta todo tu organismo, desde las células hasta las hormonas. De acuerdo con la “American Pregnancy Association”, una organización no lucrativa que promueve la salud reproductiva, debes realizar cambios reales en tu alimentación al menos desde tres meses a un año para que nuevo plan dé resultado. Estos son algunos consejos para realizar la dieta adecuada y activar tu fertilidad.

 

Toma alcohol con moderación

Una copa de vino o una botella de cerveza ocasional, probablemente no hará daño a tus probabilidades de concebir. Sólo asegúrate de que no estés ya embarazada porque el alcohol puede hacerle daño al feto en desarrollo. El alcohol en exceso puede mermar tus posibilidades reproductivas.

 

Regular el consumo de café

Es recomendable eliminar totalmente la cafeína si estás teniendo dificultades para concebir o vas a someterte a una fertilización in vitro. Hasta que la ciencia demuestre con certeza que el consumo de cafeína no afecta la fertilidad, ¿por qué correr el riesgo? La American Pregnancy Association dice que la cafeína también puede obstaculizar la capacidad del cuerpo para absorber el hierro y el calcio, por lo que aconsejan disminuir su consumo durante el embarazo.

 

Consume suficientes vegetales

La madre naturaleza te ofrece sus propios multivitamínico. Las frutas y verduras no sólo ofrecen una gran cantidad de vitaminas y minerales, también están cargados de micronutrientes y antioxidantes. Ten en cuenta que los radicales libres pueden afectar de forma los órganos reproductivos.

 

Come pescado

Si los altos niveles de mercurio en los pescados te ha hecho sacarlos de tu dieta, es hora de que lo reconsideres. Los pescados tienen grasas esenciales llamadas ácidos grasos omega-3, que tu cuerpo necesita para la fertilidad óptima - y los mariscos y pescados son la mejor fuente.

 

Reduce el consumo de carnes rojas y lácteos

La listeria es una bacteria dañina que se encuentra en las carnes, quesos blandos, y productos lácteos no pasteurizados. Las mujeres embarazadas tienen 20 veces más probabilidades que otros adultos sanos a enfermarse por comer alimentos con listeria. Aquellas que tratan de concebir también deben estar alerta debido a la listeriosis (la infección causada por la listeria) y es que puede causar un aborto involuntario temprano en el primer trimestre - posiblemente incluso antes de saber que estás embarazada.


“Mamá por primera vez”: un seminario de Francisca Ayala

Ayer asistimos a la tercera edición de “Mamá por primera vez”, seminario dirigido a todas aquellas madres primerizas o con segundos embarazos que aún tienen un sinfín de preguntas y dudas que atender. Organizado por la modelo, relacionadora pública y empresaria, Francisca Ayala, este evento se llevó a cabo en las instalaciones del Hotel Noi, bajo un ambiente grato y  muy maternal, y lleno de muchos tips, consejos e información en general, de mucho interés para las futuras mamás.

 

Yanira Mangamarchi, pediatra urgencióloga, fue la encarga a de dar inicio a las charlas informativas que como todo el evento, tuvieron un único fin, orientar y educar a las nuevas mamás. Con su intervención sobre la importancia de la lactancia materna, dejó claro que el fortalecimiento de la autoestima, el desarrollo del apego sano y la prevención del cáncer de mama y de ovario, entre otras, son las principales ventajas de amamantar a tu bebé.

 

Seguidamente Francisca Ayala nos habló sobre su experiencia al ser madre de dos hijos y cómo ha logrado combinar su estilo de vida con este rol tan importante, logrando grandes resultados. Ayala asegura que lactar es tan importante que hoy en día lo sigue haciendo con su hijo de dos años y diez meses, pues considera que es importante amamantar mucho más que apenas seis meses. También compartió su posición sobre el apego, el dormir con los hijos y desarrollar vínculos sanos, “cuando el niño quiera dormir solo, él mismo será quien abandone el cuarto de los padres”, comenta Ayala, quien finalizó su presentación explicando la importancia del deporte durante el embarazo.  

 

Para finalizar, la psicóloga María Paz Aguilera conversó acerca de los valores y el respeto que debe existir durante la crianza, la importancia no sólo de la madre sino también del padre y del grupo familiar completo.

 

La tarde estuvo llena de muchas sorpresas, regalos y degustaciones por parte de los patrocinadores, en un evento que tuvo una concurrencia bastante considerable, dejando complacidas a cada una de las participantes.

  


¡Una dieta saludable y balanceada es equivalente a un embarazo feliz!

Cómo determinar que nuestro bebé está realmente sano y recibe los nutrientes adecuados durante la gestación? Una dieta sana y balanceada que aporte los nutrientes necesarios para la madre y el feto, acompañada por la ingesta de vitaminas y hierro prescritos durante el embarazo, son factores fundamentales para traer al mundo un niño saludable.

 

Asociar la salud del neonato con los gramos que posee al nacer es acertado, como también lo es la incidencia del consumo de hierro y vitaminas en dicho peso, a través de la placenta, la madre aporta todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del feto, además los niveles normales de hemoglobina van a proporcionar correcta oxigenación del mismo y un mejor desarrollo de todos sus sistemas y órganos.

 

Se puede considerar un peso ideal en nuestro bebé si al nacer ronda entre los 2.700 y 4.000 gramos. Se consideran de bajo peso a los recién nacidos de menos de 2.500 gramos y grandes para la edad gestacional los que pesan más de 4.000 gramos.

 

Es necesario comprender que el ácido fólico además de cooperar con el peso ideal del bebé, ayuda a prevenir los defectos del tubo neural, cerebro y médula espinal, por lo que la embarazada debe ingerir 600 microgramos de ácido fólico a diario de alimentos y suplementos. El hierro, por su parte, ayuda en el desarrollo de los músculos en la madre y en el bebé, previene la anemia, reduce el riesgo de nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer.

 

El peso, como la talla al nacer depende de muchos factores: talla de los padres, enfermedades maternas durante el embarazo como la hipertensión, que disminuye la llegada de nutrientes al feto y en consecuencia el peso es inferior. Caso contrario a la diabetes materna que provoca un aumento exagerado en el peso del bebé, lo que puede desencadenar hipoglicemia, letargo y convulsiones.

 

Es importante saber que existen algunos alimentos y bebidas que disminuyen la absorción de vitaminas y el hierro. En el caso del hierro, se reduce su absorción a causa de los alimentos ricos en taninos (té negro, té verde, café, pasas negras, granadas) y los fitatos (frutos secos, cereales y semillas). Contrario a ello la presencia de vitamina C en los alimentos mejora la absorción de hierro.

 


Cuánta actividad física hacer durante el embarazo

En general durante el embarazo se recomienda a las mujeres mantener la actividad física, por todos los beneficios que conlleva: “Ayuda a controlar el aumento de peso y a prevenir o controlar la diabetes gestacional; disminuye la frecuencia de los dolores de espalda asociados al embarazo, porque ayuda a mantener una mejor postura corporal; facilita la recuperación postparto al partir de una mejor condición física; mejora la digestión y reduce el estreñimiento al estimular el tránsito intestinal; genera reservas de energía para llevar a cabo los requisitos de la vida diaria; produce aumentos significativos en el autoconcepto y la autoestima; y permite la adquisición de hábitos saludables para la vida diaria en un momento en que la mujer está predispuesta a un cambio radical en su vida”, señala la kinesióloga y Jefa de carrera Técnico Deportivo de la Universidad del Pacífico, Andrea Lobos.

Sin embargo, es de suma importancia diferenciar entre las mujeres que eran sedentarias y aquellas que eran físicamente activas antes del embarazo.

“Las que ya practicaban ejercicios, pueden seguir haciéndolo debido a que diferentes estudios demuestran que ellas mismas disminuyen de forma instintiva el tiempo y la intensidad del ejercicio a medida que avanza el embarazo. Sin embargo, las que mujeres que eran sedentarias deben tener una autorización del médico y el ejercicio debe ser de poca intensidad, de preferencia sin cargar el peso del cuerpo, considerando la natación y actividades de bajo impacto”, sugiere.

Como en el embarazo las constantes fisiológicas de la madre se ven alteradas solo por el hecho de la gestación (volumen sanguíneo, frecuencia cardiaca de reposo, volumen sistólico, capacidad inspiratoria, etc), también se debe tener en cuenta la intensidad del ejercicio. “Para determinar la intensidad del ejercicio se recomienda no sobrepasar los 140 latidos por minuto en general, aunque dependerá de cada caso, considerando si es o no mujer deportista, por ejemplo”, comenta Lobos.

Sin embargo, la especialista dice que en la actualidad se recomienda sustituir la frecuencia cardíaca por la escala de esfuerzo percibido  o Escala de Borg, como criterio para la medición de la intensidad. “Ello porque la frecuencia cardiaca en reposo de mujeres en gestación tiene un incremento de 15 a 20 latidos por minuto, lo que inutiliza las fórmulas estandarizadas de frecuencia cardíaca de entrenamiento”, indica.

En ese sentido, la Escala de Borg considera rangos del 1 al 20, donde 3 es excesivamente liviano, 5 livianísimo, 7 muy liviano, 9 liviano, 11 ni liviano ni pesado, 13 pesado, 15 muy pesado, 17 pesadísimo y sobre 19 excesivamente pesado. 

Además, sumado a la práctica de actividad física, sugiere trabajar la musculatura del piso pélvico. “Se recomiendan los ejercicios de Kegel, basados en la contracción voluntaria y repetida de los músculos del suelo pélvico. Para ello, se le pide a la embarazada que efectúe una sesión de 10 contracciones musculares y que cada una de ellas las sostenga durante 3 a 5 segundos y luego repose durante 10 segundos. Cada serie debe repetirse 5 a 6 veces al día, distribuidas en forma equitativa”, explica.

En el caso de las primigestas tardías o mujeres que presentan su primer embarazo a los 35 años o más, Andrea Lobos plantea que “se les recomienda la práctica de actividad física siempre y cuando el médico lo autorice y, además, que él indique los parámetros adecuados que no generen riesgos para la madre ni el feto”.

Lo que las embarazadas deben evitar

La jefa de carrera Técnico Deportivo de la U. del Pacífico, Andrea Lobos, si bien plantea que el ejercicio en las embarazadas tiene múltiples beneficios, entrega algunas recomendaciones respecto a las cosas que las futuras mamás deben evitar al realizar actividad física:

·         Evitar el ejercicio en posición boca arriba después del primer trimestre.

·         No estar mucho tiempo de pie sin moverse.

·         Controlar los cambios bruscos de posición, especialmente después de un ejercicio en decúbito supino (boca arriba).

·         Evitar la práctica deportiva en apnea, aprendiendo a respirar correctamente durante la ejecución del ejercicio.

·         Evitar cualquier ejercicio que produzca dolor.

·         Prevenir llegar a la fatiga.

·         Rehuir deportes de contacto o con alto riesgo de caídas que pueden afectar al feto y a la madre.

 

¡Por qué debes evitar las toxinas durante el embarazo!

Los investigadores creen que las crecientes tasas de defectos de nacimiento, problemas de desarrollo neurológico y otras complicaciones de salud en los niños son consecuencia de la exposición peligrosa de toxinas. A continuación, se enlista parcialmente algunas complicaciones relacionadas con la exposición a químicos durante el embarazo:

Interferencia con la orientación sexual en el útero

Deformaciones genitales, tales como micropene, testículos subdesarrollados, y hipospadias (cuando la uretra se forma en la parte inferior del pene)

Autismo y demoras del desarrollo neurológico

Alteración endócrina

En las madres: la presión arterial alta, disminución de la fertilidad, el parto prematuro y la diabetes

Aún más alarmante es que las toxinas a las que los bebés están expuestos al mismo tiempo en el útero pueden afectar sus genes heredados, afectando la salud de sus nietos y bisnietos.

Las toxinas pueden estar en todas partes, pero todavía hay precauciones que se pueden tomar para proteger la salud y el desarrollo de tu hijo y a ti misma.

El primer paso es reconocer las toxinas que debes evitar a toda costa.

Como el plomo - afecta el sistema cardiovascular (corazón y vasos sanguíneos), de desarrollo (de órganos vitales), sistema gastrointestinal, hematológico (formación de sangre), muscular y óseo, sistema neurológico, sistema ocular, renal (sistema urinario y riñones) y sistema reproductivo. Fuentes y vías de exposición: la inhalación de partículas de plomo generadas por la combustión de materiales que contienen este metal (por ejemplo, durante actividades de fundición, reciclaje en condiciones no seguras o decapado de pintura con plomo, o al utilizar gasolina con plomo); la ingestión de polvo, agua o alimentos contaminados (por ejemplo, agua canalizada a través de tuberías de plomo o alimentos envasados en recipientes con esmalte de plomo o soldados con este metal). Otra posible fuente de exposición al plomo es el uso de determinados productos cosméticos y medicamentos tradicionales.


¿Por qué no debes fumar incluso después del embarazo?

Actualmente, al menos 10% de las mujeres en los Estados Unidos fuman durante el embarazo. Las estadísticas de lo que sucede en Estados Unidos son un reflejo de lo que pasa en el mundo entero, se dice que un promedio global es que un 30% de las mujeres fumadoras continúan con el hábito luego de quedar embarazadas.

Si todas las mujeres embarazadas dejaran de fumar, la cantidad de nacimientos sin vida se reduciría en un 11% y la cantidad de muertes de bebés recién nacidos en un 5%, según estimaciones del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos.

 

Fumar después del parto

El humo de los cigarrillos, o de otro tipo de tabaco, no es sano para un bebé durante su gestación ni después de su nacimiento. Los bebés, así como los niños expuestos al humo, tienen mayor probabilidad de sufrir resfriados, problemas pulmonares e infecciones de oídos. Los pequeños se convierten en fumadores pasivos.

Las mujeres embarazadas que no fuman deben evitar el humo de otros fumadores. La exposición regular al humo, aunque sea de segunda mano, puede ser perjudicial para el bebé. Por esta razón, aunque no fumes, deberás evitar los ambientes donde esté permitido fumar.


¡Cuidando las emociones durante el embarazo!

La noticia de la llegada de un bebé a la familia además de alegrar nuestros corazones, viene acompañada de largas conversaciones sobre la crianza, consejos de las abuelas, y en muchos casos de frases inoportunas como “no sabes lo que te espera” que en su mayoría viene seguida del “no podrás” y entre esos tantos argumentos está la alimentación: nada de alcohol, evitar legumbres, una cantidad interminable de medicamentos, en fin, todo con la mejor intención de que el bebé nazca sano y fuerte. Pero hay un aspecto muy importante que debemos cuidar durante el embarazo y podemos dejar pasar desapercibido, las emociones.

 

Durante el embarazo se genera no sólo un vínculo físico con el embrión desde el mismo momento de la gestación, sino también un vínculo emocional, ya que entre la madre y el bebé comparten endorfinas, las cuales son sustancias químicas que produce una enorme sensación de bienestar. Por esta razón el niño también compartirá las emociones que la madre experimente. Tomar en cuenta esto es fundamental para ambos ya que sentirse feliz, relajada y tranquila, le permitirá a su hijo percibir sensaciones igualmente placenteras para él.

 

Luego del parto

Si durante la gestación se presentó algún hecho que evitara el desarrollo ideal del peso en el recién nacido, la lactancia materna deberá mantenerse el máximo tiempo posible, siendo insustituible porque protege contra las infecciones por virus y bacterias, no produce sensibilización y estimula la relación madre e hijo. Y en este caso también debes cuidar tus emociones, pues tu bebé está sensible a lo que le puedas transmitir, recuerda que la lactancia es el acto más íntimo que tienen tú y tu bebé, y es donde los lazos emocionales se afianzan.

En el caso de los bebés prematuros deben ser alimentados de 8 a 10 veces al día, más frecuente que los bebes a término.La madre debe tener una alimentación sana y balanceada y continuar los primeros meses posparto ingiriendo vitaminas y minerales, además de seguir en controles periódicos con el pediatra para la orientación y control del bebé.


TEST PERMITE CONOCER EL SEXO DE TU BEBÉ A PARTIR DE LA 5 SEMANA DE EMBARAZO

Si ya sabes que estás embarazada y muy ansiosa por descubrir el sexo de tu guagua, Bebé Urbano trae a Chile el test Gender Prediction Kit, el cual a partir de las cinco semanas de embarazo te permitirá conocer si tu bebé es niño o niña.

 

Elaborado en Estado Unidos, sólo con ingredientes naturales para proteger tu salud y la de tu bebé, el kit puede ser utilizado fácilmente en la comodidad de tu hogar, entregando los resultados en tan sólo un minuto.

 

Para saber el sexo del bebé, sólo debes recolectar la primera orina del día en el recipiente incluido y una vez que tengas la muestra, tomar 5 ml. con una jeringa incluida que se introduce en el tubo identificador. La orina se debe mezclar con el contenido del tubo identificador y de acuerdo al color que tome la orina después de 10 minutos (Amarillo-naranja para niña y verde para niño) se sabrá de inmediato cuál es el sexo del bebé.

“El Gender Prediction Kit no sustituye el uso de la ecografía, ya que está pensado para tener una herramienta más de ayuda para saber en la casa el sexo del bebé. Aunque el test no garantiza  100% efectividad, así como ninguna otra prueba o examen lo hace, sus resultados son sumamente precisos y ya con eso se alivia la curiosidad de los papás”, explica Roberto Mayerson dueño de Bebé Urbano.


¿Es seguro hacer dieta durante el embarazo?

El embarazo no es el momento de una dieta para perder peso. Es momento de adoptar una dieta sana y equilibrada que les permita obtener los nutrientes necesarios a ti y a tu bebé. Normalmente, se ganan de 11 a 16 kilos durante el embarazo. Si tienes sobrepeso, lo recomendable es que ganes entre 7 a 11 kilos máximo.

Parte de este peso ganado es inevitable, pues hay que tomar en cuenta el peso del bebé, el útero, la placenta y el líquido amniótico. Pero este peso desaparece una vez el niño haya nacido.

 

En promedio deberías consumir alrededor de 2500 calorías al día, mucho más de lo que consumes cuando no estás en cinta, y es que estás alimentando a otra personita dentro de ti. Sin embargo, no confundas esto con el hecho de comer por dos personas. Cuando no estás embarazada el consumo promedio de calorías de una mujer es de 2100.

 

Tu fisiología y muchas otras cosas en ti cambiarán. Tu nivel de azúcar en la sangre entre las comidas puede bajar a niveles muy bajos, por lo que muchas mujeres embarazadas tienen la sensación de que se están muriendo de hambre y necesitan comer mucho entre comidas. Si estás embarazada y estás pensando que estás gorda y debes bajar de peso, estarás con más ansiedad que nunca, y esto no es bueno ni para ti ni para tu bebé.

 

Los bebés son muy eficientes en conseguir lo que necesitan, lo que es más bien una amenaza para tu salud que para la del bebé si tú no comes lo suficiente. Hay un riesgo de desnutrición, incluso de malformación, si tu bebé no recibe los nutrientes adecuados en las cantidades justas.

 

Cualquier peso que crees deberías perder, es probable que ya haya estado allí mucho antes de quedar embarazada. En lugar de tratar de bajar de peso durante el embarazo, utiliza este tiempo para crear los hábitos de alimentación saludables que llevarás por toda la vida.

 

Concéntrate en comer bien en lugar de reducir las calorías. Es bueno para ti y tu bebé, esto te ayudará a no ganar más peso de lo necesario durante tu embarazo.

 


¿Cuándo es el mejor momento para tener relaciones sexuales si estás tratando de concebir?

El tiempo lo es todo cuando se trata de quedar embarazada. Los espermatozoides pueden vivir durante tres a cinco días, pero el huevo sólo alrededor de 12 a 24 horas. Para aumentar la probabilidad de la concepción, es importante tener relaciones sexuales a diario en los días previos a la ovulación y el día cuando ovulas. Los especialistas suelen recomendar tener relaciones sexuales uno o dos días antes de la ovulación y de nuevo en el día de la misma. De esa manera, hay más probabilidades de tener esperma en espera en la trompa de Falopio cuando se libera un óvulo.

 

Saber por nuestra propia cuanta cuando ovulamos no es del todo claro o confiable. Depende en parte de la duración de tu ciclo menstrual. Una mujer ovula normalmente cerca de 14 días antes de su próximo período - no la mitad del ciclo, como se cree habitualmente. Si tienes un ciclo de 28 días, que es el promedio, entonces ovularás en la mitad de tu ciclo. Pero si tienes un ciclo de 35 días, puedes ovular alrededor del día 21, no el día 17 (el día 1 es el primer día de su periodo).

 

Para determinar el momento en que es más probable que seas fértil, pruebe las calculadoras de ovulación disponible en internet, consulta a tu médico o compra alguna prueba en la farmacia que te permite conocer el día exacto en que ovularás.


Cómo identificar las verdaderas señales del trabajo de parto

Si estás embarazada, una de tus primeras preocupaciones podría ser cómo se siente el parto. Esta información te ayudará a responder a las preguntas sobre el trabajo de parto, sobre todo si este es tu primer embarazo.

 

Signos de trabajo de parto

Algunas mujeres experimentan signos muy distintos de trabajo de parto, mientras que otras no lo hacen. Nadie sabe qué causa el trabajo de parto o cuándo va a comenzar, pero varios cambios hormonales y físicos pueden indicar el inicio del trabajo de parto:

  • El flujo cambia de color
  • Contracciones
  • Ruptura de la fuente
  • La dilatación del cuello del útero

Si sientes algunas de estos síntomas lo recomendable es que te comuniques con tu médico indiferentemente de tu tiempo de gestación.

 

¿Cuál es la diferencia entre el trabajo de parto falso y trabajo de parto verdadero?

Antes de que comience el "verdadero" trabajo, podrías tener "falsos" dolores de parto, también conocidos como contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones uterinas irregulares son perfectamente normales y pueden empezar a ocurrir en el segundo trimestre, aunque más comúnmente en el tercer trimestre del embarazo. Son la forma de tu cuerpo de prepararse para el "hecho real".


5 síntomas tempranos del embarazo

Aún tienes tu período, y es que te ha llegado justo en el día que correspondía, pero algo parece diferente. Pues esto puede pasar, simplemente debes estar atenta a otras señales de que estás embarazada.

Algunas mujeres notan cambios en su nivel de energía, el estado de ánimo, o la hinchazón en los  pechos - muy parecida a tus síntomas premenstruales. Otros signos que te pueden tomar por sorpresa, pueden ser desmayos, cambios en el sentido del olfato, o más visitas al baño.

 

Tus hormonas hacen lo suyo y tu cuerpo comienza a cambiar mucho antes de que llegues a la prueba de embarazo. Toma en cuenta estos síntomas:

 

1 Sensibilidad en los senos

Uno de los primeros síntomas es a menudo es el dolor de los pechos. Pueden sentirse más llenos y más pesados. Puede ser que incluso notes el área alrededor del pezón cada vez más grande y más oscura.

La mayoría de los síntomas tempranos del embarazo, están relacionados con el aumento de los niveles de la hormona progesterona. Otra razón por la que tus senos se hinchan es que tu cuerpo retiene más agua durante el embarazo.

 

2 Fatiga

Las mujeres que nunca han sido capaces de dormir una siesta antes, comienzan súbitamente a a tener más sueño de lo habitual. Es la progesterona adicional que está haciendo que te sientas cansada y con ganas de dormir.

 

3 Cambios de humor

Esos cambios hormonales que causan cambios de humor durante tu ciclo menstrual te acompañarán durante todo el embarazo, y suelen instalarse desde muy temprano.

La fatiga y el hambre también pueden generarte cambios de humor, por lo que debes tratar de encontrar tiempo para descansar y comer pequeños aperitivos durante todo el día.

 

4 Sensación de mareo

Algunas mujeres se ponen muy aturdidas o mareadas durante las primeras semanas de embarazo. Algunas incluso tienen desmayos. Podrían ser las hormonas, o puede ser que la presión arterial baje.

Si tu nivel de azúcar en sangre es bajo, trate de comer comidas más pequeñas con mayor frecuencia durante el día.

 

5 Náuseas y vómitos

Las náuseas y vómitos no suelen aparecer hasta las 7 a 9 semanas, sin embargo no es una regla general y podría ser antes. Las comidas ricas en proteínas, en porciones pequeñas y frecuentes pueden ayudar a controlar tu estómago. La hidratación también será importante, toma toda el agua que puedas.


Madre primeriza: lo que debes hacer antes de conseguir quedar en estado

Ya estás decidida ¡Quieres quedar embarazada! Además de elegir un nombre y pintar el cuarto del bebé, hay un montón de cosas que puedes hacer para prepararte para un bebé sano. Suena contradictorio porque tu cintura desaparecerá por un tiempo, pero ponerse en forma puede hacer que el embarazo y el parto sean más fáciles. Trata de hacer 30 minutos de ejercicio moderado casi todos los días. Caminar, montar en bicicleta y nadar son grandes maneras de conseguir un entrenamiento. O unirse a una clase de ejercicios prenatales.

Otras recomendaciones:

 

Come bien

Pronto te antojarás del helado y los pepinillos. Pero ahora, una de las mejores cosas que puedes hacer es comer sano, antes de que estés embarazada. Dile a tu pareja que te acompañe. Necesitarás una gran cantidad de proteínas, hierro, calcio y ácido fólico. Así que, es hora de abastecerse de frutas, frutos secos, verduras, verduras de hoja verde, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. Reduce el consumo de papas fritas, productos procesados, refrescos o bebidas y otros alimentos chatarra con calorías vacías.

 

Toma ácido fólico

Debes comenzar a tomar una vitamina diaria. Para la planificación del embarazo, necesitas 400 microgramos de ácido fólico todos los días, la cantidad en la mayoría de las multivitaminas. Esta vitamina B viene en muchos alimentos, como verduras de hoja verde, cítricos y frijoles - pero la mayoría de las mujeres necesitan una pastilla para obtener suficiente. El ácido fólico ayuda a prevenir defectos de nacimiento graves que pueden ocurrir antes de que sepas que estás embarazada.

 

Cuida tu peso

Pronto puede que no quieras dar un paso más en la elíptica. Pero en este momento, por ser demasiado delgada puede hacer que sea más difícil quedar embarazada. Ser demasiado pesada también puede causar problemas: Aumenta las posibilidades de la diabetes y la presión arterial alta. También puedes hacer que el trabajo de quedar en estado se prolongue ¡Y tú no quieres eso! Habla con tu médico acerca de cuál es el peso saludable para ti. 


Cómo evitar las estrías durante el embarazo

Las estrías son marcas de guerra que cualquier mamá observará orgullosa, sin embargo si existe alguna forma de evitarlas durante el embarazo sería interesante probarlo. El hecho de que crezca dentro de nosotras un nuevo ser es la razón fundamental por la que nuestra piel mostrará luego estas indeseadas marcas. La piel se estira y con ello van apareciendo pequeñas venas de color rojizo que finalmente terminarán blancas.

No todas sufrimos de este mal, se ha comprobado que la genética cumple un papel importante en la aparición de estrías, y es que si tu madre, abuela o hermanas sufrieron la aparición de estrías durante el embarazo, existen muchas posibilidades de que a ti te ocurra lo mismo.

Te dejamos los principales consejos para evitar la aparición de estas marcas durante el embarazo:

 

La alimentación:

Si no cuidamos lo que nos llevamos a la boca, no vamos a poder controlar nuestro peso a medida que pasan los meses del embarazo. Así que lo primero es reducir las grasas, la sal y el azúcar, no sólo para mantenerte en buenas condiciones de salud sino también para evitar un aumento desproporcionado y poco saludable de peso.

 

Tomar agua:

Hay que beber agua, mucha agua como si tuvieras una sed interminable, pues queremos que la piel esté lo suficientemente hidratada. Lo apropiado serán 2 litros al día.

 

Hidratar la piel

La piel perderá elasticidad y además de estrías puedes quedar flácida, así que las cremas hidratantes pero también reafirmantes serán las recomendadas. También la vitamina E es fundamental, puedes incluso ocupar los suplementos de vitamina E con tu crema hidratante para hacerla más efectiva.

No tenemos que asustarnos, los cambios del cuerpo muchas veces no los podemos evitar, pero sabiendo aprovechar las herramientas que tenemos a nuestro alcance podremos evitar muchos de los cambios drásticos que quedan en nuestro cuerpo luego de un embarazo.

 


Cómo mantenerte activa durante el embarazo

Definitivamente el sobrepeso no es bueno ni para la mamá, ni para el bebé que está por nacer. Aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo y al momento del parto; preeclampsia y diabetes, son algunas de las consecuencias de un descontrol en el peso de la futura madre. Además el sobrepeso aumenta los riesgos de tener bebés de alto peso al nacer, lo que aumenta la incidencia de cesáreas al momento del parto. Realizar ejercicios de bajo impacto pero con una frecuencia regular te ayudará a mantenerte sana y controlar tu peso durante el embarazo.

 

La natación es una excelente opción de ejercicio físico para la mujer embarazada por numerosos factores. Uno de ellos es la disminución del peso dentro del agua. De esta manera estarás realizando actividad física sin mucho inconveniente, se trata de practicar trabajo aeróbico para evitar el aumento de peso superior a lo aconsejado. La natación hace trabajar prácticamente todos sus músculos, pero sin exponerte a un gran esfuerzo, gracias al aligeramiento del peso dentro del agua.

 

El yoga es otra actividad que puedes realizar de manera cómoda durante el embarazo, los movimientos de elongación pondrán a trabajar tus músculos, sin que ello represente un máximo esfuerzo para tu cuerpo, pero estarás realizando de igual forma desgaste físico importante para mantenerte activa. Una ventaja adicional del yoga es que también te enfocarás en la parte emocional y mental, equilibrio importante, que te permitirá prepararte para el parto.

 

Caminar es probablemente el ejercicio físico más práctico y fácil de realizar. Lo recomendable es  salir a caminar de tres a cinco veces a la semana. Si tu estado lo permite poco a poco podrás aumentar  la velocidad de los pasos. Al realizarlo prepararás tu estado físico para el parto, bajaras de peso, mejorarás  la irrigación sanguínea de tu cuerpo y la oxigenación de tu bebé.

 

No olvides que la actividad física no debe producir fatiga en el embarazo. Tu organismo tiene grandes demandas en la formación del bebé, no lo sobrecargues. La idea es tonificar y mejorar la capacidad física, no cansar a la futura mamá. Evita todo lo que implique actividades bruscas, caídas y golpes en el abdomen.


Manchas y estrías durante el embarazo

Las estrías, son líneas en la piel que pueden aparecer al final del embarazo. Son de color ligeramente rosa, para luego irse poniendo blancas, dependiendo de tu color de piel. Durante el embarazo las estrías son más comunes en el vientre, pero también se pueden desarrollar en los pechos y los muslos.

 

La causa de las estrías no está bien identificada. Se han relacionado con el aumento de las hormonas del embarazo y el estiramiento del tejido debajo de la piel. La genética se cree que desempeña un papel importante en el desarrollo de las estrías; si tu madre las tenía es probable que tú también las tengas. El aumento de peso durante el embarazo no parece jugar un papel en el desarrollo de las estrías, y es que algunas mujeres que ganan poco peso durante el embarazo desarrollan estrías.

 

Las cremas o aceites además de otros tratamientos aún no se demuestran su efectividad para prevenir las estrías. Ellos, sin embargo, ayudan con la sequedad de la piel y pueden reducir la picazón.

 

Aunque las estrías no desaparecen, se desvanecen a un color más claro, cada vez menos evidente después del embarazo.

 

Otros cambios de la piel durante el embarazo

La areola, o el área alrededor de los pezones, pueden oscurecer en el segundo trimestre del embarazo.

Puede aparecer una línea oscura en la piel entre el ombligo y el área púbica (línea negra). Esta se desvanece después del embarazo.

Manchas oscuras pueden aparecer en tu cara. Esto se conoce como la "máscara del embarazo" o cloasma, y por lo general desaparece después del parto.


Los cambios que debes esperar durante el primer trimestre de embarazo

Todavía puedes no verte embarazada, pero hay posibilidades de que ya estés sintiendo el embarazo. Eso es por el hecho de que las hormonas del embarazo están preparando tu cuerpo para ser la anfitriona de un bebé por los próximos 9 meses, y esto quiere decir que puedes ir por bastantes cambios, como cambio en tus senos, fatigas y flatulencias.

Claro, puedes sentirte incómoda con algunos de estos, pero recuerda que esto es solo temporal y es parte del increíble proceso que sucede dentro de ti: ¡está creciendo un niño!

En términos de día a día, hacia la quinta semana de gestación debes estar sintiendo mareos en las mañanas (¡que no solo suceden en las mañanas!), lo bueno es que ya existen medicamentos para evitar las náuseas y los vómitos durante el embarazo.

Hacia la sexta semana, debes estar preguntándote quién cambió tus senos por esos extraños globos alienígenas (van de un lado a otro y son tan grandes). En la séptima semana deberías empezar a experimentar los cambios de humor del embarazo.

De las semanas ocho a la doce pueden suceder otra cantidad de cambios tales como sabor metálico en la boca, aversiones hacia la  comida y dolores de cabeza paulatinos.

En definitiva, cada etapa traerá sus síntomas y tu cuerpo se irá adaptando a las nuevas circunstancias. Lo más importante es que mantengas hábitos saludables no sólo en la alimentación sino también a nivel físico y mental, ejercicios, actividades al aire libre e incluso meditar, te ayudarán a afrontar de una mejor manera los cambios que afrontará tu cuerpo en los próximos meses.

 


4 nutrientes que no pueden faltar en un embrazo saludable

Una de las etapas más bonitas que puede atravesar una mujer es la maternidad. En este período el cuerpo enfrenta muchos cambios, que debemos saber atender de forma equilibrada, sana y controlada. La alimentación y la actividad física será fundamental es esta fase. Del debido control en el peso que obtendrá la futura mamá dependerá el desarrollo de un embarazo saludable y de un bebé sano.

 

Una buena alimentación durante el embarazo y el aumento de peso paulatino bajo supervisión médica, son factores fundamentales con los que se logrará que el bebé se desarrolle adecuadamente. Un aumento de 250 calorías en la dieta diaria de la madre es recomendable para una adecuada nutrición fetal. Se debe evitar la ingesta de dulces y bebidas azucaradas; decídete por el consumo de grasas insaturadas buenas como nueces y aceite de oliva. Los alimentos que ingiere una embarazada tienen que contar con el máximo valor nutritivo y no así con un máximo valor calórico, ya que la idea es alimentarse y no engordarse de forma desmesurada. Se recomienda:

 

1 Vitamina B: se encuentra en las carnes rojas y blancas, el pescado, cereales fortificados, nueces, semillas, plátano, palta.

 

2 Hierro: en carnes rojas y blancas, frutos de mar, nueces, semillas, frutas secas, verduras.

 

3 Calcio: lácteos como leche, yogurt y queso, granos integrales, leguminosos y nueces.

 

4 Vitamina C: frutas cítricas, tomates, kiwi.


El estrés puede ser la causa de un parto prematuro

El embarazo trae consigo un sinfín de cambios en el cuerpo, en las emociones y en la rutina, que definitivamente afectarán también a las personas de tu entorno. Aunque estos cambios ocurren por un motivo de absoluta felicidad, a menudo se convierten en la mayor causa de estrés en la vida de las mujeres embarazadas activas, quienes se enfrentan a muchas exigencias en su rutina diaria.

 

Los investigadores no están completamente seguros de qué manera el estrés puede desencadenar un parto prematuro; sin embargo, ciertas hormonas relacionadas con el estrés pueden ser un factor determinante.

 

El estrés de la madre puede causar la liberación de una hormona llamada: hormona liberadora de corticotropina (CRH), la cual es producida por el cerebro y por la placenta, y hace que el organismo libere sustancias químicas llamadas prostaglandinas, las cuales producen las contracciones uterinas.


¿Puedes tomar antidepresivos durante el embarazo?

Si estás embarazada y tienes depresión, puede que te preguntes si es seguro tomar medicamentos para mejorar tu estado de ánimo. ¿Los antidepresivos pueden afectar a tu bebé? Pues resulta ser una pregunta controversial para los expertos, que aún no terminan de definir su posición al respecto, sin embargo te damos la información necesaria para despejar algunas dudas.

La depresión afecta a millones de mujeres embarazadas. Es debido, en parte, a los cambios en los estados de ánimo producidos por la emisión de diferentes sustancias químicas desde el cerebro. Comúnmente el uso de antidepresivos puede ayudar a equilibrar estos desbalances. El tema ha sido durante mucho tiempo un tema de debate. Algunos estudios sugieren que los antidepresivos son peligrosos para los bebés en formación. Otros dicen que los riesgos son muy pequeños, y que la depresión no tratada plantea una amenaza mayor para el bebé y la mamá.

 

Entre los riesgos más conocidos, de tomar antidepresivos durante el embarazo, se encuentra la hipertensión pulmonar en el recién nacido. Es una afección potencialmente mortal en la que un bebé tiene presión arterial alta en los pulmones, causando problemas respiratorios graves. Sin embargo, es estadísticamente mínimo este riesgo, lo cual ha tranquilizado a muchas madres que se ven obligadas a usar antidepresivos.

Otro motivo de preocupación para las madres es la probabilidad de defectos cardíacos en el bebé. La FDA advirtió en 2005 que la paroxetina (Paxil) podría dar lugar a agujeros y otros problemas de estructura en el corazón de un recién nacido. Pero un estudio publicado el año pasado no confirmó nada al respecto.

 

Alrededor de 3 de cada 10 bebés nacidos de madres que han tomado antidepresivos durante la gestación tienen una condición temporal llamada síndrome de adaptación neonatal. Los síntomas incluyen:

Nerviosismo

Bajo nivel de azúcar en la sangre

Tono muscular deficiente

Convulsiones

Llanto débil

 

Aun así, los investigadores de recientes estudios dicen que no creen que cause efectos a largo plazo en el niño.


El reto de recuperar tu vida sexual luego del embarazo

Tener un bebé es una experiencia que cambia la vida increíblemente. Pero no importa cuán enamorada estés de tu pequeño, el cuidado de un recién nacido puede tener consecuencias serias en tu vida sexual.

 

Para decirlo sin rodeos: "Los bebés son asesinos sexuales", dice el psiquiatra Gail Saltz.

Aunque volver a estar activa sexualmente puede ser difícil, es un proceso necesario que desafía a la mayoría de las parejas, dice Saltz, especialista en terapia sexual. "Es difícil, pero factible, siempre y cuando tengas expectativas razonables de ti misma y de tu cuerpo”.

 

¿Cuándo comenzar con la vida sexual?

La mayoría de las mujeres reciben el permiso de tener relaciones sexuales por parte de su médico entre cuatro y seis semanas después del parto.

Debe haber ausencia absoluta del flujo vaginal que llega inmediatamente luego del parto, este comienza siendo similar a cuando nos llega el período normalmente, pero dura aproximadamente 40 días, de allí que se le conozca como cuarentena. Pese a que muchas mujeres no les importan intimar en estos días, los expertos señalan que no es recomendable ya que hay gran riesgo de contraer infecciones.

 

Si has tenido una gran cantidad de puntos de sutura durante el parto, puede que tu permiso para reanudar el sexo tarde un poco más. Cuando estos puntos no han sanado totalmente existe el riesgo de que se abran. Si eso ocurre, consulta a tu médico inmediatamente.

 

La falta de sueño sofoca tu deseo sexual

Para las madres de los recién nacidos, la fatiga es tal vez el mayor obstáculo para sentirse sexy de nuevo.

Sobre todo al principio, el bebé despertará, normalmente, para alimentarse cada dos o tres horas durante todo el día. Este patrón de conducta puede durar meses. Alrededor del 30% de los bebés aún no duermen toda la noche luego de los nueve meses.

Mientras que el despertare durante la noche se transforma en tu nueva rutina, te irás sintiendo como una máquina automática, carente de sensibilidad y el deseo.

Pese a que el papá también podría estar igual de cansado, los hombres siguen siendo más propensos a estar interesado en el sexo. Para ellos, es a menudo una forma de relajarse y ayudar a sentirse emocionalmente cerca de ti. Además, toma en cuenta que ellos normalmente no necesitan mucho de un calentamiento previo antes del sexo. En contraste, la mayoría de las mujeres necesitan un poco de charla y los juegos previos para excitarse, lo que hace aún más difícil retornar a tu vida sexual, pues el agotamiento finalmente puede vencer las ganas y el deseo.

 

Amamantar puede ser muy beneficioso pero no para el sexo

Amamantar a tu hijo debe ser tu prioridad, pues los múltiples beneficios que esto acarrea para la salud de tu hijo deben imponerse ante cualquier gesto banal que puedas sentir al respecto. Sin embargo, no será de gran ayuda a la hora de querer retornar a tu actividad sexual.

Tus senos se volverán más sensibles y lo menos que querrás es que luego de una larga jornada alimentando a tu hijo sean tocados por tu pareja. Este es un punto delicado donde incluso el hombre puede verse afectado emocionalmente, lo recomendable es que expongan todos sus sentimientos abiertamente y busquen una solución en conjunto.


6 alimentos que una mujer embarazada debe evitar consumir

Hablar de dieta en el embarazo significa no sólo mantener tu peso ideal después de los nueve meses de gestación sino que principalmente se busca evitar riesgos de salud tanto para la mamá como para el bebé. Muchos especialistas se han encargado de decirnos qué debemos comer para mantenernos sanas durante el embarazo, pero esta ocasión queremos compartir contigo algunos alimentos que definitivamente debes evitar durante este período.

 

1 Evita los quesos blandos o fundidos

Puedes disfrutar de un buen parmesano con tu pasta favorita, pero sí o sí debes evitar la salsa de queso o dip. Los quesos blandos están elaborados con leche sin pasteurizar, por lo tanto, pueden contener bacterias como la listeria, lo que sería peligroso e incluso mortal para ti y para tu bebé. Lo mejor es evitar el brie, camembert, feta, queso azul, queso blanco, queso fresco, al menos que la etiqueta diga que es pasteurizado. Si sales a comer fuera de casa pregunta antes de ordenar tu plato.

 

2 La carne a término medio

Si eres de las que muere por un pedazo de carne jugoso y a medio cocer, lamento decirte que durante tu embarazo es mejor que te acostumbres a la carne bien cocida. La carne cruda o poco cocida puede albergar toxoplasma y otras bacterias. Cuando comas fuera, asegúrate de que tu carne está lo suficientemente cocinada. En casa, la temperatura debe alcanzar al menos 63º C para cortes enteros, 70º C para carnes molidas como hamburguesas y 74º C para las pechugas de pollo. Si quieres estar segura más allá de comprobarlo visualmente hazte con un buen termómetro de cocina.

 

3 Ten cuidado con los jugos frescos

Los zumo recién exprimidos no están pasteurizados, por lo tanto existen grandes posibilidades de contraer bacterias dañinas, como la salmonella y la E coli. Debes estar atenta porque en algunos supermercados se venden jugos sin pasteurizar – busca en la etiqueta antes de comprar. Tu mejor opción son los jugos pasteurizados, como los jugos en cajas y botellas en el anaquel del supermercado.

 

4 Dile adiós al sushi

Aunque los mariscos son una gran fuente de proteínas, los mariscos crudos puede ser también una fuente de parásitos y bacterias dañinas. La FDA recomienda que las mujeres embarazadas sólo consuman pescados y otros mariscos muy bien cocinados, para evitar cualquier riesgo de bacterias e infecciones.

 

5 La masa de galletas cruda

Cuando estás haciendo galletas puedes tener la tentación de llevarte un poco de la masa a la boca, pero si la masa contiene huevos, incluso sólo una probadita podría suponer un riesgo. El CDC estima que uno de cada 20.000 huevos está contaminado con la bacteria salmonella. Para estar seguro, resiste a las ganas de degustar tu masa sin hornear de galletas, pasta, o rellenos u otras recetas hechas con huevos crudos. La buena noticia es que la masa congelada que compras en el supermercado es segura.

 

6 La cafeína

Hay evidencia que muestra que una cantidad moderada de cafeína es seguro durante el embarazo. Pero los expertos aún están deliberando sobre si una mayor cantidad de cafeína puede aumentar las probabilidades de un aborto espontáneo. March of Dimes recomienda que las mujeres que están embarazadas o que intentan estarlo, debieran limitar la cafeína a 200 miligramos por día. Eso es una taza de 12 onzas de café. Pero recuerda, la cafeína también se encuentra en las bebidas, la soda, el té, el chocolate y muchas bebidas energéticas.

 

 


4 posiciones recomendadas para disfrutar del sexo durante el embarazo

En la mayoría de los casos si la mujer disfrutó antes del embarazo de ciertas actividades sexuales, podrá seguir disfrutándolas durante el embarazo, siempre y cuando le resulte cómodo. Sin embargo algunas posiciones sexuales en las etapas más avanzadas de la gestación le serán incómodas y hasta peligrosas. Te aconsejamos algunas posiciones más cómodas según los expertos:

 

1 El hombre arriba: Es una variación de la posición del misionero, ya que el hombre no debe cargar su peso sobre el abdomen de la mujer, debe formar un ángulo de 90° con respecto al cuerpo acostado de la mujer. Esta posición es recomendada sólo los primeros 3 meses del embarazo.

 

2 La mujer arriba: Esta es una de las posiciones más cómodas ya que la mujer controla su peso, el grado de penetración y la intensidad del acto sexual.

 

3 Penetración de lado (cucharita): Esta posición también es cómoda ya que se logra una distribución pareja del peso y una penetración no muy profunda, es la más aconsejada para las últimas semanas de gestación.

 

4 Penetración desde atrás (en cuatro): En este caso el hombre controla el ritmo y el grado de la penetración. Mientras la mujer reposa apoyada en sus manos y rodillas.

 

¿Cuándo no es seguro el sexo?

Peligro de aborto. Si hay antecedentes de riesgo de interrupción de embarazo se aconseja espaciar las relaciones sexuales.

Riesgo de parto prematuro, si estás de menos de 36 semanas.

Hemorragias injustificadas, que pueden ser síntoma de una complicación.

Rotura de la bolsa de agua. Si hay pérdida de líquido amniótico existe riesgo de infección.

Placenta previa o inserción baja de la placenta.

Embarazo múltiple. Las relaciones están contraindicadas a partir del último trimestre de embarazo.

Cérvix dilatado. Si hay dilatación del cuello uterino las relaciones sexuales pueden facilitar el ingreso de gérmenes.

 


5 mitos sobre el sexo durante el embarazo

Al contrario de lo que podemos pensar las relaciones sexuales durante la gestación suelen ser más placenteras que cuando no hay embarazo, debido al aumento hormonal la estimulación puede ser más rápida y la excitación más duradera.

El hecho de no recurrir a métodos anticonceptivos permite una total relajación y esto ayuda a incrementar el placer. Pese a esto, muchas parejas sienten preocupación de lastimar al bebé durante la práctica de la relación sexual, o causar algún daño en el desarrollo del mismo; pues para alivio de muchos los expertos recomiendan no descuidar la vida sexual en esta etapa.

 

"Cuando no hay ningún problema o complicación durante el embarazo, las relaciones sexuales no tienen que evitarse. Se recomienda abstenerse en ciertos periodos del embarazo cuando hay peligro de aborto o un parto prematuro. El bebé está protegido por el líquido amniótico en el que está flotando. En algunos casos cuando se acerca la fecha del parto en el noveno mes, su médico podría recomendarle usar un condón. Para disminuir el riesgo de infección en caso de que se reviente la fuente”. Dice Aliza A. Lifshitz en su libro “Mamá sana, bebé sano”.

 

1 El sexo durante el embarazo puede ser contraproducente para la salud del bebé – FALSO

2 Mantener relaciones sexuales durante el embarazo es seguro para usted y su bebé, a menos que en circunstancias especiales su médico le indique lo contrario – VERDADERO

3 El bebé de cierta forma puede percibir que están teniendo relaciones sexuales – FALSO

4 El coito sexual podría lastimar al bebé – FALSO

5 El bebé está protegido por un colchón de líquido en la matriz y por el abdomen de la madre - VERDADERO

 


¿Cuántos kilos debes aumentar durante tu embarazo?

Una dieta saludable y equilibrada ayudará a tu bebé conseguir los nutrientes que necesita y crecer a un ritmo saludable. Tú no necesitas calorías extras, y no es necesario '' comer por dos''. La mujer embarazada promedio necesita sólo 300 calorías saludables más al día de lo que consumías antes de que quedara embarazada. Esto te ayudará a obtener la cantidad correcta de peso durante el embarazo.

 

Lo recomendable es que tu médico te oriente acerca de cuánto peso debes ganar en tu embarazo. Una mujer con peso medio antes de quedar embarazadas debe aumentar de 10 a 15 kilos hasta el final de su embarazo. Las mujeres con bajo peso deben aumentar de 12 a 18 kilos. Y las mujeres con sobrepeso deberían ganar sólo de 6 a 10 kilos durante esta etapa.

En general, deberían obtener alrededor de 1 a 2 kilos durante los tres primeros meses de embarazo y medio kilo (y hasta menos) por cada semana durante el resto de tu embarazo. Si estás esperando gemelos o mellizos debes ganar de 15 a 20 durante todo el embarazo. Esto sería un promedio de 1 kilo por semana después de la ganancia de peso habitual en los primeros tres meses.

 

Es especialmente importante obtener la cantidad adecuada de peso cuando estás esperando gemelos, porque tu peso afecta el peso de los bebés. Y debido a que los gemelos suelen nacer antes de la fecha estipulada, un mayor peso al nacer es importante para tu salud. Al tratarse de gemelos, puede que tengas entre 3.000 y 3.500 calorías al día.

 

¿Es seguro para bajar de peso cuando estás embarazada?

Si una mujer es muy gorda cuando ella queda embarazada, su médico puede querer que pierda peso. Sólo debe bajar de peso bajo el cuidado de su médico. Pero en la mayoría de los casos, las mujeres no deben tratar de bajar de peso o hacer dieta durante el embarazo.


CÓMO ASEGURAR LA VIDA DE NUESTROS HIJOS DESDE SU NACIMIENTO/ BIOSCELL

Las nuevas opciones que nos da la ciencia para asegurar la vida de nuestros hijos desde su nacimiento

Preservar las células madre de nuestros hijos es una opción que ya muchas familias han tomado y cuya decisión parte mientras están en el vientre materno. Un ejemplo es lo que ocurre con el cordón umbilical, que lo ayuda a alimentarse antes de su nacimiento y entrega después un verdadero seguro de vida.

Una madre lo es desde la concepción de su hijo, y antes de que nazca existe una preocupación constante por su salud, y por cuidar que siempre esté en las mejores condiciones. Un sentimiento que se extiende tras el nacimiento, cuando llega también la preocupación por el futuro y el cómo podrá enfrentar las futuras enfermedades de su hijo.

Es así como muchas mujeres han tomado la opción de preservar las células madre de su hijo, teniendo así un verdadero seguro de vida, que les permitirá actuar de mejor forma, ante una enfermedad grave del pequeño, o para tratar algunas patologías específicas en la edad adulta.

Y es el mismo cordón que los une desde el vientre, el que después les entrega esta opción, por lo que la decisión muchas veces se toma, antes del nacimiento.

Te mostramos las potencialidades de la criopreservación de células madre del cordón umbilical, el mismo que une a una mujer con su hijo, y que en el futuro le otorgará la posibilidad de curar enfermedades, ya sean traumatológicas, cardiológicas, gastroenterológicas, etc o de la sangre, como las leucemias y las anemias.

Ilse Muller, directora del laboratorio de criopreservación BiosCell, (www.bioscell.cl) explica los procedimientos de extracción de células madre y sus beneficios, en los casos de obtenerlas desde la sangre del cordón umbilical, como del tejido de éste.

“En el caso de la extracción desde la sangre del cordón, una vez que ha nacido el bebé, se le corta el cordón y se le pone inmediatamente una pinza, para que no se pierda la sangre. Luego se realiza una punción a la vena del cordón, y de ahí se obtiene toda la sangre en una bolsa especial. Estas células de la sangre no se pueden cultivar, ni expandir en el laboratorio, porque no se ha encontrado todavía un medio queimite cómo ellas viven dentro del organismo humano, por lo tanto el número que uno obtiene, es dependiente del volumen de sangre que uno obtenga de la toma de muestra y eso es fundamental”.

La especialista dice que estas células son llamadas hematopoyéticas y son generadoras de células sanguíneas, glóbulos rojos, blancos y plaquetas, “por lo tanto su aplicación es solamente en base a la regeneración de este tipo de células, y por eso se usan en enfermedades relacionadas con la sangre, cómo las leucemias, las anemias, los linfomas, etc, además requieren de compatibilidad para el donante, pero también pueden servir para un hermano, previo análisis de compatibilidad”.

Tras este procedimiento, cuando ya se ha extraído la sangre del cordón, se puede dar paso a la extracción de células que vienen del tejido del cordón, llamadas Mesenquimáticas y ellas sirven para regenerar y reparar todo tipo de tejidos, como músculo liso, músculo cardíaco, músculo esquelético. “Sirven también para dar origen a cartílago, a tendones, ligamentos y piel, osteocitos, que son las células de los hueso y astrocitos que son las células de los cartílagos, y también adipositos, que son las células del tejido adiposo”.

Ilse Muller, directora del laboratorio de criopreservación BiosCell, señala que estás extracciones de células madre, se están utilizando en todotipo de tratamiento de traumatología y ortopedia, “porque ahí están incluidos los cartílagos, huesos, tendones, y todo tipo de tratamiento de cicatrización, como quemaduras, ulceraciones, también se utilizan en gastroenterología, para las ulceraciones o heridas que se producen por la enfermedad de Crohn”.

Para este tipo de tratamientos, explica que no es necesario que sean compatibles, y pueden ser cultivadas en el laboratorio, “entonces pueden aumentar al número que sea necesario para cualquier tratamiento, y se pueden guardar en forma preventiva o terapéutica. Además de eso pueden ser utilizadas por cualquier miembro de la familia directa, es decir los hermanos, los padres y los abuelos de ese donante, no existe una restricción de que requieran compatibilidad, dentro de la línea directa sanguínea, todos ellos son cien por ciento compatibles”.

Para las madres que quieran obtener este beneficio y criopreservar las células de sus hijos, los valores van desde los 800 mil pesos, de extracción solo sangre y hasta los 3 millones de pesos, que incluye sangre y tejido, con bolsa de 50 millones de células, más 6 criotubos de 2 millones de células cada uno, para aplicaciones inmediatas o preventivas.

Una alternativa para todas las madres, que además durante el mes de mayo, contraten los servicios de Bioscell, participarán en el sorteo de un coche para transportar a su bebé. Además, Bioscell te regala sesiones de vitalidad y rejuvenecimiento en Vitta Body, por contratar sus servicios.


¿Quieres quedar embarazada? 5 consejos alimenticios para ser más fértil

Para algunas parejas, el embarazo es rápido y fácil. Para otros, las cosas no son tan fáciles.

A veces, los problemas están relacionados con problemas fisiológicos específicos como las trompas de falopio bloqueadas en la mujer o un bajo a ningún conteo de esperma en el hombre - algunos problemas pueden ser abordados por un especialista en fertilidad y tratamientos posteriores, como la fertilización in vitro (FIV) o la inseminación.

Sin embargo, para muchos otros las razones detrás de su infertilidad son mucho más difíciles de definir.

Pero hay algunas cosas que te pueden ayudar a ser más fértil, entre ellas, una buena alimentación. Acá te dejamos algunos consejos.

 

Entre las causas más comunes de infertilidad inexplicada en mujeres está la disfunción ovulatoria - un término general que abarca problemas de ovulación.

A pesar de una serie de factores que pueden ser responsables, muchos médicos creen que la dieta diaria es una de las claves. En un estudio de unas 17.000 mujeres llevadas a cabo por la Escuela de Salud Pública de Harvard, los investigadores fueron capaces de definir un grupo de "alimentos para la fertilidad" capaces de mejorar las probabilidades de concebir.

1 Comer más grasas monoinsaturadas (como el aceite de oliva) y menos grasas trans (como la que se encuentra en muchos productos horneados o comidas rápidas).

 

2 El aumento de la ingesta de proteínas vegetales (como la soya), mientras que la reducción de la proteína animal será beneficiosa (elimina la carne roja).

 

3 Comer más alimentos altos en fibra, y de bajo índice glicémico - como los cereales integrales, verduras y algunas frutas, además de reducir el consumo de carbohidratos refinados y azúcares.

 

4 Limitar el consumo de productos lácteos altos en grasa - como el helado, la leche entera y queso.

 

5 El Dr. Jorge Chavarro, investigador del estudio, cree que la dieta hace una diferencia porque la mayoría de las mujeres que experimentan disfunción ovulatoria también sufría de síndrome de ovario poliquístico no diagnosticado, una condición relacionada con la resistencia a la insulina, que también afecta a la ovulación.

 

"En estas condiciones las pacientes respondieron bien a la dieta, por lo que podría ser una de las razones por las que estos alimentos fueron tan útiles", dice Chavarro, que tradujo sus hallazgos de los estudios médicos en un libro llamado “La dieta de la fertilidad”.

Señala que vale la pena mantener una dieta adecuada siguiendo estos consejos pero que no debería depender sólo de la alimentación el hecho de concebir o no, la intención es hacer esfuerzos generales que comprometan a ambos miembros de la pareja. 


LA IMPORTANCIA DE LA SALUD BUCAL DURANTE EL EMBARAZO

Los cambios hormonales que se producen en el período de gestación agravan algunas enfermedades dentales, las que podrían provocar partos prematuros o bebés con bajo peso al nacer.

La Dra. Belén Taladriz, periodoncista de Clínicas Odontológicas Norden, entrega algunos consejos para evitar inconvenientes durante el embarazo.

Durante el mes de mayo se celebra el Día de la Madre,fecha muy especial para todas las mamás, especialmente para aquellas que están a punto de serlo, situación que las llena de felicidad y sonrisas. Sin embargo, estas sonrisas pueden verse opacadas por algunos problemas en la salud bucal, provocados por los cambios hormonales propios del embarazo.

La Dra. Belén Taladriz, periodoncista de Clínicas Odontológicas Norden, (www.norden.cl) explica que el embarazo no provoca undeterioro en dientes o encías, pero sí, en el caso de las encías, aumenta la respuesta inflamatoria frente a la presencia de placa bacteriana. “En el caso de los dientes, estos podrían ver afectado su esmalte por los vómitos recurrentes, que contienen ácidos, favoreciendo el progreso de caries”, señala.

Una de las molestias dentales más frecuentes durante el período de gestación es la gingivitis, que se caracteriza por un mayor sangramiento de encías.  “Esto se debe a que durante el embarazo hay mayor secreción de hormonas, progesterona y estrógenos, las que exageran la respuesta de nuestras encías frente a las bacterias, que actúan estimuladas por la acumulación de placa bacteriana”, indica la Dra. Taladriz.

En el caso de embarazadas con periodontitis, enfermedad de las encías más severa que involucra el soporte de los dientes, también aumenta el sangramiento de éstas, al igual que la presencia  de granulomas piogénicos, una especie de agrandamientos de encía. “Éstos son causados también por la mala higiene bucal y la presencia de placa bacteriana y ocurren en el segundo trimestre del embarazo, pero desaparecen con el oportuno tratamiento”, agrega la periodoncista

Riesgos en el bebé

Si bien el sangramiento de encías o el granuloma piogénico no pueden afectar la salud del bebé, la presencia de la periodontitis puede estar relacionada con provocar partoprematuro o bajo peso al nacer. No obstante, el oportuno tratamiento de esta enfermedad puede reducir los riesgos.

En el caso de presentarse infecciones en las encías o en la boca, éstas deben ser tratadas rápidamente, ya que pueden expandirse en el organismo y aumentar el riesgo de complicaciones en el embarazo, incluso provocar abortos espontáneos.

Dentro de las recomendaciones  para una buena salud bucal de las embarazadas, la Dra. Taladriz destaca la importancia de realizar un control general y tratamiento previo a la concepción. Asimismo, mantener una buena higiene oral, con cepillo suave e higiene interdental (seda o cepillos interdentales).

“Una futura mamá es importante que asista regularmente a controles en cada trimestre del embarazo. No debe realizarse radiografías en el primer trimestre de embarazo. Los tratamientos deben realizarse, preferentemente, en el segundo trimestre del embarazo, ya que en el primero el embrión se está formando y en el tercero es más incómoda la posición en el sillón por el peso del vientre, además del estrés que puede provocar en algunas personas asistir al dentista, lo que podría generar un parto prematuro”, afirma la profesional.

De todas maneras, la Dra. Taladriz añade que se pueden realizar urgencias en el primer y tercer trimestre, ya que no tratarlas podría provocar más estrés que ir al dentista.

Programa de enfermedad periodontal durante el embarazo

En el marco del día de la madre, Clínicas Norden ofrecerá durante el mes de mayo un 50% de descuento a todas las mujeres embarazadas que mencionen esta publicación y quieran realizar este programa de enfermedad perdiodontal. Para no olvidar al resto de las mamás, habrá un 50% de descuento en el blanqueamiento láser de dientes.


Cómo perder el peso ganado durante el embarazo más fácilmente

Luego de unos largos 9 meses gestando a tu bebé finalmente ya lo tienes en brazos, y ya es hora de comenzar a cuidarte y perder el peso ganado durante el embarazo. Estos consejos te ayudarán a entrar de nuevo en tu talla y sentirte de maravilla para disfrutar de tu bebé.

 

1. Andemos en coche

¿No tienes tiempo para hacer ejercicio? No hay problema. Puedes aprovechar la rutina que compartes con tu hijo, esos paseos que haces con su cochecito te vendrán genial para tu meta de alcanzar t peso ideal.

Empujar el cochecito de tu bebé hace que caminar se transforme en parte de tu entrenamiento. "Comenzar de a poco  con recorridos pequeños y despacio para luego ir aumentando poco a poco más intensidad”, eso es lo que recomienda Lisa Druxman, co-autora del libro: Lean Mommy, bond with your baby and get fit with the stroller strides. Toma pasos largos y baja el cuerpo un poco hasta que el muslo frontal sea casi paralelo al suelo. Lentamente aprieta los muslos y los glúteos a medida que avanzas, señala la experta.

 

2. Duerme cuando tu bebé duerme

"La falta de sueño disminuye la pérdida de peso después del embarazo", dice Elizabeth Ward, autora de la Guía para la alimentación saludable antes, durante y después del embarazo. "El agotamiento puede conducirte a comer en exceso alimentos de fácil acceso, como dulces y papas fritas, y además te sentirás demasiado cansada para hacer ejercicio". Extraer leche de tu pecho también te permitirá compartir la responsabilidad de alimentar al bebé en horas de la madrugada.

 

3. Fortalece los músculos

El vientre, la espalda y las caderas son las partes del cuerpo más afectadas por el embarazo y el parto, dice el fisiólogo Richard Weil. Quien sugiere tres movimientos para estas áreas: Abdominales. Para tu espalda: acuéstate sobre tu vientre y levanta el brazo derecho y la pierna izquierda. Baja de nuevo y luego levanta el brazo izquierdo y la pierna derecha. Para las caderas: acuéstate sobre un lado y eleva la pierna y luego llévala hacia abajo. Para la resistencia, utiliza una banda de ejercicio alrededor de tus tobillos cuando haces este movimiento.

 

4. Conoce los beneficios de la lactancia materna

La lactancia quema 300 calorías o más por día. Es muy bueno para tu bebé, tanto para la nutrición y  la relación madre-bebé, dice Carolyn Brown, nutricionista.

Consume calcio extra, especialmente si amamantas durante más de 5 meses, come una o dos ricas meriendas altas en calcio. 


7 consejos para ejercitarte durante el embarazo

El primer trimestre de embarazo es uno de los más delicados y donde los malestares son continuos debido a los múltiples cambios hormonales por los que nuestro cuerpo atraviesa. El ejercicio puede ser, para algunas mujeres, la última cosa que se les pasa por la cabeza una vez se enteran de su embarazo. Muchas optan por tomar ese tiempo para descansar, dormir, comer y aceptar la noticia.

Sin embargo, continuar con tu rutina de ejercicio resulta muy beneficioso tanto para tu salud como para la del bebé. Si en tu caso decidiste seguir ejercitándote entonces debes modificar la intensidad y duración, exigiéndote cada vez menos, hasta que el médico te indique. Pues los primeros tres meses es una etapa donde el embrión se esté implantando en nuestro útero, por lo cual deben reducirse los ejercicios de alto impacto por horas prolongadas, mas no necesariamente eliminarlos si no se tiene embarazo de alto riesgo.

 

Te contamos algunos consejos que debes tomar en cuenta para este período de tu embarazo:

1 Nunca hagas ejercicio si tienes nauseas, mareos o poca energía.

 

2 Este no es un buen momento para pensar en ponerte en forma y probar con nuevas rutinas. Sigue haciendo lo que tu cuerpo está acostumbrado hacer.

 

3 Regula tus pulsaciones y que éstas no pasen de 140-150.

 

4 Evita a toda costa la deshidratación. Ahora más que nunca es muy importante que te hidrates lo suficiente mientras realizas ejercicios.

 

5 Puedes hacer spining y running (trotar), de una manera más suave, siempre y cuando antes lo practicabas. Si quieres mantenerte activa puedes incluir en tus rutinas caminatas, hacer natación, elíptica, bicicleta estacionaria y yoga. Son actividades de bajo impacto donde corres poco riesgo de caerte y perder el balance por lo cual las puedes hacer sin ningún tipo de problema.

 

6 Evita en este primer trimestre actividades de fuerza como levantar pesas y de hacerlo busca disminuir el peso y aumentar las repeticiones.

 

7 No son recomendables los abdominales, porque pones mucha presión en el vientre y la barriga. Los abdominales serán ideales durante el post-embarazo. Tu única meta, durante tu embarazo, será mantenerte activa y sana, no reducir medidas ni perder peso.


9 consejos para mantener una dieta saludable durante el embarazo

Una buena nutrición durante el embarazo, es fundamental para que tu bebé crezca y se desarrolle bien. Los especialistas recomiendan consumir alrededor de 300 calorías más de tu dieta normal, cada día de gestación hasta dar a luz. Aunque las náuseas y vómitos durante los primeros meses del embarazo pueden hacer esto difícil, trata de adoptar una dieta bien balanceada y tomar vitaminas prenatales. Estas son algunas recomendaciones para que tú y tu bebé se mantengan saludable.

 

1 Con una gran variedad de alimentosa tu disposición  podrás obtener todos los nutrientes que necesitas en esta etapa. Las porciones diarias recomendadas incluyen 6-11 porciones de pan y legumbres, de dos a cuatro porciones de fruta, cuatro o más porciones de verduras, cuatro porciones de productos lácteos, y tres porciones de proteínas (carne, aves, pescado, huevos o frutos secos) . Consume grasas y dulces con moderación.

 

2 Elije alimentos con alto contenido en fibra, como panes integrales, cereales, pasta y arroz, así como frutas y verduras.

 

3 Asegúrate de que estás recibiendo suficientes vitaminas y minerales en tu dieta diaria. Deberás tomar un suplemento vitamínico prenatal para asegurarte de que estás recibiendo constantemente suficientes vitaminas y minerales todos los días. Esto con receta médica dada por tu médico.

 

4 Come y bebe por lo menos cuatro porciones de productos lácteos y alimentos ricos en calcio al día para ayudar a que recibas 1000-1300 mg de calcio en tu dieta diaria durante el embarazo.

 

5 Come por lo menos tres porciones de alimentos ricos en hierro, como carnes magras, espinaca, porotos y cereales cada día. El consumo recomendado de hierro es de 27 mg al día.

 

6 Durante el embarazo, necesitarás 250 mg de yodo al día para ayudar al desarrollo del cerebro y el sistema nervioso de tu bebé. Elije entre una variedad de productos lácteos - leche, queso (queso cottage en especial), yogurt -, así como papas al horno, porotos blancos cocidos, y en cantidades limitadas - 8 a 12 onzas por semana - de pescados y mariscos, como salmón y camarones.

 

7 Una buena fuente de vitamina C para consumir todos los días, son las naranjas, pomelos, frutillas, melón tuna, papaya, brócoli, coliflor, pimientos verdes y tomates. Las mujeres embarazadas necesitan 70 mg de vitamina C al día.

 

8 Elije por lo menos una buena fuente de ácido fólico todos los días, como las verduras de hoja verde, carnes y legumbres. Toda mujer embarazada necesita al menos 0,4 mg de ácido fólico por día para ayudar a prevenir defectos del tubo neural, como la espina bífida.

 

9 Es necesario consumir vitamina A cada dos días. Las fuentes de vitamina A son las zanahorias, zapallo, camote, espinacas, betarraga, albaricoques y melón.


Tratamientos relajantes para los meses de embarazo

Pese que a medida que el embarazo va a avanzando nuestros malestares se acentúan y la pesadez de nuestro cuerpo nos vuelve un poco más lentas, las mujeres embarazadas también pueden verse y sentirse mejor mediante procedimiento que alivian los malestares producidos por el embarazo. Estas son de las opciones que puedes encontrar:

 

Tratamiento para las piernas hinchadas

Recomendado contra la inflamación y sensación de piernas pesadas. Otorga frescura y alivio, descongestiona los tejidos, reafirma y brinda una inmediata sensación de bienestar.

Consiste en realizar un suave drenaje linfático manual, es un masaje con el que lograrás drenar toxinas y librarte de la acumulación de líquidos, además de la aplicación de compresas wrap, elaboradas con productos orgánicos especiales para favorecer el drenaje linfático, mejorando y descongestionando las piernas cansadas.

 

Revitalizing body

Es un tratamiento que se basa en exfoliar, masajear e hidratar la piel, para revitalizar y mantener su elasticidad, evitando la formación de estrías y flacidez durante el embarazo. El revitalizing body puede ser aplicado hasta el noveno mes de embarazo, siempre que especialista no indique lo contrario.

 

Técnicas de relajación

Técnicas como la meditación y disciplinas como el yoga también son de utilidad en esta etapa donde necesitas relajarte. También la visualización positiva te será de utilidad, se trata de traer a tu mente imágenes tranquilizadoras que te cautiven, que te hagan sentir a gusto, con esta técnica no sólo lograrás relajarte sino que también podrás superar ansiedades.


8 cosas que no te gustarán del embarazo

El embarazo es una etapa que la mayoría de las mujeres disfrutan, sin embargo, las molestias, achaques, cambios de humor y demás cosas desagradables que suelen ocurrir en este período, pueden hacer de los meses de gestación los más indeseables. Te decimos cuáles son las situaciones más desagradables durante el embarazo.

 

1 Las náuseas y el vómito

Ambos son desagradables y aunque generalmente las náuseas vendrán acompañadas del vómito, en ocasiones no será así, pues casi todas las comidas, si no tienes suerte, te darán náuseas.

 

2 Cuestión de tallas

El hecho de pararte frente al armario todos los días, en busca de tu tenida del día, será toda una odisea y llegará a frustrarte.

 

3 El asiento del autobús

Será muy incómodo y a la vez indignante cómo las personas intentarán evadir el hecho de cederte el sitio del bus.

 

4 Un bebé futbolista

Es posible que el bebé tenga complejo de futbolista, pues las pataditas continuas que te despertarán durante la noche los últimos meses de gestación, serán todo un espectáculo donde difícilmente te puedas dormir. Algo un poco más molesto será ver a tu marido dormir plácidamente mientras tú no puedes cerrar ni un ojo.

 

5 Las estrías

Ni hablar de la fobia a las estrías que deja el embarazo, lo que nos hace compradoras compulsivas de cremas, aceites y geles anti estrías.

 

6 La depilación

Quién te iba a decir que la depilación podría ser un lujo anhelado en esos días ya finalizando el embarazo. Y es que tu prominente abdomen no permitirá que de te depiles tan fácilmente. Depilarse las piernas será como un sueño, pero la línea del bikini será toda una utopía.

 

7 Las noches interminables

Darás y darás vueltas hasta encontrar la posición que te permita dormir un poco cómoda. Y cuando te pienses que ya la tienes, el bebé se moverá y toca volver a empezar.

 

8 El baño tu segundo hogar

Las constantes ganas de hacer pipí serán inaguantables. No respetará hora ni ocasión pero lo peor lo sentirás por las noches.


La importancia de controlar el estrés durante el embarazo

Es tu primer embarazo y te ha resultado estresante. Es una afirmación más común de lo que creemos, y es que el embarazo es una etapa especial para todas pero que nos puede afectar de manera diferente. Lo más importante es que debes intentar disfrutar tu embarazo sin alterar tus nervios y sobre todo sin exponerte a un parto precoz.

 

¿Por qué debemos evitar el estrés durante el embarazo?

Todas sabemos que el exceso de estrés es perjudicial para cualquier persona, ya que produce cansancio, insomnio, ansiedad, falta o exceso de apetito, dolores de cabeza y de espalda.

Cuando estos síntomas se prolongan por largo tiempo, pueden provocar problemas de salud potencialmente serios, como una menor resistencia a las enfermedades infecciosas, alta presión arterial y enfermedades cardíacas. Ante esto, si estás embarazada y padeces altos niveles de estrés puedes tener un riesgo mayor de un parto prematuro.

Por lo general, las mujeres embarazadas que sienten que pueden controlar su estrés, es decir, aquellas que se cuidan, se sienten activas en lugar de cansadas, desempeñando con total normalidad sus labores en la casa o en el trabajo, dejando de estar expuestas a riesgos de salud por razones de estrés.

Si te preocupa el estrés que puedas padecer, consulta a tu médico, él podrá indicarte qué hacer para reducir y controlar el estrés.

 

 


Conoce cuál debe ser tu peso ideal durante el embarazo

Una de las etapas más bonitas que puede atravesar una mujer es la maternidad. En este período el cuerpo enfrenta muchos cambios, que debemos saber atender de forma equilibrada, sana y controlada. La alimentación y la actividad física será fundamental es esta fase. Del debido control en el peso que obtendrá la futura mamá dependerá el desarrollo de un embarazo saludable y de un bebé sano.

 

El peso ideal en los meses de gestación

Los expertos señalan que lo ideal es aumentar entre 9 a 15 kilos de peso durante todo el embarazo cuando se comienza esta etapa con un peso normal, sin embargo, consultar al experto para evaluar cada caso en particular es recomendable. Si la mujer comienza su período de gestación con exceso de peso, el aumento del mismo al finalizar el embarazo no deberá ser mayor a 9 kilos. Si por el contrario el peso es inferior al ideal, lo más probable es que aumente unos kilos extra. En las embarazadas con una estatura menor a 1,50 metros, adolescentes o en casos de embarazos múltiples las indicaciones dependerán de lo que señale el experto consultado.

 

Las consecuencias del sobrepeso

Es tan perjudicial excederte como quedarte por debajo del peso recomendado. Un aumento de peso excesivo provoca molestias como dolor de espalda, hinchazón de piernas y tobillos, mayor riesgo de diabetes e hipertensión, aunado a posibles complicaciones en el parto. Por su parte, un peso demasiado bajo dificulta el desarrollo de tu bebé, ya que no absorberá los nutrientes necesarios, y también puede causarte problemas de salud como debilidad, mareos, anemia, o propensión a las infecciones. Por ese motivo, nunca debes hacer dietas de adelgazamiento durante la gestación.

 

Comer para alimentar a tu bebé

El aumento de peso no es constante durante los nueve meses, por lo general en el primer trimestre no se aumenta, incluso hay algunas mujeres que bajan de peso en esta etapa a causa de los mareos y náuseas típicas del embarazo. Tras esta primera etapa, sí es muy importante que la mujer aumente de peso, ya que el feto va a necesitar mucho más alimento para poder desarrollarse correctamente, y esta necesidad del feto irá en aumento a medida que el embarazo vaya avanzando.


4 mitos sobre el embarazo

Los mitos, las supersticiones y las creencias antiguas han sobrevivido hasta esta época, algunos las ignoran y otros prefieren no arriesgarse siguiendo cada artilugio que en el tiempo de nuestras abuelas sería normal. En este caso, queremos referirnos a los mitos que se tejen alrededor de los embarazos, que si el sexo del niño es predecible o que si se puede o no comer tal alimento.

 

1 La forma de la guata

Se piensa que viendo la forma que toma el vientre se puede saber si el bebé es niño o niña. Cuando es niño, se dice que el vientre está en punta y recto; pero cuando es una niña, el vientre está hacia abajo y el estómago se ve abultado y sin forma alguna.

Aquello no tiene nada que ver con el sexo del bebé, puesto que la forma que tome la guata dependerá de varios factores, como la posición del bebé, la cantidad de líquido, entre otros.

 

2 Ejercicios durante el embarazo

Muchos señalan que la mujer embarazada no puede hacer actividad física porque perdería el bebé. Por el contrario está demostrado que hacer ejercicios ayuda a la mujer a estar más fuerte durante el embarazo y facilita la labor de parto.

Incluso hasta el último mes de embarazo la mujer está en capacidad de hacer ejercicios, bajando un poco el ritmo, ya que las sofocaciones son propias en los últimos meses de embarazo.

 

3 El contacto con los gatos

Es uno de los mitos más comunes pensar que las embarazadas no deben tener gatos, porque piensan que todos los gatos son portadores de la toxoplasmosis. Más probabilidad hay de contagiarse de esta enfermedad comiendo carnes mal cocidas o frutas y verduras sin lavar, que a través del gato. Para poder infectarse a través del gato, primero el felino debe estar contagiado y segundo, la mujer debe tener contacto directo con las heces.

 

4 La alimentación

La frase, "debes comer por dos" se puede volver recurrente durante el embarazo, pues se cree que la embarazada debe comer de más para alimentar al bebé. Si una mujer embarazada come de más, engordará como cualquier otra. Lo ideal es llevar una alimentación sana y moderada, pero el embarazo tampoco es el mejor momento para hacer dieta y perder peso.


6 consejos para tener un embarazo saludable

Durante el embarazo es importante tomar en cuenta ciertas prácticas, no sólo estar al tanto de las dietas y los controles sino además de adoptar actitudes positivas ante situaciones un tanto estresantes, pues recuerda que es una vida lo que llevas dentro y puede sentir y percibir todas tus emociones.

Te damos 6 consejos para llevar a cabo un embarazo totalmente satisfactorio:

 

1 Actitud Positiva

Una buena disposición emocional y física para el embarazo es especialmente importante para las futuras mamás maduras, pues afecta a su fertilidad, a su bienestar durante el embarazo y a la salud del bebé.

 

2 Control Médico

Aun cuando consideres que estás sana, deberías plantearte  una visita al médico antes de intentar quedarte embarazada. Esta visita puede tranquilizarte sobre cualquier medicación que estés tomando, y le dará al médico la oportunidad de comprender si existe alguna dolencia de interés para tu intento de concebir. También te asegurarás de estar comiendo adecuadamente y tomando los suplementos necesarios.

En el caso de estar medicándote es importante hablar con tu médico sobre los efectos de la interrupción de dicha medicación sobre tu embarazo. En ocasiones, muchas mujeres abandonan el tratamiento prescrito por miedo a perjudicar al feto, cuando en realidad pueden ser vitales para su salud y por lo tanto para la del bebé.

 

3 Dieta y nutrición

Es fundamental que comas de una forma sana. Necesitarás tomar vitaminas y suplementos de ácido fólico para reducir, en tu bebé, el riesgo de defectos del tubo neural.

Si tienes algún problema de peso también deberías intentar solucionarlo antes de quedarte embarazada. Tanto la hipertensión como la diabetes gestacional son más comunes en mujeres cuyo peso previo al embarazo es superior al ideal, y el riesgo aumenta a medida que se cogen kilos. Si mantienes un peso saludable antes de concebir y durante el embarazo reducirás las posibilidades de tener complicaciones gestacionales, aunque no las eliminarás del todo.

 

4 Tabaco y alcohol

No consumas tabaco ni bebidas alcohólicas.

 

5 Higiene

Extrema las medidas higiénicas en tu aspecto personal, en lo alimentos y en el entorno. Ten especial cuidado con el contacto con los animales, ya que pueden transmitir enfermedades.

 

6 Clases de preparación para el parto

Según Glade B. Curtis y Judith Schuler autoras del libro “El embarazo después de los 35”, “estas clases le ayudarán tanto a usted como a su pareja a prepararse para el parto de su futuro hijo” además mencionan que existen clases de preparación especialmente dirigidas a parejas de entre 30 y 40 años. “Los estudios han demostrado que las mujeres que van a clases de preparación para el parto necesitan menos medicación, es menos probable que se empleen fórceps en sus partos y se sienten más positivas acerca del parto que las que no asisten”, señalan.


Cómo afectan los implantes mamarios la lactancia de tu hijo

Una pregunta que quizás se harán muchas mujeres que han tenido o quieren tener un implante de pecho es si esta operación influye sobre la capacidad de amamantar cuando seamos madres. Los expertos en cirugía estética afirman que si la operación se realiza de la forma correcta no habrá problemas.

Hoy en día, las mujeres quieren ser madres pero sin renunciar a su forma física y a su belleza. Sabemos que ya es algo muy común pasar por el quirófano para operaciones de cirugía estética, en ocasiones para un implante de senos.

 

Las incisiones durante la operación

En realidad, según los expertos en cirugía estética, las prótesis no influyen en la posibilidad de poder dar pecho; de hecho, todo depende de dónde se hace la incisión para introducir los implantes. Si el corte se hace en la aureola, es más probable que surjan complicaciones a la hora de amamantar porque, durante la operación, tal vez se hayan lesionado los conductos de la leche. Por eso, es preferible que el cirujano haga la incisión en la axila o en la parte inferior de la mama, de este modo no hay ningún riesgo en la lactancia y además no se notarán las cicatrices.

 

Nada que temer

Finalmente lo más importante es que los implantes no tienen ninguna consecuencia para la salud del bebé porque las prótesis mamarias no afectan la calidad de la leche; es lo que han evidenciado hasta ahora los estudios más importante sobre cirugía estética.

Desde el punto de vista estético, es probable que la lactancia altere la forma y la estética del pecho, por cambio de volumen, bajada o subida de peso, estrías, pero esto no implica que se vaya a alterar el resultado obtenido en el quirófano.

 

Luego de la operación

Cuando has sido operada y tienes en mente concebir pronto es aconsejable dejar pasar 10 o 12 meses desde la operación para que el cuerpo se adapte a las prótesis. Por el otro lado, si una madre desea realizar un aumento de pecho, en general tienen que pasar por lo menos seis meses desde el parto (si no se da el pecho) o, si se amamanta al bebé, otros seis meses del destete total.

 

La salud es lo primero pero también estar contentas con el propio cuerpo es importante. Y una mujer satisfecha con su aspecto físico será una madre más positiva y alegre.

SecondLove


Los riesgos de un embarazo luego de los 35

Hoy en día con el pasar del tiempo las mujeres nos hemos hecho cada vez más independientes, liberales y emprendedoras, dándole paso a un sinfín de éxitos profesionales y personales que nos hacen cada vez más orgullosas de ser mujer. Pero esta implacable rutina a la que hemos sometido nuestra vida ha hecho que alarguemos nuestros planes para concebir una familia. Cada día son más las mujeres que posponen la maternidad para después de los 30 años o más.

 

Las complicaciones de un embarazo tardío

Si bien es muy probable que las mujeres de más de 35 años tengan un bebé sano, es posible que deban enfrentar más complicaciones durante el embarazo que las mujeres más jóvenes. Sin embargo, un embarazo no puede considerarse de riesgo por el simple hecho de que la mujer esté sobre los 30 años.

Para el Dr. Carlos Muñoz, médico ginecólogo, uno de los principales factores que afectan el desarrollo de un embarazo sano es la condición física de la mujer, en estos casos la obesidad es un aspecto negativo que complicaría aún más el embarazo de una paciente con 35 años o más. “Evitar el exceso de peso es muy importante, sobre todo para las mujeres que están sobre los 30 años, se ha visto que tienen mayor porcentaje de abortos espontáneos, así también presentan mayor tendencia a la diabetes gestacional y a la hipertensión”, dice. Así mismo Glade B. Curtis y Judith Schuler comentan es su libro “El Embarazo después de los 35” que “hoy día, numerosos profesionales de asistencia sanitaria valoran el riesgo de embarazo partiendo del estado de salud de la mujer embarazada y no de su edad. Las enfermedades médicas preexistentes son el indicador más significativo del bienestar de una mujer durante el embarazo y de la salud de su futuro hijo”

 

Los riesgos

Los expertos aseguran que la mayoría de las mujeres de 35 años o más disfrutan de un embarazo saludable y dan a luz bebés sanos, pero ¿hasta qué punto la opción de una maternidad tardía pone en riesgo tú salud y la de tu bebé?

La mayoría de los abortos espontáneos ocurre durante el primer trimestre de embarazo, el riesgo aumenta dependiendo de la edad de la mujer. Los estudios sugieren que aproximadamente el 10 por ciento de los embarazos reconocidos en las mujeres de entre 20 y 30 años de edad termina en aborto espontáneo. Esta cifra aumenta aproximadamente al 20 por ciento en el caso de mujeres de entre 35 y 39 años de edad, aproximadamente al 35 por ciento a los 40 y 41 años y a más del 50 por ciento hacia los 45 años.

 “Una de las patologías que puede existir entre las mujeres de mayor edad es el síndrome de down”, indica el Dr. Muñoz. El riesgo de tener un bebé con algún defecto congénito relacionado con enfermedades cromosómicas aumenta con la edad. El síndrome de Down es el más común de estos defectos congénitos. Los niños afectados nacen con diferentes grados de retraso mental y defectos físicos. Las estadísticas serían las siguientes: 1 niño de cada 300 cuando la madre tiene 35 años, y 1 niño de cada 100 cuando tiene 40, sin embargo, con 25 años, afecta a 1 niño de cada 1200 aproximadamente. Mediante la práctica de diversos exámenes, entre ellos la amniocentesis, la ecografía, la obtención de muestras de las vellosidades coriónicas y la fetoscopia, pueden identificarse algún tipo de enfermedad cromosómica oportunamente.

SecondLove


Dieta para un embarazo saludable

Si estás embarazada y apenas llevas algunas semanas, es posible que tengas algunas dudas sobre el nuevo ritmo de alimentación que debes de llevar en esta etapa que acabas de comenzar.

Es común que durante el embarazo, escuches los famosos mitos alimenticios que se basan en la cantidad y no en la calidad de alimentos. Por eso la importancia de llevar una dieta nutritiva para tu bienestar y el de tu bebé. No se trata de comer por dos, se trata de hacerlo saludablemente.

 

 

¿Qué debes comer?

Consume de 3 a 4 tazas de leche al día para el desarrollo del sistema esquelético y dientes del bebé.

Consume hierro y ácidos grasos como el omega 3. Estos nutrientes se encuentran en los pescados que son fundamentales para el desarrollo cerebral.

Consume al menos 8 vasos de agua al día y otros líquidos como los jugos o zumos.

 

"Toda gestante debe consumir alimentos de origen vegetal, cinco frutas y verduras al día, los cuales aportan vitaminas A, C, D, y minerales, sobre todo las verduras de hoja verde (lechuga, acelga, espinaca), y frutas como la naranja, así como frutos secos y cereales por su aporte de fibra (previene el estreñimiento) y energía", según dice Sharon O’Hare en su libro “Embarazo Saludable”. Explica que los alimentos grasosos y los dulces no le proveen al bebé los nutrientes que necesita para crecer, por lo cual se debe retirar de la dieta diaria. Recomienda eliminar el consumo de alcohol, café e infusiones, así como el exceso de sal en las comidas.

 

El hierro es fundamental

Lo contienen las carnes rojas, preferiblemente bien cocidas, las legumbres y los vegetales, lavando muy bien todo vegetal y fruta a consumir. Se aprovecha mejor cuando se toma junto con un alimento rico en vitamina C como un jugo natural de naranja, pomelo, limón o mandarina. El té y el café disminuyen su absorción. No deben tomarse durante las comidas principales, sino una o dos horas después.

 

¡Los alimentos que debes evitar!

Las bebidas

Evita consumir bebidas gaseosas pues sólo contienen azúcar y más calorías. La leche descremada, el agua mineral, los tés y los jugos son los únicos líquidos recomendados.

Almuerzos comerciales empacados

Son la forma más rápida de satisfacer los ataques de hambre que probablemente sufrirás, pero los conservantes, la sal y la grasa que contienen los convierten en una mala opción.

 

Alimentos procesados

Por lo general contienen cantidades astronómicas de sal y grasa. En su lugar, mete una papa en el horno o el microondas y ponle encima queso derretido y brócoli. Es un alimento sano, rápido y fácil de preparar. Si no puedes evitar comer de vez en cuando una comida preparada congelada, busca marcas orgánicas o las que contengan poca sal y poca grasa.

 

No olvides que una alimentación sana y el ejercicio regular, incluso en los meses de gestación, te ayudarán a mantener al margen los kilos que quedan luego del parto, además de asegurarte de tener un embarazo saludable y sin complicaciones,

SecondLove


¿Cómo recuperar tu figura luego del embarazo?

El embarazo es una etapa inolvidable para cada mujer que vive la experiencia, pese a los drásticos cambios a los que nuestro cuerpo se enfrenta nos sentimos las mujeres más afortunadas del mundo, sin embargo, no podemos descuidar nuestro aspecto físico y debemos tener en cuenta algunos cuidados especiales los días posteriores del parto, eso sí, todo con prudencia y sin intentar nada que ponga en riesgo tu salud o la de tu bebé.

 

 

El cambio será paulatino pero debes estar segura que en unos meses lucirás igual de sana y esbelta que como lucías antes del embarazo. Estos  consejos te serán de utilidad, sólo necesitas constancias y confianza de que lograrás tus objetivos.

  • Desde el minuto uno, la clave es sacar tiempo para cuidarse, incluso más que antes de que estuvieras embarazada. Algunas de las claves son caminar todos los días y llevar una dieta saludable, evitar coger más peso del recomendado y así la operación “postparto” será mucho más sencilla.
  • Si das el pecho al bebé debes tener grabada en la frente esta palabra: drenar. Hay tratamientos compatibles con la lactancia, entre ellos el novedoso LPG, que consiste en un masaje a través de rodillos y aspiración de la superficie cutánea indicado para drenar, desfibrosar y reparar el tejido.
  • Además de movilizar la grasa, elimina celulitis. Es perfecto para empezar a ponerse a punto después de dar a luz ya que combate esa retención de líquidos que casi toda mujer sufre durante el embarazo.
  • Si no estás dando pecho al bebé puedes optar por eliminar la retención de líquidos a través de batidos tipo “detox”, con mucha piña para eliminar líquidos, sin embargo, no dejes de mantenerte hidratada, esto es clave para permitir que tu piel adquiera tonicidad y recupere frescura.
  • Ponte crema para las estrías, que surgen cuando una persona gana y pierde peso rápidamente, como sucede durante el embarazo. Usa lociones o cremas que contengan vitamina E, manteca de cacao o aceite de germen de trigo para prevenir estrías y ayudarte a rejuvenecer tu piel.
  • Masaje del abdomen: Un buen masaje te puede ayudar a relajarte y a recuperar antes el tono muscular. Pon unas gotas de aceite, puede ser de coco o almendras, en el vientre y masajéate suavemente con un cepillo o con los dedos. Así, favorecerás la circulación sanguínea y tendrás una piel abdominal más tersa.
  • No te olvides del suelo pélvico: Puedes realizar una serie de ejercicios de gimnasia “hipopresiva” para fortalecer el suelo pélvico (tus caderas, vientre y muslos) tras el parto. Son ejercicios muy sencillos que puedes realizar en casa. Basta solamente con ponerte en posición de piernas cruzadas y contraer en respiraciones profundas el vientre mientras haces fuerza en las piernas. Notarás cómo cada cosa vuelve a su lugar.

Cambios de la piel durante el embarazo

Al estar embarazadas comenzamos a notar diversos cambios en nuestro cuerpo, pero principalmente  nuestra piel en la que se producen grandes modificaciones. Estas se deben a los cambios hormonales que presentamos durante este período de espera.

La directora y doctora Alejandra Ríos de Central Klinic nos mencionó cuáles son estos y cómo prevenirlos.

 

1.- La hiperpigmentación

Afecta a más del 90% de las embarazadas. Es leve y generalizada, observándose  con mayor frecuencia en los pezones y en la línea media abdominal.

 

2.-El Melasma

 Es la hiperpigmentación más frecuente, es la aparición de manchas oscuras en nuestra piel y afecta del 50% al 70% de las embarazadas al final del embarazo, se localiza en mejillas, nariz, frente y mentón.

 

Se puede prevenir bastante usando bloqueador solar y no exponiéndose a la luz ultravioleta en horas donde hay más sol. También se puede usar una crema despigmentante como hidratante de día con cromabright que están en el mercado y encima bloqueador solar todos los días.

 

3.-El hirsutismo

Es la aparición de pelo terminal en zonas donde normalmente no hay pelo, como en la cara, extremidades, espalda y en la zona suprapúbica.

                       

4.-Las estrías

Aparecen en el 90% de las embarazadas en el abdomen, mamas, muslos y su causa seria multifactorial, ya que se produce  por la tensión de la piel, el aumento de la actividad hormonal (cortico-adrenal)y cierta predisposición genética.

 

Se pueden prevenir con Laser Erbio y Medicina Biológica Alemana, varias sesiones, en promedio 6, cada 20 días, con buenos resultados. El tratamiento comienza después del puerperio, es decir 40 días después del parto.

 

5.- Cambios vasculares

Aparecen arañas vasculares durante el tercer trimestre y varicosidades en las piernas principalmente.

 

6- Prurito

Es irritación o hormigueo en la piel por aumento de sales biliares circulantes,  edema por retención de sodio y agua al final del embarazo.

En el caso de presentar algunos de los cambios mencionados,  es conveniente visitar algún experto en el tema que nos ayuda a realizar los procedimientos necesarios para mejorarlos.

 

La doctora Alejandra Ríos es Directora Médica de Central Klinic.

www.centralklinic.cl

@centraklinic


Conoce los cambios de tu comportamiento sexual en cada una de las fases del embarazo

La libido o deseo sexual se ve afectado por los cambios hormonales. Para algunas mujeres la excitación y el deseo puede aumentar durante el embarazo, en otras sin embargo este deseo puede ir y venir, llegando a ser hasta desconcertante esta situación para la pareja, comenta Lifshitz en su libro. “Por eso es muy conveniente que ambos sepan por qué usted actúa diferente, si hasta este momento han tenido una vida sexual totalmente satisfactoria. Es posible que usted reaccione de manera diferente al estímulo sexual en cada etapa del embarazo”, dice.

Estos son algunos de los cambios más comunes que quizás experimentes durante tu embarazo:

En el primer trimestre

Estudios demuestran que el 54% de las mujeres experimentan una disminución de su libido durante el primer trimestre del embarazo como consecuencia del cansancio, las náuseas y los malestares habituales durante este período. En un porcentaje menor, otras mujeres tienen muchos más deseos sexuales, especialmente por los cambios en la sensibilidad genital secundaria a los cambios hormonales. Incluso muchas mujeres experimentan su primer orgasmo en esta etapa.

En el segundo trimestre

Durante el segundo trimestre la situación cambia considerablemente, ya que la pareja ya se ha adaptado al embarazo y han desaparecido muchos de los temores y los malestares iniciales. Es en esta etapa que se vuelve a la sexualidad previa al embarazo o bien se disfruta del sexo como nunca. El incremento del flujo sanguíneo en la pelvis y la región de la vulva más sensible debido a los cambios hormonales, le permitirá desarrollar su capacidad de tener un orgasmo incluso en más de una ocasión.

En el tercer trimestre

Durante la última etapa del embarazo la sexualidad vuelve a estar comprometida ya que ahora el abdomen está mucho más grande y a veces es muy difícil abstenerse de toda la ansiedad que despierta el nacimiento, especialmente cuando se trata del primer hijo. En esta etapa tanto el placer como el deseo sexual disminuyen en gran cantidad de parejas. Estudios científicos señalan que durante el último mes del embarazo solamente el 75% de las parejas continúan sus relaciones sexuales en la forma habitual. Todo esto es normal, sin embargo existen otras formas de lograr intimidad y placer con su pareja sin tener relaciones sexuales.


10 útiles consejos para madres primerizas

El embarazo es una etapa inolvidable para la mujer, sin embargo, estar preparadas ante los inesperados cambios que éste trae consigo será muy importante para adaptarte a este nuevo estado, y mucho más importante si se trata de un embarazo primerizo. Por ello hoy te damos algunos consejos que deberás poner en práctica durante los primeros meses de gestación y que te ayudarán a sobrellevar más fácilmente este proceso nuevo para ti.

 

1 Cena dos horas antes de dormir.

2 Haz ejercicios acorde a tu estado (siempre con moderación) 2 o 3 horas antes de acostarte.

3 Relájate antes de ir a dormir con un baño de agua tibia y un vaso de leche.

4 Haz pipi inmediatamente antes de ir a la cama.

5 Una posición recomendada es dormir de costado con una almohada bajo la panza y otra entre las piernas.

6 Si se sufres de acidez conviene dormir con la ayuda de una almohada o almohadón en posición con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo.

7 Puede suceder que la sensación de falta de oxígeno ocasionada por la presión del bebé sobre el diafragma, te impida respirar bien por lo que disminuye la capacidad pulmonar. Para aliviar estas molestias lo mejor es realizar ejercicios de respiración y relajación.

8 Si se sufres de hinchazón o retención de líquido es importante beber grandes cantidades de agua por día, evita las bebidas gaseosas.

9 En ocasiones se hinchan las manos y los pies, por lo que es recomendable que te quites los anillos y todo lo que entorpezca la circulación. Para la hinchazón de piernas y pies es beneficioso permanecer con las piernas ligeramente elevadas por encima de tu cuerpo.

10 A causa de la inflamación de los pies es conveniente comprar zapatos 1 o 2 números más grandes que la medida habitual. Opta por modelos sin taco y cómodos para caminar.

 


¿Por qué conservar las células madre del cordón umbilical de tu hijo?

Los avances de la ciencia y la tecnología en los últimos tiempos han sido no sólo revolucionarios sino también alentadores, en especial para aquellos que por alguna u otra razón ven una esperanza de vida en cada investigación o descubrimiento. Es así como los adelantos médicos te ofrecen la posibilidad de conservar las células madre procedentes de la sangre y el tejido  del cordón umbilical, como garantía de vida para tu hijo.

 

Garantía para la vida

Una nueva forma de ver las enfermedades que hasta ahora creíamos incurable, es lo que plantean los estudios hechos sobre células madres. Un laboratorio especializado es el encargado de tratar y mantener la sangre y los tejidos extraídos del cordón umbilical justo después del parto. Las células presentes podrán mantener de un modo seguro al menos unos diez años. Por esta razón se les conoce como una garantía de vida.

Es en el bazo y el hígado donde se alojan las células madre durante el desarrollo del embarazo, sin embargo, en la etapa final del mismo se trasladan a la médula ósea. Desplazándose a través de la sangre, de este modo llegan hasta el cordón umbilical que une a la madre con el niño, siendo éstas más abundantes en el momento del parto.

 

¿En qué circunstancias usarlas?

Entre las enfermedades donde mayormente se usan células madre se encuentra el linfoma, los tumores óseos y del sistema nervioso, algunos defectos metabólicos, diferentes tipos de anemia tales como talasemia o anemia falciforme, inmunodeficiencias, mielodisplasias, etc. Además se han convertido en la clave de nuevos tratamientos contra el cáncer. Existen también ensayos clínicos controlados de aplicación de células madre en pacientes con enfermedades cardiacas, como infarto de miocardio y tratamiento de fístulas del tubo digestivo. Se dice que ya son más de 40 enfermedades en las que se pueden utilizar tratamientos con células madre. Y es que son capaces de reconstruir  los sistemas sanguíneos e inmunológicos, los glóbulos rojos, que llevan oxígeno a todas las células del cuerpo, los glóbulos blancos y las plaquetas, que combaten las infecciones y ayudan a la coagulación en caso de lesiones.

 

¿A quién beneficia?

Las células madre pueden ser útiles a tu bebé y a toda tu familia. Son consideradas 100% compatibles con el propio niño y, en la familia, es entre hermanos cuando se presenta el mayor grado de compatibilidad. En el caso de necesitar la muestra, siempre habrá que realizar pruebas de compatibilidad antes de descongelarla, por esta razón habitualmente se guardan submuestras junto con la muestra principal, de modo que se podrán hacer pruebas sin necesidad de descongelar toda la muestra.

 

Las opciones

Hoy en día existen en el país varias opciones para conservar las células madre, estos “bancos de células”, en su mayoría privados, ofrecen un convenio que abarca desde la extracción hasta el análisis y almacenamiento. Los precios pueden variar, pero un promedio general es de 800 mil pesos, manteniendo una cuota anual entre los 80 y 100 mil pesos.

Pero en Chile también existe un Banco de Células Madre de carácter público, desarrollado por la Facultad de Medicina de la Universidad Católica y el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Fundación Genómika. “Banco de Vida” es el nombre, y es la mejor opción si no cuentas con los recursos necesarios para conservar las células madre de tú bebé.  Trabaja con donaciones voluntarias de células madre, que luego serán utilizadas en cualquier persona que lo necesite, asumiendo ellos los costos de recolección, análisis y conservación.

 

Recomendaciones

La extracción de las células madre ya sea por donación o para uso propio, no representa ningún peligro ni para la mamá ni para el niño, al contrario es un proceso muy sencillo. Es importante que si tú y tu pareja están pensando en conservar las células madre del cordón umbilical de su hijo, se informen bien sobre cómo trabajan las diferentes compañías del sector, comparando garantías y precios antes de elegir entre alguna de ellas. Los expertos recomiendan tomar en cuenta factores importantes en cuanto la muestra, tales como: el tiempo de traslado, la técnica del procesamiento, el análisis de la muestra, el lugar donde se va a guardar, etc.


10 consejos para tener un embarazo saludable

Ser mamá es una experiencia única en la vida, para ello nos preparamos gran parte de nuestras vidas, sin embargo, hay aspectos que debes tomar en cuenta para llevar un embarazo saludable y finalmente traer al mundo a un bebé sano. 

 

Visita al ginecólogo

Un chequeo previo será recomendable, pues te ayudará a conocer tu estado de salud y aclarar ciertas dudas sobre el embarazo.

 

Realiza análisis médicos

Conocer previamente, a través de un análisis de sangre, la presencia o no de anticuerpos frente a ciertas infecciones que pueden causar problemas durante el embarazo y afectar al desarrollo fetal (Toxoplasmosis, Rubeola, Hepatitis, Sífilis, VIH).

 

Dejar los malos hábitos

Si se estaba esperando el momento adecuado esta puede ser la motivación para dejar los malos hábitos como el tabaco o el alcohol, sustancias tóxicas que afectan al desarrollo del bebé.

 

No olvidar los malos hábitos

Ponerse al día con las vacunas. Si no existe inmunidad frente a infecciones comunes como la Varicela o Rubeola, es conveniente vacunarse y posponer al menos 3 meses los planes de embarazo.

 

Tomar suplementos alimenticios

Comenzar a tomar un complejo vitamínico. El ácido fólico ayuda a prevenir posibles defectos congénitos que se dan muy temprano en el desarrollo del bebe.

 

Incentivar la actividad física

Adecuar la actividad física a la futura situación, para continuarla durante los nueve meses de embarazo.

La visita al odotólogo

Revisión en el dentista. Durante el embarazo la salud bucodental es más vulnerable, una visita al dentista y unos cuidados adecuados reducirán los riesgos que pueda acarrear la gestación.

 

Una buena alimentación

Comer sano. Una dieta equilibrada es fundamental durante el embarazo. Es importante si fuera necesario cambiar los hábitos alimenticios previos a la gestación intentando cubrir todas las necesidades que demandará el organismo en esta nueva etapa.

 

Las buenas relaciones

Relaciones personales. Con la llegada del bebé las relaciones con la pareja y la familia cambiarán; hay que aprovechar los meses previos y prepararse para afrontar dichos cambios.

 

Estabilidad económica

Hacer números. La llegada de un bebé supone gastos extras que hay que tener en cuenta antes de embarcarse en la maternidad.


Los cambios en tu sexualidad según la etapa del embarazo

La libido o deseo sexual se ve afectado por los cambios hormonales. Para algunas mujeres la excitación y el deseo puede aumentar durante el embarazo, en otras, sin embargo, este deseo puede ir y venir, llegando a ser hasta desconcertante esta situación para la pareja, comenta Aliza A. Lifshitz en su libro “Mamá sana, bebé sano”. “Por eso es muy conveniente que ambos sepan por qué usted actúa diferente, si hasta este momento han tenido una vida sexual totalmente satisfactoria. Es posible que usted reaccione de manera diferente al estímulo sexual en cada etapa del embarazo”.

Estos son algunos de los cambios más comunes que quizás experimentes durante tu embarazo:

En el primer trimestre

Estudios demuestran que el 54% de las mujeres experimentan una disminución de su libido durante el primer trimestre del embarazo como consecuencia del cansancio, las náuseas y los malestares habituales durante este período. En un porcentaje menor, otras mujeres tienen muchos más deseos sexuales, especialmente por los cambios en la sensibilidad genital secundaria a los cambios hormonales. Incluso muchas mujeres experimentan su primer orgasmo en esta etapa.

En el segundo trimestre

Durante el segundo trimestre la situación cambia considerablemente, ya que la pareja ya se ha adaptado al embarazo y han desaparecido muchos de los temores y los malestares iniciales. Es en esta etapa que se vuelve a la sexualidad previa al embarazo o bien se disfruta del sexo como nunca. El incremento del flujo sanguíneo en la pelvis y la región de la vulva más sensible debido a los cambios hormonales, le permitirá desarrollar su capacidad de tener un orgasmo incluso en más de una ocasión.

En el tercer trimestre

Durante la última etapa del embarazo la sexualidad vuelve a estar comprometida ya que ahora el abdomen está mucho más grande y a veces es muy difícil abstenerse de toda la ansiedad que despierta el nacimiento, especialmente cuando se trata del primer hijo. En esta etapa tanto el placer como el deseo sexual disminuyen en gran cantidad de parejas. Estudios científicos señalan que durante el último mes del embarazo solamente el 75% de las parejas continúan sus relaciones sexuales en la forma habitual. Todo esto es normal, sin embargo existen otras formas de lograr intimidad y placer con su pareja sin tener relaciones sexuales.

 

@MariMerLucena


Indicios de que estás sufriendo una depresión post parto

La llegada de un hijo debe ser un evento significativo para la mujer pero a veces la tan esperada felicidad se transforma en frustración y confusión. Estos sentimientos encontrados, donde ese ser que se suponía sería lo más especial en tu vida te inspira emociones confusas poco parecidas al amor profundo que habías imaginado, se conoce como depresión post parto. ¡No te asustes! es una condición normal por la que algunas madres pueden pasar y los más importante es que, con la ayuda de las personas y el tratamiento adecuado, pasará.

De pronto y con poco aviso te encuentras de cara a una depresión postparto. No es fácil verbalizar, escribir ni describir lo que se siente pasar por tal situación. Al encontrarnos en este laberinto que parece no tener salida, lo primero que debemos asimilar es que el amor de madre para muchas de nosotras no es amor a primera vista, sino un amor que va creciendo con el tiempo. Es completamente normal sentirnos extrañas, inseguras estando al lado del nuevo bebé, después de todo la mayoría de las relaciones se fortalecen con el tiempo y no de un día para otro.

Es importante percatarnos que no somos malas madres por sentirnos de esta manera y que no somos las únicas que pasamos por esta montaña rusa emocional. Tenemos que hacernos justicia y darnos tiempo para probarnos ante nosotras mismas. Entender esta realidad nos hace relajarnos un poco y nos abre paso para ir creando un vínculo con nuestro bebé que va creciendo cada día más.

Afortunadamente hoy día las mujeres que pasan por depresiones postparto cuentan con varias opciones para salir adelante y dejar atrás ese amargo capítulo. Esto debido a que existe una mayor comprensión de que es una condición clínica que puede ser tratada exitosamente por los profesionales de la salud. Opciones tales como grupos de apoyo, terapias y medicamentos son las más populares.

@MariMerLucena


¿Por qué debes cuidar tu alimentación durante el embarazo?

la ginecóloga Elsy Silva, afirma como factor indispensable “una dieta sana y balanceada que aporte vitaminas, minerales y nutrientes a la madre y el feto, acompañada por la ingesta de vitaminas y hierro prescritos durante el embarazo, debido a la poca probabilidad de obtener suficiente hierro, ácido fólico y calcio de los alimentos, por lo que es necesario tomarlos para cubrir dichos requerimientos”, dice.


Hierro y vitaminas en la báscula

Asociar la salud del neonato con los gramos que posee al nacer es acertado, como también lo es la incidencia del consumo de hierro y vitaminas en dicho peso, a través de la placenta, la madre aporta todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del feto, además los niveles normales de hemoglobina van a proporcionar correcta oxigenación del mismo y un mejor desarrollo de todos sus sistemas y órganos.

La Dra. Silva asegura, que se puede considerar un peso ideal en nuestro bebé si al nacer ronda entre los 2.700 y 4.000 gramos. Se consideran de bajo peso a los recién nacidos de menos de 2.500 gramos y grandes para la edad gestacional los que pesan más de 4.000 gramos.

A criterio de la especialista, es necesario comprender que el ácido fólico además de cooperar con el peso ideal del bebé, ayuda a prevenir los defectos del tubo neural, cerebro y médula espinal, por lo que la embarazada debe ingerir 600 microgramos de ácido fólico a diario de alimentos y suplementos. El hierro, por su parte, ayuda en el desarrollo de los músculos en la madre y en el bebé, previene la anemia, reduce el riesgo de nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer.

 

El peso y la talla

El peso, como la talla al nacer depende de muchos factores: talla de los padres, enfermedades maternas durante el embarazo como la hipertensión, que disminuye la llegada de nutrientes al feto y en consecuencia el peso es inferior.
Caso contrario a la diabetes materna que provoca un aumento exagerado en el peso del bebé, lo que puede desencadenar hipoglicemia, letargo y convulsiones.


Enemigos del hierro

Es importante saber que existen algunos alimentos y bebidas que disminuyen la absorción de vitaminas y el hierro. En el caso del hierro, se reduce su absorción a causa de los alimentos ricos en taninos (té negro, té verde, café, pasas negras, granadas) y los fitatos (frutos secos, cereales y semillas). Contrario a ello la presencia de vitamina C en los alimentos mejora la absorción de hierro.

 

Cuidando las emociones

Durante el embarazo se genera no sólo un vínculo físico con el embrión desde el mismo momento de la gestación, sino también un vínculo emocional, ya que entre la madre y el bebé comparten endorfinas, las cuales son sustancias químicas que produce una enorme sensación de bienestar. Por esta razón el niño también compartirá las emociones que la madre experimente. Tomar en cuenta esto es fundamental para ambos ya que sentirse feliz, relajada y tranquila, le permitirá a su hijo percibir sensaciones igualmente placenteras para él.


Luego del parto

Según la Dra. Silva, “si durante la gestación se presenció algún hecho que evitara el desarrollo ideal del peso en el recién nacido, la lactancia materna deberá mantenerse el máximo tiempo posible, siendo insustituible porque protege contra las infecciones por virus y bacterias, no produce sensibilización y estimula la relación madre e hijo. En el caso de los bebés prematuros deben ser alimentados de 8 a 10 veces al día, más frecuente que los bebes a término”. Explica que la madre debe tener una alimentación sana y balanceada y continuar los primeros meses posparto ingiriendo vitaminas y minerales, además de seguir en controles periódicos con el pediatra para la orientación y control del bebé.


Útiles consejos para viajar durante el embarazo

Viajar durante el embarazo es una decisión que debes tomar junto con tu doctor, ya que no todos los embarazos son iguales. Si no has tenido problemas con tu embarazo, viajar durante este período no es un impedimento hasta la etapa final de la gestación.

Dependiendo de si vas a viajar en avión o en automóvil debes tomar en cuenta diferentes consejos para disfrutar tu viaje, aquí te dejamos algunos:

 

Viajes en avión:

  • Evitar cargar maletas u objetos de peso elevado. Lo único que debes llevar es tu pasaporte u otros documentos necesarios para el viaje, y tal vez tu cartera y un pequeño equipaje de mano que posea ruedas.
  • Siempre viaja acompañada. Un solo acompañante o más pueden ayudarte a cargar con tu equipaje.
  • Utiliza el cinturón de seguridad en todo momento. Aún si la luz del cinturón esté apagada, debes llevar abrochado el cinturón; recuerda que cualquier movimiento brusco, como las turbulencias, pueden causarle algún daño al bebé si no llevas tu cinturón de seguridad.
  • No olvides tu comida o snack favorito. Siempre llévalos, ya que las aerolíneas poseen opciones limitadas en cuanto a comida.

 

Viajes en automóvil:

  • Come y bebe lo suficiente. Al viajar, es fácil que el ritmo de las comidas se altere, por lo que debes de llevar siempre algunos snacks, como nueces, avellanas, frutos secos y galletas de agua o integrales, agua embotellada o jugos naturales; siempre trata de evitar pasar hambre y la deshidratación.
  • Ve al baño siempre que puedas. Durante el embarazo debes ir al baño de tres a cuatro veces más que de costumbre, los baños públicos muchas veces están sucios, por lo que siempre que encuentres un baño en buenas condiciones para hacer tus necesidades, utilízalo.
  • No practiques actividades arriesgadas en tu destino. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomienda evitar los deportes de contacto y los que conlleven riesgo de caídas, es decir, deportes como el snowboarding, el esquí, el patinaje, montar a caballo, el esquí acuático y el surf, quedan fuera de tu alcance durante el embazo; tampoco es aconsejable practicar el submarinismo, el parapente o el montañismo.
  • Prueba caminar un poco cada hora. Hacer ejercicios de estiramiento de los músculos de las piernas y los brazos.
  • Llévate un mini botiquín con los remedios aprobados por tu doctor. Siempre tienes que estar preparada para cualquier emergencia.
  • Siempre lleva algo para distraerte. Música, vídeos, películas, libros o revistas.
  • Es obligatorio utilizar el cinturón de seguridad todo el trayecto. De esta manera la cinta inferior debe colocarse por debajo del vientre, mientras que la parte superior del cinturón debe colocarse entre los pechos, cruzando uno de los hombros.
  • Incluir una agenda con los teléfonos más importantes. Llevar los números de teléfono de familiares, amigos, servicios de urgencias, taxis, etc.

Embarazo: ¿por qué el parto natural es una buena opción?

El parto es un momento definitivamente inolvidable y trascendental para la mayoría de las mujeres, sin embargo, en los últimos años este acontecimiento se ha transformado en sinónimo de dolor, inyecciones, bisturís, batas blancas, camillas, etc., deshumanizando, en ocasiones, este acto tan humano y natural.

 

El amor como principio de la nueva vida

Raquel Schallman en su libro “Parir en libertad, en busca del poder perdido", intenta despertar el poder femenino que hay en cada una de nosotras, además de reseñar la importancia del acompañamiento amoroso llevado a cabo por la matrona. "Parir no es un acto médico: es un milagro femenino. Por eso este libro intenta dar voz a las mujeres, despertando el poder que tienen al dar vida. Y devolver a las matronas  su lugar de acompañamiento amoroso. Está dirigido también a los varones porque toda la sociedad debiera recuperar, como parte de los derechos humanos, la conciencia de que debe respetarse la libertad de poder elegir el modo de parir", señala.

 

Beneficios del parto natural

Según Rosa María Román, matrona, los beneficios del parto natural son múltiples, la ausencia de medicamentos previos como la oxitocina permite un inicio espontáneo del trabajo de parto, tomando en cuenta que será totalmente supervisado por la matrona.

Se evita la episiotomía, que se refiere a una incisión quirúrgica en la zona del perineo con el fin de ampliar el canal "blando" para apresurar la salida del niño.

También indica que el apego materno será inmediato y constante, junto a una lactancia precoz durante la primera hora de vida del niño.

 

Preparándose para un parto natural

Un parto natural se trata de dar a luz en un ambiente armónico y cálido sin estrés y evitando a toda costa la medicación previa, durante o después del parto. Por lo general no hay suministro de suero ni uso de medicamentos para acelerar el trabajo, se busca la ausencia total de un ambiente médico. Puede ser  en el propio hogar o en una clínica especial, con el menor número de personas posibles.

Pero para lograr estas condiciones, la preparación comienza desde el embarazo, es la matrona la que se encarga de hacer un seguimiento mensual el cual se transforma en quincenal a partir del sexto mes de gestación. Se mantiene un adecuado control con exámenes físicos registrando el crecimiento del bebé, educando además en toda esta etapa a los padres y preparándolos para el gran día. 

 

Las indicaciones

“Toda mujer que desee intentar este tipo de parto debe tener un grado de preparación y conocimientos simples del proceso, evitando así miedos a lo desconocido, al dolor, etc.” comenta Rosa María Román, quien agrega que el embarazo debe llevarse a cabo de forma normal.

Es indicado para las mujeres que tienen alergias a los anestésicos o con problemas en la columna vertebral, a las que se les dificulten aplicar la anestesia Peridural.

“Pocas patologías reales e importantes podrían ser contraindicaciones de un parto natural, como por ejemplo, embarazos múltiples, alguna patología previa de la mujer, patologías propias del embarazo, patologías fetales, presentaciones distócicas imposibles de corregir. Afortunadamente este porcentaje de mamás es bastante bajo, alrededor de un 10%. Es importante que los profesionales que acompañen a una mujer en su parto natural tengan los conocimientos para ello así como deben tenerlos para el otro tipo en caso de necesitar ser conducido, inducido, anestesiado, etc”, señala.


Charlas para mamás y futuras mamás “¡Bienvenida Nueva Vida!”

La llegada de un hijo/a alegra y cambia nuestras vidas. Es un proceso maravilloso donde muchas veces aparecen dudas y preguntas. Bienvenida Nueva Vida es una instancia para conocer, reflexionar, aprender y preguntar junto a especialistas de diferentes áreas relacionadas con la maternidad. Queremos invitar a las madres, madres en potencia y futuras madres a una mañana para conversar sobre embarazo, maternidad, crianza respetuosa. Evocaremos lo dulce de lo femenino y la importancia de mantenernos actualizadas en tanto a avances en temas de maternidad y crianza.

Bienvenida Nueva Vida contará con la charla de la destacada psicóloga Varinia Signorelli quien enseñará sobre embarazo y crianza respetuosa con el fin de sintonizar con las necesidades de nuestros hijos y aportar adecuadamente a su desarrollo.

Cada día más mujeres deciden tener partos naturales, muchas quieren volver a las raíces y vivir el parto como antaño. Para las interesadas en estas temáticas estará la Doula Macarena Mardones quién explicará en qué consiste el trabajo de una Doula, los beneficios del parto natural, la importancia de la manera en que nacemos y cómo prepararse.

Y también expondrá la nutricionista Sofía Cienfuegos, quien explicará lo imprescindible en la alimentación durante el embarazo y lactancia. ¿Qué debe comer una mujer embarazada? ¿Cómo alimentarnos en la etapa de lactancia?

Es importante destinar tiempo a estos temas para vivir un embarazo y meses de lactancia  de la mejor manera posible y que puedas disfrutar al máximo ese período, que sea un beneficio tanto para ti como para tu guagua.

Además, Bienvenida Nueva Vida contará con la presencia de emprendedoras que mostrarán su trabajo, ideas y proyectos relacionados con el mundo de la maternidad. Bienvenida Nueva Vida quiere reunir excelentes e innovadoras ideas junto a las madres y futuras madres.

Bienvenida Nueva Vida se realizará el sábado 23 de agosto a las 10.30 hasta las 14 horas.

Lugar: Centro Saval, Manquehue Norte 1407, Vitacura, Santiago.

Costo: 15 mil pesos por las tres charlas hasta el 10 de agosto. Después de esa fecha el valor es de 20 mil pesos. (Además tendremos regalitos y premios para las asistentes)

¿Cómo inscribirse? Escribe a bienvenidanuevavida@gmail.com Son cupos limitados.

Modera Eliana Albasetti, dueña del blog Datos de Mamá. www.elianaalbasetti.cl

Organizan: www.upacomunicaciones.cl www.terapiainfantil.cl


Embarazo ¡Cambios y cuidados de la piel!

Estar embarazada es una etapa preciosa, llena de emociones nuevas, de cambios corporales, de sueños y también de preguntas. Para la mujer que espera un hijo todo su mundo se ve modificado.

Algunas dudas surgen sobre el cuidado de la piel. La Directora Médica de Central Klinic, Alejandra Ríos, explica que los principales problemas a la piel que tienen las embarazadas son:

  1. Estrías de distención
  2. Manchas oscuras en los senos, pezones o en los muslos
  3. Manchas color café alrededor de los ojos, nariz y mejillas, que se denominan cloasma.
  4. Línea oscura que va desde el ombligo hasta el vello púbico.
  5. Cambios vasculares con aparición de arañas vasculares en un 60-70% en cara, cuello, tórax y extremidades superiores varicosidades en piernas y región perianal.

La especialista comenta que las estrías se observan principalmente hacia el final del embarazo al igual que los cambios vasculares y el melasma o cloasma principalmente en el último trimestre.

Para tratarlos hay que esperar después del parto, pero durante el embarazo se pueden prevenir manchas con bloqueadores solares y no exponerse a la luz ultravioleta en horas pick. “También es sumamente importante aplicarse cremas preventivas de estrías y no subir de peso más que lo indicado para no sobrecargar el sistema vascular”, explica la doctora Ríos.

En caso de ver estos cambios en la piel es fundamental “consultar un dermatólogo que formulará cremas específicas y si es necesario realizar procedimientos como peelings y sesiones de laser, microdermoabrasión combinada con ácidos específicos dependiendo del tipo de piel”, agrega la dermatóloga de Central Klinic.

Durante el embarazo se pueden realizar sesiones de facial profundo e hidratación una vez por mes especialmente preventivo de acné cuando hay predisposición.

Lo positivo es que si se siguen bien las indicaciones médicas el porcentaje de éxito de los tratamientos es muy elevado, cercano al 70 %.

www.centralklinic.cl

@centralklinic


¿Cómo evitar la caída del pelo después del parto?

Una de las preocupaciones de las madres recientes está relacionada con la caída de pelo después del parto. La mujer nota que en los meses posteriores al nacimiento de su bebé pierden mayor cantidad de cabello que lo habitual, queda más pelo en el cepillo, en la almohada, en la ropa y en la ducha.

Tranquila, es completamente normal y aquí te explicamos el porqué de la caída del cabello y cómo cuidarlo para tener el cabello soñado.

La caída de nuestro cabello es a causa de una revolución de hormonas durante el embarazo y el cabello no es una excepción de esto.

Según esta alteración de nuestras hormonas nuestro cabello sufrirá varios cambios, en algunas se volverá quebradizo, grasiento y sin brillo.

¿Y son aquellas hormonas las responsables de que nuestro cabello no se caiga durante el embarazo? Sí lo normal es que se caigan de 50 a 100 cabellos al día en esta fase podría ser el doble.

La caída del cabello post parto no es para preocuparse, es un proceso fisiológico completamente normal por lo cual muchas mujeres pasan por los mismos síntomas.

Hay algunos consejos que se pueden seguir para cuidar nuestro cabello en esta etapa.

  1. La alimentación es primordial ya que el cabello se nutre de las vitaminas y minerales que consumimos diariamente.
  2. Aumentar el consumo de frutas y verduras, cereales y frutos secos.
  3. Evitar herramientas que generen calor como el secador y planchas para alisar.
  4. Utiliza un shampoo para la caída del cabello, éste ayudaré a fortalecer tu cabello, además utiliza acondicionadores nutritivos después de cada lavado.
  5. Es recomendable realizar un corte cada 2 o 3 meses, ayudará a que el cabello crezca con más fuerza.
  6. Utiliza cremas de peinado si eres de cabello rizado para hidratarlo.

La caída del cabello post parto es normal y es un proceso por el cual todas las mujeres debemos pasar al ser madres. Aun así si notas una caída excesiva de tu cabello y se mantiene en el tiempo con partes del cuero cabelludo despobladas, sería recomendable que visites a un especialista.

 

Por: Constanza Gomez A.

Cony Estilista /  Makeup & Hair

ga.constanza@gmail.com


Entrenamiento muscular preparto

Es bien sabido que durante el embarazo ocurren una serie de cambios en el cuerpo de la mujer que alteran su postura corporal y las propiedades musculares y articulares. Por esto, es importante que durante el periodo de gestación del bebé, la madre realice actividad física regular que le permita mantener sus articulaciones y músculos en óptimas condiciones y de esta manera minimizar consecuencias desagradables como la temida flacidez muscular post-parto.

Igualmente, es de vital importancia, realizar entrenamiento muscular del suelo pelviano, ya que es esta zona muscular la que carga con todo el peso de los órganos intra pélvicos como la vejiga, el útero y el recto además del peso del feto que cada vez se hace mayor.

El fortalecimiento muscular del suelo pelviano ayuda enormemente a prevenir la aparición de disfunciones a este nivel como la incontinencia urinaria, fecal o los prolapsos genitales en el periodo postparto.

En general, se recomienda realizar una rutina diaria o de mínimo tres veces por semana en la que se realicen ejercicios que favorezcan el movimiento articular, el fortalecimiento muscular y la adecuada elongación luego de los ejercicios.

Idealmente, el entrenamiento debe ser guiado por un profesional especialista en el área de embarazo o rehabilitación pelviperineal, para evitar lesiones o mala práctica de los ejercicios.

Para empezar, pueden realizarse actividades cardiovasculares como caminata o marcha estática durante 30 minutos con zapatos y ropa cómoda a un ritmo constante.

Luego de la caminata, la mujer puede volver a la calma realizando algunas elongaciones musculares de miembros inferiores en posición bípeda como llevar uno de sus talones hacia el glúteo o abrir un poco sus piernas y dirigir su cuerpo hacia los lados.

Una vez regularizado el ritmo cardiaco, se puede iniciar una rutina de ejercicios en colchoneta usando el propio peso como resistencia. La rutina debe incluir movimientos articulares de tobillos, rodillas caderas, muñecas, codos y hombros.

Los ejercicios de fortalecimiento deberán enfocarse en los grandes grupos musculares de tronco, (específicamente abdominales ya que sufren gran distensión), miembros inferiores y superiores. En las piernas deberá enfocarse en el fortalecimiento de los plantiflexores o músculos de la pantorrilla, extensores y  flexores de rodilla, abductores y aductores de cadera, glúteos y flexores de cadera.

En los brazos, nos enfocaremos en los músculos de los hombros y los flexores y extensores de codo como el bíceps y tríceps.

A nivel abdominal se deben trabajar sobre todo, los rectos abdominales ya que por el crecimiento de la barriga, estos músculos se elongan mucho y sus diastasis se separan, por lo cual se debe favorecer la contracción de sus fibras para no perder el tono.

Con respecto a los ejercicios de contracción del suelo pelviano, se deben realizar con las rodillas flexionadas y separadas y los pies apoyados en el suelo. Sin levantar los glúteos de la superficie realizar una contracción a nivel de la vagina y el ano, como si se quisiera retener un gas.

Para comprobar la contracción e identificar fácilmente estos músculos, es de bastante ayuda realizar los ejercicios sin ropa y ubicar un espejo en medio de las piernas para observar como el ano y la vagina se cierran durante la contracción.

 

Carolina Silva G

Kinesiologa especialista en disfunciones del suelo pelviano

Centro Miintimidad

www.miintimidad.cl


De la alegría a la tristeza ¿Cómo manejar la depresión postparto?

La llegada de un hijo debe ser un evento significativo para la mujer pero a veces la tan esperada felicidad se transforma en frustración y confusión. La mayoría de las mujeres hemos sido criadas con la ilusión de convertirnos en madres algún día. Aguardamos esa etapa en nuestras vidas con cierto temor ante lo desconocido pero deseosas de ver nuestro milagro de vida. Nos han dicho que no hay amor en el mundo como el amor de una madre, que es un amor insuperable, incondicional e indescriptible.

Sentimientos encontrados

Tremenda sorpresa nos llevamos algunas cuando luego de aguardar nueve meses para conocer a ese ser que se supone cambiará el significado de la palabra amor en nuestro diccionario mental y emocional, cuando por fin lo tenemos en nuestros brazos y de pronto nos preguntamos ¿Dónde está ese amor a primera vista? ¿Dónde está esa química instantánea que vemos en las películas y en los testimonios de otras madres? ¿Qué está pasando conmigo? Nadie me había hablado antes de este tipo de sensación, acaso ¿seré yo la única que se siente tan extraña al lado de esta criatura? No me quiero quedar sola ni un segundo. Pero ya es tarde para arrepentirse.

Entonces, te sientes vulnerable, desprotegida, piensas que si no puedes cuidarte a ti misma mucho menos vas a poder cuidar a ese ser tan frágil. Pasa una semana y te vas sintiendo peor, estás desanimada, nada te apetece, te levantas de la cama, hablas lo necesario, comes lo necesario, te limitas a existir durante las horas del día y llegada la noche te acuestas llena de ansiedad porque sabes que sólo cerrarás los ojos por unas pocas horas ya que la criatura comenzará a llorar. Siguen pasando los días y el panorama no mejora.

Enfrentando la depresión postparto

Lo importante es no ignorar las señales de alerta tales como pérdida de apetito, insomnio, irritabilidad severa, fatiga excesiva, falta de apetito sexual, cambios anímicos severos, dificultad para establecer un vínculo con el bebé, retraerse de familiares y amigos, falta de interés por la vida, pensamientos de hacerse daño a sí misma o al bebé. Una vez comiencen a manifestarse estas señales, la ayuda especializada debe buscarse a la mayor brevedad.

Una vez que el bebé haya nacido:

  • Aprovecha cualquier oportunidad para descansar. Tu pareja podrá encargarse de alimentar al bebé por la noche, utilizando si lo deseas incluso tu propia leche extraída con anterioridad.
  • Aliméntate adecuadamente. Las ensaladas, los vegetales frescos, la fruta, los zumos, la leche y los cereales son alimentos muy adecuados para este momento y que además no necesitan de mucha cocina.
  • Encuentra tiempo para disfrutar con tu pareja. Intenta conseguir una niñera y salgan juntos a cenar, al cine, a ver unos amigos, etc.
  • Intenta intimar con tu pareja, incluso aunque todavía no le apetezca tener relaciones sexuales completas, un beso, un abrazo, una caricia, o un mimo pueden ser bastante gratificantes hasta que regrese el deseo sexual al completo.
  • No seas muy crítica contigo misma ni con tu pareja. La vida se hace bastante dura en estos momentos y el cansancio y la irritabilidad de ambos puede conducir a discusiones frecuentes que no harán más que debilitar tu relación en unos momentos en que ésta debería ser más fuerte.
  • No temas pedir ayuda cuando la necesites.

Yoga: Equilibrio y armonía durante el embarazo

Durante el embarazo las mujeres se someten a cambios no sólo físicos sino también hormonales, por ello el equilibrio del cuerpo y la mente es de gran importancia en esta etapa. La futura madre es capaz de transmitir cada sentimiento y emoción -bien sea positivo o negativo-, directamente al bebé. En este caso se hace ideal la práctica del yoga siempre y cuando sea consultado previamente con un especialista y lo puedas realizar una etapa adecuada del embarazo. El yoga permitirá a la madre a sentirse relajada y plena, encontrando un estado de bienestar beneficioso, y al mismo tiempo preparándola para un parto sin complicaciones.

Una mamá activa

Los yoguis dicen que la edad de una persona no se mide por los años sino por el estado de su columna vertebral. Durante el embarazo gran parte del peso ganado es soportado principalmente por la columna, pudiéndole causar de esta forma importantes modificaciones. Del mismo modo, el cuerpo de la futura mamá pierde elasticidad y las articulaciones se debilitan. Los ejercicios de yoga ayudan a mantener la postura adecuada, tonifica el sistema muscular, beneficia las articulaciones y da elasticidad a la columna vertebral, previniendo de esta forma la osteoporosis. Ayuda además a disminuir las hinchazones y los dolores musculares, al igual que favorecen el sueño. Beneficiará al sistema digestivo, y esto permitirá que controlar el peso durante esta etapa sea mucho más fácil. Por estas razones a través de la práctica del yoga el cuerpo de la futura mamá podrá verse más bello y sano. Por otra parte, el yoga contribuirá a que la mujer se sienta serena y calmada, así cuando llegue la hora del parto podrá además estar preparada, segura y feliz.

Busca ayuda profesional

Si durante el embarazo has decidido hacer yoga y nunca antes lo habías practicado es recomendable optar por clases dirigidas específicamente a mujeres embarazadas. Practicar en grupo con otras mujeres en tu estado puede ser una experiencia gratificante incluso de aprendizaje. Por otro lado  si ya eras asidua al yoga y simplemente continúas con tu rutina, puedes seguir con tu grupo habitual, sin embargo, el profesor debe indicarte qué ejercicios puedes realizar y cuáles no son recomendables. Toda persona, excepto por alguna causa médica, está en condiciones de practicar yoga. Lo mismo una mujer embarazada. Sólo hay que tomar en cuenta que cada cuerpo es distinto y tiene sus límites, por eso las sesiones deben realizarse de la mano de un profesional en la materia, que pueda trabajar conjuntamente con el doctor de cabecera si hiciera falta.


Los antojos: ¿Mito o Realidad?

Durante los primeros meses del embarazo las mujeres desarrollamos ciertas inapetencias por algunos alimentos y en caso contrario una ansiedad constante por otros. A esto le llamamos antojos,  un deseo incontrolable de comer algo.

Algunos expertos se lo atribuyen  a los cambios hormonales y otros a la falta de nutrientes en el organismo. Lo cierto es, que es muy importante para la mujer gestante satisfacer estos deseos, y es papel fundamental de la pareja velar porque esto suceda.  También es muy importante tener en cuenta las cantidades y los tipos de alimentos que se consumen pues es muy fácil caer en un desorden alimenticio, y verse de este modo afectado el estado de salud tanto de la madre como del bebé en camino.

Los más y menos deseados

Los alimentos que más se antojan durante el embarazo son las frutas ácidas, los dulces, los productos lácteos y la comida muy condimentada. De lo que menos se antojan las mamás es de la carne. Según algunos expertos las ansias de comida salada indican una necesidad de sodio en el cuerpo.

Mentiras y Verdades

1. ¡Durante el embarazo se come por dos!

La verdad es que las mujeres en estado sólo necesitan agregar un promedio de 300 calorías a su dieta diaria, y de este modo las necesidades del bebé estarán completamente satisfechas.

2. A comer todo lo que se me antoja sino mi bebé nacerá con problemas

Muchas mujeres ven justificadas las ganas de comer cosas ricas en carbohidratos, grasas, etc. Sólo por el hecho de estar embarazadas, porque siempre hemos escuchado que los antojos obligatoriamente hay que satisfacerlos sino podría haber algún problema con el bebé. En realidad dejar de comerse ese helado que tanto le provoca no ocasiona ningún daño a tu bebé, ya que él o ella se nutre de todos los alimentos que su mamá consume diariamente.

3. Debes comer lo que te provoca sin importar qué tan extraño sea

Algunos antojos no son tan convencionales. Hay mujeres que durante su embarazo sienten deseos de comer cosas extrañas como tierra, jabón, papel, incluso colillas de cigarrillo. Este comportamiento se conoce como “Pica” su significado viene del latín, pues así es como se llamaba a la urraca, un pájaro que come de todo. Si esto te ocurre NO debes hacerlo. Lo recomendable es que llames inmediatamente al médico, ya que podría tratarse de algún trastorno físico o psicológico.


¡Ser mamá luego de los 30 también tiene sus ventajas!

Según la Dra. Laura Goetzl, ginecóloga especializada en embarazos de alto riesgo y autora del libro “Concepción y embarazo a partir de los 35”, “A partir de los 30 la fertilidad comienza a disminuir paulatinamente y a partir de los 35 las posibilidades de concebir se reducen a un 15%, como consecuencia de una serie de factores: descenso del número y salud de los ovocitos, incremento de la probabilidad de complicaciones médicas y coitos menos frecuentes”.

La Dra. Goetzl  conoce acerca de las dificultades que pueden presentarse en el desarrollo de un embarazo en edad madura, pero también conoce las ventajas que se dan a la hora de ser mamá tardíamente. Si bien los riesgos siempre van a estar presentes, las ventajas también son muchas.

  • Experiencia

Las futuras mamás maduras cuentan con más información que una veinteañera y exigen al obstetra más respuestas a sus dudas. Suelen tener más conciencia de los riesgos inherentes al embarazo y generalmente quieren realizarse  todas las pruebas posibles para descartar cualquier problema. Son pacientes que controlan cuidadosamente su gestación y tratan de prepararse lo mejor posible para el momento del parto.

  • Rejuvenecimiento

Para las madres que ya tienen hijos es como volver a vivir, pero con la experiencia y la tranquilidad que dan los años. En aquéllas que se trata de su primer hijo, la felicidad es enorme, ya que muchas habían abandonado la idea de que fuera posible tener hijos.

  • Cuidado Prenatal

Las gestantes de más edad acostumbran a hacer su primera consulta antes. Son embarazos con un control prenatal completo.

  • Prudencia

Los accidentes e imprevistos en el embarazo son menos frecuentes que en las mujeres más jóvenes, ya que las mujeres de más edad son más prudentes y están más supervisadas médicamente.


¡La importancia de la higiene íntima durante el embarazo!

Un aseo inadecuado de las partes íntimas es una de las principales causas por las que se puede contraer una infección. Durante los meses de gestación algunas infecciones vaginales pueden llegar a afectar seriamente a su bebé. Por eso es doblemente importante la higiene íntima en el embarazo.

¿Cómo saber si se ha iniciado una infección?

Los síntomas más comunes son el picor, el enrojecimiento de los genitales, una alteración en la cantidad de flujo o una ligera hinchazón de los genitales. Una de las infecciones vaginales más comunes es la Candidiasis, pues es causada por un hongo o levadura llamado candida albicans. La candidiasis produce un flujo vaginal blanco de aspecto más sólido que líquido, que irrita tu vagina y la piel que la rodea –vulva-. Eso te provoca comezón, inflamación o hinchazón, te puede arder al orinar y doler al tener relaciones sexuales. Recuerda que es muy importante que observes tu cuerpo y ante cualquier duda o posible sospecha, lo mejor es acudir al ginecólogo para recibir el tratamiento adecuado y así evitar futuros contratiempos.

Consecuencias de una inadecuada higiene íntima

La varicela es una de las enfermedades que se asocia a una mala higiene íntima, ésta se manifiesta durante el tercer trimestre de gestación debido a una leve infección. El contraer una infección, tanto vaginal como urinaria, durante el embarazo te puede llevar a tener contracciones e incluso puede aumentar el riesgo de aborto y de parto prematuro. Según afirman los expertos, si esto te ocurre durante el primer trimestre de embarazo los riesgos para el feto pueden llegar a ser desde una sífilis congénita hasta la aparición de herpes. Lo más recomendado para prevenir este tipo de situaciones durante el embarazo, es adoptar medidas de higiene efectivas en las zonas íntimas.

¿Por qué durante el embarazo hay que estar atentos?

El aseo íntimo durante el embarazo se vuelve más complicado a medida que el vientre va creciendo. La incomodidad que genera el no alcanzar adecuadamente la zona, conlleva a no limpiar de manera correcta la parte genital, ocasionando que los microorganismos depositados en el ano se trasladen hacia la vagina. Es por ello que hay estar muy atentas y hacer un esfuerzo por conseguirlo, así evitarás problemas mayores.


¿Por qué es bueno practicar Yoga durante el embarazo?

La práctica del Yoga es un camino y una filosofía de vida, que permite un estado de salud óptimo, equilibrado, armonía y fortaleza interior, una actitud positiva y alegre ante la vida y sus diarios desafíos, según señala la instructora de yoga Gladys Pernalete, “el yoga proviene de la palabra sánscrita “Yug” que significa unión, integración. Su práctica se originó en la India hace más de cinco mil años y sus referencias se han encontrado en los escritos más antiguos hallados hasta ahora, llamados Vedas. El yoga es un camino de desarrollo espiritual cuyo objetivo es la integración de cuerpo, mente y espíritu con Dios”.

Explica además que, existen variedad de ramas del yoga que son aplicadas a los diferentes requerimientos de personas según su condición física, edad, e intención. “Hay variantes muy suaves y relajantes, otras más activas y vigorizantes que demandan mayor energía, no obstante, es recomendable consultar con un especialista médico antes de comenzar a practicar para asegurarse de que no exista ninguna contraindicación. No es recomendable para Embarazadas en los 4 primeros meses de gestación”, dice.

Hoy en día los problemas que tienen tanto las mujeres embarazadas, como el resto de personas, en gran medida están ligados a aspectos emocionales y mentales del ser. Aixa Hernández de Prono, en su libro “Yoga para embarazadas", afirma que “hemos visto que su cuerpo está en permanente cambio; sus emociones y sentimientos no son ya las mismas; su futuro es incierto, pues deberá modificar todos los esquemas de su vida cotidiana; su situación familiar se verá alterada y su relación de pareja exigirá adaptaciones”. Para ello resulta ideal el yoga, ya que la relación existente entre el organismo y la mente del ser humano, se une con esta práctica de tal forma que con cada “asana” o postura se trabajan tanto los músculos, articulaciones, circulación sanguínea y demás órganos del cuerpo humano, como el estado psíquico del individuo. Con la práctica del yoga, no sólo mejoran la elasticidad de sus articulaciones y su flexibilidad general, sino que además pueden lograr una actitud más relajada y con mejor estado de ánimo a la hora del nacimiento del bebé, lo que influirá en la consecución de un buen parto y probablemente menos doloroso.

Toma tus precauciones

Hay que tener en cuenta que algunas posturas y respiraciones comunes en las clases de yoga están contraindicadas durante el embarazo, existen muchas modalidades de yoga, por eso es importante que cada “asana” sea adecuada o sustituida por la más acorde a la etapa de gestación. La idea es realizar ejercicios más livianos, prestando particular cuidado al área del abdomen. Evita las posturas tradicionales que te obligan a recostarte sobre el vientre. Luego del primer trimestre, evita presionar mucho tu espalda para no oprimir la vena cava, que es la que retorna la sangre de las piernas al corazón, pues esto te produciría vértigos, respiración entrecortada y náuseas. También evita los movimientos de inversión como pararte de cabeza, pues el equilibrio se ve afectado durante el embarazo y puedes provocarte una caída. Lo más importante es que escuches a tu cuerpo, si te sientes exhausta detente, también si experimentas sangrado vaginal o flujo. Si se te dificulta respirar o sientes contracciones para inmediatamente y llama al doctor.

Respira bien y relájate

La mujer embarazada necesita más descanso que la persona común. Con el yoga aprenderás a relajarse, no solamente durante las clases, sino también en medio de tus actividades diarias. La respiración es vital en el yoga, de hecho, se dice que el yoga se creó para enseñar a respirar adecuadamente, pues las “asanas” o posturas demandan una mayor cantidad de oxigeno y por lo tanto aumentan nuestra capacidad pulmonar”, indica Pernalete, y añade que, “por otra parte la meditación es la consecuencia de la práctica del yoga, pues al estar realizando el ejercicio, la concentración de la mente recae en la postura y en la respiración, creando automáticamente una meditación activa. Finalmente, luego de la relajación al final de la clase, permitirá a la futura mamá entrar más fácilmente en un estado meditativo de comunión interior”.

¿Y luego de dar a luz?

Siempre existe la manera de ejercitarnos sin descuidar nuestras nuevas responsabilidades. Continuar con las prácticas es sumamente recomendable para la mamá, le servirá para hacer frente a esta nueva fase de su vida con una actitud más serena y tranquila. Explica David Lifar, en su libro "Yoga, embarazo y plenitud", “los primeros movimientos que se hacen en Yoga post- parto son muy suaves y se basan en asanas de elongación y ejercicios respiratorios que ayudan a reacomodar las tensiones que suelen producirse por adoptar con frecuencia malas posturas. También, muy de a poco, se va trabajando para afinar la cintura, fortificar piernas y brazos, y a través de la relajación, concentración y meditación, encontrar tranquilidad y equilibrio”, dice.

¿Cuándo puedo retomar la actividad?

Si el nacimiento fue a través de cesárea se recomienda iniciar tu rutina de ejercicios transcurridos 5 meses del parto, y si al contrario el parto ocurrió de forma natural podrás iniciar el entrenamiento 30 días después del nacimiento de tu bebé, sin embargo, la persona apropiada para determinar la fecha exacta es tu médico.


¡Los riesgos de fumar durante el embarazo!

Fumar es un riesgo de salud pública. Todo fumador está expuesto a sufrir un cáncer de pulmón, problemas cardiovasculares y otras enfermedades. Del mismo modo el fumar durante el embarazo pone en riesgo no sólo a la madre sino también al niño que está por nacer.

Fumando durante el embarazo

Son 4000 sustancias químicas las que contiene el humo del cigarrillo. No se conoce específicamente cuáles son nocivos para el desarrollo del bebé, pero se cree que tanto la nicotina como el monóxido de carbono pueden hacer que el embarazo no tenga el resultado deseado. La nicotina es una droga poderosa que viaja por el cuerpo y constriñe los vasos sanguíneos. Cuando una mujer está embarazada, la nicotina también pasa por la placenta y el cordón umbilical. El desarrollo del bebé se puede ver afectado, ya que el bebé recibe menos nutrientes y oxígeno.

Riesgos para el bebé

Durante el embarazo, el bebé no puede deshacerse bien de la nicotina y de otras drogas. Por lo tanto la nicotina permanece en su sistema. Esto puede causar un aborto espontáneo, hacer que el  bebé nazca prematuro o de bajo peso, incluso puede causar la muerte del feto. El hecho de que un bebé nazca de bajo peso significa que no recibió todos los nutrientes que necesitaba para crecer. Los bebés prematuros y con bajo peso al nacer tienen mayores riesgos de sufrir problemas graves de salud durante los primeros meses de vida, incapacidades permanentes como parálisis cerebral, retraso mental y problemas de aprendizaje. Si una madre fuma, el bebé tiene tres veces más probabilidades de sufrir el síndrome de muerte súbita infantil (muerte en la cuna). Incluso los efectos del cigarrillo se aprecian mucho tiempo después de nacido el bebé, estudios demuestran que los niños que crecen en hogares donde el cigarrillo es un hábito son menos sanos.

Atenta a las estadísticas

Actualmente, al menos 10% de las mujeres en los Estados Unidos fuman durante el embarazo. Las estadísticas de lo que sucede en Estados Unidos son un reflejo de lo que pasa en el mundo entero, se dice que un promedio global es que un 30% de las mujeres fumadoras continúan con el hábito luego de quedar embarazadas. Si todas las mujeres embarazadas dejaran de fumar, la cantidad de nacimientos sin vida se reduciría en un 11% y la cantidad de muertes de bebés recién nacidos en un 5%, según estimaciones del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos.

Fumar después del parto

El humo de los cigarrillos, o de otro tipo de tabaco, no es sano para un bebé durante su gestación ni después de su nacimiento. Los bebés, así como los niños expuestos al humo, tienen mayor probabilidad de sufrir resfriados, problemas pulmonares e infecciones de oído. Los pequeños se convierten en fumadores pasivos. Las mujeres embarazadas que no fuman deben evitar el humo de otros fumadores. La exposición regular al humo, aunque sea de segunda mano, puede ser perjudicial para el bebé. Por esta razón, aunque no fumes, deberás evitar los ambientes donde esté permitido fumar.

 


Infección durante la lactancia: Mastitis

El período de lactancia permite estrechar aún más el vínculo amoroso que existe entre madre e hijo. La leche materna es el alimento ideal para todo niño recién nacido, hasta los 6 meses como alimento principal, y hasta los 2 años como alimento complementario. Por esta razón el cuidado de los senos es de suma importancia en esta etapa, ya que el más mínimo descuido en acto de amamantamiento podría producir una mastitis.

“Con el nombre de mastitis se conoce a todo proceso infeccioso de la mama durante la lactancia o no lactancia del bebé. Si ya de por si la lactancia es una preocupación importante de la madre, sobre la que gira toda su vida y la de su bebé en los meses inmediatos al parto, una infección de mama puede complicar aún más todo se complejo universo materno”. Indica la Dra. Gracia Rubio, Ginecóloga. Señalando además, que no representa una complicación mayor, sin consecuencias graves para el lactante.

Síntomas

Los primeros síntomas característicos son el dolor y la hinchazón en la mama, con áreas enrojecidas y endurecidas. Cuando la infección avanza pueden aparecer escalofríos, cansancio y fiebre que puede alcanzar hasta los 40°C, también vómito y nauseas. El calor, el enrojecimiento y el dolor se pueden presentar en zonas muy concretas del pecho que toman forma triangular y se hacen muy visibles.

Causas

La Dra. Rubio explica que “La mastitis se asocia por lo general a la obstrucción de los conductos de la leche en el interior del pecho. Cuando la leche no fluye bien por los conductos y estos se obstruyen de forma continuada se produce una infección de los mismos y un proceso inflamatorio y doloroso en zonas concretas del pecho”. Señala que existen otros tipos de mastitis producida por “hongos tipo cándida”, transmitida por el bebé a través del contacto con su boca. “Es una mastitis con sus efectos muy concentrados en el pezón, que se irrita de forma muy dolorosa para la madre”, dice.

 


Tema Destacado


CONTACTO
E-mailsales@regardemoi.cl
Direccion

Avda Providencia 1308, Quinto Piso Of: 2B - Providencia Santiago - Chile

Teléfono+562 (22640865) - (228645665)
Publica con nosotros: Publicidad en nuestra web y edición impresa
Campañas de marketing digital para tiendas


Derechos Reservados © 2013 Regardemoi Ltda.