BOUTIQUE CHILE - Subcategoria Mama_activa
CUIDADO INFANTIL
6 buenas razones para criar a tus hijos junto a una mascota

Traer una mascota a tu hogar es realmente traer un nuevo integrante de la familia. Y es que lo niños adoran los animales y qué bueno que sea de esta forma, pues los beneficios que las mascotas pueden traer a tus hijos son innumerables. Por eso te damos 6 buenas razones por las que no deberías pensarlo más, lleva una mascota a casa, especialmente en estas fechas son el regalo ideal para los pequeños.  

 

1 Las mascotas enseñan a tu hijo a ser responsables. Desarrollar el sentido de responsabilidad desde muy temprana edad te garantizará que en un futuro tu hijo será un hombre de bien, con carácter e integrativo socialmente. Y es que cuando llevamos una mascota a casa también adquirimos responsabilidades desde la limpieza, la alimentación y la salud del animal, responsabilidades que deberás compartir con el resto de la familia especialmente con los pequeños del hogar, pues esta es una gran oportunidad para enseñarles sobre obligaciones, derechos y deberes que más tarde serán de gran utilidad.

 

2 Lo ayudará con su desarrollo emocional. Si los niños crecen junto a mascotas, desarrollarán sus habilidades emocionales con más facilidad. Dispondrán de una mayor empatía para reconocer si su animal está tranquilo, alegre o inquieto. Sabrá lo importante que es respetar a los demás, la importancia de cuidar, acariciar y acompañar en las buenas y en las malas. Y es que los animales serán estupendos amigos en cualquier etapa de sus vidas.

 

3 Una mascota mantendrá a tu hijo saludable. Un artículo en el Huffington Post en 2012 demuestra que los perros y los gatos pueden hacer que los niños sean más sanos, explican que tener una mascota realmente ayuda a mantener a tu hijo sano, especialmente en el primer año de vida. Un estudio realizado en Finlandia encontró que los niños criados con una mascota tenían menos incidencias de infecciones respiratorias y del oído, prescribiéndose menos antibióticos en aquellos niños con mascotas a diferencia de los que no tenían un animal. Los científicos creen que las mascotas ayudan al sistema inmunológico de tu hijo a madurar más rápidamente.

 

4 Los ayuda a ser más compasivos. "Trata a los demás de la manera en que deseas ser tratado", esta premisa a ser entendida por tus hijos cuando se relacionan tempranamente con animales y mascotas. Cuando los pequeños entienden que con suaves caricias su perro se mantendrá a su lado fielmente devolviéndole el acto de amor con juegos y cariño perruno, están aprendiendo sobre compasión y empatía, incluso sobre paciencia, pues también aprenderán a notar que cuando el comportamiento hacia sus mascotas no es nada agradables seguramente ellos tampoco lo serán.

 

5 Desarrollan la autoestima de los más pequeños. Junto con la responsabilidad de una mascota viene la construcción de confianza en sí mismo. Cuando los niños tienen éxito en criar a sus mascotas, se sienten bien consigo mismos. A su vez, su autoestima aumenta y llevan un aire confiado sobre ellos. En cierto sentido, están orgullosos de sus logros.

 

6 Son menos alérgicos. Múltiples estudios a lo largo de los años han demostrado que los niños que crecen con mascotas son menos propensos a desarrollar alergias y asma. Cuando se expone al pelo o la caspa de mascotas y otros alérgenos antes de cumplir un año de vida, los niños tienden a desarrollar sistemas inmunológicos más fuertes. De acuerdo con un estudio publicado en Clinical & Experimental Allergy, los científicos han encontrado que los niños que crecen cerca de los perros son un 50% menos propensos a desarrollar alergias y asma que los que crecen sin un perro. 


10 ideas para enseñar a tu hijo a andar en bicicleta

Andar en bicicleta es una de las actividades más divertidas y saludables para tu hijo. Es a la de edad de 4 o 5 años que tu hijo ya está preparado para aprender a andar en bici, pues sus habilidades motoras se han desarrollado lo suficiente para poder mantener el equilibrio sobre la bicicleta. Pero para ello las condiciones deben ser las adecuadas, como el tamaño de la bici, el camino, la ropa y tu disposición para enseñarlo. Por eso te traemos 10 ideas para ensenar a tu hijo a andar en bicicleta.

 

1 Elige para tu hijo una bicicleta donde el asiento pueda ser bajado lo suficiente para que él pueda sentarse y tener ambos pies (toda la planta del pie) en el suelo. Quita las ruedas de entrenamiento y quita también los pedales. La intención es que tu hijo aprenda primero sobre equilibrio y balance.

 

2 Lo ideal es encontrar una superficie con césped, ya que este es lo suficientemente corto como para que no genere demasiada resistencia a las ruedas, pero puede proporcionar un aterrizaje suave en caso de una caída.

 

3 Lo siguiente es la inclinación del terreno, ya que lo recomendable es que tenga ligeras pendientes con inclinaciones de 30 metro más o menos, combinadas con áreas planas, de esta forma te aseguro que tu hijo rápidamente aprenderá a mantener el equilibrio.

 

4 Tienes que preparar a tu hijo con un pantalón largo y una liga que evite que este se enrede con las ruedas, también con rodilleras y cascos, para prevenir cualquier accidente.

 

5 Para comenzar apóyalo desde la parte trasera con tus manos, evitando que este caiga. Ármate de paciencia y energía pues esta actividad probablemente sea agotadora durante las primeras horas.

 

6 Mide el tiempo que logra mantenerse en equilibrio y felicítalo por cada avance de esta forma lo tendrás motivado hasta conseguir el objetivo final.

 

7 Ya luego de la práctica, lo siguiente es colocar los pedales a la bicicleta pues tu hijo ya debe estar preparado para pedalear. Un consejo es que mientras más cerca mantenga los pies y las piernas de la bici más fácil será mantener el equilibrio. La idea es que luego de bajar por la pequeña pendiente y encontrarse con el terreno plano él sea capaz de pedalear y mantenerse en balance con el impulso inicial.

 

8 Relájate y piensa que has tomado todas las precauciones para que no haya ningún accidente que lamentar. Por miedo, los padres suelen mantener las rueditas de entrenamiento durante un largo tiempo, teniendo la esperanza que de la noche a la mañana y sólo con la ayuda de las rueditas el niño aprenderá a andar en bici. Pero las ruedas de entrenamiento ayudan a los niños a acostumbrarse y a sentarse en bicicleta, usando las piernas para pedalear, pero no les ayudarán con el equilibrio y el balance, por el contrario será más difícil que sientan confianza sin las rueditas, así que es mejor que no las uses.

 

9 Dale tiempo y no lo presiones, algunos niños pueden tardar más tiempo que otros en aprender. Simplemente, déjalo disfrutar de estos momentos, entendiendo que cada quien aprende a su propio ritmo.

 

10 Cuando ya esté totalmente entrenado con la bici, enséñale las normas básicas de todo ciclista, las medidas de seguridad y cómo debe respetar a los peatones. También delimita las áreas donde podrá andar en bici y todas las cosas importantes que crees debes tomar en consideración tanto para su propia seguridad como para la de los demás.


10 ideas para bajar la fiebre de tu bebé

La fiebre es común en los bebés, pero cuando eres madre primeriza es probable que una situación como esta te agarre desprevenida y pueda resultar alarmante. Es bien sabido que medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno, o cualquier otro antitérmico, son usados para disminuir la temperatura corporal, sin embargo, lo recomendable es que antes de administrarle cualquier medicamento a tu pequeño consultes a su pediatra. Pero si quieres aliviar lo antes posible el malestar de tu hijo o se te hace imposible contactar a su médico, entonces puedes probar estos consejos mientras esperas por las indicaciones del doctor.

 

1 Coloca un paño húmedo y limpio en la frente de tu hijo mientras descansa.

 

2 Dale a tu niño un baño tibio con esponja para relajarlo. A medida que el agua se evapora de su piel, la enfriará y bajará su temperatura. No utilices agua fría. Puedes hacerlo temblar y hacer que su temperatura corporal aumente. Del mismo modo, evita el uso de alcohol, antiguamente las madres solían frotar alcohol sobre el pecho del niño para bajar la fiebre, esto podría causar un aumento drástico de la temperatura y posiblemente intoxicación.

 

3 Suministra a tu hijo mucho líquido y alimentos refrigerados, como hielo y yogur, para ayudar a enfriar el cuerpo desde adentro hacia afuera y mantenerlo hidratado.

 

4 Gradúa la temperatura de la habitación donde se encuentre el bebé, esta no debería ser muy caliente ni muy helada, lo recomendable es mantenerla a unos 21 grados centígrados. Si es verano la habitación debe estar ventilada pero sin corrientes de aire. Recuerda que la intención no es enfriar al bebé.

 

5 Quita las capas de ropa para que tu hijo pueda perder calor más fácilmente a través de su piel. Vístelo con ropa ligera. Si está temblando, abrígalo con una manta ligera hasta que esté caliente otra vez.

 

6 Permanece con el niño dentro de la casa en un lugar fresco, evita salir a la calle. O, si estás afuera, quédate a la sombra y lo más protegida del exterior posible, incluso si es verano.

 

7 Para ayudar a que la temperatura del cuerpo del niño baje lo mejor es mantenerlo acostado descansando. Si aún no come alimentos sólidos, está atenta a hidratarlo con agua frecuentemente.

 

8 Si es posible suminístrale una infusión hecha con pétalos de flores de girasol, pues este tiene como propiedad la regulación de la temperatura corporal. Déjala reposar unos 10 minutos para luego colar y darle entre 2 a 3 cucharadas cada 8 horas al pequeño.

 

9 Para estimular la baja de temperatura en tu bebé, un remedio casero pueden ser las papas, coloca rodajas enteras sobre las plantas de los pies del niño hasta que estas entren en calor, sustitúyelas por otras rodajas de papa más o menos frías, sin incomodar al pequeño.

 

10 Otro remedio casero es el vinagre, aplicando gasas esterilizadas en las pantorrillas del pequeño el vinagre podrá dilatar los vasos sanguíneos, la sangre fluirá de esta manera por las pantorrillas haciendo eliminar el calor del cuerpo en el punto más lejano de la cabeza.


5 propuestas para vestir a tu bebé en Nochebuena

La época más maravillosa del año es aún más maravillosa si eres madre. Todos los detalles son importantes cuando nos preparamos para Nochebuena, incluso la tenida o el vestuario será muy importante tanto para grandes como para los más pequeños. La comodidad es la premisa que debes tener como prioridad antes de decidirte por el atuendo de tu bebé para recibir su primera Navidad. Deberás también tomar en cuenta el tipo de celebración, que probablemente sea familiar, e incluso deberás prepararte con algunas otras prendas de ropa por si ocurre algún accidente de estos que suele pasar con los bebés. Si aún no has decidido qué usará tu bebé para la Nochebuena acá te dejamos algunas interesantes propuestas.

1 El negro es un color que combinado con algún tono navideño como el rojo, el verde o el dorado, es ideal para vestir a tu niña sobre todo si se trata de una reunión más o menos formal.

2 Este vestido rojo es un clásico para esta época navideña, una forma muy casual pero con mucho estilo para que tu pequeña espere la llegada de la Navidad.   

3 Pero si se trata de una celebración en familia con un tono más informal, este outfit navideño será muy cómodo para tu bebé con el que, sin duda, llamará la atención de todos los presentes.  

4 Para los niños de la casa prefiere ropas de algodón que no sólo resultará cómoda sino que además le brindará el estilo deseado según el modelo que escojas. Vestidos, pantalones o camisas confeccionados en tela de algodón será tu mejor opción.

5 Para los niños la variedad de camisas en tonos navideños te hará tener muchas opciones indicadas para esta velada. Combínalos con pantalones de algodón o de pana y dale un toque final a su look con un gorro de Santa.

 

 

 

 

 


10 consejos para los primeros aros de tu bebé

Bien sea por simple tradición, cultura o por gusto propio algunos padres deciden perforar las orejas de sus pequeñas hijas incluso desde antes de salir del hospital donde nacieron, y pese que muchos se oponen a esta costumbre un tanto vanidosa, si el procedimiento se hace de la forma adecuada puede resultar inofensivo para la niña, claro sigue siendo dolorosa para ella. Antes de decidir colocarle aros a tu bebé está atenta a estos consejos que hoy te ofrecemos.

 

1 Perforar las orejitas de tu pequeña es una decisión muy personal, por lo tanto, surgirán dudas y preguntas que pueden tener respuestas diferentes dependiendo de cada caso. Sin embargo, si te dejas llevar por la mano de un experto como tu pediatra y no escuchas las opiniones de terceros que se dejan llevar por creencias populares, todo este proceso será mucho más relajado para ti y tu hija.

 

2 La edad adecuada. En la mayoría de los casos, los médicos aconsejan a los padres esperar hasta que la niña tenga por lo menos seis meses de edad. La razón principal detrás de esto es que en muchos casos el perforar la oreja puede conducir a infecciones. Las niñas menores de seis meses no tienen un sistema inmunológico completo para combatir tales infecciones. Por lo tanto, es aconsejable retrasar el proceso, al menos, hasta la edad de seis meses.

 

3 Una opción válida que también debes evaluar será esperar hasta que tu hija sea capaz de tomar una decisión sobre si quieren tener aros o no.

 

4 Antes que nada consulta al pediatra. Es altamente recomendable consultar a tu pediatra antes de perforar las orejas de tu hija. El médico puede prescribir las vacunas, que se requieren antes de hacer la perforación. Tu pediatra también podrá determinar si las orejas de la niña están listas para ser perforadas o no.

 

5 En muchos casos, en las clínicas y hospitales también se ofrecen los servicios de perforación bajo el criterio del pediatra. Esta ayuda adicional puede ser la más adecuada pues podrás estar tranquila en cuanto la seguridad del procedimiento. Infórmate antes incluso de dar a luz.

 

6 Aunque las perforaciones de la piel estén asociadas al dolor, hoy en día las técnicas y aparatos usados por los expertos permiten que el dolor se convierta en una simple molestia. Si tu niña ya está grande y has decidido ir a un centro especializado de perforaciones una buena idea será hacerlo junto con alguna amiguita cuya madre haya tomado la misma decisión, de este modo se aliviarán tensiones.

 

7 El material de los aros es otro punto muy importante a tomar en consideración. Busca materiales hipoalergénico o metales nobles como el oro (mínimo 14 kilates) o la plata, también el titanio y el platino son recomendados. Recuerda que la piel de tu bebé puede ser muy delicada y sensible a alergias.

 

8 Si la perforación se la harás cuando aún es bebé entonces la forma del aro deberá ser lo más sencilla posible, ya tendrá tiempo para usar otros modelos. Recuerda que la mayoría del tiempo tu bebé estará durmiendo y los aros pueden resultar un problema.

 

9 Prefiere los aros planos, pequeños, con seguro para niños en la parte de atrás (se trata de una tuerca o rosca lisa que evita que la punta del aro roce la piel de tu bebé). Mientras más liviano sea el aro será mucho mejor.

 

10 Tomadas las precauciones de seguridad necesarias y el modelo adecuado del aro, podrás tranquilamente perforar las orejas de tu niña, no olvides que luego del procedimiento deberás atenta a cualquier reacción alérgica que se puede manifestar con coloraciones y heridas en la zona, pero también con fiebre. En este caso consulta inmediatamente al médico.


10 cosas que debes saber de la anorexia en los niños

La anorexia es un desorden alimenticio que no sólo se limita a los adolescentes y adultos, y es que los niños también pueden padecerla. Aunque es mucho más frecuente en las personas de sexo femenino también puede ocurrir en hombres y niños. El principal rasgo de esta enfermedad lo notarás porque el niño, aunque tenga apetito, se negará a comer, pues presentan inapetencia, sin una razón aparente. De allí la importancia de estar atentas a los hábitos alimenticios de nuestros pequeños. Estas son 10 cosas que debes saber sobre la anorexia en los niños.

 

1 Los trastornos alimenticios probablemente son causados por una combinación de factores biológicos, conductuales y sociales. Además, muchos niños y adolescentes con trastornos alimentarios luchan con uno o más de los siguientes problemas: ansiedad, miedo al sobrepeso, depresión y baja autoestima.

 

2 Normalmente piensan que están gordos a pesar de que están muy delgados. Los niños con anorexia pueden llegar a estar tan delgados que pueden parecer como que están enfermos.

 

3 Cuando la madre o alguna otra persona de la familia también es anoréxica. Los niños suelen imitar estas conductas.

 

4 Los malos hábitos de alimentación pueden llevar a los niños a la anorexia.

 

5 Los trastornos alimenticios en niños y adolescentes pueden conducir a una serie de graves problemas físicos e incluso la muerte. De allí la importancia que busques ayuda profesional lo más pronto posible.

 

6 La anorexia puede conducir a varios problemas de salud graves. Entre ellos están, daño a los principales órganos del cuerpo, especialmente el cerebro, el corazón y los riñones, arritmia cardíaca, disminución de la presión arterial, pulso, temperatura corporal y ritmo respiratorio, sensibilidad al frío, huesos excesivamente frágiles.

 

7 El tratamiento típico se basa en el paciente, en este caso el niño o niña, pero también incluyen terapias de grupo y de familia. Medicamentos psiquiátricos, grupos de apoyo, o terapias informativas sobre nutrición son tratamientos adjuntos que pueden ser beneficiosos para algunos pacientes.

 

8 Debes tener en cuenta que la mayoría de los niños cuando los enfrentas no reconocen que sus hábitos restrictivos son en realidad un trastorno alimenticio y mucho menos tiene conciencia de que podría ser fatal. Por eso al identificar el problema debes ser muy cuidadosa y sutil al compartir esta información con tu hijo.

 

9 Imponerles dietas a los niños con sobrepeso puede desencadenar una obsesión con la comida, que podría conducir entonces a padecer un trastorno alimenticio. Se recomienda hacer que los niños con sobrepeso practiquen algún deporte, o volverse más activos como familia, además de proveer opciones más saludables para comer.

 

10 Un repentino cambio en el tamaño de las porciones ingeridas, evitar los alimentos que antes disfrutaba, aquellos altos en calorías y la pérdida de peso repentina son señales de advertencia de que un niño está desarrollando un trastorno alimenticio.

 


Pros y contras del uso de algodón y tela sintética en los bebes

Las telas sintéticas son aquellas creadas por los seres humanos mediante procesos de síntesis químicas, de las cuales se obtienen polímeros. Mientras que el algodón es una tela natural que presenta muchas más ventajas a la hora de ser usadas por tu bebé. Una tela natural no será igual que una tela sintética, ya que seguramente ofrecerá mayor suavidad y calidad, pero esto no quiere decir que las telas sintéticas no sean aconsejables. Por lo general, la fibra sintética suele mezclarse con una natural para obtener una prenda de buena calidad pero de un precio accesible, como por ejemplo el del algodón y poliéster. Lo mejor es estar bien informadas antes de elegir el tipo de tela que eliges para tu bebé, por eso te explicamos algunas ventajas y desventajas de las telas de algodón y las telas sintéticas.

 

Los pros del algodón

1 Transpirable. A diferencia de la mayoría de las telas sintéticas, el algodón absorbe el sudor del cuerpo y permite que este se evapore más fácilmente. Funciona como una toalla, eliminando la humedad de la piel y evitando el crecimiento de bacterias. Esta propiedad lo convierte en el mejor tejido para la ropa de tu bebé.

 

2 Suave. El algodón es un tejido suave y elástico que resultará muy cómodo para tu bebé.

 

3 Aislamiento. El algodón tiene la propiedad de aislar la temperatura externa. Por lo que puede mantener a tu bebé fresco en verano y cálido en invierno, ideal para usar durante todo el año. También resiste la adherencia estática.

 

4 Natural. Mientras que las telas sintéticas se fabrican con la combinación de productos químicos, el algodón es una tela natural que no irrita la piel.

 

5 No alérgico. Los tejidos de algodón no causan alergias en la piel, por lo que son altamente recomendados para bebés y personas con piel sensible. Ésta es también una de las razones por las que los vendajes y la gasa se hacen con algodón.

 

6 Duradero. Las fibras de algodón son realmente fuertes y duraderas. De hecho, es 30 por ciento más fuerte cuando está mojado, por lo que puede soportar bastantes lavados. También repele las manchas, por lo que definitivamente es la mejor opción para los niños.

 

Los contras del algodón

1 Se encoge. Cuando compras ropa de algodón, puede que tengas que elegir un tamaño un poco más grande que el tamaño que necesite tu bebé ya que tiende a encogerse.

 

2 Arrugas. El tejido de algodón es propenso a las arrugas, por lo que tendrás que planchar la ropa de tu bebé cada vez que desees usarla.

 

3 Daño. El algodón es más propenso a los daños ya que es una fibra natural. Se puede dañar por la humedad y el moho, además tiende a decolorarse en la luz del sol.

 

4 Lavado. Durante el lavado de la ropa de algodón del bebé, debes tener en cuenta que los colores pueden mezclarse con el resto de la ropa, causando manchas de colores indeseadas.

 

5 El secado. También se seca lentamente y es más propenso a la pelusa.

 

Los pros de la ropa sintética

1 Las fibras poliamidas son las que se emplean para la fabricación del nylon, un textil muy resistente y elástico, el cual posee una gran ventaja, no es atacado por los insectos, por ello no es blanco fácil para polillas.

 

2 El poliéster es también una de las telas sintéticas más requeridas y empleadas para prendas textiles. En su fabricación se puede combinar con fibras naturales como el algodón; es un material resistente y económico, lo que hace que lo hace mucho más accesible.

 

3 Las fibras poli-vinílicas, tienen la particularidad de ser muy suaves y es por ello que se usa mucho en la confección de ropa de bebés o niños, ya que no irritan o dañan la piel.

 

Los contras de la ropa sintética

1 Telas sintéticas como el nylon no son resistentes a las altas temperaturas, ya que cuando se la expone al calor, tiende a deformarse.

 

2 Si tu bebé es alérgico o tiene problemas de irritación de piel, no es conveniente que utilice una prenda hecha enteramente en nylon, ya que podría irritar la dermis.

 

3 Las fibras sintéticas aunque no sean de baja calidad, nunca llegarán a ser tan cómodas y suaves como el algodón y otras telas naturales.

 

4 No son frescas, no permiten el paso libre del aire, y es por ello que no se recomiendan para climas cálidos.


10 consejos para mantener hidratado a tu bebe en verano

Con la llegada de las altas temperaturas del verano la deshidratación puede ser un enemigo latente de grandes, pero sobre todo, de los más pequeños del hogar. El verano de por sí ya es una estación un tanto incómoda cuando se trata de mantener a los niños frescos y sin calor. Y es que si no se le brindan los mejores cuidados a los bebés durante esta época del año pueden sufrir problemas en su piel, deshidratación severa, e incluso, muerte súbita. Para mantener a tu bebé fresco e hidratado durante la época estival te damos estos 10 consejos.

 

1 Escoge la ropa adecuada. Si vas a estar en el interior de un lugar, entonces viste a tu bebé con ropa suelta, ligera, preferiblemente de una fibra natural como el algodón, que absorbe la transpiración mejor que las telas sintéticas. Una buena regla es, "viste a tu bebé de la manera que estás vestida tú", es decir, si llevas pantalones cortos y una camiseta, el mismo tipo de vestimenta también estará bien para tu bebé

 

2 Si vas al exterior colócale pantalones largos de color claro, una camisa de manga larga y un sombrero de ala ancha para proteger su rostro del sol. Incluso si hace un día nublado, nunca dejes de proteger a tu bebé del sol. El hecho que esté bien cubierta no significa que no esté fresco, de eso depende el tipo de tela y el color de la ropa.

 

3 Proporcionarle una buena ventilación. Dado que un bebé no transpira eficazmente, puede llegar a ser sobrecalentado mucho más rápidamente que un adulto. Es por eso que nunca debes dejar a un bebé en una habitación caliente o en un auto estacionado. Incluso unos minutos podría causar que su temperatura aumente vertiginosamente, llegando a ser mortal.

 

4 Utiliza un coche adecuado para el verano, en algunos sitios se les conoce como coche tipo “paragua”. La combinación de su calor corporal y el espacio de confinamiento del coche que usualmente usas en invierno puede hacer que tu niño se sienta muy incómodo por las altas temperaturas. Para esta época prefiere un coche de nylon con telas ligeras en lugar de un tejido pesado como el dril. Si el rostro de un niño comienza a verse enrojecido, sácalo inmediatamente del coche.

 

5 Un bebé en verano debe consumir más líquidos que en invierno. El rostro enrojecido, la piel cálida al tacto, la respiración rápida y la inquietud pueden ser señales de advertencia de deshidratación.

 

6 Puesto que los bebés menores de 6 meses no deben beber agua (los bebés de más de 6 meses pueden tomar en cantidades modestas), esto según te indique su pediatra. Reemplaza los líquidos perdidos con una dosis adicional de leche materna o de fórmula láctea.

 

7 Los bebés deben beber por lo menos 50% más líquido de lo habitual en el verano, la ingesta de líquidos normal es de al menos dos onzas por libra por día, por lo que un bebé que normalmente toma 20 onzas debe consumir un mínimo de 30 onzas.

 

8 Escoge el mejor momento del día para salir con tu bebé. El peor momento para que tu bebé esté al aire libre es entre las 10 am y las 2 pm, cuando el sol hace más daño a la piel. Luego de esta hora sigue tomando tus precauciones en cuanto la protección solar y la vestimenta.

 

9 Busca los sitios con sombra. Cuando vayas al parque o a la playa, busca un lugar protegido, como debajo de un árbol, un paraguas o un dosel. Un elemento útil para llevar a la costa es una tienda de tela especial para bloquear los rayos nocivos del sol. Asegúrate de que tiene laterales de malla transparentes para una ventilación adecuada.

 

10 Si tu bebé ya puede consumir alimentos sólidos, entonces, con el previo consentimiento del pediatra, suminístrale a lo largo del día porciones de frutas naturales, preferiblemente aquellas con alto contenido en agua como la sandía, el melón, la piña y el kiwi. 


Cómo lidiar con un niño superdotado

El talento y la inteligencia fluyen de manera natural en este tipo de niños, y aunque el concepto “superdotado” no ha terminado de calar en nuestra sociedad, es indiscutible que muchos niños presentan características excepcionales que ameritan condiciones especiales tanto en casa como en la escuela.

 

Un niño superdotado se caracteriza por poseer habilidades cognitivas más desarrolladas que los niños de su edad. Aprenderá mucho más rápido, será más creativo, hablará con fluidez, entre muchas otras cosas, pero así como puede ser extrovertido puede pasar todo lo contrario, y verse sometido a un sistema educativo que no está acorde con sus destrezas puede confinarlo a mundo depresivo y aislado, que terminará afectando de igual manera a los padres. De allí la importancia de saber tratar a este tipo de niños.  Por eso te dejamos algunos consejos:

 

No olvides quién es el niño y quién es el adulto. Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos. Un adulto que asume que un niño superdotado puede tomar sus propias decisiones sobre la mejor escuela o las mejores actividades para él, está dando demasiado poder al niño. Esto socava la confianza del niño en el adulto. Estas decisiones dependen de los adultos que tienen experiencia y sabiduría.

 

Proporcionar desafíos intelectuales dentro y fuera de la escuela es importante. Los niños superdotados logran alcanzar objetivos mucho más rápido que los niños de su edad, con gran rapidez, sin esfuerzo y sin mucha práctica. Pero la ansiedad, el perfeccionismo y el miedo al fracaso pueden estar asociados con este condicionamiento temprano, y la falta de desafíos puede despertar estas emociones.

 

Pero proporcionarle a tu hijo un horario lleno de actividades no es lo mismo que brindarle desafíos. Ciertamente es bueno que le des la oportunidad de explotar sus diversas habilidades a través de nuevas actividades que puedan dejar al descubierto sus pasiones y sus talentos. Pero también debes darle la oportunidad de comportarse como un niño normal, tu hijo debe tener tiempo suficiente para recrearse y jugar. El hecho que sea un niño superdotado no significa que ya sea un adulto que solo debe interesarse en actividades culturales e intelectuales.

 

No expongas a tu hijo como un ejemplo a seguir para el resto de los hermanos u otros niños. Cada persona es única, y las habilidades naturales a menudo afectan intereses y metas tanto, o más, que el esfuerzo. Las comparaciones podrían hacer que tu hijo reduzca sus habilidades para no sentirse extraño o fuera de lugar. Además, las comparaciones pueden poner a otros niños en una posición insostenible e injusta.

 

Finalmente recuerda que lo más importante es el amor que le puedas transmitir a tus hijos, un niño superdotado es una mente maravillosa que podrá crear en el futuro cosas extraordinarias, pero sus valores y principios están basados en el amor de la familia, seguramente sus logros serán aún más extraordinarios. Pues será un hombre de bien y, de seguro, será feliz.

 


5 consejos para cuidar el cabello de tu hija pequeña

El cabello e incluso el cuero cabelludo de tus hijos deben ser tratados cuidadosamente desde el día que nacen. Por lo que si ya desde muy pequeña has estado atenta al cuidado del cabello de tu hija de seguro ya a cierta edad tendrá una hermosa cabellera. De allí la importancia de poner en práctica algunas rutinas que le brindarán a tu pequeña la oportunidad de lucir un hermoso cabello. Toma nota de estos consejos y no esperes más para ponerlos en práctica.

 

1 Lo primero será cortar sus puntas regularmente. Incluso cuando son bebés el cabello de los niños necesita ser cortado, a medida que vaya creciendo corta mensualmente sus puntas. No importa el tipo de cabello que tenga tu hija, si es liso o rizado, lo mejor es que desde pequeña dejes con su cabello crezca con naturalidad y con gracia.

 

2 Para cuidar adecuadamente el cabello de una niña deberás usar un champú con PH neutro especial para niños. El acondicionador es muy importante, un buen acondicionador te ahorrará muchísimo tiempo desenredando la larga cabellera de tu pequeña, además le brindará suavidad y brillo. Los acondicionadores para niños son los ideales, sin embargo, también puedes utilizar un acondicionador para adultos, asegurándote que sea para cabello regular o virgen, evita acondicionadores para cabellos teñidos o cualquier otra característica que obviamente tu hija no presenta.

 

3 Otro consejo para tomar en cuenta será evitar que tu hija se vaya a la cama con el cabello mojado o húmedo después de tomar un baño o una ducha antes de dormir. Este mal hábito termina pudriendo el cabello, por lo que te recomendamos el uso del secador, este lo deberás usar en una temperatura media y procurando colocarlo a 5 cm del cuero cabelludo de la pequeña, pero es importante que el secador sea tu última opción y lo uses lo menos posible en el cabello de tu hija. Tampoco es recomendable que e coloques a tu niña colas, trenzas, o ganchos con el pelo aún mojado o húmedo.

 

4 Si el cabello de tu niña tiende a sufrir de “frizz” puedes usar de las gotitas de aceite que usamos nosotras para controlar la humedad. También mascarillas naturales como el aceite de oliva o la palta, son tratamientos inocuos y de los cuales tu hija estará encantada de participar, pues podrían dedicar toda una tarde para que ambas se realicen tratamientos caseros tal cual salón de belleza.

 

5 El cepillado del cabello es una regla básica que tu hija debe entender desde pequeña. Vuelve esto parte de su rutina, pues deberá cepillar su cabello todas las mañanas y en las noches antes de dormir. Depende de su tipo de cabello utiliza peines o cepillos con los dientes más o menos anchos, en el caso de cabellos rizados, por ejemplo, prefiere los peines de dientes grandes y separados entre sí. También educa a tu hija en cuanto el uso del cepillo del cabello, pues esta es una herramienta personal que deberá ser usado solo por ella. 


Cómo lidiar con una pubertad precoz en tus hijos

Antes de la pubertad los cuerpos de los niños y niñas sólo se diferencian por sus genitales. La pubertad es la etapa de la vida en que los cuerpos humanos comienzan a adquirir formas adultas, en las mujeres el crecimiento de los senos se hace notorio y el los hombres la aparición de vellos faciales y una voz más grave, son signos visibles de que los niños se están convirtiendo poco a poco en mujer y en hombre adultos. El inicio de la pubertad coincide por lo general con la primera fase de la adolescencia. Por lo general, para las niñas el inicio ocurre entre los 8 y los 14 años y, en los niños entre los 9 y los 15 años.

 

Por otra parte una pubertad precoz también es posible y se define como la aparición de caracteres sexuales secundarios, crecimiento de vello corporal en genitales y axilas, aumento de senos y de los órganos sexuales en los varones, y aparición de la primera regla en las niñas, entre otras características que en caso de tratarse de una pubertad precoz se manifestarán antes de los 8 años en la niña y de los 9 en el niño. Pero aunque los cambios más radicales suceden en los órganos sexuales, estos no son los únicos que se transforman, el organismo de los niños sufre otros cambios trascendentales.

 

Por lo tanto pese a que no estarás lidiando con un niño en edad adolescente probablemente te enfrentes a los típicos cambios emocionales de esta etapa del crecimiento. Vivir esos cambios tan profundos afecta mucho a la mayoría de los que atraviesan la pubertad. Más cambios de humor, mayor irritabilidad y mayor sensibilidad están generalmente asociados a este periodo de la vida. Incluso, los padres deberán estar atentos para prevenir trastornos graves como la depresión y trastornos alimenticios.

 

Para los niños enfrentar los enormes cambios que se producen en sus cuerpos no es tarea fácil. Cuando esos cambios, aparición del vello, de la menstruación, cambio de la voz, etc., se producen en niños aún pequeños, la aceptación de esos cambios es aún más difícil. Los problemas psicológicos asociados a la pubertad precoz serán más o menos graves dependiendo sobre todo del grado de madurez del niño y del apoyo que el padre le pueda brindar.

 

La comunicación y la buena información será clave para el niño pueda entender de qué se trata todo esto. Enseñarlo desde muy pequeño a aceptarse tal cual es también será clave en caso de presentarse una pubertad precoz, pues su efecto dependerá del nivel de autoestima con el que el niño ya previamente contaba. También las actividades ex curriculares que el niño pueda realizar le ayudarán a enfrentar de mejor manera estos cambios, la música, el arte o los deportes, todas aquellas aficiones que tu hijo ya ha desarrollado pueden ser una gran herramienta.

 

Existen tratamientos para detener la pubertad precoz, pero deberá ser un médico, muchas veces junto a los padres y, en ocasiones junto a un psicólogo, el que determine si es adecuado en cada caso la aplicación de ese tratamiento.


10 consejos para niños celiacos

La enfermedad celiaca se caracteriza por la pérdida de la tolerancia al gluten, el cual está presente en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Si una persona celiaca consumiese este tipo de alimentos, su sistema inmunológico respondería de forma agresiva, activando una reacción inflamatoria que compromete la integridad de los órganos. Los expertos calculan que la enfermedad celiaca en 5 veces más frecuente en niños que en adultos, tomando en cuenta que el único tratamiento posible para dicha enfermedad es la eliminación del gluten de la dieta diaria de los pequeños, te traemos 10 consejos para tratar con niños que padecen de esta enfermedad.

 

1 La comunicación con el pequeño desde muy temprana edad es importante, haciéndolo poco a poco comprender de su condición para que esté atento por cuenta propia en un futuro no muy lejano del tipo de alimentos que consume en ausencia de sus padres.

 

2 Debes tratar de que la información sea lo más clara posible, intentando responder todas las interrogantes e inquietudes que puedan surgir.

 

3 Parte de la educación del pequeño debe incluir su relación con el tipo de alimentos que no puede consumir, por lo que se recomienda tener los alimentos con gluten al alcance del niño, que aunque suene peligroso debe ser así para que aprenda a distinguir lo que puede y lo que no puede comer.

 

4 Elabora una lista de alimentos "buenos" y "malos", donde detallas los componentes de cada uno y los síntomas que puede sentir si ingiere los alimentos no adecuados.

 

5 Pese a que dejarás el resto de los alimentos a su alcance, es bueno que los separes entre sí, de esta forma evitarás confusión con el resto de la familia.

 

6 Como probablemente tengas que cocinar 2 tipos de comidas en casa, una para tu niño celiaco y otra para el resto de la familia, es bueno que comiences con la libre de gluten para evitar contaminación cruzada con trazas del mismo.

 

7 A medida que el niño crece, es importante enseñarle a interpretar las etiquetas nutricionales y los rotulados de los productos.

 

8 Esta atenta a incluir en su dieta todos los nutrientes necesarios para su edad, logrando así mantener una dieta equilibrada incluso cuando no incluyas los alimentos con gluten.

 

9 Relaciónalo con la comida que debe comer, desde el proceso de compra, ir al supermercado y escoger los alimentos, hasta cocinarlos y crear ricas recetas entre los dos apropiadas para su dieta.

 

10 Salir a comer fuera de casa puede ser uno de los grandes retos para los niños celiacos, primero que nada debes informar a los adultos que estarán con el pequeño, abuelos, tíos, primos, maestros y los padres de sus amiguitos deben saber sobre su padecimiento. Averigua antes de la salid qué comerá el niño fuera de casa y si es necesario lleva alimentos aptos por si resulta complicado ajustar el menú de los otros. 


5 consejos para cuidar la piel de un recién nacido

La piel de tu bebé recién nacido es muy delicada pues además de ser muy delgada puede llegar a ser hipersensible a ciertos estímulos externos, como el sol, la contaminación, el jabón, las cremas y fragancias que contengan su ropita. Por ello el cuidado de la piel de tu bebé deber ser una prioridad. Estos 5 consejos para que le des los cuidados necesarios a su piel.

 

1 Depende de la temporada en que nace tu bebé tendrás que abrigarlo más o menos, pero lo más importante es que la primera capa de ropa sea cien por ciento algodón. Y para ello debes estar atenta a la etiqueta de su ropa, aunque existen otros materiales que al tacto pueden parecer suaves, para la delicada piel de tu bebé pueden no ser tan favorables. El algodón es una fibra muy suave que debería se parte de todas sus prendas de vestir, incluyendo su ropa de cama y sábanas.

 

2 Evita las cremas con colorantes o perfumes que puedan ser contraproducentes para la salud de tu bebé, prefiere las que son hipoalergénicas y colócalas estrictamente si es necesario, por ejemplo, en el caso de pañalitis o eczemas en la piel. Las cremas deberán ser especiales para el cuidado de la piel de bebés, en caso de que se te ocurra probar con alguna crema o remedio natural consulta antes con su pediatra.

 

3 Al contrario de lo que se piensa un bebé recién nacido no debe permanecer todo el tiempo cubierto desde la cabecita hasta los pies. Si bien, hay que cuidarlo de los cambios de temperatura, no debemos abrigarlo demasiado, pues ellos están apenas aprendiendo a regular su temperatura y al estar muy tapados las glándulas sudoríparas, que apenas están madurando, pueden ocasionar salpullidos en su cuello, pecho y espalda. Procura mantener en su habitación y en la casa en general una temperatura promedio de 27 grados tanto en verano como en invierno, de esta forma él se sentirá muy cómodo.

 

4 Durante el lavado de su ropa usa productos especiales para bebés y dermatológicamente probados y avalados por los expertos. Olvídate de usar aromatizantes, cloro o suavizantes, mientras más neutro sea mucho mejor. De esta forma podrás evitar cualquier reacción alérgica en su piel como la dermatitis.

 

5 Los bebés también deben usar bloqueador solar especial para ellos, pero en este caso la regularidad con la que se aplica cambiará dependiendo de su edad. Los primeros seis meses de vida el filtro solar deberás aplicarlo únicamente de ser necesario, cuando sales a la calle y sabes que estará expuesto a los rayos solares (incluso cuando no hay sol).

Si durante esta etapa decides llevarlo de paseo a la playa deberás estar atenta a aplicarle el bloqueador solar cada hora, por todo su cuerpo incluso su cabecita. Sin embargo, deberás tratar de mantenerlo a la sombra y con un sombrero para cubrir su cabeza.

Si el paseo se trata de tiempos no tan prolongados en el exterior, deberás hacerlo cada dos horas. Y si sólo se trata de salir a casa para algún otro sitio cubierto, pues deberás colocarle filtro solar cada cuatro horas. Luego de los seis meses deberás colocarlo de forma más regular y todos los días.     


10 ideas para mantener a tus hijos bien hidratados en los días calurosos

El verano se acerca y los días con altas temperaturas amenazan con llegar pronto, y es en estos días en que se hace de suma importancia mantener a los pequeños de la casa bien hidratados. Aunque el consumo de agua es vital en todas las épocas del año para estar hidratados, en verano debemos estar más atentas a que los niños tomen suficiente líquido y no es precisamente el agua lo que más les gusta tomar, por ello hoy te traemos algunas ideas entretenidas para que tu hijo esté bien hidratado durante los días calurosos de verano.

 

1 Las aguas de sabor

Saborizar el agua con frutas puede ser una buena opción para animarlos a consumir más agua durante el día. Se trata simplemente de cortar algunas rodajas bien sea de limón, pepino o naranja, colocarlas dentro de una jarra de agua fría o con hielo, agrégale algunas hojitas de menta fresca y listo, el agua además de tener un aspecto más atractivo también tendrá un rico sabor.

 

2 Las paletas de helado

Si bien, los helados no son uno de los alimentos de los que se deba abusar aunque son los que más apetecen durante el verano. Esta idea es más saludable, esta vez realiza jugos con frutas frescas de temporada como sandía, piña, melón, naranja, limón, y cualquier otra fruta que se te ocurra, incluso combinaciones de estas, y llévalos al refrigerados en un molde para hacer paletas, en cuestión de horas tendrás unos ricos y sanos helados caseros que con mucho gusto tus hijos comerán durante el día.

 

3 Cubos de hielo de frutas

Una forma divertida de tomar agua de seguro será esta. En los moldes para hacer hielo agrega trozos de fruta de colores como kiwi, frutillas o sandía, colócales agua y llévalos al refrigerador. Cuando ofrezcas agua a tus hijos preséntaselos con estos cubos de hielo que harán más entretenida la forma en que consumen agua.

 

4 Prepara licuados y batidos

El batido es una alternativa dulce, refrescante y nutritiva para que los niños tomen líquido. Además, es el acompañante ideal para una rica merienda. Existen muchas combinaciones. Prefiere las frutas de temporada como melón, sandía, rutillas o bananas (aunque esta última puede ser un tanto pesada), combínalas con yogur natural o con leche y un poco de azúcar o endulzante natural, agrega hielo y mezcla en una licuadora. 

 

5 Zumos naturales

Los jugos o zumos naturales no pueden faltar durante el verano, las combinaciones son muchísimas, pero lo mejor es escoger las frutas favoritas de tus hijos de esta forma no tendrán excusas de consumirlos.

 

6 Ensaladas de vegetales

Las ensaladas son una buena opción para aportar a la hidratación de tus hijos, vegetales frescos como la lechuga, el pepino y el tomate están cargados de agua, por lo que se vuelven ideales para esta época del año.

 

7 Ensaladas de frutas

Es una forma entretenida y colorida de que los niños consuman frutas cargadas de agua y que a la vez se mantengan hidratados. Prefiere las frutas diuréticas que tienen más líquido como el melón, la piña, las peras, las uvas, el kiwi, la sandía y las manzanas, puedes hacerla en trocitos pequeños, o picarla con cortadores de galleta para hacerla aún más atractiva ante los ojos de los niños. 

 

8 Las sopas

Las sopas también deben estar incluidas en el menú de verano de los niños. Preferiblemente sopas frías como el gazpacho o la sopa de pepino.

 

9 Agua más entretenida

Para que el agua sea más atractiva al paladar de los pequeños, agrégale un toque de limón o de naranja o cualquier otro zumo de fruta natural que le avive el sabor.

 

10 Por último, la ducha o el baño además de brindarle hidratación a su piel lo hará sentir realmente relajado luego de una jornada calurosa. De ser posible llévalo al baño o a la ducha en las mañanas y en las tardes antes de ir a la cama, ten en cuenta que la piscina no sustituye este procedimiento. 


4 claves fundamentales en la alimentación de los niños en verano

Verano es sinónimo de descanso para los más pequeños de las casa, y es que tras un largo ano escolar por fin llega la hora de disfrutar de mucho tiempo libre. Durante este tiempo la alimentación de los niños se nos puede ir de las manos, pues tendemos a ser más permisivos, pero no sólo es el hecho de que habrá más tiempo de ocio en casa, es que además las temperaturas han cambiado y se hace necesario incluir otros alimentos a la dieta diaria de tus hijos. Estas son 4 claves para llevar a cabo un adecuado plan alimenticio para tus hijos durante el verano.

 

1 Primero que nada recuerda que no se trata de un régimen estricto de alimentación, pues tus hijos aún están en pleno crecimiento y necesitan de muchos nutrientes. Empecemos por controlar los horarios, las porciones y el tipo de merienda que les darás. Los niños, al igual que los adultos, deben hacer 5 comidas al día.

 

2 Un buen desayuno cargado de proteínas, grasas buenas y carbohidratos, a media mañana una merienda que puede ser frutas con yogur, batidos, leche o galletas, siempre y cuando puedas controlar las porciones. Seguidamente el almuerzo, donde debes incluir gran porción de fibras como legumbres, vegetales, junto a las proteínas de las carnes, pollo, pescado o carnes. Le sigue otra merienda a media tarde, una comida ligera similar al de la media mañana, y por último la cena que también debería ser ligera con proteínas y vegetales, aunque también puedes incluir pan.

El truco es hacer las presentaciones de las comidas agradables y entretenidas, además de preparar ricos pero saludables postres para saciar las ansias por los dulces que se suelen despertar en esta época del año.  

 

3 La hidratación es súper importante durante el verano pues nuestro cuerpo necesita aún más de ser hidratado adecuadamente. Como es normal que los niños, e incluso los adultos, no consuman suficiente agua, entonces incluye gran cantidad de jugos y zumos, controlando el nivel de azúcar o eliminándola por completo. También incluye en su alimentación frutas y verduras con mucho agua, como el melón, la sandía, la piña y vegetales como el pepino y las hojas verdes. Procura que tu hijo consuma al menos 8 vasos grandes de agua al día. Elimina las bebidas azucaradas pues estas no traen ningún beneficio. Puedes hacer agua de sabores con la ayuda de ciertas frutas como el limón y las naranjas.

 

4 Las ensaladas y las sopas frías son ideales para esta época, ya que resultan ser muy refrescantes. Trata de hacerlas atractivas a los ojos de tus hijos, con figuritas o monitos que lo animen a comer más vegetales, tomando en cuenta que a la mayoría de los niños no les agrada mucho. Explora con nuevos sabores y no olvides de incluir sopas frías como la de tomate o pepino que son deliciosas.


10 consejos para que tu hijo sea inclusivo

Los niños que reciben una educación inclusiva tienden a ser más receptivos y abiertos socialmente. Y es que el modelo de la educación inclusiva busca atender las necesidades de aprendizaje de todos los niños, jóvenes y adultos con especial énfasis en aquellos que son vulnerables al rechazo, la discriminación y la exclusión social. Te damos 10 consejos para que desde casa enseñes a tus hijos a ser más inclusivos, respetuosos, tolerantes y felices.

 

1 Crear un pensamiento crítico. En casa enseña a tu hijo a adoptar opiniones propias sobre ciertos temas, si bien las opiniones de los padres siempre serán una influencia, entrégale al niño diversidad de opciones respecto a un tema y explícale que pese a que tu postura es “x” la de él puede ser cualquier otra siempre y cuando tenga argumentos válidos. Hazle entender que siempre debe cuestionarse las opiniones públicas sobre temas que se generen en el colegio, la casa o que simplemente vea en la televisión. Para ello debe aprender a hacerse preguntas sobre si algo es realmente como los otros lo están diciendo o él piensa diferente. Apóyalo y guíalo, respetando su forma de pensar.

 

2 Dale un buen ejemplo. Si quieres que tus hijos sean más inclusivos entonces tú también lo debes ser, si te muestras intolerante a otras culturas, tradiciones u opiniones ajenas, él tendrá un patrón de conducta para copiar muy diferente a lo que dicta la educación inclusiva.

 

3 Ábrele todas las puertas de conocimiento que puedas. Las actividades extracurriculares son muy importantes para que tu hijo se relacione con diferentes tipos de personas, al mismo tiempo que aprende un montón de cosas que lo harán rico no sólo en conocimientos sino también que sus pensamientos se expandirán y podrá ver las cosas desde otro punto de vista diferente, por ejemplo, a aquel niño que no es “explotado” intelectualmente.

 

4 Aprender otro idioma, un club de lectura, clases de pintura música o practicar algún deporte, son actividades que harán de tu hijo un ser más inclusivo.

 

5 Las actividades culturales también son importantes para criar un niño con un pensamiento más abierto. Las visitas al museo, exposiciones de arte, teatro o la biblioteca, los estimularán a seguir aprendiendo sobre diversas herencias culturales.

 

6 Háblales del mundo, de las diferentes comidas, tradiciones y situaciones de otros países, las diferentes realidades, de lo bueno y lo no tan bueno. Pero siempre con un punto de vista positivo tratando de integrarnos a todos en este maravilloso mundo. Incluso, si es posible, hazte de recetas de comidas de otras latitudes que puedas compartir con la familia y aprendan juntos un poco de ese país determinado. Esto sin duda le dibujará a tu hijo nuevos horizontes y creará una mente mucho más receptiva a lo “diferente”.

 

7 Discute en casa temas de actualidad, el hecho que sea un niño no significa que o está en conocimiento de lo que está pasando en el mundo. No lo agobies pero sí explícale detalladamente (con mucha imparcialidad) y aclara sus dudas, antes que los medios lo hagan por ti.

 

8 Trata de ahondar en sus posturas sobre ciertas situaciones del entorno nacional e internacional, y guíalo sutilmente proponiéndole argumentos.

 

9 Hoy en día es muy común que tu hijo tenga como compañero en su colegio a algún niño extranjero. Investiga cómo es el comportamiento de los demás ninos y el de tu hijo, y transmítele a tu niño lo enriquecedor que puede ser estudiar con personas con otras culturas, que sea más bien curiosidad y agrado lo que sienta. Del mismo modo si se trata de niños con otras religiones y hasta tendencia sexual, lo importante es enseñarle lo importante del respeto entre cada uno de los seres humanos.

 

10 No todos los niños son criados del modo que estás criando a tu hijo, por lo que será normal que tu niño se encuentre con críticas y prejuicios con los que debes enseñarle a lidiar. Mientras te encargues de alimentar (no sobre alimentar) el autoestima de tu hijo, este aprenderá a ser más seguro de sí mismo, siendo asertivo y no agresivo ante las críticas, entendiendo que todos tenemos derecho a pensar diferente y que nadie tiene una verdad absoluta por lo que también podemos aprender de otras opiniones siempre y cuando estas estén hechas bajo un contexto respetuoso y concuerden con sus valores. 


Cómo combatir el estreñimiento en los niños

El estreñimiento infantil es un padecimiento que pueden sufrir los pequeños desde muy temprana edad, incluso recién nacidos. Dependiendo de la edad se puede combatir con una dieta equilibrada y enseñándole al niño hábitos alimenticios saludables.  

 

En el caso de los bebés y lactantes, prolongar la lactancia materna favorece un tránsito intestinal correcto. Sin embargo, los masajes abdominales suaves y los baños con agua templada también pueden favorecer la evacuación. La estimulación rectal suave con un termómetro o sonda de punta roma, o los supositorios de glicerina, puede ser una solución cuando el estreñimiento persiste. En este caso es importante que visites al pediatra para que determine las causas del estreñimiento en el bebé.

 

En cuanto los niños más grandes puedes variar algunos alimentos en su dieta y crear hábitos que lo ayuden a tener una buena digestión y mejorar el tránsito intestinal. Como por ejemplo, aumentar el consumo de agua en el menor, al menos tres vasos de agua al día, incrementando su consumo en verano hasta un 25%.

 

También deberías incluir más alimentos con fibra en dieta diaria, como frutas con cáscara, frutillas, uva, peras, pero también papaya, kiwi y bananas. Incluir verduras, legumbres y cereales integrales. Al menos deben tomar entre tres y cinco raciones de fruta y verdura al día. Cocina con aceite de oliva incluso si lo vas a calentar. Evita alimentos como las papas, manzana, zanahoria y arroz en grandes cantidades, ya que tienen un efecto astringente que evitará que vayan al baño con regularidad. Por el contrario incluye en la dieta alimentos laxantes como ciruelas y kiwi, frutas que debes evitar dárselas a niños menores de un año.

 

Un remedio casero contra el estreñimiento en niños son las uvas, las cuales debes suministrarlas antes del desayuno, además de ser muy ricas son un remedio eficaz para resolver el estreñimiento en los niños. Se recomiendan entre 6 y 8 uvas, recuerda que todo en exceso es malo. Después, puedes darles su desayuno de siempre.  

 

Por otro lado, ten en cuenta que la leche con mucha nata, el queso, los helados, el arroz blanco o el pan blanco de molde no se digieren muy bien en los organismos de los niños, y es frecuente que todo ello derive en el clásico estreñimiento. Evita, también, que el niño como dulces en exceso.

 


5 recetas para niños con diabetes

Los niños con diabetes infantil deben seguir una dieta balanceada con los carbohidratos, proteínas y grasas. Recordemos que son niños están en pleno crecimiento y necesitan de una gran cantidad de nutrientes, por lo tanto no se trata de una dieta estricta, más bien es una dieta saludable de la que podría beneficiarse toda la familia. Con tantas tentaciones poco saludables, puede ser difícil; entonces es importante preparar comidas que el niño disfrute. Por eso hoy te traemos 5 recetas especiales para niños con diabetes.

 

1 Brochetas de verduras

Ingredientes

1 zapallo italiano

1 pimentón rojo

1 pimentón amarillo

1 pechuga de pollo

Tomates cherry

Aceite de oliva

Sal al gusto

 

Preparación

Lavar bien todas las verduras. Cortar los pimentones en tiras y el zapallo italiano en rodajas, quitándole previamente la cáscara para hacerlo menos amargo. Cortar el pollo en dados. Calentar un chorrito de aceite en una sartén grande y plana. Pinchar las verduras y el pollo en palos de brocheta, alternándolo al gusto. Freír las brochetas durante unos minutos, hasta que el pollo esté hecho y las verduras se ablande. Girar de vez en cuando para que se hagan por todos los lados por igual. Colocar un poco de sal y otras especias si se deseas. Otra opción es llevarlos al grill del horno y prescindir de la sartén.

 

2 Pechuga de pollo con arroz integral

Ingredientes

1 pechuga de pollo pequeña

1 naranja

½ taza de miel

Salsa de soya

½ taza de arroz integral

Semillas de sésamo

Aceite de oliva

 

Preparación

Limpiar y corta la pechuga de manera que no quede ningún rastro de grasa. En un bol, colocar la miel, la salsa de soya y la naranja. En una sartén, precalentar un chorrito pequeño de aceite de oliva y colocar a la plancha la pechuga de pollo sin grasa. Dar vueltas hasta que esté dorada por ambos lados. Cuando el pollo esté casi listo, agregar la salsa previamente preparada. Dejar cocinar hasta que entre en punto de hervor, sin que se queme la miel, es decir, lograr un punto glasé. Una vez que esté lista la pechuga de pollo, se añade las semillas de sésamo. Aparte, cocinar el arroz durante 35 minutos en una olla y servir junto a la pechuga de pollo.

 

3 Panqueques de avena y chocolate

Ingredientes 

1/2 taza de harina de avena

2 claras y 1 huevo entero

3 cucharadas de cacao en polvo

1/2 cucharadita de polvo para hornear

1 cucharada de leche

2 cucharadas de miel

10 gramos de chocolate sin azúcar rallado

 

Preparación

Mezclar todos los ingredientes y hacer los panqueques en un sartén bien caliente. Combinar con frutas, para hacerlos más atractivos a los niños, se los puedes presentar con algún sirope sin azúcar o bajo en grasas.

 

4 Galletas de almendras

Ingredientes

1 taza de harina de trigo integral

1/4 de taza de almendras fileteadas o troceadas

2 claras de huevo

1 yema

2 cucharadas de aceite de oliva

4 cucharadas de miel

Una pizca de sal

1/2 cucharada de polvo para hornear

1/4 cucharadita de vainilla

La ralladura de un limón

 

Preparación

Bate muy bien los huevos,  agrega la miel y el aceite. Luego incorpora la harina, el polvo de hornear, las almendras y la ralladura de limón. Mézclalo bien y forma un rollo. Se introduce en el horno precalentado a unos 250 grados por 15 o 20 minutos o hasta que esté dorado y esponjoso. Se retira del horno y luego se realizan cortes de  45 grados. Coloca nuevamente en la bandeja y hornea por ambos lados hasta dorar y quedar completamente crujientes. Retira y deja refrescar. Esta receta es ideal para la merienda de los niños.

 

5 Croquetas de verduras

Ingredientes

1 zanahoria

1 cebolla

1 pimentón verde

1 zapallo italiano

2 dientes de ajo y un ramito de perejil

1 litro de leche (entera o descremada)

4 cucharadas de harina de trigo

Queso rallado

1 huevo y pan rallado

Sal y aceite

 

Preparación

Una vez peladas las verduras (excepto la cebolla y el ajo), pasarlas por el rallador fino y reservarlas. Picar muy bien la cebolla, el perejil y el ajo, y sofreírlos en una sartén con un chorrito de aceite caliente. Cuando estén tiernos, añadir las verduras y sal a gusto. Cocinar todo de 5 a 10 minutos. Cuando esté todo hecho, añadir la harina poco a poco para evitar que se formen grumos. Enseguida, añadir poco a poco la leche templada, sin dejar de remover, hasta que se consiga una mezcla espesa. Añadir el queso rallado, remover todo y dejar que se enfríe. Cuando la masa esté fría, untar las manos de mantequilla o margarina y dar forma a las croquetas. Rebozarlas en el huevo batido y luego en el pan rallado y freírlas en aceite caliente, puedes hacerlo con poco aceite, aunque una opción más saludable es llevarlas por media hora al horno.


10 consejos para que los paseos de curso sean seguros

Muchos viajes, paseos, excursiones o visitas culturales se llevan a cabo fuera de las instalaciones del colegio sin la presencia de los padres, en estos paseos de curso es cuando los responsables de tus hijos son sus maestros o profesores, y aunque contamos que estas son personas profesionales y capacitadas no está demás transmitir a tus hijos y a los mismos profesores algunas instrucciones que podrían hacer de su viaje una actividad más segura. Estos son 10 consejos para que los paseos de curso de tus hijos sean seguros.

 

1 Primero que nada evalúa el tipo de paseo que van a realizar, si es al aire libre investiga el clima antes y provee a tu hijo de la ropa y los elementos necesarios antes de partir.

 

2 Ante cualquier emergencia y dependiendo de la edad de tu hijo, enséñalo a marcar los número de emergencia o en otra instancia que se aprenda tu número de teléfono. En caso de ser muy pequeño, encárgate de anotar tu número en alguna parte visible de su ropa o con una cinta en su muñeca.

 

3 No sobrecargues su mochila con elementos innecesarios que por seguridad tu prefieres que lleve. Esto podría ocasionarle lesiones en la espalda y disfrutará menos la actividad.

 

4 Conoce todos sus profesores en persona y entabla conversaciones lo más regular posible, de esta forma puedes hacerte una imagen mental del comportamiento de cada uno de ellos a la hora de confiar la seguridad de tus hijos en sus manos.

 

5 Asegúrate que el personal a cargo lleva consigo un maletín de primeros auxilios. Y además, informa a los supervisores y profesores sobre cualquier alergia o síntoma inesperado que tu hijo pueda presentar durante el paseo.

 

6 Informa sobre cualquier incidente entre los alumnos que hayas detectado con antelación. Puede que tu hijo esté expuesto al bullying y si no se hace el seguimiento debido en estos paseos puede presentarse más intensamente la situación.

 

7 Explícale a tu hijo que para evitar golpes o cortes, no hay que dejar ninguna hoja de corte desprotegida cuando no se utiliza. Igualmente, no hay que llevar objetos cortantes ni punzantes en los bolsillos.

 

8 El día anterior lleva al niño temprano a la cama para que tenga un buen descanso, al siguiente día tendrá energía suficiente para reaccionar ante cualquier eventualidad.

 

9 Si la actividad a desarrollar requiere que el niño lleve su propia comida entonces debes prever el consumo de hidratos de carbono antes y después de la actividad y azúcar y líquido durante la actividad, para que tu hijo esté cargado de energía y pueda disfrutar correctamente del paseo.

 

10 Por último infórmale detalladamente al niño cuáles son las normas a seguir y lo importante que es la confianza que le estás entregando para que realice un paseo sin tu presencia. También entrega un voto de confianza y déjaselo saber.

 


Los pros y los contras de ser una madre soltera

La emancipación femenina ha llevado el rol de la mujer en la sociedad a otros horizontes, permitiéndoles desenvolverse en áreas donde antes era totalmente impensable que una mujer ocupara un puesto. Del mismo modo nos sentimos más seguras y autosuficientes, de allí el hecho que ya no es una norma tener un hijo en pareja, hoy en día son muchas las mujeres que enfrentan la maternidad por cuenta propia y, en muchos casos, de forma voluntaria. Estas son algunas ventajas y desventajas que afronta una madre soltera.

 

Los pros

1 Eres totalmente libre de escoger la forma en la que educarás a tu hijo, no existe nadie que te diga lo contrario, pues todas las decisiones importantes recaen solamente en ti., tendrás plena libertad de inculcar los valores que deseas a tu pequeño. No tendrás que pelearte, ni discutir con nadie, sobre el tipo de educación que quieres para tu hijo.

 

2 La conexión que generes con tu hijo será aún más especial. A medida que el niño va creciendo él se dará cuenta del esfuerzo y el mérito que tiene tu doble labor.  

 

3 Tú hijo será más autónomo y responsable más rápidamente, pues los niños alimentan sus conductas de los ejemplos que le dan los padres. En este caso su serás su primera referencia, su ejemplo a seguir. 

 

4 Bien sea que has decidido abordar la maternidad tú sola, o que por cuestiones de la vida te ha tocado asumir este papel sin pareja, lo importante es que es una gran bendición ser madre. Esta etapa de tu vida será esperanzadora, tu hijo se convertirá en tu motor para conseguir grandes cosas.

 

5 Lo más seguro es que te enamorarás de tu hijo, le atenderás como nadie, le darás todo lo que necesite a nivel emocional, físico y tu hijo se criará sano y feliz.

 

Los contras

1 Es un trabajo que demandará bastante tiempo y energía. Enfrentarlo sola puede ser más difícil que cuando estás en pareja.

 

2 Serás el pilar fundamental para tu hijo, así que debes ser fuerte cuando a lo mejor no lo sientes de esa manera. El cansancio y estrés puede jugarte malas jugadas, con periodos emocionales no tan buenos.

 

3 Tendrás que ser económicamente autosuficiente. No habrá otra persona que te apoye incondicionalmente, esto dependiendo de las condiciones en las que tuviste a tu hijo, si es producto de un matrimonio fallido o si definitivamente no hay nadie que más que vele por el bienestar de tu hijo.

 

4 Debes equilibrar tus emociones y lidiar con tus propios miedos, tus propias carencias, tus angustias y tendencias destructivas de forma adecuada, ya que muchas de ellas se filtrarán hasta tu hijo. Por ello, ser madre soltera tiene una responsabilidad especial, además de darles tu amor incondicional, debes tratar de ser un buen ejemplo y esto puede ser una carga adicional para ti.

 

5 A veces se te puede olvidar que eres un individuo aparte de tu hijo y que hay otras cosas en tu vida que también necesitas, además del amor de tu hijo. Ser madre soltera puede representar la causa de que termines olvidándote de tus sentimientos y de tus necesidades de mujer. 


5 pros y contras de una dieta vegana en niños

Hoy en día la dieta vegana se ha hecho muy popular, cada vez son más las personas que eliminan de su dieta las carnes y alimentos derivados de los animales, como leche, huevos y hasta gluten. Muchos adultos han asumido el reto y transformado este tipo de alimentación en un estilo de vida, en el que directamente se han visto involucrados los hijos. Pero, ¿es saludable que un niño a muy temprana edad prescinda de las proteínas animales y el resto de nutrientes que estos alimentos pueden poseer? Te contamos acerca de los pros y los contras que una dieta vegana puede acarrear en los pequeños de la casa.  

 

Los pros

1 Estudios científicos han comparado niños veganos con aquellos que sí consumen carne y otros alimentos que el vegano eliminó de su dieta, y han concluido que el consumo de fibra era mayor y que los niveles de todas las vitaminas y minerales, menos el calcio, eran similares a los de un niño con una dieta normal.

 

2 Los niños veganos no consumen productos procesados, los cuales son dañinos para la salud de los pequeños y también de los adultos.

 

3 Suelen consumir más frutas y verduras que el resto de los niños que llevan a cabo una dieta ordinaria.

 

4 Consumen menos grasas saturadas, lo que es muy importante ya que se reducen las probabilidades de que sufra enfermedades crónicas como la cardiaca.

 

5 Desarrollan con más facilidad conciencia sobre el medio ambiente y sobre lo que los rodea. Entendiendo desde muy pequeños el respeto hacia los demás seres vivos.

 

Los contras

1 La principal desventaja de los niños con una dieta vegana es la falta de calcio, como no consumen derivados de animales, no consumen leche, ni quesos que le proporcionen calcio, teniendo en cuenta que los niños necesitan mucho calcio para poder desarrollar sus huesos.

 

2 Una dieta vegana muy estricta, dependiendo de perfil de salud de un niño, puede desarrollar deficiencia de hierro en la sangre del pequeño, pudiendo provocar un retraso en su desarrollo psicomotor.

 

3 El exceso de fibra en este tipo de dieta puede disminuir el consumo de calorías, principalmente en los primeros años de vida de un niño.

 

4 Si la dieta se practica con total desconocimiento de las necesidades nutricionales del niño puede generarse deficiencia de algunas vitaminas y minerales; baja ingesta de calorías; restricción hídrica, entre otras consecuencias.

 

5 Si no se está atento a que consuman la vitamina B12 adecuada, en el caso de los niños, esto puede repercutir negativamente en su desarrollo y nutrición. Los niños veganos pueden sufrir problemas en su desarrollo físico e intelectual si no reciben el triptófano que está contenido en las proteínas y alimenta a las neuronas del cerebro.

 

 


10 formas de crear el hábito de leer en tus hijos

La lectura traerá una gran cantidad de beneficios a tu hijo, desde el desarrollo de habilidades cognitivas, gramaticales e intelectuales, hasta hacerlo un niño más creativo y alegre. Pues los libros representan un abanico de mundos y conocimientos que lo pondrán alerta ante tanta información. Estas son 10 ideas para fomentar la lectura en los pequeños de la casa.

 

1 Organizar el tiempo de lo niños será importante para crear un hábito de lectura. Siempre y cuando haya tiempo para todas las actividades el niño se verá motivado a darle un espacio en su agenda a la lectura.

 

2 La disposición para leer no sólo se ve afectada por el tiempo disponible, también por el material disponible en casa en los periodos de relajo. Encárgate de tener siempre en casa libros adecuados a su edad. Poco a poco ve llenando su propia biblioteca de libros atractivos para el pequeño.  

 

3 En este caso es importante discutir las temáticas más adecuadas y de interés con el niño, pero también es válido pedir consejo en el colegio, las bibliotecas y las librerías sobre los libros más adecuados para cada niño y cada edad.

 

4 Está atenta a sus gustos y aficiones, allí puede estar la clave para presentarle los libros más motivadores para él. Llévalo a la biblioteca y que escoja el material que más le interese.

 

5 Crea un espacio en casa acorde para la lectura. Permitiendo el alcance fácil de libros adecuados para él.

 

6 El ejemplo es fundamental para que tu hijo aprenda hábitos de lectura. Si tú no lees regularmente probablemente él tendrá menos interés de explorar el maravilloso mundo de los libros. Pero si por el contrario eres una lectora asidua le será más fácil imitar tu comportamiento y sin darte cuenta tendrás un pequeño lector en casa.

 

7 Proponer, no imponer: es mejor sugerir que imponer. Hay que evitar tratar la lectura como una obligación.

 

8 Leer en familia es una actividad que de seguro le generará amor por la lectura. Algunas noches de la semana propón la lectura de un cuento, anímalo a leer en voz alta de vez en cuando. El hábito de la lectura se contagia leyendo junto a los niños.

 

9 Es importante leerle al niño desde muy bebé, acostumbrar a contarle cuentos en un horario determinado contribuirá en un futuro en el desarrollo de sus hábitos de lectura.

 

10 Si la lectura se hace de una manera lúdica, y se le muestra al niño el mundo de fantasía, aventura y juegos que representa la lectura, éste se motivará más fácilmente. Permítele que desde muy pequeño se relacione con los libros, incluso mucho antes de aprender a leer.


5 claves para ser madre a los 40

Hoy en día es muy común encontrar mujeres que han postergado la maternidad de forma voluntaria, aunque hay otras que simplemente no han tenido la oportunidad de ser madres antes de los 40 y es a esta edad que por primera se están desenvolviendo en esta ardua tarea. No importa cual sea el caso, lo importantes es tomar en cuenta estos consejos para salir airosas de esta situación y disfrutarlo en su máxima expresión.

 

1 Sácale provecho a tu experiencia y a tus conocimientos. Un estudio publicado en la Revista de Asociación Dietética Estadounidense, señala que las madres de 40 o más años de edad se encuentran en mejores condiciones para tomar decisiones más saludables en torno a la alimentación, como por ejemplo optar por comer frutas en lugar de dulces y bebidas azucaradas. Así también tus decisiones deberán ser más sabias en otros aspectos, sin embargo, no se trata de ser una madre estricta y quisquillosa sino más bien una mamá que razona y entiende sobre las necesidades de su hijo.

 

2 Si eres mamá por primera vez a los 40 anos probablemente estarás criando a quien será tu único hijo, de allí la importancia que equilibres tus sentimientos y demuestres ansiedad por sobreprotegerlo. Relájate y evita complacerlo en todo, recuerda que es un ser humano que desarrolla sus aptitudes gracias a los valores que tú le inculcas. Las demostraciones de afecto son, obviamente, indispensables, pero no sobre pases los límites satisfaciendo todos sus antojos materiales simplemente porque es único hijo.

 

3 Del segundo punto también se desprende la necesidad de que tu hijo se relacione con niños de su edad. E incluso, de ser posible, se relacione con familiares de su edad, primos cercanos o lejanos. La intención es crear sentido de pertenencia por un núcleo familiar donde se involucren otros niños, pues de esta forma le será más fácil entender la importancia de la familia. Las actividades extra curriculares también son importantes para evolucionar en sus relaciones sociales.

 

4 En esta etapa deberás cuidarte más que nunca pues tu hijo te necesitará llena de energía. Procura seguir alimentándote bien y haciendo ejercicio regularmente, por muy cansada que estés el ejercicio puede ser reconfortante y llenarte de energía. Recuerda que también necesitarás tiempo para ti y que el hecho de ser madre no significa que debes dejar de hacer lo que te gusta, simplemente tus prioridades han cambiado pero nunca te descuides.

 

5 Aunque parezca tarea difícil, trata de ubicar madres contemporáneas contigo que también estén pasando por la misma experiencia, ya que la mayoría de las madres que encuentres probablemente sean menores que tú y no compartas los mismos intereses. Busca blogs y grupos en los que puedas compartir experiencias y aprender de las otras. Pero nunca te compares, eres única, ser madre es una labor natural que surge sin darnos cuenta. Ten siempre presente que no hay nada que el amor no pueda resolver. 


Beneficios de la estimulación acuática en bebés

La estimulación de bebés en el agua durante los primeros meses de vida. Traerá beneficios en el desarrollo de las áreas motoras, cognitivas, sensoriales y sociales. La estimulación acuática se trata de la adaptación al agua en edades muy tempranas, esto se hace a través de juegos y ejercicios, lo que favorece, además, la creación de vínculos entre el bebé y el medio acuático. La estimulación acuática realmente no se refiere a la enseñanza de la natación se enfoca más bien en los estímulos y beneficios este medio puede traer a tu bebé. Te contamos algunos de estos beneficios.

 

Cuando se hacen ejercicios en el agua junto al bebé, se crea una conexión aún más especial, se trata de reconocer los límites que tenemos pero al mismo tiempo puedes manejar a tu bebé de forma segura, mientras van desarrollando las habilidades natatorias adquiridas conforme a su nivel de desarrollo hasta alcanzar la autonomía.

 

Es necesario recalcar el aumento del desarrollo de la capacidad intelectual, ayudando a los niños a ser más creativos y observadores, por lo que los expertos recomiendan la práctica de esta actividad durante los primeros meses de vida del infante.

 

También se ha evidenciado que la práctica acuática en bebés mejorará su sistema inmunológico. Refuerza su capacidad cardiovascular. Aumenta la capacidad pulmonar al tener que bloquear la respiración para hacer inmersiones en el agua. Además, el ejercicio suave en el agua estimula su apetito y el sueño.

 

El agua le ofrece al niño amplias posibilidades de movimiento que no las tiene fuera de ella. El simple contacto con el agua más el masaje que ésta proporciona a toda la piel del cuerpo, resulta un estímulo complementario para el aspecto sensorial. Mejorando la coordinación motora como el equilibrio y el balance. También fortalece el tono muscular del pequeño.

 

Ten en cuenta que compartir la experiencia acuática con los padres, fortalecerá los lazos afectivos y brindará a los bebés una seguridad importante para el establecimiento de futuras relaciones. 


Cómo ayudar a tu hijo a superar sus miedos

La crianza de los niños no es cosa simple aunque como madres sabemos que es una experiencia inolvidable y gratificante. Para nuestros hijos debemos ser pilares de enseñanzas y también ejemplo vivo de valores y buenas costumbres. Somos como un foco que guía constantemente a su pequeño y que lo ayuda a superar obstáculos, en este caso nos referimos al miedo. Para un niño, el miedo puede ser fuente de mucho sufrimiento, llegando a afectar sus relaciones con los demás y su salud. Por eso hoy compartimos contigo algunas pautas que te ayudarán a comprender más los miedos de tu hijo lo que te permitirá ayudarlo a vencerlos.

 

Habla con tu hijo sobre sus miedos. Intenta saber qué es lo que le asusta. Y réstales importancia pero sin ignorarlos. Lo primero que deberás hacer es identificar sus temores y tratar de indagar sobre sus causas. Luego enfrenta estos miedos junto con tu hijo. Dale pruebas reales de que no hay nada a qué temer. Cuando él no sea capaz de hacer algo solo, intenta hacerlo con él. Se trata de un aprendizaje progresivo, no esperes que de la noche a la mañana deje de tenerle miedo a la oscuridad por ejemplo, si no practicas estar con él varias veces en sitios oscuros, él nunca sentirá confianza para hacerlo por su propia cuenta.

 

La confianza y la autoestima de tu hijo deben ser trabajadas y fortalecidas. Es importante que tenga la experiencia positiva de enfrentar retos y salir airoso de ellos. Anímalo a participar en actividades que sabes que hará bien. Felicítalo cuando haga algo bien y explota sus habilidades. Así empezará a pensar que es fuerte y capaz de hacer muchas cosas buenas.

 

Fomenta la independencia. Deja que se encargue de sus propios problemas, pues esto le dará seguridad. Dale su espacio para que descubra que puede controlar ciertos elementos de su propio ambiente sin tu protección ni tu ayuda.

 

Transmítele afecto, protección, tranquilidad, y confianza. De esa forma, tu hijo te contará siempre sobre sus miedos, y podrás ayudarlo a que los supere y crezca mas seguro de sí mismo. Incentívalo a que exprese sus miedos sin sentirse vergüenza alguna. Para eso es necesario que aceptes los miedos como reales. Háblale por ejemplo de situaciones que le han asustado cuando eras pequeña y de tus miedos.

 

Incentiva su imaginación y su creatividad pero siempre hablándole de lo real y lo ficticio, no permitas que historias y cuentos se transformen en sus miedos pues estas no son reales pero ciertamente son necesarias en el desarrollo intelectual de tu hijo. Leer le puede abrir una ventana a un mundo desconocido y fascinante pero debes estar atenta para guiarlo.

 

Recuerda siempre que juntos superarán cualquier mal momento. El amor y la comprensión de parte tuya son fundamentales para que el niño supere sus temores y miedos.  

 

 


Cómo educar a un niño con asperger

Ser padres es uno de los papeles más importantes que obtendremos en la película de la vida. No obstante, no hay guión que nos prepare para tal acontecimiento. Así como cada padre debe aprender y adaptarse casi intuitivamente a su nuevo rol, del mismo modo pasa cuando nuestro hijo ha nacido con una condición especial como el asperger. Los retos serán diferentes, la manera cómo los abordamos también, pero los objetivos serán los mismo para cualquier padre, educar a nuestros hijos para que sean hombres y mujeres felices. Estos son algunos consejos sobre cómo educar a un niño con asperger.

 

Lo primero que surgirá serán las dudas, por lo que te recomendamos que no sólo visites a un especialista, también documéntate por tu cuenta e intenta relacionarte con padres que estén pasando por la misma situación.

 

Pero debes tener en cuenta que cada niño con asperger también puede ser diferente, los síntomas del síndrome varían según la persona, las únicas características que se mantienen en todos los afectados son las dificultades para relacionarse adecuadamente, la obsesión por los detalles menos importantes, la interpretación literal de los conceptos o ideas o la nula empatía hacia los sentimientos ajenos, así como con los propios.

 

La terapia psicológica es recomendada siempre y cuando sea recomendada por un experto, de ser así, debes complementarla con actividades que involucren a toda la familia. Es recomendable que el niño realice actividades que incluyan los movimientos motores, como por ejemplo usar tijeras o cierres; experimentar con varias texturas como arena, plastilina o crema de afeitar y habilidades motoras primarias como los saltos y balanceos.

 

No lo sobreprotejas, permítele que también sufra decepciones, no se trata de ser cruel, se trata de equilibrar tanta atención que de seguro está recibiendo, con dosis de realismo que lo harán adaptarse a su entorno y aprender de emociones y conductas. Es muy fácil terminar consintiendo más de la cuenta a un niño con asperger. Lo mejor es enseñarlo a que sea merecedor de las cosas, si te pide algo canjéalo (de ser posible) por un buen comportamiento o por algún conocimiento nuevo, de esta forma él se esforzará más para alcanzar el preciado premio de recompensa.

 

Intenta basar tu actuación en “Mejora y premio” y piensa que el castigo es el último recurso. Recuerda que los premios no tienen porque ser materiales o caros. Un premio puede ser un “Bien hecho”, la comida favorita, un abrazo, una salida o una atenderle exclusivamente a él escuchándole y hablando con él un rato.

 


5 buenas prácticas para que tu hijo aprenda a ser ordenado en casa

Los hábitos y rutinas que puedas ensenar a tus hijos mientras están pequeños serán fundamentales para su edad adulta. No sólo aprenderá de ti valores y desarrollará aptitudes, sino además, aprenderá conductas sanas como el ser ordenado y ser cuidadoso con las cosas. Estas son enseñanzas que aunque ahora no lo sepa, agradecerá el resto de su vida. Te damos 5 consejos de cómo a través de la práctica puedes lograr que tu hijo sea más ordenado.

 

1 Sigue y da el ejemplo

Para lograr que tu hijo sea ordenado tú misma deberás de ser del mismo modo una mujer ordenada. Los espacios comunes pero también tu habitación deberán estar siempre en orden, de esa forma le transmitirás a tu hijo y a toda tu familia el deber ser, la forma en cómo las cosas deben estar siempre.

 

2 La limpieza en conjunto

Haz de los días de limpieza una actividad familiar, nada mejor que el trabajo en equipo para enseñarle a tu hijo lo importante de tener la casa y sus lugares privados, como habitación y sala de juego, en perfecto orden y limpieza.

 

3 Horario de responsabilidades

Para enseñarle a tu hijo la importancia de ser ordenado, primero él deberá sentirse responsable por ello. Dependiendo de la edad de los pequeños delega funciones y realiza un horario donde cada cierta actividad le corresponda a mamá, papá o niños. De esta forma se dará cuenta que el orden y la limpieza son responsabilidad de todos por igual. Esto lo ayudará en su crecimiento cognitivo y en su autonomía.

 

4 El orden en sus espacios

Así como le has ensenado que todos tienen responsabilidades y todos deben aportar para mantener la casa en orden. Él también debe hacerse responsable de sus propios espacios, desde muy pequeños enséñale que luego de jugar deberá ordenar sus juguetes, no hay excusa para no hacerlo, y a medida que vaya creciendo explícale la mejor manera de hacer su cama, hasta volverlo rutina.  

 

5 Evaluación y premiación

Dar incentivos a los pequeños que los anime a seguir siendo ordenados y cumplir con las tareas asignadas. Felicítalo frente a toda la familia y da las gracias por la labor cumplida, puedes prepararles postres especiales o realizar salidas al parque o al cine, sin llegar a mimarlo en exceso, se trata de que él aprenda que siendo responsable y ordenado también puede conseguir muy buenas cosas.

 


Cómo enfrentar el traslado de los hijos a otro colegio

Son muchos los factores que pueden llevarte a un cambio de colegio de tus hijos y esta situación puede ser aceptada con total normalidad por parte de los niños o puede volverse un serio dolor de cabeza sino sabes manejarlo. Estos son algunos consejos que te pueden ayudar si ya tienes en mente el traslado de los más pequeños a un nuevo colegio.

 

Primero debes de tomar en consideración la edad de los niños dependiendo de esto será más o menos difícil manejar la situación. Evaluada la edad deberás comunicar oportunamente el traslado, hazlo calmada sin crear expectativas y explicando las razones por las cuales has decidido que lo mejor es el traslado de colegio.

 

No le des mayor importancia al tema, es decir, luego de anunciada la decisión evita traer el tema a colación constantemente. Transmítele seguridad desde el primer momento y evita crear ansiedad en el menor.

 

El panorama se puede complicar a medida que la edad del niño es mayor, si el cambio ocurre entre los 10 y 12 años probablemente te encontrarás con la negación constante del pequeño. Para ello debes ser firme en tu decisión y tener los argumentos válidos por los cuales se realizará el cambio. Es probable que el niño a esta edad ya tenga vínculos estrechos entre compañeros de curso y maestros, pero debes explicarle que la vida está llena de cambios como estos y que cada cambio representa una oportunidad de conocer gente nueva de igual forma interesante. Por otro lado, también debe comprender que los verdaderos amigos duran para siempre y que el hecho de que no asistirá a la misma clase que sus antiguos compañeros no significa que dejarán de ser amigos, en esta situación tú también deberás hacer un esfuerzo para seguir socializando con las madres de los antiguos compañeros, de esta forma tu hijo se dará cuenta que realmente tenías razón.

 

Dale tiempo para que se adapte, lo normal es esperar entre 3 a 4 meses para ver la evolución, si notas que aún no termina de adaptarse tendrás que investigar un poco más pues puede que esté pasando algo fuera de lugar, recuerda que los niños pre-adolescentes pueden ser un poco más hostiles y reacios a incluir nuevas personas en sus grupos sociales.  

 

Si el cambio ocurre en edades menores comprendidas entre los 5 y 8 años puedes estar segura que el cambio será más fácil y la adaptación se dará de forma espontánea y más rápida.

 


6 Consejos para mantener los juguetes de tus hijos libre de ácaros

Los ácaros son insectos diminutos, microscópicos, que se encuentran en casi todas las superficies que nos rodean. Pueden habitar sin ser percibidos en la cama, la silla, o la alfombra de tu casa, ya que se alimentan de nuestras células muertas de la piel. Pero también los juguetes de tus hijos son vulnerables a la aparición de estos microscópicos insectos, provocando alergias, asma y otros problemas de salud. Para evitar que tu hijo entre en contacto con los ácaros no bastará sólo con la limpieza común. Te damos algunos consejos para mantener los juguetes de tus hijos libre de ácaros.

 

1 Los muñecos de peluche de tu hijo son un hábitat ideal para los ácaros. Para matarlos, colócalos en la nevera por 24 horas antes de lavarlos, o si prefieres lávalos con agua caliente. Deberás hacer este procedimiento de forma regular al menos cada dos semanas.

 

2 Para limpiar el polvo de los juguetes de tus hijos utiliza un pedazo de tela mojado. No barras ni sacudas los pisos de la habitación done están los juguetes. Esto solo hará que el polvo circule por toda la casa, y entonces todos inhalarán los ácaros.

 

3 Aspira regularmente el piso y las alfombras, preferiblemente con una máquina que use la tecnología de filtros HEPA. Esto atrapará los ácaros y sus huevecillos.

 

4 Además de los peluches el resto de los juguetes también deberás limpiarlos a profundidad regularmente. Para ello lleva todos los juguetes a la tina de baño u otro tipo de recipiente grande y déjalos reposar en agua caliente. El agua caliente matará los ácaros.

 

5 Si tienes cortinas de tela en la habitación de juego de tu hijo, límpialas con regularidad pasando la aspiradora y luego un pedazo de tela húmedo. Los materiales ligeros conservan menos ácaros en comparación con los más pesados, pero de igual forma hay que eliminar todo foco de polvo que le pueda servir de alimento a los ácaros.

 

6 Prefiere las telas hipoalergénicas u orgánicas, tanto para la ropa de vestir y de cama de tu hijo como a la hora de escoger algún juguete que esté hecho con tela, como los peluches o muñecas. Este tipo de telas es menos sensible a la aparición de ácaros.  

 


10 consejos para no traspasar tu ansiedad a tu hijo por ser admitido en el colegio que tu quieres

Ya desde el pre-kinder los niños son sometidos a diferentes exámenes de admisión para evaluar su capacidad cognitiva y su grado de madurez antes de ser admitidos en algún centro educativo. No importa qué tan preparado sabes que está tu hijo de igual forma este proceso puede ser una tarea no tan fácil, pues acarrea cierta presión y ansiedad sobre los padres pero también sobre el niño. Y es que esta ansiedad inconscientemente podemos transmitirla a nuestros hijos, lo que resulta contraproducente para la salud emocional del más pequeño. Te damos algunos consejos para que esta situación no se escape de tus manos.

 

1 Primero que nada debes estar enterada acerca del proyecto educativo que ofrece el colegio que quieres para tu hijo, y que este proyecto sea realmente el adecuado para tu hijo. De esta forma estarás más tranquila sabiendo que todo el proceso de admisión se ha realizado de forma espontánea y sincera, sin mucho esfuerzo. Tu hijo probablemente sea admitido en el colegio porque sabes que cumple con el perfil del colegio.

 

2 Ten en cuenta que en estos tipos de exámenes se evalúa la madurez emocional y social de tu hijo, sus conocimientos pese a que sí son importantes no son la prioridad. Por lo que presionar a tu hijo para que estudie y se prepare no será la mejor forma de obtener un resultado satisfactorio.

 

3 No hagas de este proceso y del tiempo de espera algo excepcional. Si le restas importancia a la situación, seguramente tu hijo ni siquiera notará tu ansiedad porque él sea admitido.

 

4 No hagas del proceso de admisión una carga más para tu hijo. Quítale la responsabilidad absoluta, pues realmente en gran parte depende de la actitud y comportamiento de los padres que el niño sea admitido o no.

 

5 No debes mostrarte nerviosa ante tu hijo, aunque lo estés. Si has elegido bien y ésa es la educación que quieres para tu hijo, no debería haber problemas.

 

6 Siéntete segura de las habilidades de tu hijo, de esta forma mantendrás la ansiedad a raya y habrá un ambiente positivo para el pequeño en casa.

 

7 Controla tus pensamientos. Está atenta a cualquier mensaje negativo que te puedes estar enviando a ti misma, ya que ese tipo de mensajes pueden contribuir a tu ansiedad y la de tu hijo.

 

8 Relájate. Practica algún deporte o actividad física en familia. Practica técnicas de respiración que te ayudarán a sentirte relajada y evitar la ansiedad. Esmérate en crear una atmósfera tranquila en tu hogar.

 

9 No generes expectativas en el más pequeño. Indícale que se trata sólo de un simple proceso y que no son importantes los resultados, de esta forma eliminarás cualquier rastro de ansiedad en tu hijo.

 

10 Fortalece su autoestima. Siempre es un buen momento para decirle lo mucho que lo quieres y todas las cosas positivas que tiene. Si notas algún síntoma de estrés en el pequeño no lo reprendas, por el contrario encárgate de llevarlo a sitios tranquilos e incentívalo a practicar deporte.


Conoce los pros y los contras de los colegios mixtos

Muchos piensan que cuando los niños acuden a colegios diferenciados, es decir, colegios exclusivos para niños y colegios exclusivos para niñas, la educación podrá ser más efectiva, pues según argumentan existen diferencias innatas en el cerebro masculino y femenino, por lo que si se asiste a un colegio únicamente de niños o de niñas los profesores pueden enfocarse de una manera más efectiva en la aptitud de los alumnos. Y aunque esto suene medio sexista y anticuado son muchos los conservadores que siguen defendiendo su posición. Por otro lado los colegios mixtos nos brindan una realidad social ineludible, en el mundo real debemos convivir hombres y mujeres por igual, y es en el colegio donde los niños aprenderán a adaptarse a la sociedad. Pero el sistema no es perfecto por eso queremos desglosar los pros y los contra de enviar a tu hijo a un colegio mixto.

 

Los pros

1 En un colegio mixto tu hijo desarrollará habilidades sociales que no distinguen sexo, es decir, aprenderá a relacionarse del mismo modo tanto con mujeres como con hombres, lo cual es importante para enfrentar en un futuro su realidad social.

 

2 Se aprende también sobre respeto por las diferencias, solidaridad, compasión y tolerancia, valores fundamentales para convivir en sociedad.

 

3 Enviar a tu hijo a un colegio mixto es una oportunidad para fomentar la igualdad y equidad entre géneros.

 

4 Además, mejora la comunicación asertiva.

 

5 En un colegio mixto también se puede desarrollar un nivel académico de calidad, pese a que es un punto altamente discutido entre los defensores de la educación diferenciada.

 

 

Los contras

1 Cuando los niños acuden a colegios integrados tanto por niñas y niños no se llegan a desarrollar a fondo las aptitudes de cada género, pues no se distinguirá entre sexo a la hora de educarlos.

 

2 La interacción con el sexo opuesto, dependiendo de las edades, podrá representar una distracción que resulte afectando el rendimiento académico. Esta observación se hace en edades como la adolescencia, donde la presión social puede afectar severamente la concentración y desviar las prioridades académicas del alumno.

 

3 También podemos encontrar que la distinción de género se acentúa en pequeños grupos sociales dentro del colegio, donde ambos sexos refuerzan su diferenciación y hay más competencia.

 

4 En estos casos los estereotipos entre géneros se refuerzan. Estos comportamientos pueden llegar a reflejar en la sociedad.


10 ideas para ayudar a tu hijo a abandonar definitivamente los pañales

Uno de los primeros retos que afrontará tu hijo será dejar el pañal. Es una etapa anhelada por muchas, pero para la que no todas están preparadas. Y es que mientras unos niños pueden aprender a ir al baño por solitos en cuestión de días otros pueden tardar semanas, incluso meses. Estos son algunos consejos que te permitirán ayudar a tu hijo con esta gran tarea de dejar definitivamente el pañal.

 

1 La edad para quitar el pañal varía entre cada niño. Algunos estarán listos apenas cumplen el primer año de vida, otros a los 18 meses y otros no tendrán la más mínima intención de dejar el pañal hasta apenas cumplidos los 3 años. Es tu tarea distinguir el momento preciso en que tu hijo está preparado para dar este gran paso. Algunas cosas que deberás tener en cuenta serán: si tu hijo ya camina y se sienta solo, si hace caso a tus instrucciones, si ya puede subirse y bajarse por sí solo la ropa interior, si trata de imitar el comportamiento de los adultos, estas y algunas otras cosas serán señales que deberás tomar en cuenta para ir ayudando a tu bebé a dejar el pañal.  

 

2 Ya luego de identificado el momento adecuado para comenzar a dejar el pañal, comienza a crear una rutina. Si llevas al niño todos los días a la misma hora del día a realizar el mismo procedimiento uno y otra vez, él terminará aprendiendo rápidamente y pronto, sin darte cuenta, comenzará a hacerlo por su propia cuenta.

 

3 Antes de quitar el panal puedes comenzar colocándole encima del mismo ropa interior, de esta forma aprenderá primero a bajar y subir su ropa interior. Cuando ya esté listo puedes empezar con el siguiente aprendizaje.

 

4 Sé clara y específica con lo que quieres que aprenda, recuerda que los niños son como una esponja absorbiendo todo los conocimientos posibles, pero si quieres enseñarle todo en un mismo momento, entonces terminarás confundiéndolo y el aprendizaje será más lento.

 

5 Cuando celebras cada logro de tu hijo este entenderá que alcanzar una meta siempre tiene una gratificación. Por eso cada pasito, cada progreso que el niño alcance, hazle saber lo orgullosa y contenta que estás por su logro.  

 

6 Involucra a papá y al resto de la familia, el apoyo familiar también es importante para el pequeño.

 

7 Arriésgate a quitarle el panal que usa durante el día. Probablemente ocurran algunos accidentes pero este será el precio que pagar para que tu hijo termine dejando definitivamente el pañal y te libre a ti de la tarea de estar cambiando pañales durante todo el día.

 

8 La paciencia es fundamental y también racionalizar la situación. Si tu hijo ya aprendió a hacer pis en el inodoro no significa que inmediatamente aprenda también a hacer “caca”. Del mismo modo aprenderá al menos un mes después a controlar su orina durante las noches, por lo que es más o menos en este tiempo que deberás intentar prescindir del pañal de las noches.

 

9 No empieces por la bacinica, pese a que es el objeto que tradicionalmente las madres han usado para ensenar a sus hijos a dejar el panal, esto retardará su ida “real” al inodoro. Lo más recomendable es que uses estas tapas que pequeñas que se adaptan al wc para hacerlo del tamaño adecuado para tu hijo. A medida que tu hijo vaya creciendo puedes utilizar o no el asiento adaptable.

 

10 Prepárate psicológicamente a que habrán accidentes, incluso luego de que aparentemente ya haya aprendido a ir al baño. Toma precauciones al respecto, pero no desistas del propósito final, que el niño vaya sin ninguna ayuda al baño y lleves los accidentes a cero. La paciencia serás tu mejor herramienta.  

 

 


6 razones por las que debes incentivar la lectura en los niños

La lectura es de gran importancia en el desarrollo cognitivo de los niños, además enriquecerá su vocabulario, desarrollando su capacidad de concentración y su memoria. Sin dejar de mencionar que la lectura lo incentivará a desarrollar sus habilidades creativas, fomentando su imaginación y brindándole un mundo increíble lleno de posibilidades. Son innumerables los beneficios que tu hijo obtendrá de la lectura, aquí te damos 6 razones concretas del por qué es importante que fomentes la lectura en tus hijos.

 

1 La lectura despierta en el niño la curiosidad por saber, por aprender. Incentiva la imaginación, lo cual permite desarrollar técnicas de aprendizaje de manera espontánea y útiles probablemente para toda la vida.

 

2 En un sentido social también es beneficiosa, le da la oportunidad de relacionarse mejor, y a emitir opiniones y críticas propias brindándole independencia.

 

3 Leer en familia mejora el ambiente familiar y la calidad de los tiempos compartidos. Tenga un lugar dentro de casa para la lectura, donde se encuentren los libros, haya un ambiente tranquilo, cómodo y bien iluminado. 

 

4 No olvidemos que beneficia particularmente su rendimiento escolar, ya que a un niño que posee éste hábito le es más fácil y natural tomar un libro para estudiar o investigar que a aquel que no está acostumbrado a ellos.

 

5 Desarrolla progresivamente sus conocimientos gramaticales y de ortografía. Además de aumentar su nivel cultural. La lectura le abrirá un mundo de posibilidades infinitas en cuanto a redacción y adquisición de nuevos conocimientos.

 

6 Una vez que se ejercita la lectura periódicamente, ésta pasa a ser parte de la vida del individuo en forma natural y se convierte en un hábito que, una vez experimentado, difícilmente se puede dejar.  

 


Cómo poner límites a los niños

La niñez también debe traer consigo normas y responsabilidades por muy prematuro que parezca, y es que es en esta etapa cuando les podemos transmitir a nuestros hijos las reglas de la vida, o al menos de los siguientes anos de su vida. Los límites son necesario para criar adecuadamente a los hijos, a medida que ellos crezcan se irán amoldando a las nuevas pautas que rigen el día a día. Y es que finalmente no podemos dejar que los niños hagan todo a su antojo es por ello que los límites son necesarios. Te damos algunos tips al respecto.

 

Primero que nada como madre debes entender que con cada norma lo que se pretende es limitar la conducta, y no los sentimientos que conlleva cada acto. Los padres tendrán que mostrarse seguros para afrontar situaciones difíciles donde las reglas y normas se romperán y darán tienda suelta a episodios desagradables, probablemente, cuando aparezcan las pataletas.

 

Pero en la medida en que vas implantando límites también debes fomentar el acercamiento afectivo hacia su hijo porque es ese vínculo el que permitirá equilibrar la relación para lograr que cada una de las etapas de su crecimiento sea recordada como una de las mejores de su vida. Los niños necesitan padres que les den estructura y supervisión de manera consistente, firme y adecuada para su edad y etapa de desarrollo.

 

Es recomendable que los límites se establezcan desde la infancia y se vayan amoldando a cada etapa. Si dejas las reglas para cuando sea adolescente probablemente sea muy tarde. Según observes la madurez y la responsabilidad puedes brindarles más libertad y privilegios. Siempre con prudencia y permitiéndole un margen de error que lo haga confiar en sí mismo. Desde el momento que comienzan a caminar lo niños necesitan de tu orientación, pero también desde esta edad aprenderán que está bien o no hacer, si tú no se lo indicas nadie más lo hará por ti, y tu hijo sentirá que puede hacer cualquier cosa sin tu consentimiento.

 

Por muy pequeño que sea tu hijo siempre querrá sentir que realmente se está valiendo por sí solo, pero no por esto lo vas a dejar solo. Al contrario, la orientación y el apoyo incondicional se hace indispensable incluso en la edad adulta, sólo debes amoldarte a cada etapa, aunque parece tarea difícil no es imposible.


5 consejos para combatir la otitis en tu bebe

Casi la mitad de los niños llegan a sufrir una infección en el oído durante su primer año de vida. En el caso de la otitis se trata de una infección del oído medio provocada por virus y bacterias que llegan ahí a través de la garganta o la nariz, produciendo malestar y dolor en tu bebé. Sin embargo, los niños que más expuestos están a esta infección son aquellos que sufren de problemas alérgicos y que van desde muy temprana edad al jardín infantil o guardería, también aquellos cuyos padres también padecieron de este problema. La otitis suele acompañar a los resfriados y dolor de garganta, por lo que es más común durante épocas frías. Te traemos 5 consejos para combatir de forma eficaz esta infección.

 

1 Uno de los errores más comunes que cometemos con la limpieza de los oídos es utilizar con este propósito los bastoncillos de algodón o papel. Evita a toda costa usar estos bastoncillos o hisopos, prefiere las gasas estériles para limpiar sólo el conducto externo.

 

2 La otitis es la acumulación de mocos en el oído medio, todos estos con las bacterias y virus que la provocan, pero es por ello que está directamente relacionada con la aparición de resfriados y de alergias, porque es a causa de las mucosidades que se producen en la nariz que finalmente se produce la otitis. Por lo tanto una limpieza adecuada de la nariz, la aspiración constante de mocos (de ser necesario), e incluso los lavados con solución salina podrán evitar que los mocos terminen acumulándose en el oído medio y se produzca la otitis.

 

3 La otitis en sí no es contagiosa, pero los resfriados que suelen acompañarla sí lo son. Por ello lavar las manos de los bebés sobre todo cuando tocan superficies desconocidas. Aunque finalmente no hay nada eficaz que prevenga el contagio del resfriado, ni vitamina C, ni defensas, podemos impedir que la mucosidad producida por el resfriado produzca una infección, esto se hace con antibióticos que deberán ser recetados única y exclusivamente por un pediatra. Por lo general el especialista indica la dosis de antibiótico cuando el padecimiento de la otitis se vuelve frecuente o crónico.

 

4 Está atenta mientras bañas al bebé, esta es una instancia en la fácilmente puede entrar agua y jabón  a los oídos, esto puede provocar de igual forma infección en el oído medio, otitis. Al terminar de bañarlo sécalos muy sutilmente y limpia la parte externa de su oído con una gasa esterilizada.

 

5 La mejor receta para prevenir los resfriados y las infecciones que suelen acompañarlos, es la lactancia materna, dale el pecho y verás cómo tu hijo crece sano y fuerte. Y es que la lactancia materna protege contra las infecciones comunes en los niños.


Cómo tratar la dermatitis de tu bebé

La piel enrojecida en las zonas íntimas de tu bebé puede deberse a una dermatitis o pañalitis, esta es una de las afecciones más comunes que aparecen en los niños. La irritación de la piel de tu bebé a causa del pañal puede ser una situación muy molesta y hasta dolorosa para el pequeñito, de allí la importancia que la trates a tiempo y de la manera adecuada. Te damos algunos consejos para que combatas la dermatitis de tu bebé.

 

Una de las principales causas de la dermatitis es la humedad y la fricción a la que se expone la zona protegida por el pañal. Por lo que mantenerlo lo más seco posible es indispensable para prevenir la aparición de la dermatitis. El contacto prolongado de la piel de tu bebé con la orina y heces aunado a las altas temperaturas, el uso de jabones fuertes durante el baño y los panales que no permiten una libre oxigenación de la piel de tu bebé, son algunos de los factores que inducen a la pañalitis. La recomendación es cambiarlo de pañal lo más frecuente posible, controla el estado del pañal cada hora, evitando el exceso de humedad y la suciedad, usar un jabón con PH neutro e hipoalergénico, además usar los pañales adecuados, hoy en día existen en el mercados infinidad de opciones con buenos resultados.

 

Del mismo modo podrás encontrar cremas que combaten la dermatitis, sin embargo no todas actúan de forma positiva en la piel de tu bebé, deberás consultar con tu médico antes de decidirte por alguna en específico, y de igual forma consultar por el uso de algún elemento natural. De forma general los especialistas suelen recomendar las remas a base de petrolato y de óxido blanco de zinc, como la vaselina. Por otra parte no es recomendable el uso de talco o algún otro tipo de polvo como el almidón de maíz, ya que pueden infectar la zona si se lastimada.

 

Cuida de igual forma su alimentación pues esta también puede ser causante de alergias e irritaciones en la piel. Cuando sea el momento de agregar alimentos sólidos en la dieta del bebé debes estar atenta a las reacciones que pueda provocar en tu hijo cualquier nuevo alimento. 


¿Existe el mal de ojo o el empacho en los bebés?

El mal de ojo o empacho es una creencia popular que ha sobrevivido a muchas generaciones. Hoy en día, de su existencia se habla menos que en épocas antiguas, sin embargo hay quien le da al mal de ojo más o menos importancia, sobre todo dependiendo de la región donde vive o de donde es originaria.

 

Lo cierto es, que el supuesto mal de ojo o empacho no es otra cosa que transmitir malas energías con tan sólo una mirada, estas energías negativas se manifiestan en forma de enfermedades, desgracias y hasta la muerte. Los que creen es esta superstición señalan que los bebés y niños están más vulnerables a recibir estas malas vibras. ¿Pero, realmente existe el llamado mal de ojo?

 

Primero que nada debemos decir que aunque mucho se ha hablado del mal de ojo no hay pruebas científicas que validen su existencia. Lo cierto es que, las personas ligadas a creencias esotéricas son las que le dan más importancia al empacho, sobre todo al de los niños. Se dice que en los más pequeños el mal de ojo se puede manifestar a través del  llanto continuo y la irritabilidad sin causa aparente.

 

También se dice que son las personas morenas de ojos oscuros los que tienen esta habilidad voluntaria e involuntaria de afectar a otra persona con la mirada, mientras que otros señalan que todos pueden desarrollar esta habilidad, finalmente el mal de ojo se traduce en envidia, que como bien sabemos la podemos sentir deliberadamente o simplemente surge como un sentimiento espontáneo que no podemos manejar.

 

Sin ánimo de caer en polémicas y respetando la creencias de cada una podemos decir que, vivimos en un mundo de apariencias movido por energía pura (y esto sí está comprobado científicamente), es decir, esta energía mantiene en movimiento todas y cada una de las cosas que nos rodea. Por ende, es posible manifestar para bien o para mal pensamientos o emociones, pero que tengan el impacto de dañar considerablemente la vida de una persona, eso aún no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que del mismo modo que las malas vibras se manifiestan, también lo hacen las buenas energías, los pensamientos positivos y las emociones que vibran del lado correcto de la historia, esas que transmiten paz, amor, felicidad, entre otras cosas maravillosas de la vida.

 

Si eres de las que cree fervientemente en este tipo de supersticiones probablemente te interese saber que este “mal” se combate, según la cultura popular y esotérica, con tradiciones que han pasado de generación en generación y que, según los creyentes, permiten ayudar a los pequeños. Inmediatamente que el bebé ha nacido se le coloca una cinta roja y un santo que se pone sobre sus ropas, esto evitaría que si el niño es victima del empacho o mal de ojo, esto no le provoque un daño grave. También hay quienes ponen estampas de santos o símbolos de protección cerca de las cunas, en el coche o en los lugares que suele estar el bebé. Sin embargo, las fórmulas varían según cada creyente. Lo más importante es que si crees o sientes fe en algo, lo manifiestes sin fanatismos y de la mejor manera. Recuerda que somos creadores de nuestra realidad y de nuestras creencias, pensamientos e ideas, está lleno nuestro mundo material.


7 consejos para enseñar a tu hijo a andar en bicicleta

Enseñar a andar a tu hijo en bicicleta puede ser una tarea más o menos complicada. Dependerá de su talento innato para el equilibrio, su perseverancia y tu paciencia. Y aunque cada experiencia puede ser diferente para cada una de nosotras, de algo estamos seguros, será un hecho que ambos recordarán toda la vida. Pues este tipo de cosas resulta memorable para los pequeños y una instancia ideal para compartir tiempo de calidad con tus hijos. Toma nota de estos consejos y prepárate para ayudar a tu hijo a andar en bici.

 

1 Aunque lo más común es comprar a los niños una bicicleta con rueditas estabilizadoras, esta no es la mejor manera para que aprendan a andar en bici, y es que finalmente andarán en tres ruedas y cuando toque sacar estas rueditas comenzaremos desde cero, pues no habrán descubierto aún su habilidad para el equilibrio.

 

2 Correr detrás de ellos con la mano en el asiento para evitar que se caigan, tampoco es una buena idea, pues les estarás impidiendo, con los movimientos involuntarios e tu mano, a mantener el equilibrio por ellos mismos.

 

3 Mientras más pequeño sea tu hijo más fácil se le hará aprender a andar en bici, la edad ideal para enseñarlos es entre los 3 y 5 años. Lo recomendable es que comiencen muy pequeños con un triciclo, esto les permitirá descubrir la técnica del pedaleo y no tendrán miedo cuando comiencen a pedalear su propia bicicleta.

 

4 Las primeras clases deberán ser en un lugar seguro, preferiblemente llano y sin peatones o autos que puedan causar accidentes. Explícale previamente el funcionamiento de los frenos y asegúrate de que puede tocar el piso con sus pies.

 

5 La primera lección no debería incluir los pedales, es preferible que el niño se impulse con los pies y aprenda a tener equilibrio antes de comenzar a pedalear. De esta forma será más fácil enfocarse en una cosa primero y la siguiente después. Antes de comenzar quítale los pedales a la bici para que el movimiento sea más cómodo. Cuando esté preparado colócalos nuevamente.

 

6 Cuando tu hijo tenga más confianza y haya desarrollado más su equilibrio, cambia de terreno a uno un poco más inclinado, preferiblemente seguido de una parte más llana. Esto le permitirá tomar la velocidad y el tiempo necesario para lograr pedalear y seguir estable en las dos ruedas al llegar al terreno más plano.

 

7 Este será uno de los primeros vehículos de tu hijo, del mismo modo le brindará la sensación de cierta libertad por lo que también deberás explicarles las responsabilidades. Asegúrate de que aprenda a usar correctamente los frenos y enséñale sobre algunas normas entre peatones y bicicletas. Demarca las zonas donde tendrá permitido andar por su cuenta y a dónde podrá ir sólo con supervisión de un adulto.


10 consejos para vestir a tu bebé en primavera

Cuando tenemos hijos y llegan los cambios de temporada debemos estar preparadas para adaptar de la mejor forma posible su estilo de vida, nos referimos a otro tipo de comidas, otro tipo de ropa, calzado y todos los cuidados que conlleva el cambio de estación. Bien sea, porque vamos de frío a calor o de calor a frío, y es que la temperatura del bebé es diferente a la nuestra. Toda súper mamá debe preveer cualquier cambio, sobre todo en las medias temporadas, como la primavera o el otoño, donde podemos gozar de un cálido día y en cuestión de minutos la temperatura puede bajar drásticamente. Y aunque esto variará según la ciudad del mundo donde te encuentres, los cuidados y previsiones serán  los mismos. Te dejamos algunos consejos para vestir a tu bebé en primavera.

 

1 Las capas seguirán siendo tu mejor opción, en este caso se trata más de llevar ropa fresca abajo y algún suéter más grueso en la mochila por si acaso estás afuera y se pone helado antes de llegar a casa.

 

2 El algodón y la lana son los indicados para esta temporada, el algodón resulta ser lo suficientemente fresco para los días calurosos y ante cualquier eventualidad, bastará con una capa adicional de este material para calmar el frío que no resulta ser tan fuerte como en pleno invierno.

 

3 Los primeros días de primavera, y dependiendo cómo sea el clima en tu ciudad, será mejor seguir usando mangas largas y pantalones, aunque más frescos que los del invierno.

 

4 Por el contrario cuando el sol es más intenso y va llegando el calor, no hay problema en que el bebé utilice shorts o manga corta, eso sí, siempre protegido por un sombrero y crema solar para bebés.

 

5 Los gorros y sombreros son ideales para esta época. Evita las viseras que sólo protegen la cara. Es mejor que cubra toda su cabecita, recuerda que su piel es muy sensible y los rayos del sol pueden ser inclementes en esta época del año.

 

6 Al menos durante los primeros meses de primavera siempre lleva su chaqueta contigo, por si refresca, así sea poco, recuerda que la temperatura corporal de tu bebé es diferente a la tuya y puede ser más sensible al frío o al calor. Puedes guardarla en la bolsa de su coche. No te molestará y así tu bebé siempre estará protegido.

 

7 Las noches primaverales siguen siendo muy frías, sobre todo para los bebés. Los bodys que cubren y recogen bien todo el cuerpo, son ideales para estos meses. Actúan como una barrera entre la temperatura ambiente y la sensible piel del bebé.

 

8 Toma en cuenta la temperatura que se supone habrá durante el día, pero también el lugar y la hora a la que saldrás, si el sitio es al aire libre necesitarás zapatos cerrados y dependiendo de la hora tendrás que llevar más o menos ropa. Las capas finas lo harán sentir más ligero, prescinde de las telas gruesas del invierno.

 

9 Además de una adecuada vestimenta, en esta época del ano debes estar atenta a los rayos solares que nunca resulta 100% favorecedores. Nunca olvides proteger la piel de tu bebé con el producto adecuado para su edad. Tampoco expongas su piel a tanto sol por lo que las mangas cortas resérvalas para días específicos y estancias muy cortas.

 

10 Esta es la época donde tu mochila deberá estar repleta, entre chaquetas, pañales, mamaderas y, por su puesto, nunca olvides una buena mantita que te puede sacar de apuros ante cualquier cambio brusco del clima.  


5 divertidas ideas para vestir a tu bebé en Halloween

Si bien Halloween es una fiesta donde evocamos fantasmas y monstruos con nuestros atuendos, sin ahondar en su significado, resulta ser una instancia divertida que los más pequeños disfrutan un montón. Si ya estás pensando en el disfraz adecuado para vestir a tu bebé en Halloween estas propuestas te van a encantar, terminarás vistiendo a tu bebé de una forma terroríficamente adorable.

 

1 La clásica calabaza de Halloween es una de las opciones más tiernas y divertidas. Hay infinidad de ideas para vestir a tu hijo como una calabaza, lo único que debes tener en cuenta es que sea cómodo para el pequeño.

2 Pero si te decides por algo más simple, hay una opción sencilla y de igual forma encantadora, lo “bodys” o “enteritos” con diversas formas que emulan el aterrador Halloween. Aunque este bebé sigue viéndose dulce en lugar de aterrador.

3 Para las bebés brujitas el encanto va en los colores y accesorios. Es una forma fácil para crear tu propio disfraz en casa ya que no necesitas muchos artilugios y de seguro el sombrero será fácil de encontrar en una tienda.

4 Esta opción seguramente la hallarás en una tienda de regalo y aunque el concepto de un demonio y su esqueleto resulta realmente aterrador, dudamos que el resultado realmente lo sea.

5 Y si te decides por vestir a tu bebé con ropas sencillas que probablemente ya tenga en casa, la opción de chucky (el muñeco diabólico) es muy original y fácil de imitar, sólo necesitarás una jardinera, un polerón a rayas y un poco de pintura para el rostro. Divinamente diabólico. 


7 claves para fomentar la inteligencia de tus hijos

Esmeramos en conseguir que nuestro hijo tenga la mejor educación para que esté preparado para el futuro, es algo que caracteriza a la mayoría de las mujeres que son madres. Fomentar su inteligencia y su aprendizaje durante el crecimiento es fundamental y para ello es necesario invertir grandes sumas de dinero en escuelas y maestros particulares, sólo basta con invertir tiempo de calidad para que nuestros pequeños, tal cual esponjas, absorban fácilmente todos los conocimientos que les vamos transmitiendo. Estas son siete claves que te ayudarán a fomentar la inteligencia de tu hijo.

 

1 La música, la lectura, explorar la naturaleza, los bailes, los deportes, los paseos, los encuentros sociales con niños de su edad. Todos estos son estímulos externos que ayudarán a desarrollar su inteligencia.

 

2 Tiempo de juegos, pero en familia, esto lo transforma en tiempo de calidad. Ideal para ayudar a tu hijo a sentirse seguro de las cosas que poco a poco va aprendiendo y a enfocar su atención en un contexto social. Para estas instancias, descarta los videos juegos, computadores o tablets.

 

3 Léele cuentos. La lectura es un hábito que irá adquiriendo a medida que tú se lo transmitas. Además, la narración del cuento es un momento natural para que el cerebro procese información y adquiera nuevos conocimientos. Mientras que su creatividad se va desarrollando y su vocabulario se va enriqueciendo.

 

4 Ofrécele una amplia gama de actividades entre los que incluyas la música y los deportes. Puede que el niño denote interés por ambas actividades o por sólo una de ellas. De ser así incentívalo y apóyalo en desarrollar sus talentos. Por una parte existen estudios que señalan que practicar un instrumento musical potencia la inteligencia de los niños. Por otro lado se dice que después de practicar actividad física las personas pueden aprender nuevo vocabulario 20% más rápido. Además, un buen estado físico aumenta tu habilidad de aprendizaje.

 

5 La calidad del sueño es muy importante. Tu hijo debe dormir lo suficiente, mientras más pequeño más horas de sueno necesitará. Propicia un ambiente agradable para que duerma, evita los aparatos electrónicos dentro de su habitación. Perder una hora de sueño es equivalente a perder dos años de maduración y desarrollo cognitivo, indican los expertos.

 

6 Inculcarle buenos hábitos de alimentación, también es importante. Estudios demuestran que la comida influye en el rendimiento escolar de los niños. Recuerda que tú eres por ahora, su ejemplo a seguir, así que evalúa el tipo de alimentación que están teniendo todos en el hogar, tal vez esta sea una oportunidad de que todos adopten hábitos saludables que les servirán para el resto de sus vidas.

 

7 Dales responsabilidades en el hogar. La inteligencia de tu hijo no se centra únicamente en sus estudios y lo que pueda aprender en la escuela. Se trata de un proceso integral, del día a día, que incluye capacidades afectivas, culturales y educacionales. Por lo que ayudar en casa le permitirá determinar cuáles son sus obligaciones y responsabilidades en el entorno familiar. Lo que favorecerá a su estima y por lo tanto a su proceso de aprendizaje. 


Algunos consejos para hacer dormir a tu bebé

No todos los bebés son iguales, por eso habrán aquellos que caen en los brazos de Morfeo con apenas tocar la almohada mientras que hay otros que dormir aún no está entre sus rutinas habituales, convirtiendo este momento en una complicada y exhausta tarea para mamá y, por qué no, para papá también. Por eso hoy te traemos algunos útiles consejos para hacer dormir tu bebé más fácilmente.

 

1 Desde muy pequeños son los padres los que crearán las rutinas y hábitos de sus hijos. Por eso crear el ambiente adecuado para el sueño será necesario que se vuelva rutina, de esta forma el bebé podrá relacionar una canción, un masaje, un cuento, o un baño con la hora de dormir.

 

2 Del mismo modo se deberán respetar los horarios establecidos con anterioridad, para las siestas y para el descanso por las noches. Si no respetas el tiempo de preparación y de relajación, será casi imposible que tu hijo identifique las horas de ir a la cama. Incluso los bebés más pequeños que suelen pasar gran parte de su tiempo durmiendo, pueden presentar problemas, en su mayoría con el sueño nocturno.

 

3 El ambiente debe invitarlo a relajarse y dormir, evita encender aparatos electrónicos como radio o televisión para hacerlo dormir, es más éstos no deberían de estar en el cuarto del bebé. Por el contrario debes crear la atmósfera necesaria para dormir plácidamente, poca luz, nada de ruidos y la temperatura adecuada.

 

4 Uno de los secretos de la abuela puede ser desconocido por muchas. Se trata de un relajante baño de manzanilla antes de ir a la cama, para ello prefiere el  gel de baño con manzanilla especial para bebés. A diferencia de nuestras abuelas no podemos confiar en todas las hierbas naturales y los efectos que éstas pueden tener en los más pequeños. Si quieres estar más segura, consulta antes con tu médico.

 

5 A todos nos pasa que mientras más relajados estamos más fácil será conciliar el sueño. Esto también le pasa a tu bebé, por lo que te recomendamos que antes de llevarlo a dormir le des un sutil masaje en todo su cuerpecito, con suaves movimientos circulares que lo dejarán tan relajado que no podrá resistirse a dormir inmediatamente después que lo lleves a la cama.

 


5 ideas para proteger la piel de tu bebé en primavera

Lidiar con los cambios de estaciones puede ser más complicado si tenemos niños y más aún si éstos aún son bebés. Y es que en cada temporada los cuidados deberán ir adaptándose al clima. Con la llegada de la primavera los rayos del sol pueden ser una de nuestras principales necesidades de protección tanto para nosotras como para el bebé. La ropa, las cremas solares y hasta la alimentación, deberá ser adaptada para brindarle a tu bebé una óptima protección de su piel. Acá te dejamos 5 consejos por los que puedes empezar a cuidar de manera correcta la piel de tu bebé esta primavera.

 

1 Tomar sol en primavera es una buena opción para los adultos, pero para los más pequeños esta idea queda descartada. Más aún si se trata de bebés de entre 0 a 6 meses, estos deberán estar resguardados siempre del sol, incluso si visitan algún parque. Ropa fresca, sombreros y mucha agua, serán los “accesorios” que no podrán faltarte esta primavera al salir de casa.

 

2 Dependiendo de la edad de tu bebé y si ya este consume o no alimentos sólidos, deberás suministrarles comidas más refrescantes que ayuden a hidratar su piel. Prepara sopas frías, jugos o compotas de frutas mixtas en los que puedas incluir alimentos como la sandía, la piña, el melón y el pepino. Consulta antes con su pediatra y pídele recomendaciones al respecto.

 

3 Si tu bebé ya camina y se te hace más difícil controlarlo en esas salidas al parque o cualquier otro lugar en el que pueda estar expuesto al sol, usa el protector solar especial para bebés de amplio espectro, y colócasela de nuevo cada dos horas. De igual forma es bueno que use algún tipo de gorro, ropa fresca pero larga que lo cubra de la mejor manera posible.

 

4 La hidratación es sumamente importante en esta época del año y nos prepara para lo que será el verano, donde los cuidados se deben intensificar. Si a tu hijo no le gusta mucho tomar agua, compénsalo con jugos naturales frescos sin azúcar y trozos de fruta como manzana, zandía o pera. Pero de ser posible que consuma suficiente agua durante todo el día, calcula que tome al menos dos sorbos cada hora, recuerda que el bebé no tendrá los mismos requerimientos de agua que un adulto, esto es solo una aproximación. Para estar más segura al respecto consulta a su médico.

 

5 Una cosa importante es que entiendas que si para un adulto es nocivo la exposición indebida a los rayos solares, para un bebé o un niño es muchísimo peor, pues ellos no producen melanina. Su piel es demasiado delgada, por lo que están más expuestos a la radiación solar.

Pero si se trata de aprovechar los beneficios que el astro rey ofrece, como la producción de vitamina D, por ejemplo, entonces deberás exponer a tu hijo al sol de forma premeditada pero por períodos muy cortos (10 minutos diarios), evitando las horas que van desde las 10am hasta las 4pm. De igual forma consulta antes con tu médico.


La circuncisión, ¿buena o mala para el bebé?

Con frecuencia, las madres se encuentran con la duda de si deben realizar a sus hijos la circuncisión o no. Es un tema común para muchas religiones como el judaísmo, donde la circuncisión se realiza a los 8 días de nacido el niño en una celebración especial, pero por otro lado es desconocida por muchas otras madres que tomarán la decisión de acuerdo a las recomendaciones de su doctor.

 

Una de las razones por las que se recomendaría hacerla sería evitar problemas futuros como es el caso de la fimosis, que es la estrechez del prepucio, que impide retraer manualmente la piel para descubrir totalmente la cabeza del pene y otros tipos de enfermedades infecciosas. Lo cierto es que no se habla de si es bueno o malo circundar al pequeño, pues existen sus pros y sus contras, y dado que no se considera esencial para la salud del niño la decisión final la tendrá la familia, por ello es importante informarse al respecto.

 

La piel que cubre el glande del pene de tu bebé, es decir la cabecita del pene, se llama prepucio y es precisamente este pliegue de piel el que se elimina cuando se realiza la circuncisión por lo que la parte superior del pene de tu bebé quedará expuesto. Es un procedimiento sencillo que no requiere puntos de sutura y solo producirá una pequeña hemorragia. En pocos días sanará y tu hijo desarrollará una vida normal.

 

Muchos estudios señalan que existen más ventajas a futuro sobre los niños circuncidados y los que aún conservan su prepucio. Demostrando que la circuncisión podría disminuir ciertos riesgos para la salud de tu hijo en la edad adulta como infecciones del tracto urinario y otro tipo de infecciones, disminuye el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y de padecer cáncer de pene. Algo que debes tomar en cuenta es que a medida que el niño crece el procedimiento ser un poco más complicado e incluso más doloroso.

 

Pero también debes saber que el prepucio protege la parte superior del pene de tu bebé contra la orina, excremento y otros tipos de irritación. La zona del glande es muy sensible por lo que el prepucio también le brinda protección al pene en este sentido. Por otro lado, no hay pruebas de que la circuncisión reduzca la función o el placer sexual. Pese al caracteres religioso de la circuncisión entre judíos y musulmanes, esta se hizo popular en el resto de la población a mediados del siglo pasado, aunque hoy en día se dice que un 80% de hombres en el mundo no están circuncidados.

 

Finalmente la decisión de circundar o no a tu bebé será tu responsabilidad, pero no olvides escuchar atentamente las recomendaciones de tu médico.

 


5 consejos antes de hacer un regalo a un recién nacido

Cuando nace un niño la buena noticia se hace acompañar por presentes y regalos, que en su mayoría resultan muy útiles para el bebé. Pero bien sea porque no tenemos hijos o porque simplemente no tenemos idea de qué puede ser lo mejor para el recién nacido, a veces esta tarea resulta un tanto complicada para algunas de nosotras. Hay varios aspectos que debes tener en cuenta, comenzando por el sexo del bebé y seguido por la durabilidad y funcionabilidad del regalo en cuestión. Estos son 5 consejos que debes tomar en cuenta la próxima vez que quieras comprar un lindo regalo para un recién nacido.

 

1 La ropa será tu primera opción, y aunque suene trillado puede resultar de gran ayuda. Y es que los bebés crecen de forma tan rápida que nunca será suficiente la ropa que los padres le puedan comprar. En este caso lo más recomendable es comprar una talla un poco más grande (algunos meses más de los que tenga el bebé), de esta forma estarás segura que tarde o temprano la podrá usar. Otra cosa que deberás tomar en cuenta es la estación del año en la que ha nacido el bebé y la estación, invierno, primavera, verano, etc., en la que deseas que use la ropita que le hayas comprado. En este caso las opciones son muchas, puedes comprar ropa de paseo, para dormir, de baño y hasta calzado.

 

2 Cuando vas a dar un regalo a un niño que acaba de nacer, también debes tomar en cuenta que este sea útil para el bebé y que satisfaga alguna de sus necesidades, por ejemplo, alimentarse. Los accesorios para la alimentación pueden ser una gran idea como regalo a un recién nacido. Las opciones también serán variadas desde mamaderas, de distintos tamaños, hasta esterilizadores, baberos, chupetes, termos, sets de comida irrompibles como vasos, tazas, platos, cubiertos (pensando en que lo podrá usar pasado unos meses). También cabe en este segmento las mochilas ergonómicas y funcionales en las que mamá debe llevar la comida del bebé.

 

3 Cuando vas a regalar juguetes debes tener en cuenta la edad para la que está diseñado el juguete, depende de lo que elijas podrá usarlo justo al momento que lo obsequias o luego. Los juguetes de bebés recién nacidos deberán ser estimulantes para sus sentidos y si es posible, interactivos, buenas opciones serán los móviles de colores con música suave para el bebé, cajas de música para colgar en la cuna, sonajeros, peluches, mantas de juegos, etc. Pero también es una buena idea regalar juguetes que podrá usar en meses posteriores y no inmediatamente, como para los meses donde tengas más agarre o pueda gatear.

 

4 Los accesorios para el baño y la limpieza del bebé también son una buena idea para regalar a un recién nacido. Procura que sean productos hipoalergénicos diseñados especialmente para el uso de bebés (en la etiqueta podrás darte cuenta para qué edad es recomendable el producto. La gama de productos va desde bañeras portátiles, bañeras fijas, bañeras plegables, canastillas de baño para bebés, capas de baño de felpa, toallitas, champú, acondicionador, jabones, pero también peines, esponjas, cepillos, cortaúñas (especial para bebés) y un sinfín de cosas más.

 

5 Si deseas hacer un regalo un poco más original y fuera de los tradicionales presentes para recién nacidos, entonces una buena opción para ti serán los accesorios para la decoración de la habitación del bebé, para lo que antes deberás preguntar a los padres sobre colores y estilos que ya marcan el estilo de la decoración de la habitación del bebé. Puedes optar por portarretratos musicales y luminosos, cuadros divertidos, sillas funcionales, lámparas “espantacucos” o lámparas convencionales que iluminen las cálidas noches del bebé.


7 consejos para enseñar a los niños a no hacer bullying

Cuando hablamos de acoso escolar o bullying nos referimos al maltrato psicológico y, en ocasiones, maltrato físico al que se ven expuestos niños y estudiantes de distintas edades por parte de otros compañeros. Esta situación se puede prevenir, los especialistas están de acuerdo en que es desde el hogar y el núcleo familiar donde estos comportamientos se generan, por lo tanto es también responsabilidad de los padres evitar que sus hijos sean los propiciadores del bullying. Estos son algunos consejos para enseñar a los niños a respetar a todos por igual y evitar el bullying.

 

1 Desde pequeños es importante enseñarles a los niños el valor del respeto hacia las demás personas, sin importar color, religión o cualquier otra diferencia, que simplemente los hace especiales. Tú eres, como padre, el principal ejemplo a seguir por tu hijo. Es decir, que si tú eres una persona poco tolerante entonces él quizás imite ese comportamiento fuera de casa. Aprendamos juntos en familia sobre el respeto, la tolerancia y el valor de cada uno en la sociedad.

 

2 El niño debe entender que siempre habrá consecuencias de nuestro comportamiento. Que si actuamos mal habrá consecuencias graves en el hogar, en la escuela y en la comunidad. El hostigamiento o bullying es inaceptable y como tal debe entenderlo el pequeño.

 

3 Vigila su comportamiento. Si tu hijo tiene una conducta agresiva en el hogar, con sus hermanos u otras personas, probablemente esté replicando este comportamiento en la escuela u otros lugares. Enséñele maneras más adecuadas, no violentas, de reaccionar, canalizar su ira e indagar desde donde se genera, pues probablemente algo estamos haciendo mal en casa. Si la situación se vuelve crónica lo mejor es que lo lleves a un especialista para atacar con tiempo el problema.

 

4 Conoce sus amigos y el grupo social donde se desenvuelve, estos factores pueden ser la clave del comportamiento de tu hijo. Habla con los padres de los amigos y compañeros de tu hijo, con los maestros y las personas más cercanas a él después de ti. Te recomendamos que lo lleves a otras actividades fuera de la escuela, preferiblemente que sean del agrado de él, futbol, arte, lo que sea y donde sea que pueda relacionarse con otro tipo de personas.

 

5 En ocasiones nos enfocamos solo en las cosas negativas de nuestros hijos olvidando fomentar el buen comportamiento reforzando las cosas positivas que tiene el pequeño. Presta atención cuando tu hijo se comporte bien y cuando manejen situaciones de manera constructiva o positiva, reconócelo y felicítalo por ello.  

 

6 Autoanalízate, no olvides controlar tu comportamiento. Está atenta y fíjate cómo le hablas a tu hijo y cómo reaccionas a tus emociones fuertes cuando él o ellos están cerca.

 

7 Por último, el amor y el cariño es fundamental para entablar una relación de confianza con tus hijos. Siempre en un marco de respeto, de derechos y de deberes, amar en equilibrio. Pero siempre en cada ocasión demuéstrale cuánto lo amas y lo importante que es su presencia para toda la familia.


5 recetas divertidas para niños

A veces no resulta tan fácil hacer que los niños coman toda su comida, en especial cuando se trata de vegetales o de alimentos que no son de su total agrado. Es ahí donde la creatividad culinaria de mamá debe intervenir para hacer de la comida de sus hijos un momento muy entretenido, incentivando al pequeño a comer toda su comida. Y para ayudar a mamá en esta situación traemos 5 ideas para hacer de los platos de los niños, comidas curiosas y divertidas.

 

1 Ratoncitos de papa

Lava la cantidad de papas que deseas preparara y sécalas bien. Luego, colócalas en una bandeja de horno, cúbrelas con una ligera capa de aceite y llévalas al horno por una hora, a 200 ºC. Cuando notes que están blanditas, retíralas. Deja que se enfríen unos minutos y córtales la parte superior para que nos sirva de tapa. A las otras partes, sácale la pulpa.

Ahora, haz un puré con la pulpa de las papas. Luego, añade un poco de mantequilla, 1/3 de taza de leche, queso gouda rallado, sal y pimienta al gusto, y mezcla todo bien.

Rellena las papas con este puré y espolvoréale un poco de queso rallado. Dora las papas en el grill del horno. Sácalas del horno y forma la cara de los ratoncitos con las verduras.

Haz el rabito y los bigotes con una ramita de cebollín. La nariz con un tomate cherry pinchado, los ojos con dos uvas pasas, y las orejas con dos rodajas de rábano o de zanahoria.

 

2 Un león de pasta

Para este plato necesitarás preparar pasta en forma de tornillitos mezclada previamente con salsa boloñesa (pasta de tomate y carne molida). Prepara una tortilla de huevo y dale la forma redonda con un cortador grande de galletas o simplemente con el cuchillo tratando de ser lo más precisa posible. Con lo que te sobre de la tortilla también harás las orejas del león. La nariz la puedes hacer con un pedacito de frutilla picado de forma triangular, o si prefieres puedes usar jamón o tocino. Para los ojos de nuevo usarás dos pasitas y para los bigotes puedes usar dos trozos de zanahoria rayada. Y listo este delicioso y creativo plato será irresistible para tu hijo.

 

3 Un desayuno divertido

Prepara panqueques como normalmente lo haces sólo que en esta ocasión la presentación será tan atractiva que el pequeño se verá tentado a devorárselo todo. Crea una flor haciendo los pétalos de mitades de frutilla. Los ojos serán dos arándanos y una linda sonrisa con chispas de chocolate.

 

4 Frutas tropicales

Mira esta forma de hacer la merienda más divertida. Si tu niño es de los que no comen muchas frutas esta es una buena idea para animarlo a probarlas. Sólo necesitarás un par de kiwis, una banana y una mandarina. Sencillo y delicioso.

 

5 Ositos de mantequilla

Estos sándwiches son ideales para la colación de tu hijo. Sólo necesitarás pan de molde preferiblemente integral, úntalos con mantequilla de maní, con rodajas de plátano crea las orejas y el hocico, y con arándanos formarás los ojos y la nariz. Muy fácil y divertido de comer.   

   


Cómo controlar el consumo de dulces en los más pequeños

Para casi todos los niños, y también para algunos adultos, resultan tentadoras las golosinas, pero lamentablemente su consumo puede resultar perjudicial. Obesidad, caries, diabetes, entre muchos otros padecimientos, son producto del desmesurado consumos de dulces entre los más pequeños. Por eso compartimos contigo algunas recomendaciones para controlar el consumo de las golosinas y dulces de los más pequeños de la casa.

 

Una de las primeras cosas que debemos entender como adultos es que cuando les prohibimos algo a nuestros hijos, esto resulta aún más tentador de obtener por los más pequeños. Por lo tanto no debemos “prohibir” los dulces, debemos explicar a los niños que su consumo se podrá realizar en poca cantidad y solo una vez al día, preferiblemente en casa. Cuando lo asumimos como una norma será más fácil que los niños entiendan que no deben excederse en el consumo de golosinas.

 

Nunca utilices los dulces, chocolates, caramelos o postres como un premio o incentivo por realizar alguna tarea en específico, esto lo que logrará será condicionar su comportamiento y siempre obtendrá lo que desea y cuándo lo desea. Los dulces no son premios pues contrariamente son enemigos de la salud de tu hijo.

 

Lo ideal es que desde pequeños lo incentives a la ingesta de frutas y que al menos hasta los 5 anos de edad no pruebe ningún producto procesado, de esta forma si tu hijo desarrolla el amor por los dulces lo podrás manejar con frutas que resultan ser más saludables. 

 

Para poder controlar su gusto por los dulces también deberás controlar sus horas de televisión, aunque no lo creas esto va de la mano, ya que la publicidad a la que están expuestos los más pequeños, mientras miran su programa favorito de la tele, está diseñada para despertar ese apetito irracional por la comida, entre esas los apetecibles postres, helados y demás golosinas. Controla sus horarios, no permitas que la televisión sustituya el cuidado y el amor diario que los padres deben darle a los niños.

 

Sé un ejemplo a seguir. Los niños, sin duda alguna, terminan copiando conductas de los más adultos, si eres una comedora compulsiva de dulces entonces trata de ocultar tu obsesión o mejor aún trabaja en ella, tampoco es saludable para ti el consumo exagerado de dulces. Si los adultos de la familia llevan una dieta rica y balanceada de seguro el niño crecerá imitando este comportamiento. 


7 consejos para enseñarles a los niños el valor del dinero

Las bases de nuestra se forman, en gran parte, durante nuestra infancia. Una de las enseñanzas más importantes que les podemos heredar a nuestros hijos es el verdadero valor del dinero, esto le permitirá ser niños más concientes y adultos más prevenidos. Por eso, cuando les damos la libertad de administrar su propio dinero debemos también ser guardianes de que lo hagan de forma apropiada, con inteligencia y respeto, sabiendo y entendiendo cómo se gana el dinero y cómo nos puede ayudar. Acá te dejamos algunos consejos para inculcar en tu hijo una apropiada visión sobre la economía familiar.

 

1 Control en los gastos. Tal cual los adultos, los niños también deben apegarse a su presupuesto y crear estrategias de ahorro que les permitan comprar lo que desean. Incentívalos a crear objetivos realizables en cierto período de tiempo y controlar sus gastos para poder alcanzar la meta deseada.

 

2 Enséñales a esperar. No hay nada más que afecte las finanzas personales que los hábitos de consumo. Enseñarles que deben esperar para comprar algo y que deberán ahorrar para conseguirlo es un buen modo de comenzar.

 

3 Busca un equilibrio. Si bien es cierto el dinero es fundamental para adquirir los bienes materiales que obtendremos en toda nuestra vida, no podemos transmitirles a nuestros hijos un mensaje equivocado, pues el dinero es importante pero no es lo más importante. No queremos crear individuos tan ambiciosos que se olviden de los valores humanos que anteceden a la riqueza material.

 

4 Muéstrales las herramientas. Enséñales cómo ahorrar y cómo invertir su dinero. De pequeños es bueno comenzar a ahorrar en una alcancía o chanchito, dependiendo de su edad y a medida que vayan creciendo incentívalos a abrir su propia cuenta bancaria.

 

5 Hazlos responsables. Es importante enseñarles desde temprana edad a los niños el valor del dinero, y que éste no es infinito y no se consigue tan fácilmente. Ayúdalos a hacerse responsables de su dinero, asígnales dinero semanalmente pero enseñándolos a hacer un presupuesto para gastarlo.

 

6 Motívalos a ahorrar. Una excelente manera de motivar la creación de buenos hábitos es establecer una meta de ahorro y una recompensa. Por ejemplo, crea un plan de ahorro para ellos y diles que duplicarás cada peso que ahorren para comprar el objeto (realmente necesario) deseado.

 

7 Enséñales a trabajar por méritos. Puedes asignarles en casa algunas tareas pequeñas que puedan realizar según su edad, es decir, ellos comenzarán a ganarse su propio dinero porque se lo merecen por el trabajo realizado, por ejemplo, botar lavar el auto, limpiar el jardín, pintar su cuarto, que si bien cada uno de los integrantes de la familia debe tener sus responsabilidades en casa, estas son tareas no cotidianas que lo pueden incentivar a ser productivo y entender cómo se gana el dinero desde muy temprana edad.


Cómo lidiar con las pataletas de los niños

El objetivo de las pataletas es atraer la atención del adulto cuando el niño tiene una necesidad específica, o simplemente como forma de rechazo a una situación que no le agrada. Los niños de entre 2 a 3 años de edad comienzan a hacerse conscientes de los conflictos y, ante un lenguaje limitado que no les permite expresarse, recurren a las pataletas y berrinches. Estos son algunos consejos para enfrentar esta situación que, en ocasiones, puede salirse de control.

 

1Lo primero es entender que con gritos y violencia no vas a solucionar las cosas sino que por el contrario las empeorarás. Evita el enfado y las malas palabras y olvídate de razonar en ese momento con el pequeño. Lo mejor será que él te observe tranquilo e inalterable, aléjate e ignora su berrinche.

 

2 Cuando se le haya pasado la pataleta abrázalo, no lo retes, pero tampoco le des lo que deseaba (en caso de que el deseo inoportuno de algo haya generado el berrinche), y es que si cedes a sus deseos terminará pensando que la pataleta es la mejor forma de conseguirlo.

 

3 Cuando se trata de comprarle algo que insistentemente quiere bien sea en el supermercado o en otro tipo de tienda, lo mejor es distraerlo con sus propios juguetes, nunca le des la opción de elegir entre varias opciones pues para él no va a ser fácil entender que sólo puede quedarse con una y te podrías ver en la situación de tener que comprarle varias cosas. Cuantas menos opciones le ofrezcas, menos posibilidades habrá de que se produzca un conflicto.

 

4 Respeta su tiempo, cuando los niños están cansados son más vulnerables e incluso malhumorados. Una buena siesta podrá calmarlo. Pero tampoco lo apures, bien sea vistiéndolo, comiendo o cambiándole la rutina. Esto podría generar una pataleta.

 

5 Nunca le ofrezcas cosas que sabes que no puedes cumplir. Tampoco te dediques a premiarlo o no por todo, mucho menos para tratar de aliviar una pataleta. Enséñale con incentivos menos materiales, es decir, en lugar de ofrecerle un juguete si hace su tarea a tiempo, planifica una tarde juego con él, una salida al parque, o hacer alguna tarea de la casa en la que él se sienta importante e independiente.

 

6 Por último debes tener claro que las pataletas son totalmente normales. Los expertos señalan que son parte del desarrollo y que además, son imprescindibles para generar independencia. En este punto también la atención y el cariño son importantes.


5 Consejos para proteger a tu bebé del frío en invierno

Cuando el frío apremia nuestra prioridad debe ser siempre proteger primero a nuestros hijos. Cuando son muy pequeños son aún más vulnerables a las bajas temperaturas ya que tienen menos porcentaje de grasa que cuando ya están más grandecitos. Por eso hoy te damos cinco consejos para proteger a tu bebé durante el invierno.

 

1 Si bien es cierto lo primero que debemos tener presente es abrigar muy bien al bebé, esto no significa que lo abrigaremos de forma excesiva, el hecho que lo cargues de ropas lo que puede provocar es un sobrecalentamiento de su cuerpecito lo que podría tener malos resultados. Tampoco abuses de la calefacción lo ideal es que mantengas en casa una temperatura de entre 24 a 26 grados centígrados.

 

2 Evita que el bebé cambie de temperatura bruscamente, es decir, mientras esté en casa con la calefacción encendida apágala al menos media hora antes de salir para que el cambio con el exterior no sea tan grande. Si lo vas a sacar a pasear, al médico o de visita a algún amigo, procura que sea en las horas centrales del día, cuando los cambios de temperatura son menos fuertes.

 

3 Calefacciona la habitación de baño antes de meterlo al agua, también está atenta que la temperatura del agua es la ideal, unos 28 grados, luego de sacarlo de su baño mantenlo abrigado y sécalo inmediatamente.  

 

4 Para verificar si tu hijo puede tener calor o frío lo aconsejable es que su nuca y cuello ya que el mecanismo de termorregulación de los bebés no está del todo desarrollado, y algunas señales de su cuerpo como sudor, manos frías o calientes, podría indicarte todo lo contrario de lo que realmente es.

 

5 Usa un humidificador de aire para crear la humedad adecuada. Un ambiente demasiado seco puede impedir que el organismo del bebé expulse de manera correcta las impurezas, dado que la nariz se obstruye y esto puede ocasionarle dolor de garganta y tos.

                                                                            


5 consejos para afrontar el autismo de tu hijo

El autismo es un trastorno neurológico donde la persona que lo padece vive enfocada intensamente en su mundo interior perdiendo la noción de la realidad que lo rodea. El autismo es mucho más común de lo que se cree haciéndose presente más en niños que en niñas. La capacidad nula de relacionarse y comunicarse con el resto de las personas hace que este padecimiento llegue a ser, en ocasiones, intolerable para las personas o grupo familiar cercano. Por ello te traemos 5 consejos para afrontar este trastorno cuando es uno de tus hijos el que lo sufre.

 

1 Lo primero será (antes de ser diagnosticado) estar atenta a cualquier anomalía en el comportamiento de tu hijo, deberás ser valiente y presentar la posibilidad de que tu hijo tenga autismo ante el pediatra. La cuestión es que se ha demostrado científicamente que cuando los padres sospechan que hay algo mal con su hijo, generalmente están en lo correcto. El autismo no se puede prevenir pero si su diagnóstico se hace a temprana edad el niño podría beneficiarse de los diferentes tratamientos y terapias enfocados en el desarrollo de habilidades sociales, cognitivas y comunicacionales.

 

2 Busca apoyo, no te conformes con lo que te pueda decir el médico. Rodéate de las mejores vibras de tus seres queridos y ármate de esperanza, pues esa personita que creaste también es muy especial y necesitará de todo tu cariño, comprensión y dedicación. Únete a grupos de padres con hijos autistas, busca información en Internet y en libros, la intención es que nunca agotes las posibilidades de mejorar la calidad de vida de tu hijo.

 

3 Pero la idea tampoco es que abandones al resto de la familia (pareja y otros hijos), ciertamente tu hijo con autismo demandará más atención pero es aquí donde los poderes de “supermamá” se desarrollan logrando compartir y dar amor por igual a todos los miembros de la familia. En lugar de asumir todas las responsabilidades que conlleva tener un hijo autista, comparte la carga con el resto de la familia, involúcralos desde el primer momento, esto será beneficioso tanto para ellos como para tu hijo.

 

4 Hablando de superhéroes también debes tener en cuenta que éstos también se frustran, se entristecen, lloran y se equivocan. Así que permítete sentir todas estas emociones sin que esto afecte tu vida y la de los demás, dedícate espacios para reflexionar pero también para agradecer (sí dar gracias), porque situaciones como estas están llenas de aprendizajes que te permitirán madurar, ser más fuerte y ver el mundo desde otro punto de vista.

 

5 Paciencia. Esta será fundamental para tener éxito en esta ardua tarea. Vive el día a día celebrando los pequeños logros en familia. Enfocarte en el futuro sólo creará ansiedad. Despréndete de cualquier pensamiento negativo que se te atraviese y llénate de buenas energías. 


5 aspectos que debes tener en cuenta antes de adoptar un hijo

Pese a que son muchas las razones por las que una pareja desea adoptar un hijo, el objetivo deberá ser el mismo, brindarle amor e incluir a esta personita en un armonioso grupo familiar. Para evitar inconvenientes, lo mejor es estar bien informados asegurándose que cada miembro de la familia podrá adaptarse a los cambios y adquirir las responsabilidades pertinentes del asunto. Estos son algunos aspectos que debes tener en cuenta antes de adoptar un niño.

 

1 Lo primero que debes tener claro es la edad del niño que quieres adoptar, no es lo mismo adoptar a un niño recién nacido o de 2 años que a uno de ocho o más edad. Mientras más grandes más apegos tendrán y más difícil será su adaptación al nuevo núcleo familiar. Esto no quieres decir que sea imposible, sino que probablemente tendrás que trabajar más en este aspecto.

 

2 Su historia también es importante, incluso cuando se trata de niños muy pequeños. Las razones de por qué los padres lo abandonaron o si por el contrario murieron, si tiene hermanitos. Ten en cuenta que los niños con pasados traumáticos probablemente presenten más problemas en su comportamiento, nada que no se pueda remediar, pero seguramente es algo que querrás saber con antelación.

 

3 Mientras más informada estés, mucho mejor. Las personas que trabajan en estos procesos de adopción suelen estar informadas sobre las responsabilidades que una adopción amerita y sobre algunos casos particulares podrán darte algunos consejos. Pero no siempre resulta tan sencilla esta relación, y lo mejor será buscar información más allá de la que ellos te brindan.

 

4 Debes estar preparada para la adopción, entender todas y cada una de las responsabilidades que esto conlleva. Responsabilidades emocionales, económicas y sociales. El nuevo hogar deberá estar preparado para recibir un nuevo integrante de la familia. Tu situación económica deberá ser propicia para todos los gastos que la adopción signifique y también para cubrir todas las necesidades del niño luego del proceso y para gran parte de su vida. Por otro lado el amor que estés dispuesta a brindar será vital para que las cosas funcionen.

 

5 Tienes que saber si el niño sufre de alguna discapacidad y si estás dispuesta a lidiar con esto, muchas mujeres adoptan sólo por el hecho de mejorar la calidad de vida de los pequeños más vulnerables, incluso cuando ya tienen hijos propios. Deberás analizar si estás dispuesta a hacer frente al problema y si cuentas con la paciencia y los medios necesarios para hacerlo.


¿Niños traviesos o hiperactivos? 5 consejos para manejar la situación

Muchos padres suelen preguntarse si la inagotable actividad física que realizan los pequeños de la casa es normal o resulta ser una conducta que debe ser tratada por un especialista. Y es que como sabemos los niños suelen ser juguetones y traviesos, ciertamente esto es natural y lo vemos como parte del crecimiento y buen desarrollo de ellos, sin embargo, llega un momento en donde tanta actividad motora resulta un tanto agotadora en el día a día de los padres y es cuando debemos preguntarnos: ¿Es normal la conducta de mi hijo? ¿A caso tu hijo es un niño hiperactivo?

 

La hiperactividad se ha transformado en un concepto familiar dentro de nuestra actual sociedad. Más allá de las conductas enérgicas, impulsivas y aceleradas de los niños puede esconderse un trastorno conductual que puede afectarles la calidad de vida incluso en la edad adulta.

 

Los consejos

1 El tratamiento ante un diagnóstico de hiperactividad consiste en la administración de fármacos, especialmente estimulantes, en conjunto con la aplicación de métodos conductuales y cognitivos, como entrenamiento en habilidades sociales, reuniones familiares e individuales, terapias de grupo y talleres de relajación, pintura y actividades deportivas. Sin embargo, es el especialista el encargado de evaluar cuáles son las opciones menos drásticas y más viables para el niño.

 

2 Es importante mantener una situación estructurada en la casa, con horarios constantes y evitando estímulos demasiado llamativos. Alejarle de los estímulos que pueden distraer su atención.

 

3 Al principio quedarnos con ellos haciendo actividades que requieran un nivel de atención elevado, e ir retirándonos poco a poco hasta dejarlos solos cada vez más tiempo.

 

4 Cuando parece que no oye lo que se le dice, sujétale la cabeza con las manos, mantén la mirada fija en sus ojos y háblale con voz suave, sin enfadarte pero firme, utiliza el contacto físico para atraer su atención. Después, pídele que repita lo que se le ha dicho y si no lo recuerda, vuelve a repetirle el mensaje.

 

5 De la misma manera, los padres necesitan una serie de normas claras y precisas para regular el comportamiento de sus hijos. Las reglas deberán ser estables, consistentes y explícitas: Estables: Se refiere al cumplimiento o incumplimiento de las reglas, pues siempre ha de tener las mismas consecuencias. Consistentes: Las reglas no cambian de un día para otro. Explícitas: Las reglas son conocidas y comprendidas por ambas partes, el padre y el niño. Predecibles: Las reglas están definidas antes de que se incumplan, no después.

 


5 ideas para prevenir las picaduras de mosquitos en los recién nacidos

Bien sea porque estamos de viaje o sencillamente porque en nuestra propia casa abundan los mosquitos, las medidas de prevención que debemos tomar, sobre todo cuando tenemos un bebé, deben ser seguras. Y es que como adultos el uso de repelente será sencillo pero en el caso de los niños y más aún recién nacidos debemos tener mucho más cuidado pues el repelente en ellos podría tener consecuencias más graves. Te damos 5 ideas para prevenir que los mosquitos ataquen a tu bebé.

 

1 Una buena idea es usar en la piel de tu bebé cremas derivadas de plantas o vitaminas, preferiblemente naturales. Las cremas o aceites a base de citronella pueden ser inocuas para el bebé y efectivas para ahuyentar a los mosquitos. También puedes usar incienso de citronella.

 

2 Otra opción puede ser la vitamina B1. En este caso algunas gotitas en su biberón o mezcladas con agua puede suministrada al bebé, él eliminará la vitamina B1 por su piel al transpirar y de esta forma servirá como repelente contra los mosquitos. De igual forma consulta antes con el pediatra.

 

3 Los mosquiteros serán tu mejor opción, incluso para las personas adultas son infalibles. Procura que el coche o la cuna del bebé esté totalmente cubierto por esta malla anti mosquitos. Y aprovecha de cubrir también las ventanas.

 

4 Las tabletas eléctricas. Estas tabletas que se colocan en los enchufes serán totalmente inofensivas para el recién nacido pero infalibles para acabar con los mosquitos.

 

5 Las plantas de albahaca te pueden ayudar a repeler a los mosquitos, puedes colocar una o dos plantas en la habitación o puedes utilizar sus pequeñas hojas troceadas y frotarlas gentilmente sobre la piel del bebé. En el caso de los niños recién nacidos debemos tener mucho cuidado con lo que colocamos o frotamos sobre su piel, pero mientras no sean productos químicos estará mucho más seguro y a la vez protegido. Sin embrago, lo más recomendable es tomar precauciones mucho antes y evitar estos espacios contaminados por mosquitos, del mismo modo consultar previamente a su médico quien de seguro te brindará la mejor solución.

   


Cómo prevenir la obesidad en los primeros años de vida

La obesidad es un problema que se manifiesta de múltiples formas en el organismo de una persona, en el caso de los niños estos pueden llegar a sufrir de problemas cardíacos, ortopédicos, hipertensión, y otros problemas relacionados con diversos órganos, que los afectarán no sólo a una edad muy temprana sino que además padecerán de estos problemas durante toda su vida con, probablemente, un desenlace fatal. Por lo que se hace de suma importancia evitar el sobre peso en los más pequeños.

 

Un estilo de vida saludable de los padres será indispensable para que los niños copien el mismo esquema. Pero antes de llegar a los hábitos alimenticios adquiridos, una de las principales recomendaciones de los expertos es la lactancia materna. Los estudios analizados sugieren que amamantar a tu hijo los primeros meses de vida le proporcionará cierta protección contra la obesidad infantil.

 

Los expertos consideran que amamantar al niño durante el período adecuado le brinda al pequeño la capacidad de regular la ingesta energética, por lo que en un futuro su cuerpo estará condicionado a alimentarse en respuesta a la sensación interna (real) de hambre y se detendrá cuando esté saciado, lo que le evitará padecer de problemas de peso no sólo de niño sino también en la edad adulta ya que le será natural controlar la cantidad de alimentos que ingiere. Incluso se ha demostrado la relación que existe entre un período largo de lactancia y la disminución de las posibilidades de padecer obesidad en los niños.

 

La etapa en la que tu hijo comience a consumir alimentos sólidos también será fundamental para evitar la obesidad infantil, y es que es en esta etapa donde el pequeño comenzará a desarrollar sus hábitos alimenticios. Recuerda que todos los sabores son nuevos para él y no hay manera de que él decida lo que consume, por lo tanto son tus decisiones acertadas los que le brindarán la oportunidad de consolidar buenos hábitos alimenticios en un futuro.

 


Las ventajas y desventajas de dormir con los niños

Nosotras como madres creamos costumbres en nuestros hijos que luego serán casi imposibles de cambiar. Por ejemplo, cuando desde pequeños vienen a dormir a nuestro cuarto y por compasión o cariño terminamos aceptando que duerman con nosotros. Incluso, en ocasiones no hace falta que ellos no los pregunten, simplemente de bebés metemos su cuna a la habitación y así dejamos pasar el tiempo hasta que nos damos cuenta que hacerlo dormir en su propio cuarto es tarea imposible.

 

Ante el ojo crítico de la ciencia existen algunas ventajas y desventajas del hecho de que los niños duerman con los padres. Por eso hoy les presentamos una lista hecha por la Dra. Kenny Pang, especialista del Asia Sleep Centre, con los pros y los contras de dormir con los niños.

 

Las ventajas

Puedes cuidarlo mejor. Sobretodo cuando aún es bebé, dormir con tu hijo hace que sea más fácil cuidarlo. A la hora de alimentarlo también será más fácil, además de poder controlar cualquier reacción inesperada, o consolarlo si empieza a llorar.

 

Crearás menos ansiedad para ti y para el niño. Es mucho menos probable que el niño o el bebé se despierten llorando si está durmiendo contigo. También es menos probable que sufras de insomnio pensando en si estará bien, y te ahorrarás el tener que levantarte varias veces en medio de la noche para ir a ver cómo está.

 

Aumenta tus niveles de oxitocina. La oxitocina es la hormona que ayuda a producir leche a las madres, así como también ayuda a crear el vínculo entre madre e hijo, por lo que durante las primeras semanas y meses es algo bueno para ti y para tu niño.

 

Las desventajas

Riesgo de asfixia. Especialmente con un bebé, corres el riesgo de sofocarlo sin darte cuenta. Y el problema no eres solo tú o tu pareja, sino que el bebé corre riesgo de sofocarse con las sábanas o almohadas también.

 

Menos oportunidad de tener relaciones con tu pareja. Ya de por sí la vida sexual te cambiará un poco con la llegada de un bebé. Cuando un bebé o un niño comparten la cama con sus padres, las oportunidades de tener relaciones sexuales disminuyen drásticamente. Así que aunque quizá dormir juntos sea bueno para el desarrollo de la relación madre e hijo, probablemente tu relación de pareja se va a resentir.

 

Hace más difícil que el niño duerma solo. Cuanto más tiempo duerma contigo más difícil será lograr que duerma solo en su habitación. Y aunque dormir con un bebé puede resultar adorable, dormir con un niño inquieto de 2 o 3 años no lo es tanto.


5 consejos para proteger a un recién nacido del frío

Cuando tenemos un recién nacido en casa en pleno invierno es necesario poner atención a ciertos requisitos para que el pequeño no pase frío pero, que tampoco pase calor. Te explicamos por qué. La falta de grasa corporal en el recién nacido lo hace más sensible a las temperaturas tanto si son altas o bajas, es decir, que si nos pasamos con la protección contra el frío podríamos estar causándole más calor de lo debido. La temperatura ideal en los ambientes que habita el bebé será de 23 a 24 grados centígrados. Estos son algunos consejos que te ayudarán a mantener la temperatura ideal de tu hijo en época invernal.

 

1 En casa será más fácil mantenerlo en a salvo de las bajas temperaturas, basta con calefaccionar su cuarto, el living o la casa entera con la temperatura adecuada. Como ya te dijimos lo ideal es que mantengas la temperatura en unos 24 grados, sin embargo la calefacción o el aire acondicionado suele resecar la piel del bebé por lo que puede terminar cuarteándola y posteriormente irritándola. Para ello el uso del humidificador será esencial, en caso de que no cuentes con uno, hazte con unas pequeñas tazas de agua en la habitación cerca de la calefacción.

 

2 El baño del bebé en invierno deberá ser más breve de lo usual, unos diez minutos serán suficiente. En este caso la temperatura la podrías graduar a unos 26 grados, procura calentar previamente el espacio que dispones para el baño de tu hijo.

 

3 Sabemos que no importa si es invierno, incluso no importa qué tan pequeño está el niño, las salidas siempre están a la orden del día. No importa si es a casa de la abuela o a que unos amigos cercanos, las previsiones que tienes que tomar serán siempre las mismas. En este caso el atuendo del bebé será determinante, vístelos con capas (sin excederte en el asunto), las capas suelen ser ligeras y más fáciles de quitar o poner con los cambios bruscos de temperatura, como cuando estamos en la calle y entramos a un lugar calefaccionado.

Está atenta a la temperatura corporal de tu bebé, como te dijimos, son vulnerables al calor y al frío, si te excedes con las capas podrás causarle más calor de lo que necesita, lo verás reflejado en sus mejillas, en la temperatura de su cuello, nuca o frente, así que son estos lugares los que debes chequear de vez en cuando.

 

4 Por las noches la temperatura del cuarto de tu bebé no deberá estar tan alta como en el día, debería oscilar entre los 20 y 22 grados. El atuendo, es decir, la pijama deberá ser de polar o de una tela lo suficientemente gruesa y cómoda que caliente lo suficiente al niño, ten en cuenta que debe cubrir sus pies, pues los calcetines y otras prendas suelen desprenderse a mitad de la noche sobre todo si tu bebé es inquieto al dormir, ten en cuenta esto también con la cobija, si el pequeño es de los que no para de moverse en toda la noche lo mejor es que optes por un saco de dormir, los hay de diferentes tamaños colores y formas, busca el más adecuado para tu hijo.

 

5 Durante los meses fríos prefiere prendas de vestir para tu pequeño que sean de lana o algodón, este tipo de telas permite que la piel respire. No olvides colocarle manoplas y calcetines incluso cuando están en casa. A la hora de salir prefiere un gorro de lana que una bufanda, esta última podría causar accidentes desagradables. Cubrir su cabecita es muy importante, pues por allí los bebés pierden calor, además que no tienen mucho cabello, lo mejor es mantenerla calentita. 


5 consejos para que tus hijos puedan protegerse en las redes sociales

Es inevitable que los niños hoy en día tengan acceso libre a toda clase de contenido en Internet. Sin embargo, hasta ahora hemos podido controlarlo. Ahora bien, con el auge de las redes sociales un peligro latente se hace más presente, no sólo se trata de contenido no adecuado para los menores, también se trata de la posibilidad de ser abordados y engañados por personas con propósitos nefastos. Estos son cinco consejos que debes tener en cuenta para proteger a tus hijos en las redes sociales.

 

1 Primero que nada tienes que tener en consideración la edad de los pequeños. Si tu hijo tiene menos de 13 años no debería de tener una cuenta en ninguna red social, por ejemplo en Facebook esta es la edad a partir de la cual te permiten crear una cuenta. Pero como ya sabemos es muy fácil alterar el año de nacimiento y entrar libremente en esta red social, sin embargo es tu tarea poner límites y reglas que se cumplan.

 

2 Superado lo de la edad te toca afrontar el hecho que tu hijo tiene un perfil público en una o varias redes sociales, al decir público significa que todos, incluso quienes no son sus amigos, pueden ver toda la información que publica tu hijo. Por ello debes comprobar tú misma que la configuración de privacidad está establecida en los niveles más estrictos de privacidad. Algo que es importante y que probablemente no sea del agrado de tu hijo, es que tú como madre debes tener acceso a sus cuentas, de esta forma puedes monitorear más de cerca su actividad en las redes. No es necesario ser una súper detective y espiar todos los movimientos en línea de tus hijos, pero es importante ser consciente de los tipos de sitios que frecuenta y la gente con la que interactúa.

 

3 Mantén el computador en una ubicación visible fuera de las habitaciones personales. Es mucho más fácil llevar un control sobre cualquier actividad en línea cuando el equipo se encuentra en una zona de alto tráfico.

 

4 Supervisa las imágenes que tu hijo sube en las redes sociales. En un mundo ideal, tu hijo no debería publicar fotos de ellos mismos o de su familia, pero es algo que muchas veces se nos escapa de las manos. Si se te hace imposible evitarlo, asegúrate entonces de que el contenido de la foto es completamente inocuo y que no hay lugares identificables en el fondo o cualquier otro dato privado que no debe ser expuesto.

 

5 Sé un buen ejemplo para tu hijo. Si estás “twitteando” y actualizando tu página de Facebook a cada rato y no hay quien te despegue del teléfono porque simplemente eres adicta a las redes sociales, pues lamentablemente este es un muy mal precedente para ser un buen ejemplo para tu hijo en cuanto al uso controlado de las redes sociales. Los beneficios de la era tecnológica no están en duda pero se hace necesario examinar nuestros hábitos en este aspecto para luego poder controlar satisfactoriamente el uso que le da tu hijo a las redes sociales.

 

 


Cómo ayudar a tus hijos a corregir el pie plano

El pie plano es una condición común en bebés y niños pequeños. Esta afección se da por el hecho de que los tendones, es decir, los tejidos que sostienen las articulaciones del pie están flojos. Se distingue por la ausencia del arco o puente que normalmente se encuentra en la planta del pie.

 

Pese a que no es un problema grave suele ser preocupante para las mamás que observan como sus hijos caminan apoyando la totalidad de la plata del pie en el suelo, mientras que lo normal es apoyar sólo la punta y el talón. Sin embrago, cuando el pie plano es muy acentuado y flexible puede provocar dolores y calambres a los niños.

 

Existen muchos tratamientos que pueden ayudar a corregir el pie plano de tus hijos. Y tú puedes ayudarlo de maneras muy simples y sencillas.

 

Los ejercicios son esenciales para corregir esta afección. Éstos favorecerán el fortalecimiento de los músculos de la zona. Algunos sencillos ejercicios pueden ser:

Caminar descalzo por la arena

Caminar de puntillas y de talones

Hacer movimientos circulares con las puntas de los pies

Intentar coger objetos con los dedos de los pies.

 

Si se trata de un caso crónico donde la condición del pie plano está causando dolor, además de los ejercicios, probablemente el médico recomiende el uso de zapatos ortopédicos diseñados exclusivamente por ellos. En casos mucho más complicados se podría aconsejar, por parte del especialista, un tratamiento quirúrgico.

 

Durante el crecimiento de los niños el pie plano aún podrá corregirse. Serán los 15 años la edad tope en la que puedas hacer algo al respecto.

 


10 maneras que tus hijos tengan una educación inclusiva

Hoy en día los temas de inclusión están siendo abordados de manera reiterada en nuestra sociedad. Estamos seguros que todos los seres humanos necesitamos las mismas posibilidades de desarrollo adaptadas a las necesidades de cada uno, por ello la educación inclusiva como filosofía de vida y tendencia mundial que favorezca a las personas con alguna discapacidad o diferencia intelectual o ideológica dentro de un marco que acorte la brecha de exclusión entre unos y otros, deberá comenzar en casa, en el seno familiar.

 

Nos referimos a una educación inclusiva cuando se identifica y se responde de manera particular a estas diversas necesidades durante la etapa escolar, a través de una mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, lo que reducirá la exclusión en la educación. La UNESCO señala que una educación inclusiva involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niños.

 

Pero cómo preparar a tu hijo desde casa para entender y participar en una educación inclusiva. Estos son algunos de los consejos:

 

1 Enseñar a tus hijos desde muy pequeños las normas de convivencia social, especialmente, la tolerancia y el respeto por los demás.

 

2 Mostrarles cómo valorar la solidaridad y desterrar la discriminación negativa.

 

3 Hacer entender a los más pequeños que las diferencias no deben excluirnos y que finalmente el amor debe prevalecer.

 

4 Lo que se enseña con amor se aprende con amor, de allí la importancia de las enseñanzas que transmites a tus hijos y la manera como lo haces.

 

5 Ensenar a los pequeños que las limitaciones a veces vienen acompañadas de otros talentos y aunque parezcamos diferentes entre nosotros, finalmente todos somos iguales.

 

6 El respeto se aprende en casa, por tanto es tu tarea inculcarle a tus hijos que todos merecemos respetos sin importar nuestras condiciones.

 

7 Comparte la responsabilidad educativa con el resto de la familia. Recuerda que la inclusión comienza en casa.

 

8 Promueve la autonomía, habilidades y capacidades de tus hijos.

 

9 Involucra a tus hijos en las decisiones familiares, que él sienta que ejerce sus derechos dentro del marco familiar.

 

10 Del mismo modo que tiene derechos también hazle saber que tiene responsabilidades que deberá atender de manera oportuna y efectiva durante sus ratos libres.

 


¿Por qué los niños no deberían comer papas fritas?

Una de las comidas “chatarra” más populares entre los niños son las papas fritas. Y es que hasta para los adultos estas papas resultan un tanto adictivas. Bien sean naturales o procesadas, ambas presentaciones resultan igual de perjudiciales. Teniendo en cuenta que son uno de los principales culpables del sobrepeso debemos estar atentos en la forma en que nuestros hijos las consumen, incluso, eliminarlas completamente de sus dietas será lo ideal.

 

Las papas fritas son uno de los alimentos que más fácilmente puede llevar a un niño a sufrir de sobrepeso. Estas logran estimular áreas del cerebro relacionadas con el placer y la adicción, lo cual los incita a comer más y más. De allí la importancia que como padres estemos atentos a la alimentación de nuestros hijos, dentro y fuera de casa.

 

Su alto contenido de grasas puede representar riesgos serios para la salud tanto de niños como de adultos, ya que el alto consumo de grasas puede contribuir a la formación de placas en las arterias, aumentando las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular a muy temprana edad.

 

Las papas fritas contienen grandes cantidades de hidratos de carbono y están cargadas de sal, lo que puede crear una serie de efectos adversos para la salud cuando se consumen en exceso. Estudios afirman que una alimentación basada en este tipo de comidas puede crear niños menos inteligentes. Una dieta de papas fritas, galletas y pizzas en niños menores de tres años provoca daños en el cerebro hasta el punto de provocar la disminución del coeficiente intelectual.

 

Una opción saludable será cambiar las papas fritas por las horneadas, debido a que 28,25 gramos de papas fritas contienen de 150 a 160 calorías, de las cuales 90 o 99 provienen de grasas. Mientras una porción igual de papas horneadas, tienen 120 calorías y solo 18 son grasas.


Cómo ayudar a tu hijo a enfrentar la pérdida de una mascota

Los niños suelen encariñarse rápidamente con las mascotas que tenemos en casa, y no es que un adulto no le pase lo mismo, sino que la conexión que los más pequeños logran con los animales es, en ocasiones, mucho más profunda. Lo realmente fuerte pasa cuando tristemente esta mascota, bien sea un perro, un gato, un conejo, en fin cualquier animal doméstico, muere. Esta situación afectará a toda la familia, pero en el caso de los niños entender y superar la muerte de su mascota puede conllevar un trabajo especial de atención por parte de los padres. Estos son algunos consejos:

 

Es imposible evitar que tu hijo pase por el duelo de perder un ser querido, y es que una mascota para ellos es mucho más que un animal, es un integrante más de la familia, un amigo. En estos casos tu presencia y apoyo emocional será fundamental. Y pese a que deberás explicar muchas cosas que ni siquiera tú entiendes, lo más importante es que el niño tenga la certeza de que su mascota está en un mejor lugar y que lo más importante es el tiempo que pudieron compartir juntos.

 

Algo que debes tener en cuenta es la edad de tu hijo, su nivel de madurez y las preguntas que tenga te ayudarán a determinar si es mejor ofrecer una explicación clara y sencilla de lo que ocurrió o te toca adentrarte a una historia más profunda y sincera. Tratar de protegerlos con explicaciones inexactas puede crearles ansiedad y desconfianza.

 

Tal cual como una pérdida humana, los más pequeños vivirán un proceso de duelo, aunque probablemente tengan la energía suficiente para superarlo rápidamente, incluso más rápido que un adulto. No pretendas que no exprese sus emociones, entiende que esto puede más bien fortalecerlo para enfrentar situaciones similares en un futuro.

 

Reemplazar inmediatamente la mascota no es aconsejable, espera que él enfrente la tristeza de su pérdida, es normal que eche de menos a su mascota durante mucho tiempo. Necesita un tiempo para superar la pérdida. Si durante este proceso se siente comprendido, acompañado, protegido y apoyado, irá encontrando la forma de enfrentarse sana y positivamente a su dolor y de aceptar la despedida. Él mismo te indicará el mejor momento para tener una nueva mascota, si así lo desea. 


Bebés: todo lo que necesitas saber para hacer sus baños más agradables

Cuando llega por primera vez el momento del baño de tu bebé puedes experimentar miedo o inseguridad, pero el mejor secreto en confiar en ti misma y tener a mano todas las herramientas necesarias que permitirán que todo vaya bien.

 

Muchos bebés disfrutan mucho del baño mientras otros no tanto. Por lo que a veces los primeros tan divertidos, resultando ser más bien estresantes. Por ello, lo recomendable es dejes siempre todo listo antes de desvestirlo. Estos son algunos consejos para bañar a tu bebé recién nacido y salgas airosa de la situación.

 

1 Una de las primeras cosas que deberás tener en consideración será la temperatura no sólo del agua sino también del ambiente. Dependiendo de la estación en que estés, si hace frío o calor, adaptar la temperatura del cuarto del baño.

 

2 Hay que tener siempre listo pañales y toallas, para cuando esté recién bañado. Para ello existen algunos kits de baño para que no tengas que preparar todo a diario.

 

3 Tener lista la ropa que vas a usar luego del baño. Del mismo modo el gel, champú y crema hidratante para masaje después del baño. Al ser tan bebés con unas gotitas basta, no llegan a ensuciarse como cuando tienen 1 año, así que una vez en el baño unas gotitas. Escoge un aroma agradable que lo deje relajado, la lavanda es muy buena en estos casos.

 

4 La capa de baño que sea muy suave para no irritar la piel del bebé y sobretodo que absorba bien para envolver al bebé y secarle lo antes posible para que no pierda el calor. Es recomendable de igual forma tener dos toallas a la mano por cualquier eventualidad.

 

5 Si eres de las que se pone nerviosa a la hora de sujetar al bebé durante el baño, existen en el mercado unas toallas, tipo hamaca, con una tela especial que mantiene el calor del agua, de esta forma lo sujetarás con más confianza.

 

6 Cepillo y peine para ponerlo lindo. Además de ser relajante, peinarlos le dará ese toque elegante que la situación amerita. Hazlo de forma muy suave y lenta, no pasa nada con su cabecita pero lo mejor es tomar precauciones.

 

7 Para controlar la temperatura del agua basta con tu mano limpia, pero también lo puedes hacer con un termómetro que venden especialmente para estos casos. No debe ser ni muy fría ni muy caliente, así que lo recomendable es una temperatura de entre unos 35º a 37ºC.

 

8 La esponja vegetal es la opción más suave para la piel del bebé, existen varias opciones en el mercado lo mejor es que te decidas por una de buena calidad sin importar que cueste un poco más. Del mismo modo la crema para hidratar la piel del bebé después del baño. Este será un momento muy agradable para él, no abuses de las cantidades.

 


Tres colores para pintar la habitación de tu hijo según su sexo

Los colores son importantes en nuestra vida, y si se trata de decoración está afirmación tiene más vigor. Y es que el color de las paredes de los espacios que habitamos puede transmitirnos emociones, pueden hacernos más alegres, menos estresados o por el contrario, pueden producir sensaciones incómodas y menos agradables. De allí la importancia de que la habitación de nuestros hijos tenga el color adecuado.

 

Estas son algunas opciones para decorar las paredes de la habitación de los más pequeños de la casa, dependiendo si son niños o niñas.

 

1 Pese a que el rosa y el azul está asociado a niñas y niños respectivamente, las opciones van mucho más allá de estos dos colores, incluso hoy en día nos atrevemos a usar estos colores sin distinguir los géneros y sin encasillarlos en una tendencia. Es decir, el azul puede ser usado perfectamente en la decoración de una habitación para ellas, y el rosa (aunque en menor proporción) podrá ser usado en ciertos detalles en la habitación de ellos, sin que esto tenga que significar algo más trascendental asociado a su género o gustos.

 

2 El blanco resulta ser una opción perfecta y combinable con cualquier otro color, tanto para la habitación de las niñas como la de los niños. La combinación se puede dar con colores como el turquesa, el naranja o si quieres algo menos llamativo, el amarillo claro. En el caso de los chicos, una habitación con blanco y turquesa será ideal, la tranquilidad que estos colores transmiten será de gran utilidad, sobre todo si se trata de pequeños traviesos súper activos.

 

Por otra parte para niñas más relajadas podrás optar por el amarillo en combinación con el blanco, una dupla que también transmite serenidad y armonía.

 

3 El naranja puede parecer un tono arriesgado pero puede completar una decoración sensacional en cuarto de los más pequeños, especialmente el de las niñas de la casa. Trasmite regocijo, fiesta, placer, vida y la presencia de sol. Atrae la vista, estimula el apetito, la conversación y la caridad. Es el color de la vitalidad, la alegría y la felicidad. Puede eliminar miedos y estados de depresión, pero combinado con colores como el blanco o el amarillo te dará el doble de sus beneficios.

 

En el caso de los niños un color de gran vitalidad es el verde natural. Es un color muy elocuente y se está asociado con la naturaleza, la fertilidad y la primavera. Transmite seguridad, expansión y lo animará al crecimiento emocional. Proporciona mayor actividad cerebral, calma el estado de ánimo y actúa como desintoxicante.   

 


Tu bebé y sus primeros dientes: Cómo distinguir los síntomas

Algunas madres primeras suelen experimentar de muy mal modo los primeros síntomas de la aparición de los dientes de sus bebés. Mientras algunos niños apenas notan que les brotan los dientes, otros pueden presentar una serie de molestias que pueden alarmarte pues no son nada agradables. Dolor, un poco de fiebre y malestar general, sobre todo con los primeros dientes, con los premolares y molares. El dolor se nota en las encías, en las mejillas e incluso puede llegar hasta las orejas.

 

Además del dolor, la erupción de los primeros dientes estimula la producción de saliva y por tanto se produce un aumento del babeo que, a su vez, hace que las mejillas se irriten y enrojezcan. Además, tanta saliva en la boca puede hacer que se atragante y tosa.

Otra de las consecuencias del dolor es que rechace la comida y pierda el apetito, pues succionar le causará más molestias.

 

Si los síntomas que muestra son diferentes a estos, como fiebre o diarrea, no dudes en llevarlo a su médico.

 

En esta etapa el bebé tiende a llevarse a la boca todo lo que tenga en sus manos para morderlo: el sonajero, muñecos, peluches, incluso su propia mano. No debes olvidar que eso les alivia el dolor así que usar alimentos duros y fríos como manzanas, peras, agua o leche fresca es una buena manera de tratar de aliviarle los síntomas. Si nada de esto le termina de calmar, frotar sus encías con algún analgésico pediátrico apropiado para ello, usualmente los pediatras indican este analgésico para tratar la fiebre. De igual forma consulta previamente.


¡Los primeros dientes del bebé!

Los primeros dientes son una de las épocas más inolvidables de la vida de un hijo. Y es que ¿cuál etapa de crecimiento de un bebé no lo es? Los llantos, las primeras palabras, los primeros mordiscos, en fin, una continuidad de sucesos que nos llenan de alegría cada día. Pero los primeros dientes son de suma importancia, pues tendrán que usarlos y cuidarlos hasta los 7 u 8 años cuando empiecen a cambiarlos progresivamente por los dientes definitivos. De esta forma ya tendrán el hábito de cuidar sus dientes permanentes cuando llegue el momento.

 

Etapas

Los dientes de leche suelen empezar a salir a los 6 u 8 meses y hasta que el bebé no cumple dos, casi tres años no terminan de brotar las últimas muelas.

 

Estos períodos son orientativos, ya que no todos los niños son iguales y cada uno tiene sus propios tiempos así que pueden variar de uno a otro.

 

Si llegados los catorce meses aún no han aparecido los primero dientes o algún síntoma de erupción de los mismos, entonces deberás consultar a un pediatra. Sin embargo, eso no significa que exista alguna deficiencia, hay niños perfectamente sanos en los que la dentición ha comenzado a los 30 meses. También se alerta a los padres de que no administren complementos ricos en calcio ya que, contrario a la creencia popular, estos no suelen acelerar el proceso de crecimiento de los dientes.

 

Los incisivos inferiores son los primeros dientes en aparecer y luego brotan los superiores. Eso responde a las necesidades alimentarias del pequeño, ya que estos dientes le permiten masticar los alimentos de consistencia más suave, como las verduras y las frutas, que son los primeros que debemos introducir en su dieta. Más tarde aparecerán los molares y luego los caninos, que son ideales para masticar alimentos más duros, como la carne y las legumbres.


¿Mamá y papá al mismo tiempo? Consejos para una madre soltera

Ser madre soltera representa un nuevo reto para nosotras cuando nos afrontamos a situaciones donde se supone deberíamos tener el apoyo del padre de los niños. Sin embargo, somos capaces de afrontar esta circunstancia de forma airosa con el coraje y la entereza necesaria. Te traemos algunos consejos que te serán de ayuda si estás afrontando por primera vez la maternidad por tu propia cuenta. 

 

Si están tus padres, hermanos o familiares cerca apóyate en ellos para recibir consejo pero no permitas que ellos críen o disciplinen a tu hijo. Recuerda que educarlo es tarea tuya y no de tus padres. Por lo general, los abuelos suelen ser muy influyentes en la crianza de los hijos de madres solteras, pero esto puede convertirse en un problema porque los sobreprotegen.

 

Si es necesario, busca un grupo de padres solteros con los que puedas compartir y en encontrar apoyo.

 

Por ningún motivo descuides tu apariencia personal ni tu vida social. Salir, aunque sea a tomar un café con una amiga, te servirá para romper con la rutina y tener mejor ánimo para enfrentar los problemas.

 

No te cierres al amor, no todos los hombres son iguales.

 

Dialoga con tu hijo y trabaja para mejorar la comunicación con él.

 

Nunca critiques ni hables mal de su padre.

 

No lo sobreprotejas, edúcalo para que sea lo más independientemente posible.

 

No te limites a vivir para tu hijo ni te aísles. Es importante que tengas contacto con otras personas, para que el niño se sienta seguro con la gente y aprenda a socializar en forma correcta. Debes continuar realizando actividades que te hagan feliz y si no las tenías es necesario que las busques. Cualquier actividad que te generó un buen momento y que en lo posible sea grupal, como un club de lectura, la práctica de un deporte o clases de baile, mejorará tu estado anímico y te permitirá a afrontar los desafíos de tu vida diaria con mayor fortaleza.


Ideas para comenzar con la estimulación de tu bebé

Está demostrado científicamente que la estimulación, con sonidos, formas, texturas y colores, a los bebés puede mejorar el trabajo cerebral de los mismos, e incentivar al desarrollo de la inteligencia y por ende de la creatividad.

 

La idea no es pretender que desde el momento que nace el niño tome un sonajero con las manos, pero sí podemos adelantarnos y aprovechar los meses de postparto, en los que estamos 24 horas junto al niño, para iniciar tempranamente su estimulación. Por ello hoy te traemos algunas ideas.

 

Ya que el bebé difícilmente tomará algo con sus manos en el primer mes de nacido, la idea será optar por los sonajeros de tobillos y muñecas que puedes encontrar en el mercado. Pero otra opción es hacerlos tú misma, hazte con unos pequeños cascabeles y cóselos en sus calcetines, el sonido provocará curiosidad y terminará disfrutándolo.

 

El piano pataditas como su nombre indica es para que el bebé le de con sus pies, pero probablemente terminará tocándolo con cualquier parte del cuerpo lo más importante es que lo aliente a realizar nuevos movimientos.

 

Los libritos de tela tienen texturas y también sonidos, a tu bebé le encantará.

 

El “baby gym”, es una especie de móvil especialmente desarrollado para la estimulación del bebé, será un gran apoyo y como su nombre lo indica un centro de ejercicios para tu bebé.

 

El cojín de lactancia o cojín multiuso, lo puedes usar incluso durante el embarazo, pero en este caso la idea es que lo uses para recostar a tu bebé. Colócalo boca a bajo con la ayuda del cojín para que vaya cogiendo fuerza en el cuello y cada vez sostenga  mejor la cabeza.

 

Pañito o manta para jugar al “dónde-está” con tu bebé. Esto de esconderte detrás de una mantita y decirle ¡dónde está! le encantará y comenzará con las primeras carcajadas.

 

Cuando le comiencen a picar las encías lo ideal serán los “mordedores”, estos objetos con figuras semi transparentes que puedes incluso colocar en el refrigerador por un rato antes de dárselo a tu bebé, por un lado se aliviará el dolor de encías y por otro empezará a distinguir el frío del calor.

 

La música es imprescindible, no hace falta que sea infantil, la música clásica o la que escuchabas durante el embarazo, aunque no lo creas él podrá recordar el sonido y de seguro le gustará.

 

Pelotas de distintas texturas, tamaños y colores serán otro de sus juguetes favoritos y cuando te des cuenta irá detrás de ellas gateando; por el momento sólo las intentará coger y llevárselas a la boca.

 

El móvil de cuna o de coche tampoco puede faltar, será perfecto para que se pueda observar sus primeras formas y oír los sonidos al mismo tiempo creará un gran estímulo. Siempre que se despierte verá a sus “amiguitos” y se tranquilizará.


El mal rendimiento no debe ser visto como un fracaso

Estamos en la recta final del primer semestre académico y ad portas del merecido descanso que traerán las vacaciones de invierno, pero eso no es sinónimo de felicidad para quienes las calificaciones y el rendimiento no han tenido el resultado esperado. ¿Cuál es la clave para salir adelante?

 

“La respuesta va a estar dada por la causa del problema. ¿Cuál es la edad del niño?, ¿es primera vez que le pasa?, ¿qué participación tienen los padres en la reacción de esta situación?, entre otras cosas”, señala la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez.

 

La experta explica que en situaciones ideales a un niño le tendría que ir bien. “En lo general, el sistema educacional esta hecho de manera tal que un estudiante que tenga un buen nivel de desarrollo en los distintos planos, como el afectivo, emocional, cognitivo, social y familiar, junto con una adecuada motivación para estudiar y ser constante y perseverante, le debiera ir bien. Porque en buen sistema escolar, en teoría, debiese tener no sólo un sentido de aprendizaje, sino ser un medio a través del cual las distintas habilidades y áreas de los niños se desarrollen en coherencia con las mismas etapas del desarrollo”, indica la psicóloga.

 

Sin embargo, está claro que la vida no es ideal. “Por lo tanto, la primera invitación es a pensar que la baja nota o la reprobación de asignaturas o cursos está dentro de lo posible y no es sinónimo de algo catastrófico, ni de fracaso ni de algo malo. Es más, muchas veces repetir de curso puede ser una respuesta muy sana y muy adaptativa del niño frente a una situación familiar por la que está pasando o por algo emocional. Por eso lo primero que creo que hay que hacer es sacarse de la cabeza que repetir o bajar las notas es un fracaso”, precisa.

 

En estos términos, para Carmen Gutiérrez la pregunta debiese ser: ¿qué indica esa situación? “En función de eso hay que tomar una decisión, porque obviamente, dependiendo de las causas del problema y de cuáles sean los factores más relevantes que estén influyendo en esa baja del rendimiento académico, es lo que habría que atacar. Ello, para resolver que el niño o el adolescente no esté expuesto otra vez a esas mismas condiciones y para garantizar las mejores condiciones posibles de aprendizaje”, agrega.

 

El factor familia

 

¿Qué factores influyen en este proceso? “El escolar está inserto en distintos subsistemas: el familiar, de amistad, escolar. Por lo tanto, el problema podría tener que ver con la casa, con los amigos o el mismo colegio. Entonces creo que, en principio, lo que se busca hacer es descubrir la causa y desbloquear el elemento causante de la dificultad, para permitir que las habilidades se desarrollen y estimulen”, indica la profesional de la Universidad del Pacífico.

 

Y clarifica con un ejemplo. “Supongamos que un niño está reprobando un curso por estar en un colegio muy exigente para él, con una cantidad de compañeros muy grande, que hace clases en un segundo idioma y la verdad no tiene facilidades; o es un niño con habilidades artísticas, kinestésicas y no verbales. Entonces, habría que pensar de qué manera la familia puede entender la situación del niño como algo que sea explicado en el contexto en el cual está inserto y, por lo tanto, darle el peso adecuado a los factores y que no signifique atribuirle responsabilidades o culpas al niño, o transformarlo en mal niño o mal estudiante”, aclara la psicóloga.

 

En este sentido, la experta reflexiona desde su experiencia clínica. “A los que más les cuesta mirar la realidad es a los padres, porque ellos la mayoría de las veces tienden a mirar la causa de los problemas en el colegio o en el niño. Son pocos los que ven la dificultad en ellos como familia o como sistema, o en ellos considerando si han logrado instaurar o no hábitos de estudio. Entonces creo que ahí hay una cosa mucho más compleja. Además, pasa que a los niños con dificultades académicas, relacionadas al área del desarrollo o a un trastorno específico del aprendizaje, o con problemas de inclusividad, son niños que históricamente han tenido dificultad en la vida académica y en la vida escolar. Y para los padres, ese niño les ha significado una alta demanda histórica, incluso desde el jardín infantil, lo que lleva a que los padres frecuentemente digan que el colegio no los entiende, no los acepta ni les brinda las condiciones”, comenta.

 

Por eso la invitación es a un cambio de mirada por parte de los progenitores. “Lo ideal es que los padres pudiesen mirar con ternura y compasión la historia académica de su hijo desde los primeros años y que miren con apertura y poca defensa lo que dice el colegio, cosa de poder ir rearmando una historia que les permitiera entender que lo que le pasa ahora no es separado ni despegado de lo que le ha venido pasando en el tiempo. Y si se ve así, es posible pensar en algo que no se ha hecho hasta la fecha”, clarifica Gutiérrez.

 

En estos casos, lo recomendable es siempre buscar ayuda. “Creo que hoy en día el nivel de desarrollo de la psicología y psicopedagogía es bastante mayor que la que había en años anteriores. Y son muchos los colegios que tienen especialistas en estas áreas o cuentan con redes para derivar a los estudiantes para poder hacer una buena evaluación, observar y, en función de eso, tomar las medidas necesarias. Las medias de inclusión y equidad son cada vez más frecuentes a nivel del MINEDUC, por lo tanto eso permea todos los colegios y es esperable que muchos de los colegios tengan formas de incluir a niños con distintos tipos de dificultades y asumirlas como parte del desarrollo. Hay una línea de la psicología y psicopedagogía que objeta y que incluso cuestiona que los diagnósticos de problemas de aprendizaje sean del niño y más bien los asumen como dificultades del sistema de educación”, concluye la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez.

 


Cómo prevenir las caries en los niños

La educación de los niños acerca de la higiene bucal es fundamental para evitar el desarrollo de caries y otros problemas dentales. Sin embargo, existen formas complementarias del mismo modo importantes para garantizar que nuestros niños crezcan libres de caries y con una buena salud bucal.

 

Al contrario de lo que nos habían hechos creer el flúor resulta ser perjudicial para la salud, muchas investigaciones científicas señalan que se trata de un neurotóxico, por lo que debemos buscar otras opciones para prevenir las caries.

 

Una de las formas más importantes y a veces menos obvia es la alimentación. Una alimentación balanceada con los nutrientes necesarios mantendrá los dientes en óptimas condiciones. Si quieres evitar la formación de caries en los dientes de hijos entonces prefiere una dieta libre de alimentos refinados, altos en grasa y minerales solubles en agua.

 

En las comidas de tus hijos deberás incluir:

Vitaminas A, D, K y K2. Las podrás encontrar en quesos, carnes magras y en vegetales de hojas verdes.

 

Dale proteínas todos los días con el objetivo de regular los niveles de azúcar en sangre. A mayor cantidad de azúcar en sangre mayor posibilidad de desarrollar caries.

 

Prefiere el yogur antes que la leche. El yogur contiene una gran cantidad de probióticos que ayudan a combatir a las bacterias causantes de caries.

 


Vacaciones de invierno: consejos para viajar en auto con tu bebé

Llegó el invierno y para muchas mamás con hijos pequeños también llegan las vacaciones correspondientes a este período. Si en estas vacaciones estás planeando viajar con toda la familia en auto, le traemos algunas recomendaciones a aquellas que tienen que viajar con bebés.

 

No existe una edad mínima en la que podrás viajar con tu bebé en auto. Simplemente es a ti como madre que toca tomar en cuenta ciertas consideraciones como, la distancia, la edad de tu bebé, sus necesidades, incluso el tipo de auto en el que vas a viajar, pues este último deberá ser lo suficientemente cómodo para viajar con toda la familia y aún más con un bebé.

 

Otra cosa que debes tener en cuenta es que no todos los bebés se comportan del mismo modo cuando viajan en auto y no lo sabrás hasta que no lo pongas a prueba, así que lo mejor es armarse de paciencia, pero sobre todo ser optimista y pensar que todo irá bien.

 

Una de las cosas más complejas será el equipaje del bebé, pues de seguro querrás llevarte todo, y aunque vas en auto y no en avión (donde te pueden limitar con el peso) la idea es que haya espacio para todo y para todos, así que debes priorizar y sintetizar su equipaje, no olvides tenerlo preparado con anticipación, al menos desde la noche anterior y de llevar todo lo necesario en la maleta de mano que va contigo y no en el maletero, así evitarán paradas innecesarias.

 

También con antelación evalúa la ruta que piensan tomar, hay muchas opciones en Internet para enterarte sobre las estaciones de servicio que estarán en la vía, acomoda la ruta de tal modo de tener suficientes estaciones útiles para tus propósitos domésticos, amplias para descansar, con restaurante o comida rápida para satisfacer el apetito del resto de la familia, y con baños amplios para solventar cualquier incidente con los pañales.

 

Si aún estás lactando, entonces lo recomendable es parar para darle pecho a tu bebé, de esta forma se sentirá más cómodo y podrá cambiar de posición, él también puede agotarse por el viaje. Toma en cuenta que durante el viaje es probable que el bebé alargue las horas de siesta por lo cual deberás tú ofrecerle de comer si él por su propia cuenta no te lo ha pedido.

 

Asegúrate de que el auto tiene la temperatura adecuada, no permitas que el bebé pase frío o calor, está atenta a los parasoles para que lo protejan de los rayos solares y trata de hidratarlo constantemente. Para estar más tranquila lo mejor es que tú viajes con él en la parte posterior del vehículo y no le dejes esta responsabilidad a un tercero.

 

Luego de tu primera experiencia irás aprendiendo para las futuras oportunidades, pues cada uno tendrá sus necesidades particulares.


Sanción como oportunidad para educar

El caso de un niño de siete años que se extravió en un bosque en Japón, después de que sus padres lo bajaran del auto y lo “abandonaran” por su mal comportamiento, puso en el tapete la pertinencia del castigo como método de enseñanza y los excesos que también cometen algunas familias.

 

Sin embargo, imponer límites es una necesidad. “Parte de las necesidades que todos tenemos, incluidos los niños, es tener límites. Estos nos protegen, nos cuidan, nos ayudan a convivir en armonía, nos dan estructura interna, claridad y espacios de movimiento. Además, son esenciales para el desarrollo moral. Los padres tienen el rol de ser referentes idóneos y sensatos acerca de cómo son las cosas en la vida: lo permitido o prohibido, lo que se puede o no se puede, lo que hace bien o lo que está mal, etc.”, plantea la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Ximena Montero.

 

Por lo mismo, la psicóloga infanto-juvenil y miembro la Fundación Cuerpo y Energía en Chile, señala que hay momentos durante el desarrollo de los niños y niñas en que el tema de los límites se pone más en juego y los hijos se oponen, se resisten o necesitan hacer valer su voluntad como forma de desarrollar su identidad.

 

Haciendo referencia al libro ´Psicoterapia Corporal Vincular, Género Relaciones Terapéuticas y Educativas´ de  Liliana Acero, Ximena Montero indica que un ejemplo de esto es ´la etapa del hacer´, donde los niños desarrollan sus capacidades de experimentación, autonomía y espacio. “En esta etapa de la edad preescolar es común la necesidad de los niños de oponerse, de querer hacerlo ‘yo solito’ o el hacer ‘pataletas’. Otro ejemplo es la etapa de la rebeldía en la adolescencia. Estas respuestas se consideran ‘normales’ en el crecimiento, pero si se intensifican o se mantienen en el tiempo, tomando ribetes que pueden dañar a los niños o su entorno, es necesario pedir ayuda para comprender lo que ocurre. Puede ser un síntoma del sufrimiento de los niños por algo que no estamos pudiendo percibir y que ellos no han podido poner en palabras que sean escuchadas”, advierte la especialista.

 

Más allá de estos periodos, Ximena Montero indica que para los padres y madres la crianza supone un ejercicio más o menos permanente de educar poniendo límites. “Muchas veces eso se hace en base a refuerzos que permiten que los niños comprendan que sus actos tienen buenas consecuencias para sí mismos y los otros. Y también en base a sanciones, que deberían ayudar a que tomen conciencia de lo que hicieron mal y aprendan cómo pueden reparar el daño generado. Esto supone para los padres reflexión personal y comunicación con sus hijos. Comprender qué le pasa a un hijo permite resolver mejor los conflictos y ser más atinados para, en caso que sea necesario, acordar una sanción”, precisa.

 

Claves para una sanción efectiva

 

Si bien el ejercicio de la paternidad es único, basado en la relación con los hijos, el conocimiento, la comprensión, la comunicación y la reflexión crítica, la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico entrega algunas sugerencias básicas a la hora de acordar o imponer un castigo, de modo que la sanción resulte educativa:

 

·         Nunca debe ser humillante, dañar la autoestima o el bienestar de los niños. Nunca debe ser físico, como golpes, tirones de pelo u orejas. Debe tener la intención de que puedan aprender y comprender las consecuencias de sus actos en ellos mismos y en los otros.

 

·         Considerar la edad y capacidad de los niños. No se le puede pedir lo mismo a un niño de 3 años que a uno de 9.

 

·         “Rayar la cancha” con anticipación y acordar con los niños las consecuencias negativas de trasgredir los acuerdos o normas. De este modo se ayuda a desarrollar la reflexión, la comprensión y la responsabilidad.

 

·         Es importante que la sanción tenga relación con la conducta concreta. Por ejemplo, si le pega a otro niño y no quiere compartir su pelota, se le ayuda a pedir disculpas y aprender a compartir; si no se toma la sopa, no come la galleta de postre.

 

·         El castigo debe ser coherente con la falta y contingente a la conducta. Es decir, que guarde proporción con la falta y que se sancione sin dejar pasar mucho tiempo, para que el niño lo relacione con la acción.

 

·         Evitar las amenazas. La sanción impuesta debe aplicarse y no dejar que se convierta en una amenaza que nunca se cumple.

 

·         Recordar que dar o quitar un objeto o actividad preciada por el niño, no necesariamente es lo más relevante. Lo que los niños quieren es mantener o no perder el amor, reconocimiento y respaldo de sus padres o cuidadores. Esto nos ayuda a pensar, sentir y actuar con comprensión, calma y amor. Con la conciencia de ese amor, podemos comprender que los niños están aprendiendo, que necesitan nuestra guía, que tienen derecho a errar y sentir rabia, y que muchas cosas las hacen porque aún no han desarrollado elementos como la posibilidad de auto controlar o canalizar su ira, incorporar hábitos y normas sociales, o tolerar la frustración de lo que desean.


8 cosas que puedes aprender de los niños

Ciertamente ser padres no es una tarea fácil, con la llegada de tus hijos tu vida cambiará por completo. Los niños llegan a nuestras vidas para darles un nuevo sentido, para emprender una nueva aventura, llena de emociones, sonrisas, lágrimas, pero sobre todo mucho amor. Los pequeños de la casa son maestros que nos recuerdan que algún día fuimos niños.

 

No olvidar nuestro niño interior es tan importante, que cuando lo recordamos volvemos en el tiempo para darnos cuenta que somos felices y de alguna u otra forma nuestra esencia rejuvenece. Los niños pueden ser más sabios que sus padres, nos pueden enseñar sobre la humildad necesaria para ver la vida más simple y más ligera, su ingenuidad e inocencia son clave para disfrutar de cada momento, y aquella manera de asombrarse y de disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

 

Estas son, en resumen, algunas de las cosas que podrías aprender de tus hijos, analízalo:

1 La capacidad de asombrarte por las cosas, no importa que tan grande sean, se trata de dejar los prejuicios atrás y vivir la vida sin expectativas.

 

2 La fantasía. Sonar y fantasear es tan importante que es de esta forma como los nuevos proyectos van naciendo para luego darles forma y materializarlos.

 

3 La confianza en la vida. Los niños viven sin temores y pese a que nos tienen a nosotros, los adultos, para orientarlos y cuidarlos, también deberíamos aprender a dejar los miedos atrás, a tomar riesgos que nos traerán resultados sorprendentes.

 

4 La risa. Reír es la terapia perfecta, es el remedio indicado para el estrés, las preocupaciones y hasta para las enfermedades, no hay mejor manera de afrontar la vida que con una buena dosis de sonrisas.

 

5 El valor del juego. Jugar nos despeja la mente, nos desconecta de nuestra rutina y tal cual como a los niños, nos sumerge en un mundo donde todo es posible. No dejemos de jugar.

 

6 Los abrazos. Los niños nos enseñan a regalar abrazos sin mirar a quien. Un abrazo es símbolo de confianza y de apoyo, es el mejor regalo para cualquiera de nosotros, pese a que probablemente aún no lo sabemos.

 

7 La facilidad para perdonar. Es esa inocencia de los niños que los lleva a perdonar y a olvidar con facilidad, aprendamos de los más pequeños este gesto que nos brindará paz y armonía a nuestro alrededor.

 

8 La sinceridad. Los niños son sinceros por naturaleza y es esta sinceridad que podemos aprender de ellos la que nos abrirá muchas puertas en el futuro.


Los padres también sienten culpa

Cuando existen hijos, compatibilizar el tiempo laboral con el familiar es una tarea ardua, la cual muchas veces, incluso con una alta cuota de esfuerzo para hacer bien ambas tareas,  nos hace sentir culpables por no estar cumpliendo bien nuestro rol de padres. Un sentimiento que parece incrementarse cuando las exigencias laborales van en aumento y se suman a la necesidad de preparación y capacitación continua.

 

Así, son muchos los factores que inciden al momento de sentir culpa respecto a la crianza de los hijos. “Se incluye nuestra propia crianza como hijos, la relación de la pareja de padres, las expectativas que tenemos de nuestros hijos y su crianza, el tiempo que pasamos con ellos, la calidad de los momentos, la educación que les entregamos, las posibilidades económicas, etc., así como la percepción de que los hijos estén sufriendo”, señala el coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara.

 

Esto provoca que tanto padres como madres busquen proteger a los hijos. “El esfuerzo de los padres generalmente será proveer el espacio para que no ocurra ese contexto de sufrimiento, aunque en esto, y por lo general, es la madre la que contiene desde el ámbito emocional porque se afecta más por el sufrimiento de los hijos. En esto también influyen los estilos de crianza que tienen los padres y los estilos vinculares que de estos con sus progenitores”, indica el psicólogo.

 

Si bien el profesional cree que en general la madre trabajadora siente más culpa que el padre que trabaja, debido a que culturalmente se le asigna el rol de la crianza de los hijos, es un sentimiento que no es algo ajeno a los padres.

 

“Los padres tienden a vincularse en forma tardía, a diferencia de la madre que está vinculada desde la concepción con los hijos, por lo tanto la culpa masculina más bien se manifiesta como frustración respecto de los esfuerzos que han realizado para conseguir tal o cual objetivo en la crianza, a diferencia de lo femenino, en donde la culpa se manifiesta con mayor angustia respecto del vínculo o relación con los hijos y se recrimina por no estar lo suficientemente presente”, aclara.

 

“En general, la experiencia clínica nos dice que se han agudizado los sentimientos de culpa, pero principalmente en las mujeres, ya que las posibilidades de tener un equilibrio respecto del trabajo y la familia se hace más difícil con las jornadas rígidas de trabajo. En esto aún quedan cambios socioculturales que debemos gestar para dar mayor preponderancia a los hombres en la crianza”, agrega.

 

¿Qué es lo que se reprochan los padres? “Principalmente se da cuando los padres no se sienten satisfechos con las decisiones vocacionales de sus hijos, o con la elección de la pareja o con el estilo de vida, cuando hay un corte en lo que hacen los hijos y lo que ellos proveen. Aceptar la diferencia y encontrar los puntos en común en esa diferencia es lo que presenta mayor dificultad a los padres. Y es por esto que en terapia es posible construir puentes para que la comunicación pueda producirse y exista transformación en el vínculo”, indica el docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico.

 

Asimismo, el especialista comenta que cuando la pareja está distanciada o separada, es posible que haya mayor culpa. “Ello, porque el sentimiento de inseguridad y la responsabilidad por sobre el sufrimiento de los hijos se percibe como mucho mayor. Ahora, siempre dependerá de cómo sea abordado el proceso de separación por los padres, porque en procesos de separación la culpa aparece cuando la misma situación de separación y la relación entre los cuidadores o progenitores ha generado sufrimiento para el sistema familiar. Además, cuando el ausente no se hace presente, el presente carga con la rabia por la ausencia del otro y, por tanto, se observa mucho que se establecen dinámicas generadoras de culpa como elemento transaccional”, explica.

 

La culpa: una oportunidad

 

El psicólogo de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara, plantea que es importante comprender que el sentimiento de la culpa no es algo negativo per se, sino que más bien puede ser una oportunidad de cambio en el modelo de relacionarnos.

 

“La culpa puede representar una instancia de vulnerabilidad en la cual existe la posibilidad de revisar nuestro actuar, integrar los aspectos que nos causan ruido como padres en la crianza y eventualmente definir un espacio reparatorio, tanto para con nosotros mismos como también para con nuestra familia. Esto quiere decir que efectivamente si hay culpa en relación a la crianza, como padres podemos revisar nuestras expectativas respecto de nosotros mismos y evidenciar qué elementos corresponden a nuestra propia autoexigencia y qué elementos corresponden a un proceso individual de los hijos y que deberemos acompañar más que imponer”, aclara.

 

Finalmente, el profesional comparte algunos consejos que podrían ayudar a disminuir este sentimiento culposo:

 

·         Tener un sentido de identidad claro y un reconocimiento del otro como alguien distinto y separado de uno. No permitir la autonomía y la diferenciación es uno de los males de nuestro tiempo, ya que no se aborda un proceso natural del ser humano y se vive como inadecuado, cuando la diferenciación es parte del proceso de construirnos como individuos.

·         Tener confianza en la crianza realizada y en los recursos de los hijos.

·         Aprovechar las posibilidades de conversación que existen en la pareja respecto de la crianza de los hijos.

·         Contar con una comunidad que aporta constructivamente al desarrollo del niño, sin descalificar la crianza de los padres, sino que tomando las dificultades como posibilidad de crecimiento.

 


La importancia de cuidar la autoestima de tus hijos

La autoestima se refiere a un sistema de creencias y percepciones sobre nosotros mismos, donde se generan, incluso, sentimientos y emociones. Es tan importante la forma cómo nos observamos y cómo nos sentimos con nosotros mismos, que termina influyendo en nuestras motivaciones, actitudes y comportamientos, es decir, la autoestima nos puede definir como personas. De allí el hecho de estar atentos a este proceso que, aunque no lo creas, comienza a desarrollarse en tu hijo a muy temprana edad.

 

Si observas bien, los niños pequeños cuando aprenden a hacer algo nuevo experimentan sentimientos de logro y satisfacción que refuerzan su autoestima. Aprender a darse la vuelta en la cama, a gatear o a tomar cosas que antes no podía tomar, luego de haber sufrido, probablemente, muchos intentos fallidos le dará al niño una nueva sensación pues sabrá que él lo logró, que él puede hacerlo.

 

Entonces ten en cuenta que el concepto de éxito se deriva de la perseverancia. Cuando los niños intentan algo, fracasan, prueban de nuevo, fracasan otra vez y finalmente lo consiguen, se forman ideas sobre sus propias capacidades. De igual forma, están aprendiendo a verse a ellos mismos como a alguien independiente, creándose un concepto basado en las interacciones con otras personas. Por esta razón es fundamental que los padres se involucren de manera positiva en este proceso, ayudando a los niños a crearse percepciones positivas y sanas de ellos mismos.

 

Ten en cuenta lo siguiente:

1 Corrígelo en privado.

2 No hables de sus problemas con otras personas, estando el niño presente.

3 No te rías o lo ridiculices de sus fallos.

4 No compares su comportamiento con el de otros.

5 Nunca lo insultes.

6 Permite que aprenda de sus fallos.

7 Sé cariñosa en todo momento.

 

 


Alimentación infantil: los niños y las proteínas de origen animal

Luego del primer año de vida tu hijo puede volverse más selectivo con los alimentos que come y comienza a rechazar alimentos que antes comía. Las proteínas animales son, por lo general, algunos de estos alimentos que el niño comienza a rechazar carne vacuno, pollo o pescado. Pero existen algunas razonas, para este comportamiento, que queremos explicarte.

 

Este repentino cambio podría deberse a que su cuerpo ya no crece tan rápido como lo hizo en sus primeros 12 meses de vida, donde aumentó de peso y de talla casi 3 veces más que desde el momento del nacimiento. Por ello su cuerpo no necesitará toda la energía aportada por estos alimentos para crecer rápidamente como lo venía haciendo.

 

Es probable que una de las razones más comunes por las que un pequeño no quiere consumir proteína animal esté relacionada con los hábitos que tenga la familia, específicamente si son vegetarianos o veganos.

 

El consumo de proteínas de origen animal en el niño es muy importante. Éstas son fuente de nutrientes básicos como el hierro, vitamina B12, calcio y grasas esenciales, como el omega 3, todos estos fundamentales para el desarrollo de músculos.

 

Es bueno asegurar un aporte adecuado de hierro en aquellos niños que no comen proteínas de origen  animal y una excelente alternativa son los granos o leguminosas (frijoles, lentejas, porotos, garbanzos), los vegetales de color verde como la espinaca, brócoli, acelgas, berros, y frutos secos como nueces, almendras, pistachos, maní. Una forma de aprovechar la absorción del hierro es consumir alimentos ricos en vitamina C como naranja, frutilla, limón.

 

Si tu hijo está comiendo al menos 2 cucharadas de carne, pollo o pescado en cada comida, no es cuestión para alarmarte, recuerda que muchas veces tenemos la expectativa que coma en porciones que no son reales para un niño. Probablemente estas pequeñas cantidades son suficientes para el pequeño. Por su puesto toda esta información es importante que se la transmitas a su médico durante su control mensual.


Los padres no deben hacer las tareas de sus hijos

La campaña "La tarea es sin tareas", liderada por un grupo de padres que está en contra de que los colegios envíen tareas a los niños a sus casas, ya suma más de 75 mil miembros en Facebook. Si bien la discusión sobre su beneficio pedagógico ya está la palestra, lo cierto es que el primer semestre está llegando a su fin y, para subir las calificaciones, muchos padres se vuelcan a estudiar con sus hijos e incluso a hacerles las tareas y trabajos escolares. Sin embargo, esta conducta podría perjudicar la autoestima de los más pequeños del hogar.

 

“Los padres deberían tener claro qué es lo que les corresponde hacer a sus hijos y qué deben hacer ellos, lo que se traduce, por ejemplo, en que los adultos no deben hacerles las tareas a los niños. Dependiendo de la edad, sí es importante que un pequeño tenga cierta ayuda, pero esa ayuda debe consistir en que los padres creen ciertas condiciones para que el niño esté lo más tranquilo posible, para que  pueda estudiar sin complicaciones, es decir, que tenga un lugar cómodo, sin ruidos molestos, con buena iluminación y con los materiales disponibles”, explica Carmen Gutiérrez, Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico y experta en procesos de enseñanza-aprendizaje.

 

En esa misma línea, tampoco es bueno que los padres se trasformen en verdaderos profesores a domicilio, repasando las materias y tomándoles pruebas, ya que podrían estar limitando la autonomía de los niños.

 

No es tan bueno que los padres repasen y estudien la materia con sus hijos, ya que la familia y todos los demás agentes de sociabilización, como el colegio y otros parientes, deben procurar el máximo de independencia de los niños y que ellos se sientan capaces de resolver sus propios problemas. Mientras más el padre está encima de su hijo, aclarándole las cosas o haciendo las tareas por él, le está quitando espacio al niño para que despliegue sus propios recursos y capacidades. Hacerle las tareas al niño deja un lenguaje implícito de ‘yo lo hago por ti porque tú no eres capaz’, lo que va en desmedro de la autoestima y la capacidad del niño”, asegura la psicóloga.

 

No ir contra el colegio

 

Cuando los niños están obteniendo malas calificaciones o están a punto de repetir el curso, muchos padres culpan a los profesores o al colegio de la situación, argumentando que se debe a la falta de una buena enseñanza y disciplina en el establecimiento o a que al docente no le agrada su hijo.

 

Es primordial que la familia valore el rol del colegio, de los profesores y la actitud responsable de los niños frente al aprendizaje. Todos los niños tienen en sí mismos la curiosidad por aprender y es fundamental que la familia la encauce a través de la autoestima, motivación de logros y conductas responsables. Cuando un padre pelea con el profesor de su hijo demuestra que no sabe aceptar las características, las fortalezas y limitaciones del pequeño. Hay que preguntarse qué le pasa al papá que no es capaz de reconocer que su hijo tenga dificultades. Los niños pueden tener talentos y errores, lo que no los hace ni malos ni buenos seres humanos. Podría ser que el hijo efectivamente tenga alguna dificultad, de cualquier tipo, no sólo de problema de aprendizaje, sino que puede hasta de una situación emocional que interfiere muy fuerte”, indica explica la Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez.

 

Generalmente los docentes citan a los padres a una reunión para tratar el tema de las bajas calificaciones o el mal comportamiento del alumno, con el objetivo de ver qué es lo que está pasando. Es ahí donde algunos apoderados culpan a los profesores de las malas notas de sus hijos, lo que es un error garrafal, según la especialista.

 

Ese es un comportamiento de sobreprotección, ya que están dando cuenta de que su hijo no sabe resolver sus propios problemas, lo que a su vez deja a los niños con una sensación de desprotección. Esas reuniones deberían tratar de armar un panorama del niño. Si el padre va a pelear con el colegio, no está aceptando a su hijo tal cual o se está negando a verlo tal como es. Y como no lo ve, no lo puede ayudar”, concluye la psicóloga de la U. del Pacífico.


Estudiando entre pañales en la Universidad

Está claro que el desafío de ser madre es uno de los más importantes y absorbentes que puede experimentar una mujer, más aún cuando se es estudiante, porque compatibilizar ambos roles no es fácil. Cuando esto ocurre en la etapa de la educación superior, y a pesar de los avances en materia de redes de apoyo estatal y legal para universitarias en estas condiciones, la experiencia pone a prueba el gran esfuerzo que las jóvenes deben hacer por cumplir con las obligaciones académicas.

 

“Estudiar estando embarazada o criando hijos pequeños es la vivencia de un número importante de alumnas en las Universidades del país y también en la nuestra, las que tienen el desafío de desempeñar su rol de mamá y, paralelamente, procurarse los tiempos necesarios para estudiar y sacar adelante su carrera, requiriendo complementar día a día ambos aspectos para ir así construyendo su proyecto de vida”, comenta Soledad Sepúlveda, psicóloga del Departamento de Psicología de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico.

 

Por lo mismo, es necesario que ellas puedan contar con redes de apoyo y que quienes conocen casos como éstos, puedan además brindarles ayuda y compañía. “Cuando alguna compañera o alumna vive esta situación, debemos saber que ésta es una experiencia que demanda mucha energía, dedicación y estar disponible, en un continuo proceso de aprendizaje y entrega. Por ello es clave saber que el compatibilizar ambos roles pasa por recurrir a otros”, agrega la especialista.

 

En este sentido, la psicóloga hace un llamado a las madres universitarias a activar las redes con personas cercanas. “Un grupo relacionado a la capacidad de aportar una ayuda, orientación, refuerzo y apoyo, ya sean familiares, el padre del bebé, la familia del padre, amigos, compañeros, profesionales de la universidad u otros significativos”, indica.

 

Otra de las estrategias que estas mujeres deben considerar es el desarrollo de la flexibilidad. “Es posible que necesite ajustar las metas, estudiar en horarios y lugares antes impensados o tener en cuenta la necesidad de que en algunos períodos deben tomar menos asignaturas para poder cumplir con ambos roles de una manera adecuada y cuidando la salud”, advierte Sepúlveda.

 

Asimismo, es positivo volver a planificar los tiempos y hábitos de estudio. “En esto es bueno revisar los hábitos de estudio y estrategias de aprendizaje junto con especialistas o tutores presentes en las mismas casa de estudio”, plantea la profesional.

 

También es una buena idea participar en grupos de apoyo. “Es beneficioso conversar con amigos y familiares sobre los sentimientos y los aspectos positivos y dificultades del proceso de ser madre y de la crianza”, comenta.

 

Para quienes rodean a estas estudiantes, también hay algunos consejos. “Se puede apoyar a una alumna que está embarazada o que es mamá, escuchando sus inquietudes sin juzgar, empatizando con sus sentimientos, flexibilizándose al trabajar en grupo en momentos de coordinar acciones, horarios de reunión, lugar, duración de los encuentros, compra de materiales etc.; prestando los apuntes, bibliografía o materiales, y estando atentos a sus necesidades específicas, pues cada experiencia es particular y requiere de apoyos personalizados”, afirma la psicóloga de la Universidad del Pacífico.

 

Apoyo desde la casa de estudios

 

De acuerdo a la Ley General de Educación y en relación a la Protección del embarazo y la maternidad , estar embarazada o ser madre en ningún caso constituye un impedimento para ingresar y permanecer en los establecimientos de educación de cualquier nivel, los cuales deben otorgar facilidades académicas y administrativas que permitan el cumplimiento de ambos objetivos.

 

Sin embargo, son muchas las instituciones que van más allá de dichas obligaciones con la idea de auxiliar a sus estudiantes embarazadas o a las que ya son madres, con una contención que les brinde la seguridad de poder avanzar académicamente en forma tranquila y sin interrupciones.

 

“En el caso de la Universidad del Pacífico contamos con una red de apoyo institucional conformada por las psicólogas del Departamento de Psicología Estudiantil de la Dirección de Asuntos Estudiantiles, por directivos y profesores. Entre otros, se dan beneficios de asistencia, para apoyar a nuestras estudiantes en este relevante proceso, y de desarrollo integral, que incluye también espacios de comunicación y de participación a los estudiantes que son padres”, sostiene la psicóloga de la U. del Pacífico, Soledad Sepúlveda.


Cómo mejorar la seguridad de los niños en casa

Si tu pequeño hijo siempre está pensando en subirse en algún objeto estable o no, baja las escaleras de cabeza, intenta meter los deditos por cualquier ranura, enchufes, puertas, etc., o un sinfín de cosas que te traen estresada pues no puedes estar tranquila si sabes que ya comenzó a explorar los “peligros” de la casa. Entonces llegó la hora de hacer de tu hogar un lugar más seguro para tu bebé. Estas son algunas de las opciones que encontrarás en el mercado.

 

Barrera para las escaleras

Sirven de para evitar que tu hijo baje solo y cuando quiera las escaleras. Es una pequeña puerta que se instala fácilmente y será de gran ayuda siempre y cuando la mantengamos cerrada.

 

Protector de esquinas

Tienen un autoadhesivo y los puedes colocar en las esquinas de las mesas, son geniales para las mesas de cristal, o cualquier pared que tenga una punta como la de una mesa y represente peligro.

 

Botiquín de medicamentos

Es recomendable que esté en un lugar alto fuera del alcance de tu hijo o bien que esté bajo llave para que no pueda acceder a él. Los niños ven los medicamentos como caramelos y por ello les llaman la atención.

 

Barrera de cama o sofá

Si tu hijo duerme la siesta en el sofá o en una cama, o simplemente no tiene cuna sino una cama para dormir, esta barrera puede evitar caídas en caso de que se mueva mucho al dormir, por lo general son extensibles y plegables.

 

Protectores de enchufes

Si tu hijo es de los que le encanta meter los dedos y "cositas" en ranuras, esto será ideal para ti, pues cubre de tal forma el enchufe que hace que pase desapercibido, evitando la tentatción de meter cualquier cosa en ellos.

 

Monitor de bebés

Será de ayuda mientras él juega en su habitación y tu estás en la cocina o simplemente cuando duerme, puede incluir una cámara de vídeo lo que puede brindarte mayor seguridad al dejarlo solo.

 

Cierres de seguridad para puertas y cajones

Hay que asegurarse que no pueda tener acceso a lugares donde guardas por ejemplo los productos de limpieza, o de baño, porque como ya habrás notado todo se lo llevan a la boca. 


Las consecuencias de abandonar una carrera universitaria

De acuerdo a estimaciones del Servicio de Información de Educación Superior (SIES) del Ministerio de Educación, tres de cada diez estudiantes deja su carrera en el primer año de estudios, ya sea por motivos vocacionales, económicos u otros. Una acción que no es indiferente ni para el joven, ni su familia, ni para el mismo sistema educacional.

 

La directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, señala que el fenómeno de no continuar los estudios superiores es una realidad nacional e internacional, que se debe a una multiplicidad de factores. “Algunos tienen que ver con variables personales del estudiante, familiares, sociales, culturales. Otras variables implicadas, y no menos importantes, tienen que ver con las características de la casa de estudios que acoge al estudiante: cuáles son sus condiciones de operación, qué tipo de relación promueve en el vínculo profesor-estudiante, si las condiciones que promete son las que cumple, sólo por mencionar algunos”, dice.

 

Para la experta en procesos de enseñanza-aprendizaje, en términos generales, un estudiante que suspende sus estudios sin duda tendrá que asumir un costo emocional. “Ello genera un impacto negativo sobre su autoestima, lo que además se aprecia en un costo emocional para la familia”, precisa la psicóloga.

 

Carmen Gutiérrez agrega que este impacto emocional que vivencia el sujeto, será mayor o menor dependiendo de varios elementos. “Entre otros, de su historia escolar y académica previa, de su relación con la familia, de su apertura para comunicarse, del rol que desempeña en la familia, del proceso que vivió antes de tomar su decisión, de la búsqueda de ayuda previa para la toma de decisión, de sus esfuerzos para el rendimiento académico en la carrera, de su nivel de satisfacción con ella, etc.”, enumera.

 

En otras palabras, la profesional plantea que “el impacto del abandono de la educación superior dependerá de cómo el joven evalúe las causas o los factores que lo colocan en esa situación. Por ejemplo, si son modificables o no, si las puede controlar o no, o si éstas son de carácter interno o externas. También pesa en el impacto emocional el cómo se evalúe a sí mismo en esta situación. Y hay que considerar que muchas veces el impacto emocional es percibido con claridad a mediano plazo y con el tiempo”, aclara la especialista.

 

¿Suspender o abandonar la carrera?

 

Son tantos los factores a evaluar y los costos asociados a este tipo de decisión, que es importante saber qué alternativas pueden ser menos drásticas. En este sentido, se debe tener claro que no es lo mismo congelar o suspender una carrera que abandonarla.

 

“Congelar una carrera, como la suspensión temporal de estudio, generalmente obedece a la situación en la cual un estudiante, por diferentes motivos, suspende de manera voluntaria su vinculación con la carrera, con la clara intención de reincorporarse, ya sea a esa carrera o a alguna otra perteneciente a la misma universidad. Y cuando se habla de abandono, se alude a una situación en la cual, por razones que superan la voluntad del estudiante, éste debe abandonar sus estudios universitarios”, puntualiza la psicóloga Carmen Gutiérrez.

 

Esta diferencia en la conceptualización del fenómeno tiene aparejada cambios en las medidas que las Universidades han adoptado frente a esta realidad. “Las últimas medidas implican un cambio mayor y guardan relación con que la casa de estudios respectiva es capaz de reconocer la diversidad y heterogeneidad de sus estudiantes y lo asume como un factor que agrega valor al proceso de enseñanza- aprendizaje, en la medida que éste se centra en el estudiante y se privilegia el aprendizaje entre pares”, señala la docente.

 

En este contexto, la Universidad del Pacífico ha adoptado medidas pioneras en esta línea. “No solo desarrolla un plan en la línea de los propedéuticos a nivel universitario, sino que además cada carrera formula su programa de apoyo y acompañamiento a los estudiantes. Este último desafío de innovación curricular que hemos adoptado nos permite reorganizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, desde la perspectiva del estudiante”, asegura.

 

Por eso, la directora de la Escuela de Psicología aconseja que cuando un estudiante y su familia estén buscando una casa de estudios donde formarse, privilegien aquellas que tengan programas integrales de acompañamiento de sus estudiantes, “para que un eventual proceso de abandono de la vida universitaria esté motivado por un sentido de orientación profesional y de crecimiento”, concluye Gutiérrez.


“Aprendizaje en tiempo real”: innovadora estrategia de enseñanza en laboratorios

En pleno siglo XXI el aula no debería seguir conformándose sólo de mesas, sillas y una pizarra. Los alumnos son ‘nativos digitales’ y los profesores pueden aprovechar esa condición paraenseñar con las nuevas herramientas de las tecnologías de la información y de la comunicación (TICs).

Un problema tan simple y común como cuando los estudiantes se deben acercar al profesor para ver qué está haciendo en un trabajo práctico, puede hoy solucionarse con un data show.No todos los alumnos son altos o pueden quedar lo suficientemente cerca del académico para ver realmente lo que está exhibiendo, situación que se hace más evidente en los laboratorios, donde mientras los docentes explican y realizan diversos procedimientos para mostrar in situ alguna materia de estudio, son muchos los estudiantes que no alcanzan a ver toda la práctica en detalle.

 

“Los aficionados que asisten al estadio para presenciar un evento deportivo o un concierto musical se instalan en diferentes ubicaciones, las cuales tienen distintos precios de entrada de acuerdo a si tiene una mejor o peor visión del espectáculo. Esta situación puede extrapolarse a la enseñanza dentro de un laboratorio, ya que allí la ubicación de los estudiantes es distinta, es decir, unos están más próximos al docente, mientras que otros se ubican atrás en la sala. Por consiguiente, algunos estudiantes tendrán una ubicación privilegiada para captar la explicación y la demostración del paso práctico a desarrollar, con respecto a otros estudiantes partícipes del mismo laboratorio”, constata Carlos Escobar Araya, ingeniero agrónomo y Director de la Escuela de Ciencias Agropecuarias de la Universidad del Pacífico.

“Las ubicaciones dentro del recinto generan diferencias en la calidad de la visual y el sonido, situación que no debería ocurrir en un espacio de enseñanza como un laboratorio destinado a la formación de jóvenes universitarios. El docente debe procurar el aprendizaje de cada uno de los estudiantes en un rol de ‘facilitador’, otorgándoles las mismas posibilidades y las mismas herramientas para aprender”, agrega el profesor Escobar.

Por ello, el Director de la Escuela de Ciencias Agropecuarias de la Universidad del Pacífico diseñó la innovadora estrategia llamada “Aprendizaje en Tiempo Real”, donde a través del uso de una cámara digital de video Full HD con conexión WIFI (semi-móvil), un foco LED con difusor de luz y un dispositivo Data Show, se logra que todos los alumnos visualicen y escuchen exactamente la misma explicación del docente, independientemente de la ubicación que tengan en el laboratorio.

El sistema permite que la cámara digital trasmita en tiempo real y en una óptima condición de imagen lo que profesor está demostrando, generalmente un ejercicio práctico.Luego, esa imagen se amplía a una dimensión de 180x180 centímetros para ser plasmada en el data show de gran calidad. Adicionalmente, se incorpora un amplificador digital de voz portátil (manos libres y peso de 220 gramos), siendo portado por el docente durante todo el paso práctico, lo que mejora la calidad del sonido en todo el laboratorio”, explica Carlos Escobar.

 

Esta nueva herramienta tecnológica, incorporada ya en los laboratorios de la sede de Melipilla de la Universidad del Pacífico, permite democratizar el aprendizaje, ya que todos los alumnos de una clase pueden ver y escuchar en la misma calidad lo que el profesor enseña.

 

Con la incorporación de esta herramienta tecnológica, los estudiantes que deben aprenden materias como biología celular, botánica, fisiología vegetal, entre otras, logran captar de mejor manera las demostraciones que desarrolla el docente en todo momento y en tiempo real, además de estar en condiciones de replicar los procesos observados, resolver dudas y desarrollar la actividad práctica, sin diferencias según su ubicación respecto del académico y sin la necesidad de movilizarse continuamente desde su puesto de trabajoEsto permite la democratización del aprendizaje y la optimización de la calidad de la enseñanza dentro del espacio de laboratorio”, concluye Carlos Escobar Araya, ingeniero agrónomo y Director de la Escuela de Ciencias Agropecuarias de la Universidad del Pacífico.


Amenaza de abandono puede causar graves dificultades en el desarrollo de los niños

Yamato Tanooka, de siete años, estuvo perdido por seis días en un parque de la isla de Hokkaido, al norte de Japón. Sus padres lo bajaron del auto como castigo por haber apedreado a otros vehículos y, luego de avanzar 500 metros, al volver a buscarlo ya no estaba. Durante esos días el niño recorrió solo el bosque, hasta que fue encontrado cerca de una base militar en Shinkabe. Sus padres reconocieron su error y pidieron perdón, sin embargo lo más probable es que este episodio nunca sea olvidado por su hijo.

 

“Pienso que más allá de las variables culturales que intervinieron en esa situación y de la intensión que tuvieron esos padres para propinar ese castigo al niño, este lo daña, no sólo por la consecuencia que tuvo al estar perdido seis días, sino también por el castigo en sí mismo”, comenta la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Ximena Montero.

 

Para la psicóloga infanto-juvenil, experta en temas de violencia, el hecho de dejar solo a un niño tiene la intención implícita de asustarlo y de amenazarlo con un posible abandono, lo que a su juicio es un grave error. “Esto equivale a decirle: ´si sigues haciendo cosas indebidas o que dañan a otros, te abandonaremos en el bosque´. Esto puede generar terror, profunda inseguridad, tristeza y rabia. También puede dañar el vínculo, pues condiciona el amor y la continuidad del cuidado al comportamiento del niño, es decir, quedaría sin cimientos sólidos para su existencia y la construcción de otros vínculos”, asegura.

 

En la misma línea, la experta agrega que la amenaza de abandono no contribuye a que los niños regulen las manifestaciones de su agresividad ni la incorporación de la consideración y el respeto por el otro, y más bien cala en lo profundo de su ser individual y vincular. “Esto puede generar dificultades graves en su desarrollo, producto del estrés que produce la experiencia sistemática del temor al abandono o la frustración crónica de necesidades de afecto, protección y seguridad, lo que puede traducirse en la presencia de trastornos manifestados hasta en la adultez. Y ello, porque el amor de los padres es con lo que los niños cuentan como garantía para su existencia. Es su referencia en el mundo y si no tienen ese amor, no tiene nada”, aclara la Ximena Montero.

 

“Este hecho brinda la posibilidad de cuestionar la forma de relacionarnos con nuestros hijos y los métodos de crianza que usamos. Muchos de ellos son heredados de nuestra propia crianza y no debemos olvidar que el amar, cuidar y respetar a otros, surge del aprendizaje del cuidado de sí mismos en base al amor, los cuidados y respeto que recibimos en nuestra crianza”, añade la profesional.

 

Un castigo: Una oportunidad de educar

 

Pese a este episodio, la psicóloga manifiesta que tampoco se debe dejar a los niños a la deriva, pues parte de las necesidades que todos tenemos, niños incluidos, es tener límites. “Estos nos protegen, nos cuidan, nos ayudan a convivir en armonía, nos dan estructura interna, claridad y espacios de movimiento. Además son esenciales para el desarrollo moral. Los padres tienen el rol de ser referentes idóneos y sensatos acerca de cómo son las cosas en la vida: lo permitido o prohibido, lo que se puede o no se puede, lo que hace bien o lo que está mal, etc.”, precisa.

 

La docente de la Universidad del Pacífico señala que tal como lo indican algunas corrientes psicológicas, y en especial la Psicoterapia Corporal Vincular creada por la Dra. Liliana Acero,estos límites se forman en las personas a partir de los cuidados y la relación de los bebés con sus padres o cuidadores desde los primeros meses de vida. “En esas pequeñas acciones de cuidados y hábitos, los padres que logran contacto basado en sintonía no sólo ayudan a sus hijos a identificar sus necesidades y a sentir la confianza de que serán cubiertas, sino que también ayudan a los niños a saber esperar cuando es necesario, a tolerar la frustración de lo que no es posible satisfacer de inmediato o de los deseos que no será posible realizar, y a contener esas emociones que genera la insatisfacción, entre otros aspectos”, concluye Ximena Montero.

 


Cómo darle fruta a tu bebé por primera vez

La alimentación complementaria se trata de la inclusión de alimentos sólidos en la dieta de tu bebé cuando este aún está amamantando o consumiendo alguna fórmula láctea. Tu pediatra la recomendará aproximadamente a los 6 meses de edad y en ese momento será clave la paciencia y la perseverancia que puedas tener con el más pequeño hasta que este se acostumbre a tener una dieta variada rica en alimentos saludables.

 

Las frutas son imprescindibles en esta etapa, por eso queremos hablarte sobre algunas de ellas.

 

La manzana es una de las primeras frutas que le darás a tu bebé. Tu mejor opción será hacerla en puré o trocitos pequeños, teniendo en cuenta el primer día solo la chupará, dale tiempo de acostumbrarse a los nuevos sabores, teniendo margen para los errores o pequeños accidentes, aunque no lo creas estos serán sus primeros momentos de independencia pues muy pronto comenzará a comer por su propia cuenta.

 

La naranja, puede ser ácida o dulce, así que dedícate a buscar aquellas más dulces para hacer este primer encuentro agradable, recuerda la importancia de la primera impresión. Si las combinas con otra fruta como la manzana probablemente será mejor la experiencia. También puedes dar en zumo, dársela en trocitos, batir la naranja pelada, cuidado con las semillas y las hebras que la pueden hacer desagradable para el bebé. Primero en zumo y poco a poco cuando se vaya familiarizando con el sabor, en trocitos o batida.

 

Banana o plátano. Es la fruta predilecta de esta etapa, pues suele gustar bastante por su textura y sabor. Un día prueba sólo plátano, otro con naranja, otro con manzana, otro con los dos. Es un trío perfecto, de rico sabor, cargado de nutrientes y de accesible para casi todo e mundo.

 


Herramientas para amamantar a tu bebé

Tenemos claro que amantar a tu bebé en sus primero meses de vida es súper importante para su bienestar. Sin embargo, cuando tome tu pezón por primera vez y sientas ese dolor abrumante te darás cuenta que el uso de algunas herramientas no estarán demás, de esta forma la lactancia materna resultará aún más gratificante. Estas son algunas de las cosas que deberías de tener en casa para comenzar a alimentar a tu hijo:

 

Cojín de lactancia:

Este maravilloso cojín lo puedes utilizar durante todo el embarazo, te darás cuenta que sirve para muchas cosas más. Pero para la lactancia es ideal. Con su uso tu espalda y hombros estarán más cómodos y no recibirán peso extra mientras estés lactando. Recuerda que para dar el pecho hay que estar muy relajada y este cojín ayuda mucho a ello.

 

Discos de lactancia:

Se trata de estos discos de algodón que se colocan en los pezones para evitar mojar tus ropas cuando estás muy cargada. Al principio pensarás que no los necesitas pero es luego del tercer día cuando comenzarás a producir más leche y se hará muy necesario el uso de los discos.

 

Sofá cómodo:

Necesita un buen lugar para dar de comer a tu bebé. Un sofá cómodo con apoyabrazos blandos o acolchados, nada de madera o metal que pueda causar algún golpe sin querer. Lo ideal es poner uno en la habitación del bebé aunque los primeros meses duerma con los padres.

 

Pañitos de algodón

Estos pañitos deben ser de 100% algodón y te serán útiles para una infinidad de cosas, así que no dejes de comprar unos cuantos. En la lactancia te servirá para limpiarle la boquita a tu bebé ya que se quedará continuamente dormido al mamar, también para no manchar tu ropa ya que alguna gotita de leche cae de vez en cuando o para colocar a tu bebé sobre tus hombres y sacarle los gases, de esta forma no estará en contacto directo con tu ropa (que puede estar en contacto con más agentes contaminantes) y del mismo modo te proteges de algunos accidentes que suceden cuando tiene reflujo.

 

Saca leche:

Si vas a invertir en un saca leche entonces hazlo en uno bueno que probablemente será más costoso pero valdrá la pena. Este invento es sin duda un acierto a la hora de implementar la alimentación complementaria, porque puedes empezar a darle papilla a tu bebé a los 6 meses (aproximadamente, depende de lo que indique tu médico) con leche que previamente hayas extraído de tus pechos. El tema del sacaleches puede ser un tanto controversial, y es que efectivamente te aliviará el dolor y la presión al vaciar tus pechos, por otro lado es probable que termines produciendo más cantidad, estas son experiencias particulares, todos los organismo son diferentes, así que te tocará evaluar si lo compras o no.

 

Sujetadores de lactancia:

Es algo que no puede faltar en tu kit para la lactancia, son cómodos y seguros, pues te darán buen soporte pero al mismo tiempo serán muy prácticos a la hora de amamantar a tu bebé.


No es recomendable obligar a un joven a ir al psicólogo

Los motivos por los cuales los jóvenes pueden manifestarse reticentes a la alternativa de contar con la ayuda de un psicólogo pueden ser variados. “Entre ellos, los más habituales son el desconocimiento, las creencias negativas o estereotipadas respecto a la profesión, experiencias previas insatisfactorias, también el haber ido obligado al psicólogo alguna vez, no haber tenido conexión con el terapeuta o haberse sentido incomprendido por éste”, señala Carolina Pollman Fleming, psicóloga de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico.

 

Por lo mismo, para la experta no es recomendable obligar a un joven a ir al psicólogo, sino que más bien se aconseja abrir canales de comunicación, de confianza y respeto, para invitarlo a compartir sus temores y/o aprensiones. “Muchas veces en los jóvenes existe el temor de que el psicólogo cuente lo que él o ella va a hablar con los padres; está el miedo a sentirse vulnerable, temor a conectarse con aspectos internos a los que se teme,  preocupación por ser una carga económica más para la familia, etc.”, agrega la profesional.

 

Entonces, ¿cómo facilitar este proceso? La psicóloga indica que como primer paso se deben conocer las percepciones del joven respecto de lo que considera que necesita trabajar o resolver. “Es decir, si es que percibe que hay un problema y cuáles serían las expectativas respecto de la petición de ayuda”, aclara, ya que a veces solo van a consultar por complacer a los padres, pero no consideran que existe un problema ni se sienten parte de la solución. “En esas situaciones es clave reaccionar calmadamente, entendiendo que abrirse a pedir ayuda es un proceso en el cual se requiere acompañar, escuchar, estar disponible, validando opiniones y experiencias personales”, dice Carolina Pollman.

 

La actitud de los adultos también es clave. “Es importante que el adulto revise sus propias creencias respecto a la psicoterapia, de manera que el adolescente pueda observar coherencia entre el discurso y el lenguaje no verbal de quien le sugiere consultar con un psicólogo”, advierte.

Asimismo, es aconsejable mostrar preocupación y reflexionar en conjunto sobre diversas maneras de apoyar al joven en la resolución de problemas, comunicando también las propias limitaciones, diciendo, por ejemplo: “noto que hace un tiempo estás sin ganas, que ya no te juntas con tu amigos; estás comiendo menos; te he escuchado llorar en tu pieza y si bien he intentado ayudarte y seguiré estando disponible para ti, me preocupa que puedas estar deprimido, ya que ello requiere de ayuda profesional y creo que sería bueno considerar esa posibilidad… ¿Qué piensas tú?”, propone la especialista.

 

Para la psicóloga, esas conversaciones ayudan a que el joven se sienta respetado, reconocido y valorado. “A su vez, facilita que se dé cuenta de sus dificultades y de que no está pudiendo resolverlas con las estrategias o recursos personales y sociales que dispone”, agrega.

 

De igual modo, dice que puede ser positivo comentar alguna experiencia de ayuda psicológica exitosa, ya sea propia o de algún conocido, principalmente si el proceso fue efectivo, lo que además da información sobre profesionales recomendados. Sobre esa base, se le puede proponer ir a una entrevista psicológica inicial. “Luego de la primera cita, el joven puede reevaluar su decisión, considerando cómo fue el encuentro con el profesional y la sintonía que sintió con el terapeuta”, indica la psicóloga.

 

Finalmente, Carolina Pollman plantea que es importante consignar que hay situaciones de riesgo vital que deben tener otro tipo de acción. “En situaciones de riesgo suicida, adicciones graves u otras, resulta fundamental una evaluación médica especializada. Y en esos casos es importante que un familiar cercano acompañe al joven a una atención psiquiátrica de urgencia”, concluye la psicóloga de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico.


Cómo dedicarles más tiempo a tus hijos y evitar el estrés

Ser madre en estos tiempos puede resultar tarea compleja, pues los niños tienen cada vez más actividades por hacer y al parecer tienen más energía que nunca. Pero ser una súper mama pede llevarte a un estado de estrés poco saludable si no planificas y organizas tu rutina pensando en el beneficio de tus hijos y también en el tuyo. Conciliar entre el tiempo que dedicamos a nuestro trabajo, a nuestros hijos y a nosotras mismas es importante para evitar estos episodios, para ello ten en cuenta los siguientes consejos.

 

Debes adaptarte a los horarios y necesidades propias del niño, planifica actividades acorde a la edad física y mental de los pequeños, incentiva los hábitos saludables de alimentación e higiene, y está atenta a cumplir las pautas cada día.

 

El tiempo que dedicas a tus hijos deberá ser tiempo de calidad, ten presente que los estados de ánimo tuyos también pueden ser percibidos e incluso afectarlos a ellos, así que relájate y comparte momentos inolvidables con tus pequeños.

 

Es recomendable que los padres identifiquen los momentos difíciles por los que puedan estar pasando los niños, teniendo en cuenta que son parte de su propio desarrollo. La interpretación que realicen de sus vivencias cotidianas depende en gran parte de ellos mismos, pues siempre hay gente en situaciones similares que sobrellevan sus obligaciones con alegría y dinamismo.

 

Hoy en día hay muchas formas de encontrar tiempo suficiente para hacer tus tareas y compartir con tus hijos. Usa Internet para concretar citas médicas, buscar colegios cercanos e incluso, hacer las compras del supermercado, de esta forma tendrás más tiempo disponible para tus pequeños. 


PROTEGE A TUS HIJOS DE LA LLUVIA LLENANDO SU MUNDO DE IMAGINACIÓN Y DIVERSIÓN

El clima cada día está más raro. Ahora ya no sabemos si va a llover o serán sólo algunas gotitas. Lamentablemente esta incertidumbre climática nos puede provocar más de un resfrío en nuestros hijos obteniendo como consecuencia que ellos deban quedarse en casa y no puedan asistir a clases, o simplemente no puedan salir a pasear. Para evitar que la lluvia nos pille desprevenidos y que nuestros pequeños queden todo mojados Bebé Urbano, siempre pensando en nuestros hijos, trajo a Chile la maravillosa línea norteamericana de ropa y artículos impermeables Kidorable, la que cuenta con impermeables, gorros, mochilas, botas de agua y paraguas, entre otros.

“Bebé Urbano trae a Chile de manera exclusiva Kidorable, marca norteamericana que se ha preocupado de crear una línea impermeable, pero que además de cumplir con la tarea de proteger de la lluvia, se ha preocupado de llenar sus diseños de personajes llenos de color que llevarán a los niños a desarrollar su imaginación y diversión. Es una marca divertida y funcional que ha estado deleitando a los niños y sus padres con variados personajes por más de 10 años”, señala Roberto Mayerson dueño de la tienda Bebé Urbano.

Dentro de la colección para niñas, podrán convertirse y sentirse princesas, bailarinas de ballet, chinitas, mariposas y sirenitas. Mientras que los niños podrán vivir aventuras con dinosaurios, astronautas, piratas, ranitas y valientes bomberos. Una gama de productos que llenan de color e imaginación la ropa de nuestros hijos. Hay que destacar que cada una de estas prendas están hechas con los mejores materiales para los cuidados de nuestros hijos. Además, Kidorable es la marca referida por hijos de famosos como Suri Cruise hija de Tom Cruise o los pequeños de Nicole Richie.

 

Las botas de lluvia son de goma natural con forro de algodón y suela antideslizantes. Los impermeables se pueden utilizar durante otoño, invierno y primavera, vienen con bolsillos y son aptos para lavar en lavadora. Los paraguas son ideales para niños, tienen un mango de fácil agarre con punta 3D por ejemplo con la cola del dinosaurio, además de tamaño ideal para aquellas pequeñas manos. Y para completar la tenida puedes encontrar hermosas y lavables mochilas, que ayudan a complementar el juego e imaginación de nuestros pequeños.

Toda una línea completa para salir a pasear sin miedo del inestable clima y sobretodo, que nos permitirá incentivar a nuestros hijos a querer protegerse del frio y la lluvia sin intentar sacarse las prendas pues estarán felices siendo una bailarina de ballet o un pirata de altamar. Una diversión que sólo Bebé Urbano y Kidorable pueden entregar.

 

 


7 Cosas que NO debes hacer cuando tu bebé tiene fiebre

Cuando la temperatura corporal aumenta se considera un signo de alerta y no de alarma, pues muy probablemente se está iniciando una infección, que por lo general no trae consecuencias, ya que la que la propia fiebre está actuando como mecanismo de defensa. Aunque la infección, según los especialistas, no es la única causa de fiebre.

 

Cuando los niños tienen fiebre pueden tener frío y presentar la piel de las manos y los pies azulada, con pequeñas manchas rojas y frías, debido a una menor circulación sanguínea en estas zonas. Los niños más pequeños no suelen sudar, y a menudo tienen escalofríos durante los momentos de subida o bajada brusca de temperatura.

 

Estas son algunas de las cosas que no debes hacer cuando tu bebé tiene fiebre:

1 Preferir el tacto que el termómetro, hay personas que no producen tal calor y no las sentirás calientes, sin embargo tienen fiebre. El termómetro es el único que tiene la razón.

 

2 No le debes suministrar ningún medicamento para la fiebre sin conocer cuál debe ser la dosis exacta, ya que ésta dependerá del peso al igual que todos los remedios en los niños. Consulta con tu pediatra.

 

3 Si tu bebé está temblando o tiene escalofríos no lo abrigues.

 

4 No utilices temperaturas extremas en el agua al momento de bañarlos.

 

5 No confíes la salud de tu bebé a remedios caseros, lo mejor es consultar directamente con su pediatra.

 

6 No debes limitar la ingesta de líquidos, mientras más hidratados, mejor.

 

7 No debes perder la calma, la fiebre es un síntoma a veces inofensivo como respuesta a un agente casi siempre viral, consultar siempre al médico para una valoración oportuna.


¿Por qué equivocarnos nos ayuda a aprender?

Ya con el año académico a toda máquina, la mayoría de los estudiantes, tanto escolares como universitarios, se han puesto la meta de alcanzar mejores calificaciones y logros. Algo perfectamente posible, si en este propósito nos permitimos nuevos desafíos a pesar de los eventuales tropiezos en el camino.

 

“El proceso de enfrentar nuevos desafíos, que van un paso más allá de nuestros actuales conocimientos y habilidades, invita a poner en marcha nuevos recursos personales y estrategias de aprendizaje, brindándonos la oportunidad para descubrir y desarrollar nuestras potencialidades y crecer”, señala la psicóloga Carolina Pollmann del Departamento de Psicología de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico.

 

La especialista indica que esto es muy importante, ya que cuando logramos aprender algo nuevo o desarrollar alguna habilidad, nos sentimos más motivados y realizados. “Con ello ampliamos nuestra confianza en la propia capacidad de aprendizaje y tenemos la idea del ´yo puedo aprender´”, precisa Pollmann.

 

Sin embargo, muchas veces esto puede verse empañado por el temor al error y a que piensen mal de nosotros. “Puede ser que el joven se sienta atrapado, limitado en relación a su potencial de aprendizaje. Como si equivocarse o cometer errores no fuese parte de aprender, exigiéndose demostrar cada vez que participa en clases que ´es inteligente´ y que ´sabe´”, señala la psicóloga de la Universidad del Pacífico.

 

Para la experta, cuando el joven rompe esta creencia, es probable que se produzca un círculo virtuoso hacia la participación y desarrollo de la inteligencia, tal como lo muestra parte de las investigaciones de Carol Dweck de la Universidad de Standford. “Ella ha estudiado cómo los alumnos mejoran su desempeño académico y escogen tareas más desafiantes cuando comienzan a concebir la inteligencia como habilidades que se pueden desarrollar, entendiendo que ésta no es una cualidad ´fija´, sino que ´crece´, ´es fluida´ y ´se desarrolla´”, comenta.

 

En este contexto, ¿qué podemos hacer para desarrollar nuestra perseverancia y desafiarnos para lograr mejores metas?

 

“Desde la neuropsicología existen evidencias de que cada vez que se comete un error el cerebro crece, se crean nuevas conexiones, siendo fundamental para ello que se procese y se aprenda del error, lo que podrías lograr haciéndote diferentes preguntas. ¿En qué me equivoqué? ¿En comprender la pregunta, definir los conceptos, relacionar las ideas o al aplicar? ¿Qué tendría que hacer diferente para lograr una respuesta afirmativa que dé cuenta de que efectivamente aprendí algo nuevo? ¿Hay cambios que tengo que realizar en mi manera de organizar el estudio y/o en cómo redacto y/o leo los textos? ¿Me acelero al trabajar cuando estoy nervioso y eso lleva a que me equivoque?, etc.”, señala Carolina Pollmann.

 

Por ello, la psicóloga de la Universidad del Pacífico hace un llamado a abrir la mente. “Hay que preguntarse acerca de las creencias que se tiene sobre la inteligencia, el aprendizaje y el error, dando importancia al proceso de ir en camino a aprender algo nuevo. Y en el proceso, desarrollar perseverancia, ser amable consigo mismo y felicitarse por el esfuerzo, evaluando las mejores estrategias para lograr metas de aprendizaje que sean positivas, concretas, desafiantes y alcanzables”, concluye la especialista.

 

¿Cómo encontrar la niñera ideal para tu hijo?

El cuidado de los hijos debería ser una tarea exclusiva de los padres, sin embargo vivimos en una realidad donde la emancipación femenina le ha abierto muchas oportunidades en el campo laboral a la nueva mami, es por ello que regresar al trabajo se hace impostergable y dejar a tu bebé en casa con una niñera será la mejor opción.

 

Lo primero que debes hacer es evaluar tus posibilidades, si llevarlo a un jardín es más conveniente que dejarlo en casa con una desconocida, o si por el contrario estás convencida que en casa recibirá una atención personalizada y mejores cuidados, te espera una ardua tarea, encontrar la niñera ideal.

 

Sería idóneo que las candidatas llegaran a ti por medio de referencias de amigas o vecinas, personas de confianza que ya han trabajado con alguien conocido previamente. Pero si no es así, existen muchas páginas web de anuncios, incluso páginas especializadas en el cuidado de los niños que ofrecen el servicio de nana. Lo cierto es que en este paso debes agudizar tus instintos y armarte de una buena entrevista donde conocerás en poco tiempo, pero a profundidad, las candidatas al puesto de niñera.

 

Parte de la entrevista la debes enfocar a describir exactamente las funciones a realizar, el pago, y las condiciones que tengas en mente. Es importante que durante la entrevista esté presente el niño, de esta forma podrás ver la reacción de ambos, sobre todo la del niño, que puede tener un mejor instinto que nosotras.

 

No escatimes en preguntas, créate una lista que te haga hablar con seguridad al momento de preguntar, y enfócate en detalles importantes que te hagan percibir qué tipo de persona es la próxima niñera de tu hijo. Pero no todo lo notarás en la primera entrevista, es por ello que debes estar atenta al comportamiento de tu hijo, a cómo la recibe cada día y si está o no feliz, esto dependerá de la edad del pequeño, pero si por alguna razón desconfías del trato que recibe tu hijo, no dudes en recurrir a otras herramientas, como cámaras o grabadoras.

 

No es fácil, pero tampoco es imposible. Siempre habrá una buena persona, capacitada y con las mejores intenciones a la hora de cuidar a los niños.   

 


Mamá de Corazón

Con la idea de revisar comerciales del día de la madre –que a veces parece ser como el Super Bowl chileno– me encontré con uno que comenzó a circular por las redes y que ha tenido una enorme cantidad de visitas. Un millón aproximadamente y con comentarios muy buenos. Raro, también en éstas las plataformas.

El Día de la Madre se instala en el día a día de la familia. Colegios, trabajo, supermercado, arriendo, pagadas de cuentas y toda la evidencia que habla de un país descontento y sin credibilidad en las instituciones y con menos cariño por las marcas.

Corriendo entre reuniones, se nos ocurrió con Natalia –nuestra Secretaria de Estudios de la Escuela de Publicidad– que durante tres días le preguntaríamos al conductor o conductora del taxi sobre el comercial de Nido. Ya teníamos una tabla de contenido que crecía, dado por los post que se alojaban en Facebook, pero queríamos ver cómo reaccionaban, entre semáforo y semáforo y el tremendo taco, los que manejan los temas ciudadanos.

Entonces, tres focus group de 25 a 35 minutos, según la hora del tránsito, para obtener una opinión del efecto de la publicidad en las personas y en su trabajo –que aleatoriamente fueron hombres–  en un día en que muchos lo entienden como otro más de consumo.

Sabemos tan poco de lo que resuelve el comercial sobre la búsqueda de la familia, cuando etiqueta “madre del corazón”. Una historia emotiva, que completó el espacio entre bocinas y saludos a otras madres. Una historia que devuelve, quizás, un ritmo perdido entre tanta publicación de retail, donde vas construyendo la historia con los personajes que ahí aparecen.

Rara vez se comenta publicidad desde la publicidad, aunque mucha publicidad se hace para publicistas. En este intento de preguntar a los que andan persiguiendo Uber y cazando pasajeros, un momento de mamitis viene bien.

Lo que produjo fue un viaje tranquilo, con baja de radio y cediendo el paso, respetando al otro como una idea de concepto común. De ahí, breves historias de cómo la madre es influyente y determinante en la vida de cada uno, por excesiva presencia o por ausencia; el esfuerzo es el denominador transversal, la lucha por traspasar una herencia de buenos modales y respeto, poniendo el hombro a lo que venga, sin esa violencia que se ve en el noticiero.

El reconocimiento a la agencia McCann Santiago, y a la Leche Nido, por una historia que abre la idea de cómo son las familias, cuando vemos una creciente sintonía con el individualismo. También una mención por ponerlo en las redes, porque si hubiese sido planificado desde la TV sería otra historia y finalmente por renombrar el Día de la Madre desde la publicidad.

 


¿Cuánto tiempo debe dormir un niño?

La falta de sueño afecta el rendimiento de los niños no sólo en el colegio sino también en la vida diaria en general. Un niño que no duerme las horas correspondientes no logrará la misma concentración en sus tareas y quehaceres. Un promedio de 8 horas diarias son las recomendadas por los expertos, dormir menos y más horas no es recomendable.

 

Un estudio publicado por la National Sleep Foundation (Fundación Nacional del sueño) de Estados Unidos, ver la televisión, consultar el teléfono celular o el correo electrónico por la noche, antes de irse a la cama puede perturbar el sueño. El 95% de la muestra estudiada, dijo que ve televisión o utiliza algún tipo de aparato electrónico como un computador, una consola de videojuegos o un teléfono móvil, al menos, una hora antes de acostarse.

 

El teléfono móvil, además se ha convertido en un foco de alteración del sueño, uno de cada diez jóvenes de entre 13 y 18 años, dice que es despertado todas o casi todas las noches por un mensaje de texto, una llamada de teléfono o un correo electrónico. Dos tercios de los consultados señalaron que durante la semana no consiguen dormir lo que necesitarían para estar descansados.

 

 

Recomendaciones

1 El correcto uso de la tecnología será de provecho siempre y cuando exista la supervisión de los adultos.

2 No es recomendable que en la habitación de los niños se encuentren computadores, televisor, teléfonos, etc.

3 Hacer cumplir los horarios de entretenimiento, tareas y la hora de ir a la cama es fundamental.

4 Los niños están durmiendo entre una hora y media y dos horas menos cada noche que lo que dormían hace un siglo. Esto significa que están perdiendo unas 50 horas de sueño al mes.

 

 


Cinco libros que profundizan en la relación madre e hijo

Las relaciones que se dan entre madre e hijo/a no son todas iguales. Si bien, hay hijos que se llevan de maravilla con sus progenitoras, hay otros tantos que no pueden decir lo mismo. El Día de la Madre es una buena fecha para preguntarte cómo te relacionas con tu mamá y si hay algún tema pendiente a tratar.

 

Un buen regalo, que además puede ayudar a la madre y al hijo a reflexionar sobre ello, es un libro. Hay varios textos que dan cuenta de los diferentes tipos de relaciones que se dan entre madres e hijos, en distintas épocas, escenarios y circunstancias. Bárbara Lobos, Directora del Sistema de Bibliotecas de la Universidad del Pacífico, destaca cinco libros que plasman en el relato los diferentes aspectos relacionados a este importante vínculo:

 

1.      Paula (Isabel Allende): Novela autobiográfica, donde la autora narra desde el acompañamiento de la cama del hospital donde agoniza su hija Paula, las vivencias, relaciones de vida y su historia familiar. Paula, enferma de porfiria, queda en estado de coma y luego fallece un año después, a los 27 años. Isabel acompaña a su hija en este difícil y doloroso proceso, que va desde la negación absoluta de la enfermedad hasta la dolorosa aceptación de la muerte de un hijo.

2.      Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini): Conmovedora historia de amistad y lealtad entre dos mujeres afganas, cuyos destinos se entrelazan en el golpeado Afganistán de los últimos treinta años. Mariam, hija ilegítima de un rico hombre de negocios, se cría con su madre en una modesta vivienda en las afueras de Herat. A los quince años, su madre muere y la envían a Kabul a casarse con un zapatero treinta años mayor que ella, con quien no puede tener hijos y pasa una vida de desprecios y maltratos. Veinte años después, Rashid, el marido, encuentra en las calles de Kabul a Laila, una joven de quince años sin hogar, con quien también se casa. Ambas mujeres deberán compartir sus vidas. Entre ellas se inicia una relación que acabará siendo tan profunda y  fuerte como la de madre e hija. Este bello lazo les otorgará una fuerza inmensa para superar el miedo y abrirse a la esperanza.

3.      Madre que estás en los cielos (Pablo Simonetti): Cuando Julia Bartolini, mujer de setenta y siete años, es diagnóstica con un cáncer terminal, toma la decisión de pasar sus últimos días escribiendo sus memorias. Los recuerdos le entregan la fortaleza necesaria para enfrentar su enfermedad. Julia evoca sus temores y rencores no resueltos desde su infancia. Narra sus relaciones familiares con un marido autoritario y, en mayor profundidad, su vínculo con dos de sus hijos: la rebelde María Teresa y Andrés, su hijo homosexual. Quiere encontrar una explicación de lo que se siente responsable, es decir, de no haber podido formar una familia feliz. Esta novela con tintes autobiográficos es un constante ir y venir entre el pasado y el presente, mostrando que en todas las familias existen los problemas, develando que la mayoría de los grupos familiares muestran una imagen que no es fiel a la realidad de cada hogar.

4.      La revolución de las madres (Laura Gutman): La autora describe las improntas básicas nutritivas del ser humano y la importancia del alimento físico y espiritual para el despliegue posterior de la maternidad. Fuera de las convenciones, Laura Gutman aborda la diversidad de los funcionamientos familiares, el vacío emocional durante la infancia, la importancia de la leche humana frente a la toxicidad de la leche de vaca, la vincularidad con los alimentos, los trastornos de alimentación y la relación con la falta de amor materno; poniendo énfasis en la responsabilidad de las mujeres en su rol de madres, quienes a través de un conocimiento interior y profundo pueden llevar una vida más consciente y altruista.

5.      Educar para las emociones. Educar para la vida (Amanda Céspedes): Este libro, dirigido a madres, padres y profesores, aporta elementos que aclaran y guían en el complejo camino de la crianza, de forma sencilla y clara. Un extracto del libro: “Hace un tiempo, saliendo de una estación del metro a la hora de mayor tránsito, la neurosiquiatra Amanda Céspedes se encontró en el camino con una joven mamá que no hacía más que gritarle a su hijo, un niñito de unos cuatro años sumido en un berrinche incontrolable. Entonces, no pudo evitar involucrarse:

- Fui muy dura con ella y le dije que no podía tratar así a su hijo. Ella se sentó en el suelo y me dijo, entre lágrimas: si usted supiera el nivel de estrés que tengo... Yo me quedé pensando que es cierto, que todos hoy vivimos con estrés. Pero eso no da permiso para desquitarse con los niños. Le dije: ¿por qué no lo tomas y le das un beso? Si le transmites tu cariño, ese niño será un bálsamo para tu estrés. Pero si lo tratas mal, eso sólo aumentará tu tensión.

Decirle esas palabras a la mujer la dejó tranquila por un rato. Pero luego se sintió culpable. Después de todo -reflexionó-, ni las madres, ni los padres, ni los profesores están preparados para cambiar el modelo de crianza que se ha impartido de generación en generación, donde el castigo y la imposición de disciplina parecen ser las únicas herramientas para imponer normas y límites a los niños”.

 


Decálogo para cultivar la relación madre-hijo

Flores, chocolates, desayuno a la cama, un rico almuerzo fuera de la casa, el regalo buscado con dedicación. Las madres agradecen todos y cada uno de los presentes que reciben en su día, pero también es el minuto ideal para detenerse y volver a poner en valor aquellos detalles no materiales que colaboran con la felicidad de la mamá y también de la familia.

 

La experta en Calidad de Vida Universidad del Pacífico, Karina Gatica, señala que “es necesario recordar ciertos aspectos que potencian nuestras relaciones familiares, pero que muchas veces por resultar tan obvias, olvidamos. Entre ellas, lo que implica conocer al otro; darle tiempo a nuestras relaciones familiares y resguardar espacios de intimidad con nuestros familiares más cercanos. No es lo mismo generar conversaciones en familia que con cada uno de sus miembros de manera individual, creando climas de confianza”, aclara.

 

En esta línea, Karina Gatica, quien es Directora del Magíster en Familia, Infancia y Adolescencia y del Magíster en Resolución de Conflictos y Mediación Socio Familiar de la U. del Pacífico, también destaca la importancia de potenciar la capacidad de usar el sentido del humor para relacionarnos. “Reírnos juntos, muchas veces suele ser el mejor alivio a nuestras dificultades”, asegura.

 

Asimismo, en las relaciones madre-hijo o madre-hija, y en las relaciones familiares en general, plantea que también es necesario que aprendamos a abrirnos en la relación, siendo sinceros y transparentes. “Tenemos que demostrar que nos sentimos bien y conformes, tanto con nuestro rol de madre como de hijo o hija, y evitar dejar conversaciones pendientes o temas abiertos que luego nos arrepentiremos de no haber cerrado”, dice.

 

El respeto de los límites en las relaciones familiares también es un tema muy valorado que merece atención y es tan importante como el cuidado que tengamos unos de otros dentro del sistema familiar. “Todo lo anterior ayuda a que la relación madre-hijo/a sea nutritiva, contribuyendo a la satisfacción de la necesidad de seguridad; de pertenencia familiar; de recreación; de estima, la cual entendemos como el aprecio y valoración personal que recibimos del medio; y de la necesidad de realización. Todas en su conjunto finalmente se traducen para algunos en el logro de la tan anhelada felicidad”, indica la docente de la Universidad del Pacífico.

 

Por lo mismo, y ad portas de celebrar el Día de la Madre, Karina Gatica comparte un decálogo para cultivar y mejorar la relación entre la madre y sus hijos:

  1. Conocerse.
  2. Darle tiempo a la relación madre-hijo/a.
  3. Resguardar espacios de intimidad con nuestra madre o hijos.
  4. Crear un clima de confianza.
  5. Utilizar el sentido del humor (pasarlo bien).
  6. Abrirnos en la relación: ser sinceros y transparentes.
  7. Cuidarnos mutuamente.
  8. Sentirnos bien, conformes en nuestro rol de madre o hijo/a.
  9. No dejar conversaciones pendientes.
  10. Respetar los límites que cada uno pone en la relación.

LA IMPORTANCIA DE LEER CUENTOS A TU HIJO: APEGO Y FOMENTO LECTOR

En unos días se celebrará de Día de la Madre, una fecha en que se conmemora a la mujer más importante en nuestras vidas, pilar fundamental en nuestra formación y educación. Cuando una madre lee con sus hijos está desarrollando sus habilidades intelectuales, pero, por sobre todo está fortaleciendo el lazo emocional. ¿Cómo es esto?

 

Leer un libro a los hijos permite fortalecer los vínculos afectivos que ya existen desde el nacimiento, el que será la base para las relaciones que el pequeño establecerá  con las demás personas a lo largo de su vida. Contarle un cuento a un niño implica una actividad de apego y será uno de los momentos que atesore durante toda la vida, ya que es un tiempo para compartir juntos y de dedicación exclusiva para él, lo que fomentará la confianza en sí mismo.

 

La profesora Paulina Schwarze, Magíster en Comprensión lectora y subdirectora de Editorial Caligrafix, indica que el hecho de que un niño todavía no sepa leer no implica que no pueda disfrutar de las historias que se presentan en un libro, ya que es el adulto -en este caso la madre- quien hace de intermediario entre el cuento y el hijo, permitiendo que a través de la expresión de las emociones que se narran, el niño pueda interesarse en la lectura. 

 

  “Además, hay muchos libros para niños pequeños, que son muy  llamativos e interactivos y que despiertan su interés desde que lo ven”. Y agrega: “Incluso se puede comenzar desde la vida intrauterina en la que la madre puede narrar historias y leer cuentos, poesías y temas de diverso interés. Resulta fundamental que el bebé que crece escuche habitualmente la voz de su madre y de la familia que lo rodea, por sobre las voces de la radio o la televisión.”

 

Según la especialista, el fomento lector puede continuar apenas llegamos al mundo, pues el recién nacido abre sus ojos y comienza a leer todo lo que le rodea, incluido el rostro de su madre, sus gestos y caricias; así aprenden que estos tienen poder comunicativo, lo mismo que ocurrirá después con las palabras y el lenguaje. Cuando una mamá le lee a su hijo, se está dando un encuentro muy íntimo, en el que su voz, la más próxima y cercana al bebé, lo acoge cariñosamente mientras narra historias, canta canciones o recita versos y retahílas. Schwarze señala que contar cuentos a los niños desde temprana edad, amplía su capacidad de comprensión y uso del lenguaje, además de ayudar al desarrollo de la atención, la imaginación, la creatividad y la expresión de emociones.  La profesional  agrega que se produce una conexión entre la mamá y el pequeño, fomentando los lazos afectivos, que ayudará al niño a adquirir herramientas para establecer relaciones sociales.

 

 “Es importante que el niño, además de oír la lectura de un libro, pueda verlo y tocarlo, ya que esto le permitirá relacionarse con el texto y aumentar su interés en las diferentes historias que puede encontrar en ellos”, explica la subdirectora de Editorial Caligrafix.

 

Cuando se fomenta la lectura en los niños aparecen una serie de beneficios en el desarrollo cognitivo y emocional, porque les permite aprender a escuchar, esperar su turno, reconocer las emociones, etc. Pero si es la mamá quien lee cuentos a su hijo y lo acompaña en este recorrido y en el descubrimiento de la magia de leer, sin duda esta experiencia gratificante permitirá que leer se produzca de manera tan natural como aprender a caminar o respirar.

 

 “Compartir un tiempo de lectura con los hijos transmite seguridad y amor. También les ayuda a superar dificultades, ya que muchos cuentos van mostrando cómo algún personaje enfrenta situaciones complicadas, lo que permite que el niño tenga la confianza para poder superar obstáculos”, añade la profesora Paulina Schwarze.

 

Recomendaciones para fomentar la lectura

 

Paulina Schwarze, suddirectora de Editorial Caligrafix,  entrega algunos consejos para sacar el mejor provecho a este espacio entre madre e hijo:

 

-Es bueno contar con varios títulos y adecuados a su edad, con el fin de que que los pequeños puedan escoger el que más les guste.

-Converse con su hijo sobre lo leído, pregunte sobre lo que le gustó, lo que le llamó la atención, cómo podría ser otro final, qué pasaría si se agregara otro personaje.

-Deje que el niño pueda acercarse a los libros como un objeto cotidiano. Es importante que estén a su alcance y puedan manipularlos: hay que permitirle tocarlo, revisarlo, olerlo…

-Leer debe ser mostrada como una acción positiva y estimulante, jamás como un castigo o una obligación, ya que eso logrará sólo el efecto contrario. Asocie la lectura con momentos gratos, con el placer y el disfrute.

-Un niño que siempre ha estado relacionado con la literatura entenderá esto como algo natural, por lo que cuando sea más grande lo hará por voluntad propia.

-Léale antes de dormir, en la medida que se acostumbre será un momento esperado y una experiencia enriquecedora.

-Si queremos que nuestros hijos lean debemos predicar con el ejemplo. La mejor manera que ellos asocien la lectura como algo placentero es que vean a sus padres leyendo.


Estrategias para ayudar a niños con problemas de aprendizaje

Llegan las primeras notas del semestre académico y muchos padres se niegan a aceptar que las calificaciones rojas pueden ser producto de potenciales problemas de aprendizaje y no de la flojera. Por ello, la psicóloga Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico, llama a los padres a evitar los prejuicios y no dudar en consultar con especialistas, de modo de tener un diagnóstico precoz.

 

“Resulta habitual que la primera reacción sea ´proteger´ al hijo y culpar al cuerpo de profesores por los deficientes resultados obtenidos. Sin embargo, es importante entender que los niños que presentan problemas de aprendizaje poseen niveles de desarrollo cognitivo similares al promedio de sus compañeros y que mientras más rápida sea la reacción de los adultos para asumir y enfrentar estas dificultades, los niños obtendrán ayudas efectivas que potencien sus aprendizajes”, afirma Susana Arancibia.

 

En este sentido, la especialista en Neurociencia y Salud Mental plantea que la falta de un diagnóstico adecuado puede traer serias consecuencias en el niño a nivel psicológico. “Mientras más tardío haya sido el diagnóstico, es probable que mayor sea el daño de su autoestima”, advierte. Por lo mismo, entrega algunas importantes recomendaciones para que los padres apoyen a sus hijos cuando sufren problemas de aprendizaje:

 

Potencie su autoestima. Use mensajes positivos; crea en sus habilidades y competencias acorde a sus posibilidades; otorgue responsabilidades gradualmente. En la medida que el niño sea estimulado, se sentirá capaz de conseguir las metas propuestas.

 

Baje las expectativas personales de los adultos y céntrese en el esfuerzo que el niño imprime a cada acción, con independencia de las calificaciones. Todas las personas  tendemos a esforzarnos por lograr una meta cuando somos reforzados positivamente.

 

Ayude a los niños a generar hábitos de estudio. Establezca horarios claros y estables. Recuerde que no debe disminuir la exigencia, sino que adaptarla a las necesidades de cada hijo.

 

Potencie en el niño distintas habilidades, más allá de lo cognitivo. Pueden ser de carácter deportivo, social o afectivo. Lo importante es comprender que la dificultad para aprender es sólo una parte de su existencia.

 

Desincentive los comportamientos inadecuados o violentos, evitando imponer el castigo físico como medida disciplinaria, ya que esto potencia la aparición de la conducta que se trata de extinguir.

 

De instrucciones claras, breves y precisas. Esto ayudará al niño a comprender mejor el mensaje.

 

La rutina, el orden y la organización de los espacios y tiempos es primordial. Los hijos deben tener claridad respecto de aquello que deben hacer, cuándo y dónde lo deben cumplir.

 

Fomente las habilidades sociales. En la medida que los niños juegan con otros, aprenden la experiencia de la autorregulación a través de la socialización con los pares.

 

Finalmente, la docente de la Universidad del Pacífico indica que es fundamental entender que el niño debe sentir que es un orgullo para sus padres. “Ellos perciben los afectos de una forma mucho más clara que los adultos y no aprenderán con una charla, sino que crecerán con el ejemplo que día a día le otorgan quienes lo aman. Así, padres e hijos emprenden un camino que genera beneficios no esperados, tales como la capacidad de superar obstáculos, resiliencia, tenacidad frente a las situaciones adversas, resolución creativa de conflictos, entre muchos otros, todas habilidades blandas que le permitirán a ese hijo o hija enfrentar la vida con mayores recursos personales”, concluye Susana Arancibia.


La culpa de las mamás que trabajan fuera del hogar

Tal como se señala en el estudio de Participación Laboral Femenina en Chile: Situación y Desafíos, elaborado por la Unidad de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 2015, la participación laboral femenina en nuestro país, aunque aún es baja, ha aumentado en los últimos 25 años, especialmente en el segmento de mujeres casadas, superando el 49%.

 

Así, realizarse como mujer, esposa, madre y además trabajadora, es lo que ansían muchas mujeres, algo que algunas logran a costa de sacrificios y con una cierta dosis de culpa al sentir que por trabajar fuera de casa postergan a la familia y los hijos. De hecho, según el mismo estudio, un 82% de los hombres y un 85% de las mujeres creen que “es probable que un niño en edad pre-escolar sufra si su madre trabaja”.

 

Para la Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, esto sucede porque hay un rol social adscrito al género, al cual se asocian ciertos comportamientos, sentimientos y obligaciones. “Al género femenino normalmente se le otorga un mayor permiso para que experimente y para que exprese sentimientos de culpa, lo que también guarda relación con que a ese a género se le da la responsabilidad y el cuidado de los hijos”, explica.

 

En ese contexto, se define que las mujeres poseerían una serie de características prácticamente innatas y no culturales, que las harían más proclives a asumir de mejor manera la tarea de cuidado de los hijos y de la familia. “Por lo tanto, al estar tensionada en el cumplimiento satisfactorio de esa tarea y por estar repartida respondiendo adecuadamente en distintos escenarios, como podría ser la casa y el trabajo, las mujeres podríamos experimentar con mayor claridad, intensidad o frecuencia, el sentimiento de culpa”, aclara la psicóloga.

 

La experta indica que lo que hay de fondo es que los dos ámbitos de desarrollo, el laboral más social y abierto al mundo, y el espacio más interno de la casa, son espacios opuestos y antagónicos, que de alguna manera tienden a rivalizar. “Lo que ve uno a lo largo de toda la historia es que las mujeres siempre fuimos percibidas al interior de las casas y que no somos sujetos protagónicos de cambios y de acciones sociales. Y si uno ve la historia universal y chilena, y áreas como la investigación y la ciencia, la presencia de las mujeres es también escasa, porque no se privilegia ni se promueve”, apunta.

 

El hecho de que la fuerza laboral femenina sea cada vez mayor no ha provocado grandes cambios en términos de menor culpa y mayor equidad. “Que las mujeres salgan al mercado laboral, sea porque tienen más ´permiso´ o por necesidad, no necesariamente ha significado que tengan menor carga sobre sus hombros. O sea, al revés. Las mujeres somos más impulsadas a que trabajemos, pero eso no nos ha liberado de las otras obligaciones, lo que tiene que ver con una desigualdad social en términos de cuáles son las tareas y funciones que debiéramos ejecutar los hombres y las mujeres”, comenta Carmen Gutiérrez.

 

Por lo mismo, la docente de la U. del Pacífico señala que es necesario hacer consciente a la sociedad de esto. “La sociedad debe cuestionarse por qué necesariamente, en todo momento y para todas las edades, una mujer podría desempeñar mejor el rol y función de cuidado de los hijos que un hombre. O sea, claramente hay momentos en los cuales la mujer es irremplazable, como en la lactancia, pero no necesariamente es la que deba cumplir de mejor manera el papel de cuidadora de los hijos”, puntualiza.

 

Cómo sobrevivir a la culpa y a la ambivalencia continua de roles

 

La sociedad chilena no hace fácil la inclusión equilibrada y equitativa de las mujeres al mundo laboral, en especial cuando son madres. Uno de los problemas es la creciente falta de redes, a pesar de la gran necesidad de contar con ellas. La familia extendida, con la presencia de tíos, abuelos y otros parientes que apoyen el cuidado de los hijos, es cada vez menor y la vida en comunidad es escasa.

 

“No sólo las redes son más pequeñas, sino que cada vez se ha instalado más en la cultura y en nuestra sociedad una sensación de miedo y de desconfianza. Entonces el vecino ya no es una persona en la que yo me puedo apoyar, sino que es un potencial ladrón, abusador, estafador o lo que sea, y ello ha creado una atomización de la familia y la única forma de revertir esto es poniendo la confianza y la comunicación en primer lugar”, plantea la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez.

 

Sin embargo, hay países que han podido resolver de buena manera este conflicto, con una distribución de los roles menos rígida. “Ahí es la propia pareja la que decide quién hace qué, por eso se da que la mujer sale a trabajar y es el hombre el que se queda al cuidado de los hijos. Ese tipo de experiencias es interesante, porque es pareja o el núcleo familiar el que define cuál es la mejor manera de vivir la vida y no desde lo que está socialmente pre-establecido. Esa posibilidad de desarrollar una respuesta propia, creativa, que sea atingente y contingente a su propia realidad, es lo más sano”, asegura la experta.

 

Por ello, la psicóloga indica que si una mujer está en pareja, sea o no el padre de sus hijos, debe conversar y acordar una distribución de tareas y funciones, tanto del ámbito del trabajo como del ámbito del hogar, para que los hijos estén bien protegidos. “Para revertir de alguna manera la definición preestablecida de los roles en una pareja, el planteamiento no debe ser ‘yo estoy incumpliendo y necesito tú apoyo’, sino: “acá tenemos que distribuirnos las tareas de otra forma’”, enfatiza.

 

La psicóloga reflexiona que “el ideal es buscar una salida donde esté a la base la asociatividad y la capacidad de establecer relaciones de cooperación. Es decir, un recurso frente al aislamiento en el que muchas familias viven y que nos ayude a mantener lazos con el otro y ser co-responsables socialmente”.

 

Lo anterior, también rige para la realidad de muchas mujeres dueñas de hogar monoparental, quienes deben buscar alternativas para apoyarse y organizarse en la redistribución de las funciones y tareas con redes de familiares, amigos o con mujeres en la misma situación.

 

“Estos son los casos en que la mujer ni siquiera se puede plantear si quiere o no quiere trabajar. Entonces, si esa mujer de la cual depende el sustento no lo asume como una opción que implica un beneficio, va a tomarlo como una recarga y va a decir cosas tan locas como: ‘Soy madre y padre al mismo tiempo’, cuando nadie lo es. A esas mujeres lo que les pasa normalmente es que se sienten obligadas a hacer el doble y cumplir el triple, y están claramente sobrepasadas para responder adecuadamente. Ello las lleva a desarrollar estrategias de control y vigilancia sobre sus hijos, o se transforman en autoritarias y se pierden la posibilidad de establecer un contacto más cálido con sus hijos basado en la confianza y, al contrario, lo hacen basado en el control, la restricción y en la duda sobre sus ellos”, concluye la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 


Niños y mascotas: una relación con múltiples beneficios

Traer una mascota a casa representa una nueva responsabilidad, compromiso y entrega a un ser que sin duda nos puede traer múltiples beneficios cuando tenemos niños pequeños. Y es que se ha comprobado científicamente todas las ventajas que para la salud traen los animales a los niños, principalmente en su sistema inmunológico.

La convivencia de los niños con mascotas favorece su desarrollo y su sistema inmunológico. Una investigación del Journal of the American Medical Association del año 2002 señala que la convivencia de niños con perros y gatos puede hacerlos menos propensos a las alergias las probabilidades de presentar algún tipo de alergia disminuirán hasta un 50% en comparación de aquellos niños que no tienen mascotas. Ellos indican que esto se relaciona al hecho que los niños con mascotas en casa logran desarrollar un sistema inmunológico más fuerte.

 

Estos hallazgos vienen a secundar de alguna forma una teoría conocida como la "hipótesis de la suciedad" que señala que demasiada higiene a edades tempranas debilitaría el sistema inmunológico en el futuro.

Por otra parte la convivencia sana entre las mascotas y los niños aporta muchos beneficios al desarrollo físico y psicológico de los más pequeños.

Debes tomar en cuenta que los niños suelen preferir los perros y los gatos aunque también suelen gustarles los conejos domésticos, los canarios y los peces de colores. La idea es que tengan un animal en casa que no represente ningún peligro para la familia y que se adapte las posibilidades de la familia de criarlo y cuidarlo. Para lograr una buena convivencia es imprescindible escoger bien el tipo de mascota que vas a tener.

No olvides que la compañía de los animales hace que los niños crezcan más tranquilos y seguros de sí mismos. Los niños que poseen mascota sufren menos estrés, realizan más actividad física y se sienten más felices.


12 Claves para reconocer el temido déficit atencional

No todos los niños inquietos sufren de déficit atencional, sin embargo, su diagnóstico en nuestro país se ha masificado en el último tiempo. “Se calcula que entre un 4 y un 12% de los niños presentan el Trastorno por Déficit de Atención (TDAH)”, asegura la psicóloga Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

La especialista, Master en Neurociencia y Salud Mental, plantea que el Trastorno por Déficit de Atención puede manifestarse de tres formas. La primera, es con un predominio hiperactivo-impulsivo, asociado a niños que se mueven en exceso. “Estos niños se muestran impacientes y ansiosos. Sus respuestas suelen ser precipitadas e irreflexivas, interrumpen diálogos y juegos, y realizan acciones precipitadas sin evaluar sus consecuencias, llegando en ocasiones a ser agresivos dentro de la sala de clases, lo que genera impopularidad entre sus compañeros, numerosas faltas y reiteradas citaciones de los padres al colegio”, explica.

 

Una segunda forma se presenta con predominio del déficit de atención. “En este casos, los niños parecen inatentos, como si no escucharan. Se muestran pasivos y evidencian desorganización. Son los más difíciles de detectar, por su falta de movimiento y disrupción. Esta conducta tiende a concebir prejuicios a nivel académico, poniendo en duda sus capacidades principalmente cognitivas”, comenta Arancibia, quien aclara que los niños que presentan este problema poseen niveles de desarrollo cognitivo similares al promedio de sus compañeros.

 

Y finalmente, están los de tipo combinado. “Se integran las características de los dos anteriores y no es poco común encontrar en este grupo a niños con conductas desafiantes y oposicionistas, junto con la respuesta descalificadora del mundo adulto”, afirma.

 

Claves para diagnosticarlo

 

La psicóloga y docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia, enumera las características fundamentales que presentan los niños que sufren el Trastorno por Déficit de Atención:

Corto tiempo de atención y dificultad para mantenerla sobre bases consistentes.

Susceptibilidad a distraerse frente a estímulos externos.

Impresión externa de no escuchar bien.

Fallas repetidas en seguir instrucciones o en completar tareas escolares.

Escasa capacidad de organización: olvidos, falta de atención a los detalles y pérdida de cosas necesarias para realizar la tarea.

Hiperactividad.

Impulsividad.

Conductas disruptivas o agresivas.

Tendencia a realizar actos potencialmente peligrosos. No mide el riesgo.

Dificultad para aceptar la responsabilidad de sus acciones.

Baja autoestima.

Dificultad en habilidades sociales.


La importancia de detectar los problemas de aprendizaje a tiempo

El hito de ingresar al colegio debiera ser una de las instancias más felices en la vida de los niños, sin embargo existe un grupo de estudiantes cuya experiencia escolar puede ser compleja e incluso traumática cuando sufren dificultades de aprendizaje. “Esto sucede porque ellos se percatan de que académicamente no logran avanzar al ritmo de sus compañeros. Además son tildados de incapaces y, en el mejor de los casos, de flojos o irresponsables”, señala la psicóloga Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

 

La especialista indica que la mayor complicación se da cuando los problemas de aprendizaje no son detectados en la etapa que corresponde, lo que se dificulta considerando que existe un heterogéneo grupo de alteraciones que se manifiestan en problemas para la adquisición y uso de habilidades de escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas.

 

Susana Arancibia enumera que “las más recurrentes son la dislexia, definida como el trance que presentan los niños para leer debido a la confusión o inversión de letras, dificultando su comprensión y expresión, sea de forma oral y/ o escrita. Asociada a la anterior se encuentra la disgrafía, entendida como la dificultad para escribir, sea producto de una deficiente coordinación motora o problemas en la percepción visual o espacial; no afecta necesariamente la ortografía. Y la discalculia, que se entiende como la real dificultad que tiene el niño o adolescente para hacer cálculos matemáticos elementales”.

 

Para la docente de la Universidad del Pacífico, a estas problemáticas se suman aquellas discapacidades en el procesamiento auditivo y en la memoria. “Ellas incluyen la dificultad de comprender y recordar palabras o sonidos. En este caso, es posible que un niño escuche con normalidad y, sin embargo, no recuerde las partes importantes porque su memoria no está almacenándolas ni descifrándolas de manera correcta”, aclara.

 

Junto a estas alteraciones, se encuentra el conocido Trastorno por Déficit de Atención (TDAH), “probablemente la dificultad más diagnosticada en los  últimos años, en donde se calcula que entre un 4% y 12% de los niños lo presentan”, asegura la experta.

 

Niños con problemas de aprendizaje no son menos inteligentes

 

Para la especialista es importante clarificar que los niños que presentan problemas de aprendizaje poseen niveles de desarrollo cognitivo similares al promedio de sus compañeros. “En general, la falta de conocimiento respecto de los problemas de aprendizaje conlleva a la creencia de que en todos estos casos está implicado el nivel de inteligencia, lo que no es así”, apunta.

 

Es esta misma razón la que probablemente dificulta a los padres poder comprender y asimilar que sus niños puedan tener algún problema. “Resulta habitual que la primera reacción sea ´proteger´ al hijo y culpar al cuerpo de profesores por los deficientes resultados obtenidos. Al contrario, mientras más rápida sea la reacción de los adultos para asumir y enfrentar estas dificultades, los niños obtendrán ayudas efectivas que potencien sus aprendizajes”, afirma Susana Arancibia.

 

En todos los casos, los padres deben constituirse en el factor protector más importante que le permita al niño sentirse seguro y, al mismo tiempo, aprender estrategias que faciliten su vida escolar. “Mientras más tardío haya sido el diagnóstico, es probable que mayor sea el daño de su autoestima. Por lo tanto, una primera medida es afrontar la dificultad como equipo, donde el niño se percibe ya no como ´el perdedor´, sino como partícipe de una estrategia orientada a superar el problema escolar. Y es muy importante que, dependiendo del caso, exista la evaluación y tratamiento de especialistas, sean neurólogos, psicólogos y/o psicopedagogos”, enfatiza la psicóloga Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.


Cuenta con Carter’s con ventas online

Carter’s, el gigante de ropa infantil, aterrizó en Chile en noviembre de 2015. Con múltiples aperturas durante ese año, para 2016 la marca continuará con su expansión.  Otra buena noticia para este año 2016: a partir de este 5 de abril estará disponible en Paris.cl donde podrás encontrar todas sus colecciones y productos a un par de clics. Esto se enmarca en la actual tendencia en este rubro: la comercialización de bienes y servicios a través de internet creció en casi un 30% en 2015, según la Cámara de Comercio de Santiago.

Por eso además Carter’s ofrecerá productos exclusivos a través de Paris.cl: su línea Big (5 a 7 años), una oportunidad para quienes buscan productos de tallas más grandes o no tienen una tienda Carter’s en su ciudad. De todas formas Carter’s seguirá ofreciendo a través de la venta online su colección Baby (0-24 meses), Toddler (2-5 años) y su reconocida línea Sleepwear (de 6 meses hastra los 7 años). Los tiempos de despacho para los productos serán de 2 días aproximadamente en la Región Metropolitana, y entre 2 a 7 días en Regiones.

 


Qué hacer si tu hijo hace bullying

El ‘matón’ del curso pasó a llamarse acosador escolar. Es el niño que hostiga a otro o a un grupo de compañeros de forma constante. Habitualmente se burla de la apariencia física, de alguna característica en concreto o simplemente molesta a otro por cualquier motivo que surge en el momento.

 

El fenómeno del bullying representa una forma de violencia escolar, y aunque en los últimos años se utiliza masivamente este término, hay que delimitar su definición. Según la experta María Isabel Toledo, el bullying se puede entender como el hostigamiento repetitivo y sistemático de un individuo o grupo a otro sujeto o grupo, en el establecimiento de una relación asimétrica de poder, en la cual el más débil no puede responder a las agresiones del más fuerte”, indica la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman.

 

La diferencia entre quién recibe el acoso y quién lo da está determinado por varios factores, de los cuales uno es el ejemplo familiar. “La violencia escolar es un fenómeno complicado y para comprenderlo hay que fijarse en distintos niveles: individual, familiar, escolar y social. Cada uno de estos niveles de análisis está relacionado entre sí, por lo que lo que ocurre en la escuela la mayoría de las veces es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad y especialmente en la familia”, explica la psicóloga clínica.

 

Muchas familias justifican episodios de violencia aludiendo a la agresividad y/o crueldad propia de un niño, pero están equivocados. “Los niños y niñas tienen menor censura y filtros, especialmente los más pequeños, por lo que dicen realmente lo que piensan y sienten y esto a veces puede expresarse en palabras hirientes. Cuando los niños son pequeños, preescolares, es natural y parte del desarrollo que tengan algunas conductas agresivas, porque poseen escaso lenguaje aún y es su forma de expresarse, pero posteriormente al entrar al colegio estas conductas deberían tender a desaparecer”, indica Sosman.

Cuando los profesores llaman a los padres de los niños que hacen bullying, hay ocasiones en que estos se muestran sorprendidos porque no se imaginaban que su hijo fuera capaz de molestar otros de esa manera. Sin embargo, hay síntomas o comportamientos a los que los padres deben estar atentos.

 

“Se pueden detectar comportamientos agresivos observando el modo en que el niño resuelve sus problemas, cómo reacciona ante las frustraciones que pueda tener, así como también viendo sus reacciones ante las reglas y normas que existen tanto en la casa como en el colegio. De esta forma, si los padres observan comportamientos impulsivos, que transgreden los límites de los demás o que violentan de forma verbal o física a otros, podemos estar ante un niño con conductas agresivas”, describe la experta en bullying, violencia intrafamiliar y maltrato infantil.

 

Qué deben hacer los padres del ‘acosador escolar’

 

Según la psicóloga Guila Sosman, una de las principales razones por las cuales un niño hace bullying en el colegio es el ambiente familiar. “El perfil de las familias de estos ‘acosadores’ es que pueden ser excesivamente autoritarias o, por el contrario, familias permisivas bordeando en la negligencia o el abandono emocional, siendo ambas formas perjudiciales para el adecuado desarrollo psico-emocional y moral del niño”, señala la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

“Lo que se ha estudiado es que estos ‘acosadores’ serían niños o niñas que provienen de familias en las cuales se expresa la agresividad de alguna forma, sea física o psicológica, por lo que el niño aprendería a relacionarse con sus pares de la misma manera, bajo una lógica de relaciones de poder. Además, son niños que toleran pco la frustración, son escasamente empáticos, impulsivos, no respetan la autoridad y  fácilmente se sienten amenazados, ante lo cual actuarían de manera violenta para defenderse de reales o imaginadas agresiones de los demás. En este sentido, los niños que hacen bullying funcionan pensando que es mejor dominar a los demás para tenerlos a su lado y temen ser sometidos o avergonzados, siendo esto último situaciones que posiblemente han vivido al interior de sus familias”, explica la perito judicial.

 

Mientras los padres de la víctima de bullying suelen recurrir a una terapia psicológica para el niño y solicitan ayuda al colegio, ¿qué deben hacer los progenitores del que perpetua el acoso escolar?

“Para manejar la agresividad en los niños, los padres deben comprender que son su ejemplo, por lo tanto, si reaccionan violentamente ante su agresividad con gritos o castigos físicos, esto le comunica al niño que la forma de resolver los conflictos es la violencia y no leestán entregando otras herramientas. Mientras que si mantienen la calma y pueden regularse a sí mismos, le comunican estrategias de autorregulación, es decir, que lo ayudan a controlarse para responder de forma menos impulsiva y así se disminuye la presencia de conductas agresivas”, sugiere Guila Sosman. 

 

Cuando el niño pide algún consejo es importante que los padres lo guíen por el camino de la tranquilidad y no la violencia. “Es relevante que desde pequeños los padres le muestren valores como la tolerancia, respeto y solidaridad, así como la existencia de salidas alternativas a la violencia ante un conflicto o frustración. Es decir, si un compañero los molesta y los padres le dicen que le pegue, no esperen después que cuando crezca no considere los golpes como una vía valida de resolución”, ejemplifica la experta.

Una de las características de los acosadores escolares es que tienden a no tomar en cuenta las normas y las reglas que les imponen sus mayores, ya sea en la casa o en el colegio. “El disciplinar a los niños de forma constante, con límites claros y respondiendo con consecuencias lógicas a sus acciones, va a prevenir manifestaciones agresivas”, destaca Sosman.

 

“Se ha observado que los niños que hacen bullying pueden después tener conductas delictivas o consumo de drogas, por lo tanto una intervención temprana puede prevenir conductas graves a futuro. La intervención puede consistir en pedir apoyo de profesionales, asistir a psicoterapia familiar o individual, además de intervenciones del colegio con apoderados, docentes y estudiantes a nivel del curso del niño acosador”, concluye Guila Sosman, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


¿Qué hacer con un adolescente ‘rebelde sin causa’?

Contestan de mala manera, no le hacen caso a sus padres, buscan aventuras y terminan en problemas, y confían más en sus amigos que en sus progenitores. Una psicóloga y asistente social entrega cinco claves para sobrevivir al vendaval de un adolescente problemático.

 

Ya no son niños, pero tampoco quieren ser unos aburridos adultos. Los adolescentes pasan por una gran variedad de cambios, lo que muchas veces los hace ser más conflictivos e indecisos.

 

“La adolescencia es una etapa de adaptación que transcurre entre la niñez y la vida adulta, caracterizada por la vivencia de cambios físicos, sexuales, emocionales y sociales que ocurren de manera intensa y repentina. Durante este período los sujetos deben obtener y desarrollar aquellas herramientas, competencias y habilidades que les permitan lograr una identidad propia, junto con transformarse en adultos responsables frente a la sociedad”, indica Susana Arancibia, docente del Magíster de Familia, Infancia y Adolescencia de la Universidad del Pacífico.

 

En la búsqueda de identidad propia y urgencia por diferenciarse del resto, los adolescentes son generalmente irreverentes en su vestimenta, desafiantes frente a sus padres y se validan con la opinión de sus pares. “Sus preocupaciones se centran en la apariencia física, en la forma que los demás los ven, probando por ello diferentes formas de vestir. Inician así uno de los primeros laboratorios sociales en su vida, donde la opinión de los amigos resulta ser mucho más importante que la de los padres. Su pertenencia a  grupos sociales, en términos identitarios, es vivenciado como éxito o fracaso. Parte importante de esta vinculación transcurre a través de las redes sociales, siendo esta tan importante como la interacción cara a cara”, explica la psicóloga.

 

Aunque algunos jóvenes pasan por la etapa de la adolescencia de manera tranquila, siempre hay algunos que, dado su comportamiento, son denominados ‘rebeldes sin causa’. ¿Es normal un comportamiento agresivo y desafiante a esa edad?

 

“Los adolescentes enfrentan la mayor crisis normativa de su existencia, generando en ellos ambivalencia, miedo, frustración, rabia y alegría en periodos muy cortos de tiempo. La rebeldía es un rasgo típico de la edad y se entiende como una disconformidad y/u oposición a lo establecido por los padres, profesores o cualquier autoridad. Esto incluye conductas, estructuras, ideas y valores que se manifiesta de distintas formas, ya sea verbalmente (murmurando, gritando, reclamando, etc.), o bien mediante acciones violentas tales como peleas o agresiones físicas hacia otra personas”, indica Arancibia.

 

Según la docente de la Universidad del Pacífico, se pueden distinguir diferentes tipos de adolescentes problemáticos. Están los atrevidos, que se caracterizan por intentar ser totalmente independientes, evidenciando en ocasiones conductas rebeldes de muy difícil intervención. Le siguen los aventureros, que están deseosos de probar cosas nuevas e incluso de ir más allá de la norma, lo que los deja en un terreno muy propicio para meterse en problemas. Luego los liberales, que intentan permanentemente mostrar autonomía en la toma de decisiones, creyendo además ser poseedores de la verdad absoluta. Y finalmente los críticos, que son aquellos adolescentes que expresan su  resistencia  a  todo lo que puedan oponerse, incluso ante el sentido común o la razón de los adultos.

 

Rebelde con causa

 

Tener un adolescente rebelde en casa es un gran tema familiar. Todos deben aguantar los problemas que eso conlleva, como constantes peleas y malos comportamientos. “Un grupo minoritario de adolescentes sufre problemas importantes de rebeldía, habitualmente asociados a trastornos de comportamiento, baja autoestima, mala relación filio-parental, abandono escolar y conductas adictivas (no sólo drogas)”, ejemplifica la profesora del Magíster de Familia, Infancia y Adolescencia de la U. del Pacífico.

 

Pero, ¿hay algún tipo de estructura familiar que facilite la existencia de un adolescente rebelde? “Sí. En un primer caso a nivel familiar es posible encontrar una estructura cuyos límites son difusos, lo que se manifiesta en el aglutinamiento de las relaciones, lo que de manera natural conlleva a la confusión o pérdida de jerarquía, al punto en los padres abandonan su rol para transformarse en amigos. Esta situación, si bien en un primer momento es connotada positivamente por el adolescente, en el más corto tiempo puede transformarse en uno de los aspectos más perturbadores de su existencia. Cuando un padre se transforma en amigo de sus hijos, ellos se quedan sin padre”, explica la psicóloga y asistente social, Susana Arancibia.

 

“En contraposición, también se encuentran los adolescentes que crecen en hogares donde las reglas son tan rígidas que se vuelven imposibles de superar y donde los padres comparten escasa información con sus hijos. En estos casos es habitual que los adultos se enteren tarde de las dificultades por las que atraviesan los adolescentes, quienes a menudo no confían en sus padres, ya que al no conocerlos limitan su comunicación. En esta particular organización surge el adolescente que vive su rebeldía en clandestinidad, alejado de la tutela de su familia”, complementa Arancibia.

 

Para los padres que están viviendo con un ‘adolescente rebelde’ en casa, la docente del Magíster de Familia, Infancia y Adolescencia de la Universidad del Pacífico, entrega cinco claves para enfrentar de mejor manera esta problemática familiar:

 

1.      Mantener los canales de comunicación abiertos: Los progenitores deben evidenciar el amor que le tienen a sus hijos, pero al mismo tiempo, sin perder de vista el rol de padres que les corresponde.

 

2.      Negociar y clarificar las normas de funcionamiento: En esta etapa hay una necesidad de reestablecer las reglas. Su acatamiento será mayor si el adolescente participa en la construcción de este nuevo escenario.

 

3.      Siempre permitir que el adolescente pueda expresar su punto de vista, aun cuando sea contrario al esperado: La única forma de poder ayudarlo es escuchándolo. Cada vez que esto ocurre, el joven se escucha a sí mismo, lo que le da una oportunidad riquísima de poder replantear sus ideas hasta que logre ajustarlas acorde a la persona que busca llegar a ser.

 

4.      No discutir por cosas irrelevantes: Los padres deben entender que sus hijos son personas separadas e independientes de su existencia y que, por lo tanto, es muy normal que sus actuaciones difieran de las suyas. Esto no debe ser considerado como un atentado a la autoridad de los padres, sino más bien como una señal que indica su crecimiento y desarrollo.

 

5.      No claudicar a proporcionar la protección que ellos necesitan, aun cuando la rechacen permanentemente: El rol de padres obliga a cuidar a los adolescentes, a pesar de que ellos no lo desean, abriendo caminos y ayudándolos a despegar de casa con paso seguro, teniendo claro que su partida es inminente pero, al mismo tiempo, entregando la convicción de que frente a las vicisitudes de la vida siempre estarán allí para apoyarlos.

 

 


¿Cómo elegir colegio para mi hijo?

Ansiedad, nerviosismo, dudas y miles de interrogantes respecto de cuál será la mejor educación para nuestros hijos, son parte de la vivencia de muchos padres en este época del año, cuando se ven enfrentados a elegir y postular a sus pequeños al sistema escolar.

 

En este contexto, la docente de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, analiza los motivos por los cuales los padres suelen vivir estos estados ansiosos. “Una de las principales fuentes de preocupación se relaciona a qué tan buena o no será la decisión, considerando que está en juego la educación de su hijo”, explica.

 

La psicóloga señala que la ansiedad aumenta porque en la mayoría de colegios son evaluados tanto los padres como los niños. “Esto puede generar nerviosismo al verse expuestos a la aceptación o rechazo de una institución. Se agrega que también existen temas prácticos de preocupación, como es el nuevo gasto familiar que se debe asumir con el ingreso al colegio, además de los útiles, transporte, etc.”, indica la experta.

 

Dentro de los factores a evaluar para la elección están la orientación valórica del colegio, el sistema educativo, el ranking de calidad y los aranceles, los que muchas veces hacen más difícil aún la decisión. Por ello, es esencial que los padres conversen y evalúen en conjunto cada uno de los elementos. “En esto hay que considerar el proyecto de vida y de familia que están construyendo. En este sentido, para algunas familias lo más importante puede ser la excelencia académica, el ámbito deportivo, la cercanía a la casa o el que se impartan idiomas, mientras que para otras, el aspecto principal es la religión o los valores de un colegio”, precisa.

 

En este punto, no está demás señalar que las características de la familia son un tema clave a considerar. “Por ejemplo, unos padres exigentes, que acompañan al niño en su aprendizaje y que participan del proyecto escolar, pueden estar en colegios tradicionales donde se valoren las notas y la excelencia académica, más que los vínculos con los demás o las habilidades artísticas y deportivas”, explica la especialista.

 

Para la docente de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, si bien los rasgos personales de los niños están en desarrollo en la etapa de postulación al colegio, hay elementos que pueden considerarse para la mejor toma de decisiones.

 

“Los padres pueden apreciar cómo ha sido su desarrollo hasta el momento, si éste ha sido más lento de lo esperable, dentro de los rangos normales o superior, lo que puede ayudar a seleccionar, por ejemplo, el nivel de exigencia del colegio al que se postulará”, indica la psicóloga.

 

Es por ello que hace un llamado a que más que adaptar al niño al colegio, se debe escoger un colegio adecuado para el desarrollo integral de nuestro hijo o hija. “Cómo familia debemos sentirnos representados, ya que la educación es un proceso en el que es necesario que ésta participe activamente”, recalca.

 

Saber cómo es la personalidad de nuestros niños también es un factor importante. “Al igual que el grado de maduración, la personalidad no está definida a esta edad, pues están en desarrollo, pero sí pueden presentar características diferenciales que los destacan, como por ejemplo: ser extrovertidos o tímidos, distraídos o concentrados, con intereses o habilidades especiales, etc., y dependiendo de ellas vamos a seleccionar colegios distintos. Por ejemplo, si un niño es distraído, es conveniente que esté en un colegio con pocos alumnos y atención especializada, además de metodologías activas y variadas de aprendizaje. A diferencia de esto, si es un niño autoexigente y competitivo, puede ser más adecuado que estudie en un colegio con altos estándares académicos y en el cual el rendimiento individual es importante”, comenta.

 

Finalmente, Guila Sosman dice que los padres deben tener claro que existen muchos aspectos relevantes a la hora de seleccionar un colegio, por lo que no existe la elección perfecta. “Un colegio puede que reúna la mayoría de estos aspectos, pero es difícil que los reúna todos. Dado lo anterior, es necesario determinar lo que más les importa a los padres en la formación de sus hijos, manteniendo expectativas realistas y coherentes con el proyecto de familia en general”, concluye.

 

Tips a la hora de evaluar

 

La especialista de la Universidad del Pacífico entrega algunas orientaciones para que los padres evalúen la opción correcta de colegio de acuerdo a las características propias de los niños:

 

Tomarse el tiempo necesario para conversar con los niños sobre esta nueva etapa, para responder sus dudas y calmar sus ansiedades.

En ciertos casos es útil recorrer el colegio con el niño antes de la primera visita, para prepararlo con calma.

Puede ser positivo que hermanos mayores o primos cuenten sus experiencias y que se hable del tema en familia.

No tomarse a la ligera o con poco tiempo la tarea de evaluar los colegios.

Analizar distintos factores y no solo la cercanía o costo de la matrícula.

Preguntar a otros familiares y/o amigos por su experiencia en distintos establecimientos.

No guiarse más por la infraestructura que por la calidad de la educación.

Tomar en cuenta la comunidad escolar como un todo, considerando a docentes, padres y madres, alumnos, directora, etc.


Cómo afecta el horario de clases a los niños

Todos los niños cuando inician un nuevo año escolar, deben someterse a horarios estrictos para cumplir con su rutina de estudios. Pero hasta qué punto es saludable para nuestros niños y cómo podemos mejorar la situación para que los pequeños sean más efectivos en sus clases y estudios.

 

Y es que según investigaciones realizadas por científicos británicos, éstas aseguran que el reloj biológico de los niños va atrasado en comparación al de un adulto, por lo que levantarse temprano no es una de las mejores opciones para ellos, y no por capricho personal sino que para su cuerpo es como estar despertándose en realidad dos horas antes de lo que marca el reloj.

 

Aun cuando se levantan siguen con sueño, el cual se prolonga inclusive en las horas de clase afectando de este modo su rendimiento académico.

 

De acuerdo a un estudio realizado a un grupo de jovencitos de escuelas de la ciudad de Londres, lo ideal sería que la hora para asistir al colegio sea las 10 de la mañana, tiempo suficiente para que el niño o el joven completen su ciclo de sueño y descanso.

 

Teniendo en cuenta que la realidad dista de estas recomendaciones, lo único que queda en nuestras manos, siendo nuestro deber como adultos, es llevar a los niños a la cama temprano incluso a los más grandecitos, la hora tope será las 8 pm, esperando que logren conciliar el sueño lo más pronto posible y puedan dormir un total de al menos 9 horas diarias.  


7 consejos para que los niños aprendan a comer de una forma saludable

Lidiar con los hijos cuando desde pequeños no les gusta comer, no es tarea fácil. El secreto será armarte de paciencia y armarte de cientos de trucos para que el niño se anime a probar bocado y luego incentivarlo a seguir comiendo. Pero tranquila, hoy compartimos contigo algunos tips que de seguro te ayudarán con tu ardua faena:

 

1 Dedica tiempo a sus comidas, preparar todo con antelación evitará que termines comprando comida rápida que te saque del apuro.

 

2 Llévalo a su entorno favorito, los comics, historietas o monitos que más le gusten, serán los nombres de sus platos de comida. Nombres graciosos y divertidos que lo animen a comérselo todo.

 

3 Evita a toda costa que en el colegio compre la colación, prepárasela en la casa y asegúrate de hacer apetecible y divertida, sin olvidar, obviamente, que sea saludable.

 

4 Olvídate de los menús de niños en los restaurantes, por lo general están repletos de Nuggets y papas fritas. Mejor opta por un plato regular más equilibrado y sano, y pide te lo dividan en dos, aprovechas el resto para un integrante más de la familia o lo pides para llevar.

 

5 Mucho cuidado con los jugos, yogures y dulces con alto contenido de azúcar ya que inconscientemente estarías colaborando en que padezca de pre-diabetes en un futuro, así que por favor lee las etiquetas y busca todos aquellos que no contengan más de 4 gramos de azúcar por porción.

 

6 Inscríbelo en alguna actividad física después del colegio aunque sea 3 veces a la semana, o elige mínimo 3 días a la semana para compartir con ellos y hacer algún tipo de juego al aire libre, de manera que puedan hacer trabajo cardiovascular.

 

7 Ármate de paciencia, sobretodo en el momento que comienzan a comer vegetales. Para esto es recomendable utilizar un aderezo hecho en casa a base de vinagre balsámico, limón, miel y cilantro picadito, o sea, un tipo de salsa agridulce. Juega con los nombres de los vegetales para hacerlos atractivos, traduce el poder de los vegetales verdes, por ejemplo, con la fuerza extraordinaria de Hulk u otro superhéroe. 


Conoce los tipos de “gateo” que puede hacer tu bebé

La exploración del entorno a través del gateo conlleva a que los infantes adquieran confianza en la edad adulta y evita múltiples disfunciones en la niñez. El gateo facilita la integración de información sensorial y desarrolla el sentido de socialización primaria desde muy temprana edad. Además, favorece la coordinación del cerebro con todas las partes del cuerpo y resulta de gran ayuda en la etapa escolar primaria.

 

Lo importante de detallar estos estilos, costumbres o posiciones que tu bebé adopta para movilizarse por sí solo, es entender que son normales y que no significa nada si tu hijo lo hace diferente a otros niños. Educar y corregir siempre brindándoles la libertad de sentirse cómodos y seguros, es la principal recomendación.  

 

Los niños pueden adoptar diferentes tipos de gateo, con su propio estilo, he aquí algunos de ellos:

*Clásico: consiste en desplazarse sobre las rodillas y las palmas de las manos. Es muy común que al inicio el bebé se desplace hacia atrás.

 

*Crol: se da cuando el infante se desplaza sobre su barriga moviendo los brazos y piernas.

 

*Croqueta: el bebé se desplaza de manera lateral con todo el cuerpo.

 

*Culeteo: consiste en el desplazamiento de forma sentada dando pequeños saltos, con una pierna flexionada y la otra totalmente estirada.

 

*Gato: los bebés andan sobre las palmas de las manos y pies a modo de puente.

 

*Serpiente: en este estilo el bebé se desplaza haciendo eses con la barriguita un poco elevada.


¡Cuando tu hijo no quiere comer!

Cuando los niños están cerca de alcanzar su primer año de vida, la escena de la madre o el padre luchando para darle de comer comienza a volverse parte de la rutina diaria. En muchos casos, un fuerte sentimiento de frustración acompaña a los cuidadores del pequeño en estos episodios. La razón es que el padre o la madre sienten que si no pueden alimentar a su hijo están fallando en su rol por no lograr que el pequeño coma.

 

Durante el segundo año de vida el crecimiento de los niños es mucho más lento; unos 9 cm de alto y un par de kilos aproximadamente. Según los cálculos de los expertos, los niños de año y medio comen solo un poco más que los de nueve meses, y los padres, que no están informados de este hecho, piensan que si con un año su bebé come tanto, con dos comerá el doble. El resultado es un conflicto inevitable y violento entre los padres y los niños.

 

Recuerda que se come por necesidad, no por obligación. El hambre, que es la normal demanda de alimento, es diferente al apetito, que es el normal deseo de satisfacer el gusto. La conducta alimenticia de los niños necesita una guía desde que son pequeños, y nadie mejor que la madre o el padre para valorar este hecho de gran importancia en el crecimiento físico y emocional de su hijo. Sin embargo, guiar no quiere decir pasar por encima de los límites del pequeño en relación a la comida.

 

Cuando llega la hora de comer, es importante considerar que los bebés lo hacen, en relación a su tamaño, mucho más que los adultos. Durante el primer año, los bebés engordan y crecen más rápido que en ninguna otra época de su vida extrauterina. Alrededor del primer ciclo de vida, la velocidad de crecimiento disminuye y, por ende, la necesidad de alimento. Algunos niños dejan de comer con la misma frecuencia a los nueve meses, y otros hasta el año y medio o dos años.

 

Lo cierto es que no hay nada de qué preocuparse siempre y cuando estos cambios ocurran de forma gradual y sin llegar a los extremos con una situación crónica, como dejar de comer por completo durante varios días, de ser así lo recomendable es visitar a un especialista inmediatamente.

 


5 herramientas de apoyo para enseñar a tu hijo a ir al baño solo

No hay un tiempo establecido para que el niño aprenda a ir al baño solo, cada niño tiene su propio ritmo. En general puede llevar de 15 días a 1 mes y medio lograr el objetivo, pero este proceso se debe realizar sin interrupciones, porque si no, no se verán los avances.

 

En este proceso de aprendizaje deberás hacerte de herramientas, acá te recomendamos algunas:

 

Inodoro de entrenamiento

Es una evolución de la bacinilla tradicional, posee diseños atractivos, en ocasiones con sonidos, que permiten al pequeño practicar el uso del WC.

 

Aro reductor

Para no sentarlos directamente en el inodoro, se les puede adaptar una tapa reductora para que se sienten con mayor comodidad.

 

Banquillo

Ayuda a que se suba con más facilidad y que sus piernas no queden suspendidas en el aire.

 

Pañales

Son necesarios si se está fuera de casa para prevenir algún accidente. De igual manera se pueden utilizar en las noches para que no mojen la cama.

 

Juguetes

Otro recurso de entrenamiento es el de los muñecos o monitos que hacen pipí, los cuales se pueden ofrecer a los pequeños para pedirles que le “enseñen” a su juguete cómo ir al baño solos.

 


Los peligros de exponer a los niños en televisión

La presencia de niños en programas de televisión es una moda que se extiende a todos los países y que para muchos es la oportunidad para que los padres muestren con chochera los talentos de sus retoños.

 

Si bien su inclusión no es algo nuevo - basta recordar famosos espacios de los ´80 en Chile como el Clan Infantil de Sábados Gigantes o ¿Cuánto vale el show? Infantil–, la exposición que logran los pequeños en la pantalla chica hoy es mucho mayor con las redes sociales y para algunos es abiertamente cuestionable.

Es lo que sucede con espacios como Honey Boo Boo o Princesitas, el polémico programa norteamericano que pone en competencia de belleza a niñitas por categoría desde cortos meses de vida, las que se ven expuestas a bronceados, extensiones, exagerados maquillajes, tacones y vestuario inapropiado para su edad.

 

“El hecho de que niñas y niños participen de programas de televisión es bastante polémico y complejo, ya que se entrecruzan algunas temáticas como son los derechos de los niños y niñas, la legislación laboral y la psicología del desarrollo, entre otros”, comenta docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman.

 

En este sentido, la psicóloga explica que “la infancia exige algunos principios mínimos para facilitar un desarrollo integral, como es tener un entorno familiar adecuado, apropiada alimentación, educación y salud, además de un entorno social en el que desenvolverse. Ese desarrollo se puede ver perjudicado si los niños son ubicados en un contexto distinto al habitual para su edad, en el cual se les exija actitudes o comportamientos que superen sus capacidades.

 

A ello se añade la realidad de que en muchos programas se agrega el factor estrés en los pequeños. “Por ejemplo, en los programas de concurso, además de que el niño desarrolle y exhiba una habilidad especial, como puede ser la de cocinar en Master Chef, queda expuesto a la presión de la competencia, además del estrés de tener que responder ante sus padres, pares y productores de televisión, sin dejar de lado que quedan expuestos ante los medios de comunicación. Lo anterior puede ser excesivo para un niño que no posee aún el desarrollo emocional para tolerar tal presión, dado que recién está configurando su identidad y autoestima, que es frágil y puede verse alterada por estos eventos”, advierte.

Por otra parte, Guila Sosman hace un alcance respecto a los extensos horarios y exigencias laborales de la televisión, que se suman a otras obligaciones propias de los niños. “Ya deben cumplir con los requisitos académicos de sus respectivos colegios y podremos notar que puede ser demasiado para cualquier niño. Por otra parte, actividades esperables de la infancia como es socializar con sus pares, hacer travesuras y jugar, quedan postergadas o anuladas, lo que trae como consecuencia una vivencia de la infancia incompleta y esto se observa fácilmente cuando estos niños se convierten en adultos y dicen ´no tuve niñez´ o ´me faltó disfrutar mi infancia´”, indica.

 

Importante también a considerar es el aspecto que tiene que ver con los derechos de los niños y la eventual remuneración que ellos reciben por su trabajo. “El trabajo de los menores de edad no debe configurarse en el sustento familiar y lo recomendable es que este dinero sea guardado hasta que el niño pueda utilizarlo en su mayoría de edad. De lo contrario, para el niño existe una presión más a la cual no está preparado para responder, que sería ser el sustento material de su familia, responsabilidad que sólo le compete a sus padres o cuidadores”, precisa la especialista.

 

Por último, señala que como sociedad y como padres debemos estar atentos a los programas en los que se incluyen menores, ya que existen algunas propuestas televisivas que van en contra de valores y derechos fundamentales. “Una muestra de esto es el programa Princesitas, en el cual se  adultizan a las niñas que deben arreglarse como mujeres para concursar en un certamen de belleza. Además, este tipo de concursos presenta a las niñas y mujeres como objetos, ya que se les valora esencialmente por su aspecto físico, lo que está a la base de la promoción y perpetuación de la violencia contra las niñas y mujeres alrededor del mundo”, sentencia.

Sin embargo, no todo es negativo. “Un punto positivo podría ser que el niño puede mostrar, desarrollar y perfeccionar alguna habilidad o destreza por la cual fue seleccionado y esto podría ser provechoso para el propio niño, mientras lo haga por su propio interés y motivación”, concluye la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico. 


Llegó marzo: tips eficaces para evitar contagios de vuelta a clases

Llegó marzo y con el inicio del año escolar se reactiva en los padres la preocupación por el peligro de contagio de sus hijos durante los primeros días de clases. Por ello, Kimberly-Clark, compañía líder mundial en el desarrollo de productos descartables para la salud, higiene y cuidado personal, propone activar un eficaz protocolo para el cuidado de la salud de los niños: un correcto lavado de manos y medidas concretas para prevenir los accesos de tos y estornudos.

Entre los virus más comunes en los jardines infantiles y colegios se encuentran los responsables de enfermedades infecciosas como resfriados, dolores de garganta, tos, vómito y diarrea. Se ha establecido que un niño  puede sufrir en promedio ocho resfriados al año y estar cerca de 28 días con síntomas de resfrío durante cada temporada escolar.

 

Estos virus se contagian a través de la tos o los estornudos y pueden permanecer entre 6 y 8 horas en objetos, picaportes, teclados y cuadernos, entre otros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los gérmenes que contaminan las manos son los mayores causantes de estas enfermedades y también de otras mucho más graves como la Hepatitis A. Un correcto lavado de manos es una de las principales medidas de prevención para evitar los contagios.

 

Para evitar contagiarse y eliminar hasta el 99% de los microorganismos, Kimberly-Clark Professional, la división especializada de Kimberly-Clark, recomienda seguir siete simples pasos:

 

  1. Humedecer las manos con abundante agua.
  2. Aplicar jabón.
  3. Refregar las manos de 20 a 30 segundos.
  4. Utilizar agua para retirar el jabón.
  5. Secar las manos con toallas de papel.
  6. Tirar las toallas descartables en el cesto de basura.
  7. Complementar el lavado con alcohol en spray.

Asimismo, ante los accesos de tos, es importante:

 

  1. Cubrirse nariz y boca con un pañuelo descartable al toser o estornudar.
  2. Usar el tarro de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados y nunca reutilizar o guardar el pañuelo.
  3. Higienizar las manos.
  4. Mantener los escritorios de los colegios, de los lugares de trabajo y de la casa limpios y desinfectados.

 

Tanto el lavado de manos, como cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar representan medidas preventivas efectivas que es fundamental seguir incentivando para cortar la cadena de transmisión de gérmenes y así evitar la propagación de enfermedades que atentan contra la salud y bienestar.


Protege a tus hijos de la varicela

La varicela también es conocida en otros países de Latinoamérica como lechina, es una enfermedad altamente contagiosa. Las personas que la padecen desarrollan ampollas en todo el cuerpo que les genera picazón, como también cansancio y fiebre.

 

La mayoría de los niños que contraen varicela se recuperan completamente en una semana. Pero aunque parezca inofensiva puede resultar grave, incluso mortal, para los bebés, adolescentes y adultos, en especial las mujeres embarazadas. La mejor manera de combatirla es la prevención, vacuna oportunamente a tus hijos. El riesgo de padecerla será mayor si no has sido vacunado y si nunca en tu vida has manifestado signos de la enfermedad.

 

Aunque es común en niños menores de 10 años, tanto adultos como ancianos pueden contagiarse. La varicela puede ser grave en personas con sistemas inmunológicos debilitados, o que reciban tratamiento contra el cáncer.

 

Se propaga por contacto directo, tocando o inhalando las partículas del virus que provienen de las ampollas, y a través de estornudos.

 

La mejor manera de prevenir la varicela es mediante la vacuna, recomendada especialmente para pacientes con afecciones cutáneas. Además mientras tú o tu hijo se vacunan estarás protegiendo a otras personas de tu entorno.

 

Los niños deben recibir la primera dosis de la vacuna contra la varicela entre los 12 y los 15 meses de edad y la segunda entre los 4 y 6 años. Las personas mayores de 13 años que nunca hayan manifestado signos de la enfermedad deben recibir dos dosis con un intervalo de al menos 28 días. Para mejor información consulta a tu médico.


Reconozca las señales de maltrato infantil

Conmoción ha causado el caso del niño de un año y dos meses que fue mordido en el Jardín Infantil Play Garden de Santiago Centro. Una especialista de la Universidad del Pacífico explica aquellas señales de maltrato infantil a los que debemos estar atentos.

 

El Servicio Nacional de Menores (Sename) anunció que interpondrá una querella contra quienes resulten responsables de las lesiones sufridas por un infante, tras asistir a su primer día en el Jardín Infantil Play Garden. Aunque el pequeño estuvo apenas tres horas en el recinto, volvió a su casa con ocho mordidas de gran magnitud, lo que llevó a sus padres a constatar lesiones y a hacer la denuncia respectiva.

 

Aunque este episodio es horroroso, la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, aclara que contrario a lo que muchos piensan, “el maltrato infantil ocurre principalmente en el contexto familiar, por conocidos o los mismos familiares”.

 

Sin embargo, el mayor temor de los padres es a los riesgos que corren sus hijos cuando quedan al cuidado de terceros, por lo que es importante estar atentos a cualquier signo que nos indique la posibilidad de maltrato infantil. “Cuando son bebés, nuestros hijos no saben hablar y expresar lo que les sucede, por lo tanto es difícil darse cuenta si está sufriendo de algún tipo de vulneración. Dado lo anterior, no existen indicadores que por sí solos nos hablen de maltrato, pero sí nos pueden alertar en caso de que esté ocurriendo alguna situación perjudicial para nuestro bebé”, señala la especialista en atención y evaluación psicológica de personas víctimas de expresiones de violencia y vulneración de derechos.

 

La primera señal en los niños menores de un año es el llanto. “Si percibimos que un bebé llora incesantemente y es muy difícil de consolarlo, y se han descartado las necesidades básicas como hambre, sueño, etc., debemos preocuparnos, Si el niño es muy difícil de calmar o presenta irritabilidad extrema, debemos ver la causa de esto para estar seguros de que no está sufriendo de algún daño”, advierte la psicóloga.

 

“En las guaguas también existen otros indicadores que hay que atender, como cambios en la coloración de la piel, respiración trabajosa, abundantes temblores o sobresaltos, hipertonía o tono desigual, entre otros. En este sentido, podemos observar que el bebé ante ciertos estímulos sobre reacciona, pudiendo parecernos que es asustadizo o que tiende a evitar la mirada directa de algunas personas, a través del movimiento descontrolado de los ojos o de colocar su cuerpo rígido. Si además estas conductas aparecen especialmente con una persona, hacia quien se observa un especial rechazo, es importante que indaguemos qué puede estar pasando”, agrega.

 

Ahora, cuando los niños son un poco mayores, hay que observar señales distintas, pero todavía de orden no verbal. “Entre 1 y 2 años, los niños aún no cuentan con el lenguaje necesario para expresar todo lo que les ocurre, pero se pueden manifestar a través de conductas de descontrol emocional, como rabietas o llanto sin motivo aparente, miedos injustificados, rechazo o llanto ante cierta persona o lugar y actividad desorganizada. Esto último se relaciona con cambios abruptos de actitud o actividad sin una explicación aparente”, precisa Sosman.

 

Cuando los niños ya pueden verbalizar y logran decir lo que les ocurre, la docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico explica que, en general, lo hacen con mucho temor y es bueno no culpabilizarlos y creerles inmediatamente lo que nos cuentan. “También pueden presentar ecopresis o enuresis, es decir, dificultades en el control de la orina o el esfínter, además de conductas similares a las mencionadas en etapas anteriores, como es la irritabilidad y el descontrol, sumado a conductas violentas hacia los pares o, por el contrario, aislamiento y sumisión ante los compañeros y otras personas significativas”, puntualiza.

 

Preguntas clave

 

¿Qué preguntas deben hacer los padres a los niños para indagar la existencia de maltrato? Guila Sosman es clara: “Lo mejor es preguntar de forma tranquila, clara y sencilla, con la menor cantidad de rodeos posibles. Se le puede decir al niño la importancia de confiar en los papás y que deben contar si algo o alguien les produce temor o incomodidad. También es bueno enseñar a los niños a confiar en sus propias sensaciones e intuiciones, y si éstas les advierten de molestia o temor, deben confiar y contarle a sus padres”, indica.

 

“En este sentido, es fundamental detener la situación de abuso o maltrato que está viviendo el niño y poder manifestarle que no es su culpa, sino que su cuidado está a cargo de los adultos responsables y que son ellos quienes deben garantizar su bienestar”, agrega. 

 

En el caso de los niños que efectivamente han sido sufrido maltrato, la docente dela Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico dice que los tratamientos más frecuentes son la psicoterapia a nivel individual o familiar de índole reparatoria, que busca restaurar el equilibrio emocional del niño víctima de maltrato.

 


Ventajas y desventajas del homeschooling

La gran mayoría de los niños chilenos ya tuvo su primer día de colegio. Sin embargo, se calcula que cerca de un millar no vivirá esta experiencia, ya que simplemente estudiará en su casa. Especialista de la Universidad del Pacífico comenta los pro y los contra del llamado homeschooling.

 

Hace un par de siglos a nadie le habría llamado la atención decir que sus hijos estudiaban en su casa, ya que era la forma natural de educar a los niños. Sin embargo, a comienzos de la década del ’80 esta antigua forma retomó su popularidad en Estados Unidos a través del homeschool o homeschooling, lo que poco a poco también ha ido ganando adeptos en nuestro país.

 

Si bien el Ministerio de Educación de Chile promueve que los niños se incorporen al sistema formal de educación, muchas familias han optado por no enviar a sus hijos al colegio y educarlos ellos mismos. Los niños estudian “puertas adentro”, a su propio ritmo, y posteriormente validan su aprendizaje a través de exámenes libres.

 

“Como punto positivo se puede establecer que existe un gran compromiso de parte de los padres que eligen el homeschooling, que implica una educación más individualizada y que responde a la particularidad de ese niño o niña, a diferencia de lo que ocurre en los colegios, donde hay un gran número de alumnos por sala y la misma metodología y contenidos para todos”, señala la docente de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman.

 

La psicóloga indica también que esta opción brinda a los niños la oportunidad de estudiar en un contexto seguro, en el cual está protegido de varias eventualidades, como es el contagio de enfermedades o el bullying. “Además como padres garantizamos una educación especialmente pensada para nuestros hijos, la cual se ajusta a sus necesidades particulares. Este es el caso, por ejemplo, de niños que destacan como deportistas, cantantes o bailarines, quienes dedican una gran cantidad de tiempo al desarrollo de su habilidad y por tanto sus tiempos y prioridades difieren de las de sus pares”, comenta.

 

Asimismo, el homeschooling es una excelente opción para los niños con enfermedades crónicas. “Puede ser una buena alternativa la educación en casa, sin dejar de lado el propiciar espacios de socialización con niños y niñas de su edad. Por otra parte, existen iniciativas en los hospitales, en el contexto del programa Chile Crece Contigo, que tiene como objetivo la escolarización en el ambiente hospitalario, cuando los niños y niñas deben permanecer periodos largos internados. Esta iniciativa se puede reforzar con el estudio en casa, para que el niño o niña que sufre de alguna enfermedad no quede sin escolarización”, plantea.

 

Si bien educar a los niños en casa es válido y legal en Chile, hay algunos aspectos negativos a considerar. “Puede ser que al no asistir al colegio, el niño tenga menos espacio de socialización con otros niños de su edad. Esto puede limitar el desarrollo de ciertas habilidades sociales, como la resolución de conflictos, adaptación y tolerancia a distintas formas de pensamiento y de vida, además de su integración adecuada posteriormente a la educación superior o al ámbito laboral”,  indica Guila Sosman.

 

Por otra parte, como la educación en casa no es una práctica común en Chile, puede que el niño o niña se sienta diferente a sus pares. “Esto puede impulsar a que presente obstáculos al momento de postular a la universidad o posteriormente en el ámbito laboral, no obstante, en la medida que este sistema de enseñanza sea más difundido socialmente y sea validado con investigaciones científicas en el ámbito pedagógica, mayores posibilidades tendrá de ser una opción válida y conocida para los padres”, concluye la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


¡El peso excesivo en las mochilas de los niños puede tener graves consecuencias!

Las lesiones por el peso de las mochilas son una de las cusas por las que los niños y adolescentes sufren de lumbalgia.

 

El regreso a clases es sinónimo de alegría y entusiasmo para los más pequeños, no solo porque enfrentan nuevos retos, sino que además es la oportunidad de lucir todos sus nuevos accesorios, cuadernos, mochilas o bolsos, incluso de sus personajes favoritos. Pero uno de los problemas puede ser la mochila escolar, este es uno de los elementos que genera mayor número de lesiones debido a la cantidad de útiles que se guardan dentro, además del tamaño un tanto exagerado de algunas mochilas.

 

La Organización Mundial de la Salud detalla que una de las principales causas de muerte en niños y adolescentes ocurre por lesiones intencionales o no, las cuales causan un cambio en la morfología del cuerpo, ya sea de manera interna o externa. A esto añade que son diversos los tipos de lesiones como son las producidas por accidentes de tránsito, ahogamiento, quemaduras, caídas, intoxicación con algún producto doméstico o por la carga de peso excesivo.

 

Aunque no existen estudios que vinculen los dolores de espalda con el uso de la mochila escolar, la mayoría de los niños presentan quejas por las constantes molestias que le genera el peso excesivo que llevan dentro. Aunado a esta situación, se sabe que las malas posturas adoptadas durante las horas de clase también son un factor determinante para los dolores.

 

El peso de la mochila debe ser equilibrado, y no debería superar los dos kilos; si observas en el niño que un hombro está más bajo que otro, es porque el peso del bolso no está bien equilibrado. Además, las mochilas deben mantenerse 5 cm arriba de la cintura.

 

Una de las opciones que existen en el mercado actual son las mochilas con ruedas, esta sin duda será ideal para llevar al colegio ya que la fuerza que se aplica es mucho menor, y no tendrá ningún impacto sobre la espalda.


¿Cómo prepararse para la llegada al colegio del primer hijo?

Llegó la hora. Esta semana es la entrada oficial a clases y el miedo, la ansiedad, el estrés y la angustia ante la separación son sentimientos comunes que se presentan entre los padres que enfrentan la entrada al colegio de su primer hijo.

“Esos sentimientos se dan por la separación. Porque ir al colegio implica sacar al niño o niña de una situación familiar protegida y contenida al mundo exterior. Lo exterior en este caso es lo distinto y, en térmicos atávicos y muy primitivos, en lo otro y lo diferente está siempre lo malo y lo feo. Entonces da la sensación de que si está conmigo lo puedo proteger de mejor manera que si está en otro lugar que no sea yo”, señala Carmen Gutiérrez, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

En ese contexto nacen una serie de preguntas, dudas y expectación ansiosa. “Si será bueno que vaya a esta edad, si será bueno este colegio, en este horario, si debiese estar yo más tiempo con él, si será capaz de adaptarse o llevarse bien con los demás niños, si la profesora será buena e incluso hasta preguntarse si ´soy un buen padre´, son cosas normales por las que pasan estos papás primerizos”, aclara la psicóloga.

La especialista plantea que esta ansiedad no necesariamente disminuye porque nuestros primeros hijos hayan asistido o no al jardín infantil. “Podría ser que sí, porque de alguna manera se pasó por la experiencia y se conoce cuál podría ser el proceso de adaptación a esta nueva etapa de vida, pero no nos olvidemos que es distinto el jardín infantil en términos de ubicación, de tareas y jornadas de lo que implica un colegio. Entonces, aunque habría una experiencia conocida y familiar, hay otros elementos que lo hacen nuevo, lo que podría generar otros focos de preocupación y de ansiedad”, indica.

 

Carmen Gutiérrez sugiere que “la mejor manera de enfrentar esta nueva situación es que los padres lo hagan lo más acompañado y conversado posible con sus parejas, dando un espacio de contención, de escucha y de normalidad a todo esto. Y asumir los sentimientos que pudieran pasarles y que fueran complejos y difíciles como parte de un proceso y que, por lo tanto, va a pasar”.

 

Para la psicóloga, esta manera de comportarse es relevante, ya que si los padres están ansiosos y asustados, la transmisión de seguridad será una mentira. “Lo ideal es que si uno es padre primerizo y los niños irán al colegio por primera vez, hay que asumir que eso que te pasa es muy normal, que es lícito y válido. Por lo tanto, no hay que complicarse con lo que te está pasando y hay que conectarse con ello y, desde ahí, hablarlo lo más honestamente con tu pareja o con tus amigos y familiares, de modo que ellos te ayuden a elaborarlo y procesarlo. Lo peor que te puede pasar es que uno se haga el loco y decirse que no pasa nada, porque eso podría además significar un cierto nivel de presión y tensión”, advierte. 

Además, la docente de la U. del Pacífico dice que es importante saber que cada situación o ciclo de vida que el hijo mayor de la familia comienza, también se corresponde con un ciclo de la familia diferente. “Es como una etapa de crecimiento, es decir, así como crece el hijo, supone un crecimiento en la pareja y en la familia en su conjunto. Los padres tienen que también enfrentar nuevas demandas y desafíos. Ya no son los padres de una guagua sino de un niño escolar, lo que implica un reacomodo en la familia y en la pareja. Entonces no es menor y es necesario prepararse para estos ritos de transición y asumir que va a haber una tensión, porque el hijo irá al colegio y también estará dado porque ellos como pareja ya no serán los mismos”, precisa.

 

¿Cómo manejar la ansiedad para no transmitirla al niño?

 

En primer lugar, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, dice que lo peor es hablar con ansiedad. “Si se le habla al niño ansiosamente, más que una medida de precaución, se le estará diciendo que el mundo es un lugar amenazante, hostil y lo más probable  es que los niños capten la tonalidad emocional, y eso es lo que queda en ellos más que el contenido. Por lo tanto, lo más sano es hacerse cargo de lo que de verdad nos pasa, contándole lo que me pasa y preguntándole que le pasa a él”, enfatiza.

 

Dentro de este trabajo de preparación, la especialista comenta que es bueno que los padres conozcan el lugar donde estudiarán sus hijos en forma previa. Y no sólo ellos, sino que el hijo, porque da más confianza y seguridad, y te evitas el impacto de una situación nueva”, indica.

 

También es recomendable relacionarse con los profesores, pero advierte que ello dependerá del estilo y modelo pedagógico del lugar de estudios, el que le confiere más o menos participación y espacio a los padres. “Pero sí me parecen importantes cosas básicas como presentarse y plantearles si hay situaciones de vida distintas que está viviendo la familia, como la muerte de una mascota, cambio de casa o cosas con familiares determinadas. Son cosas importantes que deben informarse a los profesores, porque en el caso de los primeros ciclos, forma parte a la adaptación del niño a la vida escolar y ésta se hace cargo en parte del proceso de transición. Entonces, si los profesores están lo más al tanto posible de la realidad del niño, como tener una alergia, o condición celíaca o situaciones de vida que podrían cambiar el ánimo del niño, mientras más informado esté el colegio de esa situaciones, más protegido y acompañado podrá estar”, puntualiza.

 

Carmen Gutiérrez recomienda finalmente trabajar con los mismos niños su propio proceso de adaptación. “Preguntando cómo les fue, cómo se sintieron, qué cosas pasaron y dándoles espacio si se ponen asustados y nerviosos, verlo como algo que ocurre en forma usual. También nosotros como adultos, cuando hemos vivido situaciones de cambio, incluso cambios positivos, nos generan ansiedad. Ello, porque cualquier situación de cambio de cualquier persona es en sí misma una situación ansiógena. Por lo tanto, pretender que ésta no sea una instancia generadora de ansiedad es iluso”, concluye la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


¿Cómo preparar la vuelta al colegio?

Durante los últimos días del mes de febrero, la mayoría de los chilenos vuelve de sus merecidas vacaciones y comienza la preparación para retomar la rutina de los hijos en edad escolar.

Para poder afrontar este momento de la manera más apropiada, la Directora de la Escuela de Psicología de Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, señala que lo ideal para romper la rutina veraniega es que los padres conversen con sus hijos sobre el cambio que viene más adelante. 

“Si estamos hablando de niños escolares y menores de edad, el pensar que ellos estarán preparados para la vuelta a clases de manera independiente y autónoma es poco realista, porque ellos no tienen la capacidad de proyectarse en forma cabal. Los niños lo que sí pueden proyectar es que podrán volver a juntarse con su amiguito o amiguita. Entonces, el tema de la preparación para la vuelta al colegio es una tarea cuya responsabilidad recae en los hombros de los padres y no en los niños”, aclara la psicóloga.

 

Eso significa que son los padres quienes deben estar informando previamente a los niños  sobre que lo que implica en términos concretos la vuelta a clases. “Es decir, los padres deben plantearles de qué manera su rutina cotidiana se va a ver afectada y proyectarles cómo va a ser su rutina más adelante, en relación a la hora de acostarse y de levantarse, por ejemplo. Debe plantearse como hecho real y en términos concretos lo que viene más adelante, lo que muchas veces implica otorgar funciones y responsabilidades al interior de la familia, con la colaboración de los hijos mayores”, indica la experta.

 

Sobre cómo adelantar estas rutinas en vacaciones, Carmen Gutiérrez asegura que lo mejor es partir sólo con lo más básico, que es asumir los nuevos horarios. “En este tiempo que queda de vacaciones es bueno ir acortando los horarios de trasnoche de los niños, para que se vayan acostumbrando a acostarse y levantarse más temprano”, precisa.

Espacios de acuerdo

 

Muchos padres creen que siempre es importante llegar a acuerdos con sus hijos, pero la psicóloga advierte que dentro de la responsabilidad y rol paterno esto no siempre debe ser así. “Creo que hay acuerdos que no lo son, porque deben ser imposiciones de los padres. O sea, no todo debe ser negociable, ni transable ni definible por los niños. Hay ciertos espacios y cosas que deben ser definidas por los padres. Lo único que se debe negociar es la forma en que se implementa la norma definida por los padres, pero no la norma en sí”, indica la especialista.

 

Dentro de esta línea, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico  explica que “por ejemplo, no es transable aquello que se relacione a actividades que permiten funcionar en la vida cotidiana, como es la hora de acostarse y de levantarse, si se toma o no desayuno, o lo que se lleva colación, porque son ciertas cosas que afectan lo necesario para procurar el máximo bienestar posible de ese niño para que esté en las mejores condiciones para ir al colegio”.

 

Consciente de que esta adaptación a la rutina escolar puede provocar cierta rebeldía e irritabilidad en los menores, Carmen Gutiérrez enfatiza en la necesidad de que los padres o los adultos significativos le den la confianza y seguridad a los niños en relación a los recursos o capacidades que los mismo niños poseen para enfrentar adecuadamente esta nueva situación. “No hay que asustarse por el estrés de la vuelta a clases, porque es lo esperable, al igual que lo que sucede con el cambio de casa, de colegio o de profesor. Un niño estresado no es un niño enfermo, sino que es una respuesta natural del ser humano frente a una situación que de alguna manera evalúa o percibe que lo sobrepasa. Retomar la rutina será solo cosa de tiempo”, concluye la Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


Claves para elegir el mejor uniforme escolar

Nada peor para una mamá que tener que andar a mitad de año buscando uniforme escolar. Y es que la vestimenta con que los niños van al colegio debe enfrentar cinco días a la semana no solo las clases, sino también los juegos, recreos y actividades extraprogramáticas, que conllevarán más de alguna mancha de tempera, barro o colación. ¿En qué debemos fijarnos al momento de ir en busca del mejor uniforme escolar, para tratar de que pase la prueba del primer semestre?

Para comprar un uniforme que dure todo un año es vital considerar la calidad de las telas y la confección, con costuras reforzadas en algunas zonas. Para eso es mejor confiar en marcas que ya la persona ha utilizado y las cuales ha comprobado que usan buenos materiales y tiene buenas confecciones”, aconseja Alejandra Pérez, docente de Diseño de Vestuario y Textiles de la Universidad del Pacífico.

 

El pantalón suele ser uno de los ítemes más problemáticos, ya que es habitual que se descosa rápidamente a causa de los juegos infantiles en los recreos. “Es fundamental fijarse en que la costura del pantalón esté reforzada en el tiro, en la entrepierna. En cuanto al cierre, sean metálicos o plásticos, se recomienda que no sean muy tiesos al tomarlos”, explica la experta en confección de vestuario.

Sobre las camisas o blusas, la docente de la Universidad del Pacífico asegura que no hay mejor método que hacer que el escolar se la pruebe antes de pasar por la caja. “Las camisas para escolares deben ser elegidas según las tallas correspondientes a su edad (6-8-10-12, etc.) o S-M-L, y no con medidas de adulto como 15, 15 ½.  Lo mejor es que se las prueben, para tener la certeza de que la medida corresponde efectivamente a la talla del alumno, porque diferentes fábricas emplean distintas tablas de medidas. En la actualidad el tallaje no se encuentra totalmente unificado y por ello es necesario probar siempre la ropa. Si la camisa le quedó larga o corta, es algo que se puede ajustar posteriormente, pero es más difícil si el cuello tiene problemas, porque es complicado modificar esa parte de la prenda, ya que requiere de máquinas especiales”, indica Pérez.

Finalmente, para que el uniforme escolar resista y dure todo el año es necesario fijarse en las indicaciones de lavado. “Siempre hay que fijarse y respetar las indicaciones que trae cada prenda para el lavado, observando la respectiva etiqueta, la que debe señalar si el lavado se debe efectuar a mano, en lavadora o en seco, el nivel de temperatura del agua, si se puede o no usar blanqueador y el ciclo a utilizar en la secadora (rápido o lento). Para el planchado también se debe observar el grado de temperatura señalado en la etiqueta. Es recomendable que la ropa blanca sea lavada separada de la de color, idealmente en agua tibia, con el propósito de soltar la suciedad; pero insisto, hay que fijarse en las especificaciones de la etiqueta”, concluye Alejandra Pérez, docente de Diseño de Vestuario y Textiles de la Universidad del Pacífico.


Muguet oral: atentas con la boca del bebé

El muguet oral, también conocido como candidiasis bucal, es una infección en la boca del bebé, causada por un hongo llamado candida albicans, que se presenta especialmente en recién nacidos y niños hasta los seis meses.

 

Se manifiesta a través de la aparición de una capa blanca que cubre toda la lengua del infante, y que en casos más graves, llega hasta el paladar y la parte interna de las mejillas.

 

El muguet luce compacto y con un aspecto algodonoso, que parece yogurt o leche cortada, a veces con manchas semi amarillas.

 

No es grave, pero sí es importante que los padres sigan el tratamiento adecuado para evitar complicaciones molestas.

 

El tratamiento para combatir el muguet oral consiste en aplicar directamente sobre las lesiones una sustancia antifúngica, que tiene el mismo efecto que tienen los antibióticos sobre las infecciones bacterianas. Los expertos suelen recomendar miconazol o nstatina tópica.

 

Para ello se impregna una gasa estéril o un bastoncillo de algodón con el fármaco, y se aplica dando pequeños golpecitos en las áreas afectadas. Por lo general se suelen recomendar tres o cuatro aplicaciones al día durante 7 a 10 días. Para que el tratamiento del muguet oral sea más efectivo es mejor administrarlo media hora antes de la comida o inmediatamente después de ésta.


7 consejos para crear hábitos alimenticios saludables en tus hijos

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de pedir el alimento y en la percepción que tienen de la comida. Por eso, te traemos estos consejos que te ayudarán a fomentar correctos hábitos alimenticios en los más pequeños de la casa:

 

1 Ambiente agradable

La hora de la comida debe ser interesante y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo si no termina su plato.

 

2 Cambia su percepción

Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de alimentos dentro del mismo.

 

3 Fomenta su autonomía

Puedes motivarle a poner la mesa, dejar que él mismo sirva su comida, que tenga poder de decisión sobe sus gustos alimenticios.

 

4 Enséñale a comer en familia

Siempre que puedas, permítele que coma en familia, para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando sus conductas.

 

5 Fomenta la alimentación equilibrada

Permitirle escoger su menú. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para acostumbrar su paladar a distintos sabores.

 

6 Evita complacencias y exquisiteces

La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario: alimentarse para crecer y tener energía.

 

7 Ofrécele solo lo que necesita

No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimentos que los adultos. Deja que él decida y coma lo necesario para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos. 


¿Estás lista para tener otro hijo?

Nadie más que tú puede responder a esta pregunta, y hay mucho que considerar para tener una respuesta definitiva. Tu decisión debe incluir una gran cantidad de planificación y esfuerzo de tu parte, como por ejemplo, cuándo dejar de usar el método anticonceptivo que estás usando, la cantidad de tiempo que necesitas para dejar de trabajar y tus objetivos laborales previamente planteados, y sobre todo tener claro si te sientes apta para comenzar de nuevo a criar un niño.

 

Algunas madres están a favor de esperar varios años más, antes de un segundo bebé en casa. De esta manera, tus otros hijos habrán disfrutado mucho tiempo de ti y pueden entender la situación, incluso puedes hablar con ellos sobre el efecto que un nuevo miembro en la familia podría tener.

 

Por otra parte están las que piensan que el tener a sus hijos con pocos años de diferencia entre sí les asegura que van a ser compañeros de juego e incluso compañeros de vida, además de evitar criar niños cuando ya tienen cierta edad, lo que les da cierta flexibilidad con la pareja pudiendo planificar nuevas aventuras cuando ambos aún están jóvenes y con los hijos grandes.

 

Sin embargo, muchos especialistas comentan que es aún más difícil tomar la decisión de tener un primer hijo, ya que se sabe que este hecho cambiará por completo la vida actual.

 

Con cada nuevo hijo, tendrás que pensar en qué forma el bebé va a afectar tu estilo de vida, tus finanzas, el trabajo, las relaciones y, por supuesto, tus otros hijos. Más allá de escuchar las experiencias de tus amigas o familiares, también debes plantearte tus decisiones propias, qué hacer es una respuesta que definitivamente tú y tu pareja tendrán que tomar en conjunto analizando punto por punto la situación.


Cómo saber cuándo tu hijo está listo para dejar los pañales

Probablemente te parece que fue ayer que cambiaste por primera vez el pañal de tu bebé, y ahora te estás preguntando si es el momento de comenzar con el entrenamiento para ir solo al baño. No hay edad mágica en la que los niños están listos para comenzar a aprender cómo usar el orinal o bacinica, pero algunos desarrollan las habilidades físicas y cognitivas necesarias entre los 18 y los 24 meses de edad.

 

Utiliza la siguiente lista para medir el progreso de tu niño y cómo saber el momento adecuado para entrenarlo en el uso del baño, ten en cuenta que cada niño es diferente, incluso si ya has pasado por esto antes, no significa que será el mismo proceso con cada uno de tus hijos, las edades y la disposición de aprender puede tardar más o menos con respecto a otros niños.

 

Los signos físicos

Ya camina, corre y tiene movimientos de forma controlada y segura.

Orina una buena cantidad de una sola vez.

Tiene evacuaciones intestinales regulares, bien formadas en tiempos relativamente predecibles.

Tiene períodos "secos" de por lo menos dos horas o durante la siesta, lo que demuestra que sus músculos de la vejiga están lo suficientemente desarrollados como para retener la orina.

 

Las señales conductuales

Puede sentarse tranquilamente en una posición durante dos a cinco minutos.

Puede tirar de sus pantalones hacia arriba y abajo.

No le gusta la sensación de llevar un pañal mojado o sucio.

Muestra interés en hábitos de baño de los demás.

Da una señal física o verbal cuando él está teniendo un movimiento de intestino, tales como gruñidos, en cuclillas, o te lo dice directamente.

Demuestra el deseo de independencia.

Se enorgullece de sus logros.

No se resiste a aprender a usar el inodoro.

Está en una etapa de cooperación en general, no negativa o contraria.

 

Señales cognitivas

Comprende las señales físicas que significa que tenga que ir al baño y te puede decir antes de que suceda o incluso mantenerte cerca hasta que tenga tiempo de llegar al baño.

Puede seguir instrucciones simples, tales como "ve a buscar el juguete".

Comprende el valor de poner las cosas en su lugar.

Tiene palabras para identificar la orina y las heces.


Madres primerizas: cómo calmar el llanto de tu bebé

La primera reacción del niño cuando sale del vientre materno es llorar. Y es que el llanto es de seguro la forma más efectiva que tienen los recién nacidos para comunicarse. Alguna molestia, dolor, hambre y hasta sueño; esta y muchas más pueden ser las causas del llanto de un bebé. De allí la importancia de aprender a reconocer las señales de nuestro hijo y cómo manejar la situación.

 

Movimientos rítmicos: acunarlo o balancearlo bien sea en tus brazos, en la cuna o el porta bebé; la idea es que sean movimientos rítmicos y suaves. Ten en cuenta que todo  a su justa medida no será perjudicial en el futuro comportamiento de tu bebé. Este resulta ser uno de los métodos infalibles para calmar el llanto.

 

Masajes: un suave masaje con tus manos mediante movimientos circulares desde la cabeza hasta la espalda,  ayudará a relajar a tu bebé y de esta forma sentirse más calmado.

 

Un buen baño: las propiedades relajantes del baño también tienen su efecto en los más pequeños. Con una temperatura entre los 33 y 35 grados, el agua puede ser tu mejor aliado para tranquilizar el llanto de tu bebé.

 

La música: estudios científicos señalan los aspectos positivos que tiene la música en los niños, a esto se añade el poder relajante que puede tener en el momento y el tono apropiado. La sensibilidad natural que tienen los recién nacidos ante la música les ayuda a sentir calma y tranquilidad en los momentos más agobiantes.


Claves para elegir el mejor uniforme escolar

Una de las compras más importantes en la lista escolar es el uniforme para los pequeños del hogar. El atuendo con el que van al colegio cinco días a la semana suele durar poco, entre juegos, recreos, actividades extraprogramáticas, manchas de tempera, barro y alguna colación, etc. ¿En qué debemos fijarnos al momento de ir en busca del mejor uniforme escolar, para tratar de que pase la prueba del primer semestre?

 

Para comprar un uniforme que dure todo un año es vital considerar la calidad de las telas y la confección, con costuras reforzadas en algunas zonas. Para eso sería mejor confiar en marcas que ya la persona ha utilizado y las cuales ha comprobado que utilizan buenos materiales y buenas confecciones”, aconseja Alejandra Pérez, docente de Diseño de Vestuario y Textiles de la Universidad del Pacífico.

 

El pantalón suele ser uno de los ítems más problemáticos, ya que es habitual que se descosa rápidamente a causa de los juegos infantiles en los recreos. “Es fundamental fijarse en que la costura del pantalón esté reforzada en el tiro, en la entrepierna. En cuanto a cierre, sean metálicos o plásticos, se recomienda que no sean muy tiesos al tomarlos”, explica la experta en confección de vestuario.

 

Sobre las camisas o blusas, la docente de la Universidad del Pacífico asegura que no hay mejor método que hacer que el escolar se la pruebe antes de pasar por la caja. “Las camisas para escolares deben ser elegidas según las tallas: S-M-L (no con medidas de adulto como 15, 15 ½) y deben ser probadas para tener la certeza de que la medida corresponde efectivamente a la talla del alumno, porque diferentes fábricas emplean distintas tablas de medidas. En la actualidad el tallaje no se encuentra totalmente unificado y por ello es necesario probar siempre la ropa. Si la camisa le quedó larga o corta, es algo que se puede ajustar posteriormente, pero es más difícil si el cuello tiene problemas, porque es complicado modificar esa parte de la prenda, ya que requiere de máquinas especiales”, indica Pérez.

 

Finalmente, para que el uniforme escolar resista y dure todo el año es necesario fijarse en las indicaciones de lavado. “Siempre hay que fijarse y respetar las indicaciones que trae cada prenda para el lavado, observando la respectiva etiqueta, la que debe señalar si el lavado se debe efectuar a mano, en lavadora o en seco, el nivel de temperatura del agua, si se puede o no usar blanqueador y el ciclo a utilizar en la secadora (rápido o lento). Para el planchado también se debe observar el grado de temperatura señalado en la etiqueta. Es recomendable que la ropa blanca sea lavada separada de la de color, idealmente en agua tibia, con el propósito de soltar la suciedad; pero insisto, hay que fijarse en las especificaciones de la etiqueta”, concluye Alejandra Pérez, docente de Diseño de Vestuario y Textiles de la Universidad del Pacífico.

 


Cómo manejar la desnudez con los hijos en el entorno familiar

Lejos de ver la desnudez como un tabú, apréciala como acto natural y transmítelo del mismo modo a tus hijos para formar futuros adultos estables, eso sí, no olvides marcar límites que le serán de gran utilidad en su vida emocional y social.

 

La desnudez dentro de la familia puede verse de manera positiva o negativa y justo el concepto que manejen los padres al respecto, será el que transmitirá a sus hijos durante la infancia y hará que lo acompañe hasta su adultez.

 

Dentro de la familia existen temas que deben abordarse con naturalidad y franqueza. Uno de estos es la sexualidad, que en parte comienza a descubrirse cuando los pequeños inician la exploración de su propio cuerpo o el de sus padres mediante la desnudez.

 

Los expertos coinciden en que lo primordial del compartir la desnudez entre padres e hijos, es que los niños comprenden, desde sus primeros años, que el cuerpo es algo natural y que por su salud física y mental deben quererlo y cuidarlo.

 

Adicionalmente, la desnudez familiar generará interrogantes en los niños que surgirán tras el establecimiento de diferencias y semejanzas en cuanto al tamaño de sus genitales, la forma, la presencia de vellos, etc., que deben ser respondidas de la manera más clara posible.

 

Es importante que los padres busquen medios para formarse a medida que afrontan la crianza, empleando libros, juegos, lecturas y aplicando recomendaciones de especialistas, para así formar niños estables y seguros de sí mismos.


Cómo aprovechar las vacaciones para aprender

Si bien para los niños es fundamental que la rutina veraniega incluya espacios de recreación o de actividades no ligadas a las exigencias académicas, tales como deportes o hobbies, también es aconsejable que practiquen quehaceres que los mantengan activos frente a futuros requerimientos escolares. Así lo asegura Verónica Navarrete, coordinadora de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

“En los periodos de vacaciones es relevante que el niño siga activo y realizando actividades que lo mantengan ocupado y que a la vez refuercen la adquisición de nuevas habilidades y destrezas. Esto debe ser orientado según la etapa evolutiva del niño”, plantea la psicóloga infanto-juvenil.

 

Por ello, propone algunas alternativas según el rango de edad:

 

Niños de entre 3 y 6 años: se recomiendan todas las actividades relacionadas con destrezas motoras y de coordinación; actividades deportivas y recreativas al aire libre, tales como un deporte, la natación entre otros son de gran utilidad.

 

Niños de entre 6 y 10 años: son ideales los juegos de salón que les permiten compartir con otros y a la vez ejercitar habilidades básicas de comprensión lectora y cálculo numérico. Son apropiados en este periodo los juegos como el monopoli, ludo, damas, juegos de estrategia o ir de compras, entre otros, que les permiten ejercitar y realizar transacciones simples. También se sugieren los juegos que permiten realizar experimentos, ya que en esta etapa los niños aprenden lo que ven a nivel concreto, juntando materiales y exponiéndolos a diversas actividades. Los libros y los juegos de construcción y armado de diversos objetos, tales como aviones, autos o pulseras, también adecuados.

 

Desde la pre pubertad a la adolescencia: en esta etapa los jóvenes se centran en la construcción de identidad. En este sentido, buscan activamente espacios de soledad e intimidad. Por ello, los libros, principalmente novelas y de poesía, así como la música y los videojuegos, comienzan a llenar el ocio de los adolescentes. Sin embargo, en esta etapa también es relevante la supervisión adulta, ya que muchos jóvenes comienzan a ser dependientes de los videojuegos.


Cómo detectar los celos en los niños

Si bien porque recibieron la llegada de un hermanito, o está en casa el primito de la misma edad, incluso cuando mamá o papá tienen una nueva pareja, porque son padres divorciados, los celos suelen aparecer en los más pequeños de manera repentina pero muy obvia. Es una situación para la que se necesita mucho tacto pero que los más grandes deben controlar antes de que genere un trauma mayor.

 

Los primeros signos que muestra un niño que se siente desplazado por su hermano es el retroceso en su evolución natural: se hace pipí en la cama, pide el biberón cuando ya hace tiempo lo había dejado, vuelve a chuparse el dedo, desea meterse en la cuna o el coche de los más pequeños, comienza a ser agresivo en el colegio o a hacer pataletas por primera vez, y es que allí descarga su rabia y su frustración. El pequeño, sin duda, está manifestando que necesita atención.

 

Muchas veces se ponen desobedientes, brincan, corren, rompen lo que nunca antes habían siquiera tocado; es como decir “yo estoy aquí”. Cuando el niño se porta como un santo, los padres ni lo ven, pero cuando hacen travesuras se interesan en ellos reprendiéndolos. Entonces el niño siente que de esa manera capta la atención y continúa actuando de forma inadecuada.


No es malo que los niños se aburran en vacaciones

Gran parte del alumnado escolar cuenta con casi tres meses dedicados al descanso, tiempo que no siempre es compartido con los adultos a su cuidado, lo que en algunos casos provoca sentimientos de culpa por parte de los padres frente a este “inútil” tiempo de ocio.  

 

La docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, señala que es importante que las vacaciones sea un tiempo de descanso y recreación. “Esto implica poder alejarse de las rutinas y responsabilidades académicas y concentrarse en la realización de actividades que no se hacen frecuentemente o simplemente dando tiempo al ocio”, explica.

 

En este sentido, la psicóloga indica que es indispensable que los padres sintonicen con las necesidades de sus hijos y no al revés. “Esto quiere decir que, más allá de nuestras expectativas acerca de cómo deben pasar el tiempo nuestros hijos, podamos tomarnos el tiempo de vincularnos con ellos, de conversar y de conocerlos realmente. Así vamos a poder, en conjunto con nuestros hijos, ir estableciendo lo que necesitan y es bueno para ellos”, comenta.

 

Actividades para cada edad

 

Para la especialista, la planificación de las vacaciones debe ser distinta dependiendo de la edad de los niños. “Sin embargo, antes de imponer ciertos panoramas, paseos o viajes, es fundamental consultar a nuestros hijos por sus expectativas y deseos en las vacaciones, para generar mayor participación en la toma de decisión y con esto que todos se sientan cómodos y en confianza. Además, dependiendo de la edad de los niños, se irán negociando las expectativas para que se adecuen a la realidad de la familia, evitando así  generar una idea irreal de las vacaciones y que luego se frustren”, sugiere.

Guila Sosman dice que para los niños en edad pre-escolar y escolar básica se recomienda que asistan a actividades recreativas, artísticas y/o deportivas, donde una buena opción son aquellas gratuitas que existen en cada comuna. Para los jóvenes de enseñanza media, en cambio, puede haber alternativas de campamentos o mochileo, que son fuera de la casa.

 

Sobre la participación en actividades extraprogramáticas de vacaciones, Sosman plantea que éstas son ideales, ya que favorecen que el niño socialice, se recree y aprenda. “Además, les ayuda a disminuir el tiempo que están frente al televisor o computador, aspecto que debe existir en la vida de los niños, pero bajo ciertos límites y supervisión, porque de lo contrario podemos estar favoreciendo el sedentarismo y el aislamiento social, entre otras cosas”, advierte.

 

Sin embargo, aclara que no es buena idea que estas actividades sean programadas de manera inflexible o en horarios muy extensos, limitando al niño para asistir a otras actividades o para tener tiempo libre, que también es importante. “La jornada ideal dependerá del tipo de actividad, como del acuerdo llevado a cabo con nuestros hijos. Un ejemplo de esto son los programas que se imparten para pres-escolares y escolares en distintos clubes deportivos, donde el horario aproximadamente es de 9 a 16 horas. Ahora bien, en niños menores de 4 años, este horario puede ser muy extenso y se recomienda que asistan sólo durante la mañana o la tarde”, plantea.

 

Frente a cómo elegir este tipo de actividades, la experta señala que “la idea es que se trate de buscar actividades que motiven a los niños, actividades que se relacionen con sus intereses y en las cuales se sientan seguro y contentos”.

 

Deje que se aburran

 

Considerando el otro lado de la moneda, el tema del aburrimiento no siempre debe ser considerado como un elemento negativo. Según la psicóloga, el aburrimiento tiene que ser parte de la vida de los niños, ya que se relaciona con la estimulación de la creatividad, el aprendizaje y la imaginación.

 

“El estar aburridos puede motivarlos a buscar cosas sencillas para entretenerse, como cocinar, bañar el perro o lavar el auto, dibujar, salir a caminar al aire libre, leer, etc. En este sentido, el aburrimiento es necesario en el desarrollo, porque si continuamente se les estimula y recrea, se está limitando que el niño genere sus propios recursos para divertirse y también que tolere la frustración del aburrimiento”, concluye la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman.


Toma conciencia de la seguridad infantil en los vehículos

Por más corto que sea el trayecto, la seguridad infantil en los vehículos no es un juego de niños. Cuando un pequeño se transporta en auto debe ir sentado en la parte posterior del mismo, según lo estipulan las normas básicas de protección, para prevenir cualquier accidente o lesión.

 

No cabe duda de que cualquier incidente arruinaría el paseo o traslado, por lo que te invitamos a que te ahorres los malos ratos y sigas estos simples consejos de prevención:

*Tener una silla de seguridad para el vehículo, con el objetivo de reducir el riesgo en caso de un choque o frenado imprevisto. Los niños deben acostumbrarse a usar el cinturón de seguridad y conocer su importancia. Los padres tienen que dar el ejemplo.

 

*Por ningún motivo pueden viajar en las piernas de un adulto. Si por alguna emergencia el pequeño necesita ir en los brazos de una persona mayor, ésta debe viajar en el asiento trasero.

 

*Nunca arranques el automóvil hasta que todos tengan el cinturón de seguridad bien colocado y todas las puertas estén aseguradas. Los niños deben aprender a no jugar con los cerrojos.

 

*Enséñeles a no asomarse por las ventanillas del auto, ponerse de pie en el asiento, ni bajarse del automóvil antes de los adultos.

 

La puesta en marcha de estas recomendaciones de seguridad puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, hasta en un accidente menor. Explícale al niño las razones, siempre es más fácil seguir una regla si se sabe el porqué.


Vacaciones con papás separados

Las vacaciones de verano son una de las épocas más esperadas por los niños, principalmente por aquellos que se encuentran en edad escolar. Simbolizan el cese del colegio, la unión con grupos de amigos, libertad respecto a los horarios y las esperadas salidas familiares. Sin embargo, este anhelo infantil puede tener algunos tropiezos cuando se trata de hijos de padres separados, principalmente durante el primer período de la separación, por la escasa experiencia que tienen, tanto padres como hijos, para asumir los distintos escenarios que deben afrontar.

 

Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico y especialista en resolución de conflictos y mediación familiar, plantea que “en estas familias, el habitual recreo veraniego debe contemplar algunas modificaciones para que todos sus miembros puedan experimentar placer y no se transforme en una situación compleja solo por falta de acuerdo, de previsión o de experiencia. En otras palabras, los adultos deben propiciar que el divorcio tenga el menor impacto posible en la vida de sus hijos y las vacaciones son una parte importante de aquello”.

 

Para el logro de este fin, la experta señala que los padres deben saber negociar y llegar a acuerdos en beneficio de toda la familia, sin dejar de considerar que los niños tienen algo que decir y deben ser escuchados. “Esta sola apreciación abre un mundo de posibilidades comunicativas entre padres e hijos, ya que cada niño o niña tiene una idea o fantasía de sus vacaciones, principalmente con el progenitor no custodio. Es muy importante que cada uno de los padres pueda conversar con sus hijos para explorar y delimitar el nivel de expectativas, estableciendo criterios de realidad, ya que este puede ser el primer punto de desencanto y desencuentro entre adultos y niños”, dice.

 

La docente de la U. del Pacífico agrega que los niños necesitan saber con claridad el lugar, tiempo de permanencia, fecha de regreso a casa, personas con las que compartirán e incluso posibles modificaciones, ya que en todo viaje, al igual que en la vida, siempre cabe la posibilidad de que las cosas no sucedan como se esperaba. “La planificación, entonces, se constituye en un punto central, generándoles la certeza necesaria para disfrutar con tranquilidad el tiempo veraniego. Además, esta es una muy buena instancia para enseñar en la práctica a nuestros hijos a tener una actitud positiva frente a los distintos eventos que les toca vivir y aprender a disfrutar de la compañía del otro, sin importar el lugar en que se encuentren. Significa valorar el hecho de estar juntos”, precisa.

 

Vacaciones diferentes

 

Susana Arancibia indica que es muy importante tranquilizar a los hijos, señalándoles que el padre o madre que se queda en casa estará bien durante el período en que ellos vacacionen. “Debemos disminuir los sentimientos de angustia y culpabilidad que pueden llegar a sentir por dejar a uno de sus padres ‘solo’.  En tal sentido, ambos padres deben hacer un esfuerzo conjunto en beneficio de sus niños”, enfatiza.

 

Sin embargo, a pesar de todos los resguardos que tomen los padres, los niños pueden sentirse tristes, enojados o incluso abandonados, particularmente si es la primera vez que salen de vacaciones después de la separación. “En tal circunstancia, es muy importante dejar que el niño o niña exprese sus emociones. Estas son legítimas y es un momento seguro y protegido para manifestarlas. El adulto debe sobreponerse a sus propias expectativas y acompañar a sus hijos en este transitar; debe asumir que son definitivamente unas vacaciones distintas”, explica.

 

Por lo mismo, recomienda ser pacientes y aprender a escuchar activamente a los hijos. “Esto se constituirá en un aprendizaje colectivo, entendiendo que en la vida siempre suceden eventos que no podemos cambiar. Sin embargo, la forma en que los enfrentemos, la actitud que tengamos frente a ellos, será el verdadero éxito o fracaso de nuestra existencia y ese es el mejor regalo que les podemos ofrecer en las vacaciones a nuestros hijos”, concluye la docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia.


¿Es bueno que los hijos sepan cuánto ganan los padres?

Son muchas las circunstancias de la vida en las cuales se debe conversar de dinero al interior de las familias. Hoy es un tema que se ha puesto sobre la mesa en muchos hogares a propósito de la gratuidad universitaria, pero es un asunto que sale a menudo, ya sea al hablar de vacaciones, posibles estudios, entretención y mesadas, entre otros.

 

Sin embargo, no siempre es fácil hablar de platas y muchos padres no están seguros de cuánto profundizar en el tema o cuándo hacerlo. Al respecto, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, señala que en general no es necesario ni saludable que los hijos sepan cuánto ganan los padres. “Ese conocimiento sólo tiene sentido si es para otro fin, como por ejemplo para educar a los hijos en el manejo y valoración del dinero”, asegura.

 

Incluso, ante circunstancias como las que viven los jóvenes en etapa universitaria, donde muchos de ellos deben informar a sus casas de estudio su situación socioeconómica, señala que el tema se debe resolver aludiendo a lo estrictamente necesario e indispensable. “¿Cumple con los requisitos para postular a la beca de gratuidad u otro beneficio? La respuesta es sí, no y por qué, sin necesidad de abrir nuevos temas que no le competen a los hijos”, aclara.

 

Para la especialista, este tipo de acción se explica por el hecho de que las familias pueden ser vistas y analizadas como un sistema compuesto por partes o subsistemas. “Así, se pueden diferenciar el subsistema parental, subsistema hijos y hermanos, por nombrar los más tradicionales. A cada uno de ellos le corresponde distintas tareas, funciones y responsabilidades. Estos límites tienen también un sentido de cuidado y protección de sus miembros. En otras palabras, es sano y es deseable que algunas cosas que acontecen o preocupan a los padres, por ejemplo, no sean compartidas o conocidas por los hijos. Como también es saludable que ciertas preocupaciones de los hijos sean compartidas a nivel de detalle entre los hermanos, más que entre los hijos y los padres”, indica.

La psicóloga agrega que la diferenciación clara de responsabilidades y tareas, permite que cada uno de los integrantes de la familia tome aquellas que le corresponde, lo que favorece su proceso de crecimiento y maduración. “En otras palabras, la familia cumple un importante rol de cuidado y protección de sus integrantes, pero al mismo tiempo, debe dejar ir para que cada uno cumpla su proyecto de vida. En esta línea, se parece a la analogía de un árbol o una planta, que para favorecer que sus semillas den lugar a un nuevo árbol, envían a través del viento, lo más lejos posible, a sus semillas”, concluye la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez.

 


Cómo preparar a los niños para la llegada de las vacaciones

El merecido descanso después del año escolar, puede llegar a ser una preocupación para algunos padres, a raíz del tiempo de ocio que tendrán sus hijos durante al menos dos meses. Muchos se preguntan cómo aprovechar bien el tiempo, mientras que a otros les inquieta generar instancias que eviten el frecuente aburrimiento que manifiestan los niños después de unas semanas en casa sin hacer nada.

 

Lo cierto es que tras un año de arduo rendimiento en el colegio, es bueno hacer un balance para replantear lo que no salió tan bien, y potenciar las cosas buenas. “Es una buena instancia para crear estrategias que ayuden a solucionar algunos aspectos académicos y así enfrentar de buena forma el próximo curso. Por medio de este balance se pueden detectar las asignaturas que fueron más complicadas y determinar la causal, con el fin de poder plantear ideas y superar la dificultades el próximo año”, explica Karla Anavalón, profesora de Educación Básica y directora de la Editorial Caligrafix.

 

Por otro lado, la experta señala que la exigencia escolar en muchos casos es alta para los menores, por lo que resulta importante generar el espacio necesario para descansar, antes de comenzar con reforzamientos de asignaturas, por ejemplo. “Los niños terminan agotados después del año escolar, por lo que el ideal es no exigirles de inmediato seguir estudiando. Una buena medida es buscar actividades lúdicas que tengan relación con ciertas asignaturas, sin abordarlas de manera académica. Por ejemplo: Si el área descendida es Historia, aprovechar de visitar museos, ver películas de época o visitar zonas turísticas del país que posean contenido histórico”, dice.

 

Estar todo el día en casa: Hay que considerar los intereses de cada niño; esta es una buena instancia para que puedan realizar actividades que les gustan, ya sean deportivas, artísticas, académicas, de ocio, etc. También es una excelente oportunidad para realizar actividades en familia, como paseos al aire libre, cocinar juntos, ver una película o ir al parque, cosas que son difíciles de llevar a cabo durante el año por factores de tiempo y por las obligaciones laborales y escolares.

 

Talleres de verano: Si los padres no tienen la posibilidad de realizar regularmente actividades con los niños durante las vacaciones, los talleres de verano son una buena opción para que ellos hagan actividades que les interesen, aprendan cosas nuevas, practiquen algún deporte, tengan oportunidad de tocar un instrumento musical, se diviertan y conozcan nuevos amigos. Lo importante es que sean elegidos por los niños y que no les tome todo el tiempo.

Enfrentar el aburrimiento: Para el buen desarrollo de los niños es importante que ellos mismos busquen cómo entretenerse; si los padres le dan la solución a todos sus problemas los niños por sí mismos no sabrán generar estrategias para solucionar sus conflictos o el aburrimiento.

 

El aburrimiento es una emoción, por lo tanto debe considerar como algo natural, normal y necesario para estimular la imaginación y creatividad. Hay que darles la oportunidad a los niños para que inventen juegos, descubran el entorno y que se entretengan con lo que tienen a mano.

 

Reforzar las asignaturas débiles: Es recomendable mantener ciertos hábitos de estudio durante el verano, para no perder el ritmo durante las vacaciones. Vale la pena reforzar aquellas materias donde tuvieron bajos rendimientos, pero de un manera más lúdica y entretenida. Durante las vacaciones los niños están más tranquilos y sin la tensión de una calificación, dos factores que claramente les pueden ayudar a aprender de manera más significativa.

Algunas alternativas pueden ser realizar juegos lógicos como crucigramas, sopas de letras o sudokus, o establecer momentos de lectura de revistas, o historietas, o hacer actividades manuales como colorear imágenes, pintar en acuarela, fabricar juguetes, entre otras. De esta manera, siguen manteniendo el hábito, pero de una manera mucho más atractiva y lúdica.

 

Fomentar nuevos hábitos: Se puede aprovechar el tiempo de las vacaciones para fomentar rutinas que se quieran instaurar en los niños, ya que hay más tiempo y no se está con la presión de múltiples actividades y obligaciones diarias. Para fomentar y continuar con el hábito de estudio, Caligrafix ha desarrollado unos divertidos cuadernos de vacaciones llamados Verano de Aventuras, que a partir de actividades que están dentro del contexto de vacaciones refuerzan aprendizajes.

 

Los cuadernos Verano de Aventuras contienen crucigramas, problemas de lógica, sopas de letras y juegos de diferencias los cuales son una forma fantástica de estimular las habilidades cognitivas. Potencian aptitudes como la atención, la concentración y la discriminación visual y desarrollan la lógica matemática, el vocabulario, la lectura y la ortografía de una manera lúdica.

 

Mantener clases particulares: No es aconsejable hacerlo durante los dos meses de vacaciones, ya que es importante que el niño descanse, se despeje y que sienta que tuvo vacaciones. Si se va a optar por un profesor particular, lo ideal es que esta sea una instancia entretenida, que el docente realice actividades lúdicas y motivadoras para el niño, esto cuando es estrictamente necesario.

 

El uso de la tecnología: La tecnología puede tener varios beneficios para los niños, tanto para la entretención como también para su aprendizaje, pero hay que tener cuidado con la cantidad de tiempo que le dedican a este tipo de actividades. Lo importante es que en las vacaciones se sigan respetando los horarios en el uso de estos elementos, no es recomendable todo el día ya que suelen generar dependencia, se sugiere máximo dos horas diarias.

 

Ayudar en las labores de la casa: Siempre los niños pueden ayudar en la casa, mientras más pequeñitos comiencen en sus responsabilidades en el hogar, más sencillo será que cumplan con sus deberes en la adolescencia, lo importante es que las tareas vayan en relación con su edad. Por ejemplo, desde los dos años ya pueden ayudar en pequeñas cosas, como recoger sus juguetes, regar las plantas, etc.

 

Por menos de $30.000 asegúrese con un buen botiquín veraniego

Salir de vacaciones es uno de los momentos más esperados del año. Dependiendo de los gustos, algunos proyectan llegar a un lugar paradisiaco y relajarse en la playa, otros descansar en el campo. Cualquiera sea el lugar y para evitar que esa imagen tan placentera se esfume, no olvide llevar consigo los elementos básicos para tratar alguna emergencia leve.

 

Y es que un dolor de cabeza o de estómago, un esguince leve de un pie, un rasmillón o herida pequeña, diarrea, fiebre e incluso la picadura de un mosquito, puede arruinarlo todo. Por eso, la clave está en contar con un buen botiquín veraniego.

 

Para solucionar rápidamente el malestar y evitar la ida al hospital, siga los siguientes consejos de  la coordinadora de Enfermería de la Universidad del Pacífico, Alicia Stuardo, quien enumera todos los elementos que no pueden faltar en nuestro botiquín para estas vacaciones.

 

El botiquín base debe tener:

 

•             Apósito, gasa estéril  y tela                                        $ 1.990

•             Suero fisiológico                                                             $ 1.500

•             Vendas                                                                               $ 2.500

•             Higienizador de manos o alcohol gel                      $ 1.090

•             Parches curitas                                                                $ 500

•             Guantes de procedimiento                                       $ 2.490

•             Tijeras                                                                                 $ 1.500

•             Termómetro                                                                    $ 4.990

•             Antiséptico                                                                       $ 1.790

•             Antipirético y analgésico

-          presentación en comprimidos                            $ 490

-           supositorios                                                               $ 790

•             Antialérgico                                                                      $ 240

•             Antidiarreico                                                                    $ 350

•             Anti-inflamatorio                                                           $ 990

•             Bloqueador Solar                                                           $ 2.990

•             Repelente de insectos                                                 $ 1.990

•             1 linterna                                                                           $ 2.590

 

La especialista destaca que “todo debe estar ordenado en un contenedor cerrado y firme, fácil de transportar, que lo proteja de elementos extraños como insectos, polvo ambiente o derrame de líquidos y, dentro de lo posible, en un lugar que no se exponga a altas temperaturas”.


NIÑOS AL AGUA: LA IMPORTANCIA DEL CHALECO SALVAVIDAS

Su uso es una medida de precaución imprescindible, sobre todo con niños menores de 4 años y en los mayores que no saben nadar. En Chile, la asfixia por inmersión es la principal causa de muerte en niños de aproximadamente un año de edad y la cuarta a nivel mundial.

 

La asfixia por inmersión en Chile es la principal causa de muerte en niños de aproximadamente un año de edad y la cuarta a nivel mundial. A ello se suma el importante porcentaje de pequeños que cae al agua y queda con secuelas neurológicas que pueden ser invalidantes.

 

Con la época estival se retoman las actividades acuáticas en playas y piscinas, para lo cual hay que tomar plena conciencia de las eventuales inseguridades a las que los niños pueden quedar expuestos.

 

El mercado tiene variadas ofertas en  implementos de seguridad, como son flotadores de todo tipo, sin embargo si éstos no son usados apropiadamente pueden generar más dificultades que beneficios.

 

Roberto Mayerson, dueño de la tienda infantil Bebé Urbano -ww.bebeurbano.cl-   explica que “las tan comunes “alitas” que van en los brazos de los pequeños menores de 3 años, pueden en algún momento salirse o pincharse por el sol. Lo mismo ocurre con los chalecos salvavidas inflables. Si el niño cae en mala posición al agua puede generarle una experiencia traumática”.

 

En ese sentido, “el uso de flotadores por sí sólo no es prenda de garantía para que no ocurran accidentes, ya que siempre debe estar la supervisión de un adulto”, sentencia Mayerson.

 

Pensando en la seguridad de los más pequeños,  Bebé Urbano cuenta de manera exclusiva con “Memory Foam” coloridos y entretenidos flotadores hechos de espuma de poliuretano que le permite a los niños estar siempre a flote y en óptimas condiciones a diferencia de los que tan populares flotadores presentes en el mercado.

 

 “Memory Foam permite a los pequeños mantener siempre la cabeza fuera del agua. No es inflable, por lo que es de fácil uso. Se compone de un flotador frontal y dos alitas (todo en uno) lo que genera una mayor seguridad. Además cuenta con una correa ajustable para niños entre 14 y 23 kilos”, señala el dueño de Bebé Urbano.

 

Roberto Mayerson, explica que lo que todo papá debe tener en cuenta son al momento de exponer a sus hijos al agua es:

 

1.     Mantener a los niños siempre protegidos del sol ya sea con un buen bloqueador, además del uso de sombrillas y gorritos ojalá con filtro UV.

2.     Mantener siempre hidratados a los niños pues el calor les puede provocar una gran deshidratación. Ojalá tenerles agua en botellas libres de químicos y contaminantes.

3.     Proteger la vista de los niños desde pequeños con un lente que tenga protección UV.

4.     Mantener a los niños siempre a la vista pues en cualquier momento se pueden perder.

5.     Vestir a los niños con ropas adecuadas como trajes de baño, poleras con protección UV y ojalá de colores vistosos para así mantenerlo siempre a la vista.

6. Y, para proteger aún más a nuestros hijos en el mar o a la piscina es necesario optar por un buen flotador que cuente con todas las condiciones necesarias para que puedan disfrutar de ese momento en el agua.

 


Objetos transicionales ¿Sabes por qué tu hijo no se puede separar de ciertos objetos?

Así como el amigo de Charlie Brown, Linus, que no se separaba de su “mantita”, los niños suelen apegarse a ciertos objetos que les brindan seguridad. Pero en estos casos dónde queda el límite entre lo natural y lo problemático. Esta es la pregunta recurrente de los padres que afrontan esta situación.

 

Estos son artículos a los que los niños se apegan para sentir calma durante el día y que resultan prácticamente imprescindibles a la hora de dormir. A estos se les conoce como objetos o fenómenos transicionales.

 

Definido de este modo por el psicoanalista y pediatra inglés Donald Winnicott, es un elemento escogido por el niño, casi siempre relacionado con la sensación de succionar, oler o sentir una textura, para darse consuelo frente a la idea de separación que surge cuando el pequeño experimenta que es un ser independiente de su madre.

 

Winnicott pone en evidencia que el objeto transicional aparece entre el cuarto y el duodécimo mes de vida del bebé, periodo que coincide con el destete. La madre impone una distancia a su bebé, con la que saca al niño de su ilusión de fusión. Entonces el pequeño siente una especie de frustración al darse cuenta de que la satisfacción de sus pulsiones físicas y psíquicas dependen de algo que lo rebasa.

 

No importa que a los padres les parezca feo o antihigiénico. Es el niño quien elige cuál será su objeto de consuelo. No importa que se un peluche sucio o deteriorado. A veces, eso lo hace más valioso. Y es en estos momentos cuando los padres tienen que tener mucha paciencia y colaborar.

 

Según algunos expertos, es posible que el individuo nunca deje por completo su objeto transicional, lo cual no importa siempre y cuando esto no afecte su normal desarrollo social. Hay adultos que no pueden dormir sin frotar alguna manta o llevarla a la cara, o sin tocarse los cabellos. Esos son vestigios del objeto transicional que perduraron pero que no afectaron al individuo para alcanzar sus metas.

 


Talleres musicales de verano para niños

Las vacaciones del colegio para los niños pueden significar la vagancia absoluta o una divertida temporada de relajo, en la cual abunda el tiempo para aprender cosas nuevas. Para los pequeños que dicen aburrirse dentro de la casa durante el verano, lo mejor es inscribirlos en actividades y cursos donde pueden desarrollar más habilidades y aprovechar ese tiempo libre.

 

Una excelente manera de hacer rendir el verano es aprender a tocar un instrumento musical, sobre todo si consideramos que la música en los niños tiene múltiples beneficios, como aumentar la capacidad de concentración y atención, además de ayudar a expresar los sentimientos.

 

Un estudio de la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, reveló que los escolares que tocaban un instrumento musical eran más exitosos en comparación con otros compañeros, al incorporar de mejor manera patrones de sonido para aprender un nuevo idioma, tener un vocabulario más amplio y una mayor capacidad de lectura.

 

Por ello, el Departamento de Cultura de la Universidad del Pacífico ofrece trece entretenidos talleres de verano, de los cuales tres son de índole musical. Con ello, el niño podrá aprender a tocar guitarra, charango o batería durante enero de 2016, de una forma entretenida y didáctica.

 

Los talleres que se dictarán en el Espacio San Damián de la casa de estudios van dirigidos a niños de doce años en adelante, por lo que también los adolescentes pueden inscribirse.

 

El profesor de los talleres de “Charango básico” y “Guitarra básica” es el destacado músico nacional Ítalo Pedrotti, quien es especialista en la raíz folklórica y en la fusión que ha trabajado con el grupo Inti-Illimani, Joe Vasconcellos y con la Orquesta Sinfónica de Chile, entre otros.

 

“En el taller de Charango básico el objetivo es que los pequeños participantes sean capaces de acompañar canciones con el charango y repertorio instrumental. El taller proveerá de una base teórica sobre la historia del instrumento y sus diferentes estilos, y de un parte práctica donde podrán conocer la nomenclatura asociada a la escritura del charango, rasguear ritmos típicos del repertorio charanguístico e interpretar recursos melódicos”, explica Pedrotti sobre la actividad que se realizará durante enero de 2016, los miércoles de 13:00 a 19:30 horas y los jueves de 15:00 a 19:30 horas.

 

En tanto, el taller de “Guitarra básica” también se presenta prometedor, al ser uno de los instrumentos más conocidos y valorados en el mundo. “Con este taller los niños se iniciarán en la ejecución de la guitarra en base a canciones del repertorio popular, y al finalizar serán capaces de afinar la guitarra y de interpretar un cancionero con acordes en clave americana, entre otros objetivos”, indica Ítalo Pedrotti, docente de la Escuela de Música y Tecnología de la Universidad del Pacífico, quien dictará este taller los miércoles de 13:00 a 19:30 horas y los jueves de 15:00 a 19:30 horas.

 

Finalmente, el tercer taller musical ofrecido por la Universidad del Pacífico se enfocará en la batería. El intérprete chileno Juan Carlos Raglianti estará a cargo de dicho curso, ya que cuenta con una amplia experiencia en el conjunto de instrumentos de percusión. Raglianti ha realizado conciertos en el extranjero y en Chile, donde ha sido staff de artistas como Kudai, Luis Jara, Valentín Trujillo, Pablo Herrera y Juan Antonio Labra, entre otros.

 

“El Taller de Batería Drumset Basics está dirigido a quienes deseen conocer y adquirir los fundamentos técnicos básicos, pero también para aquéllos que cuentan con una mayor experiencia y que deseen revisar y mejorar algunas de las principales técnicas. Al finalizar el taller, los participantes lograrán desarrollar un adecuado agarre de las baquetas, mejorar el balance de sonido entre las manos, integrar el uso del rebote en la ejecución de un golpe, desarrollar el uso de dedos, muñecas y antebrazos, y tocar los principales rudimentos de la batería”, concluye Juan Carlos Raglianti, profesor del taller de batería que se desarrollará los lunes y miércoles de enero de 9:00 a 14:00 horas.

 

Para mayor información sobre precios, horarios y otras consultas deben escribir a cultura@upacifico.cl o llamar al  2-2862 5214.


Los cuidados que debes tener si le regalas un dron a tu hijo

Los Sistemas Aéreos Pilotados de Forma Remota, más conocidos como drones, son los más pedidos este año para Navidad. Los niños se encandilan con este nuevo juguete que puede volar, captar imágenes y videos, además de ser manejado a control remoto. Aunque depende de cada modelo, hay ejemplares que van desde los $20 mil hasta varios millones de pesos.

 

Al comprar un dron, los padres deben tomar en cuenta que jugar con un artefacto tecnológico de esas características podría causar accidentes y que incluso sus dueños pueden ser sancionados por su mal uso. Ayer, la Federación Internacional de Esquí prohibió su utilización en eventos de su circuito luego de que un dron cayera a centímetros de un deportista que iba bajando la pendiente nevada.

 

También en Chile, un joven arriesga una multa de $120,5 millones por estrellar su dron descontrolado contra las paredes del Palacio de la Moneda en junio pasado. Y es que en nuestro país existe una ley sobre la utilización de este tipo de aparatos, que es desconocida por la mayoría de las personas.

 

¿A qué edad es bueno regalar un dron? “Un objeto de esas características no debe ser regalado a un niño menor de siete años, porque no tendrá la habilidad motora para manejar esa tecnología. Otro punto relevante es que el uso de los drones implica una dimensión ética y valórica importante, ya que estos aparatos pueden volar en espacios privados invadiendo y trasgrediendo las leyes, conocimientos que un niño no tiene incorporados”, asegura Carmen Gutiérrez, Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

“El enjuiciamiento valórico, el respeto por la propiedad e intimidad del otro, la capacidad de discriminar de manera autónoma cuándo usar o no el dron, aparece en las personas mayores de 15 años. Por lo tanto, si de igual manera los padres deciden regalarles a sus hijos pequeños este aparato, deben supervisar el uso que le da el niño en cada momento. Es decir, el pequeño no puede estar solo manejando un dron, sino que debe estar siempre en compañía de un adulto que pueda discernir y ser responsable por lo que pase”, complementa la psicóloga.

 

El rol de los padres

 

La normativa sobre el uso de drones en Chile establece bastantes limitantes, como que las personas o entidades que deseen operar este objeto en el ámbito público deberán obtener autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que en caso de querer registrar la aeronave se solicitará una instrucción del operador, que está prohibido que el dron se acerque a menos de dos kilómetros de aeropuertos o aeródromos, y que el aparato debe volar en un radio de 500 metros de su operador, entre otras.

 

Frente a ello, la docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico afirma que es el adulto quien debe guiar al niño sobre cuándo y dónde puede usar el aparato. Aunque la explicación de las leyes y reglas actuales que rigen sobre el dron pueden ayudar al pequeño a entender, hay que tener claro que un niño no tiene el criterio formado para analizar las diferentes circunstancias.

 

“Los padres o cualquier otra figura de autoridad deben ir diciéndole al niño cuándo ocupar el dron y por qué. Es una buena instancia pedagógica formativa de los hijos. Es importante hablar con los chicos al principio del uso del dron, lo que dará un marco general a la utilización del artefacto. Un buen ejemplo es que se establezcan concienzudamente cuáles son las reglas de uso, para que el acuerdo surja del consenso y no desde la imposición”, indica Gutiérrez.

 

Finalmente, comprar un dron para el pequeño del hogar es un compromiso que adquiere toda la familia, ya que su uso debe ser monitoreado permanentemente. “Regalar un dron implica que los padres reflexionen sobre la madurez de sus hijos, es decir, si éstos serán capaces o no de darle un buen uso a ese juguete o si deberán ellos estar pendientes de sus hijos. Si los padres identifican que los pequeños son impulsivos, con escasa tolerancia a la frustración y con problemas de déficit atencional, obviamente esos niños estarán expuestos a un riesgo mayor usando este juguete. Los padres deben saber a lo que se exponen al regalar un dron, un ‘juguete’ que está regulado por la ley, y luego tomar medidas y supervisar”, concluye Carmen Gutiérrez, Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

Talleres de Verano para niños en la U. del Pacífico

Después de la alegría por terminar el año escolar y no tener la obligación de levantarse temprano e ir a clases, los niños suelen quedarse solos en casa durante las vacaciones, mientras los padres continúan con su horario de trabajo.

 

Cuando los más pequeños del hogar comienzan a expresar que se sienten aburridos y que no ‘tienen nada que hacer’, los adultos empiezan a buscar desesperadamente diferentes tipos de actividades.

 

Por ello, el Departamento de Cultura de la Universidad del Pacífico ofrecerá trece entretenidos talleres durante el mes de enero de 2016, dirigidos a niños y adolescentes. Estos se realizarán en dependencias de la casa de estudios y en el Estadio Las Condes.

 

Los programas disponibles fomentan la creatividad, el arte y la cultura,y considera actividades para niños de todos los gustos.

 

·           Creación de Videojuegos: Los pequeños aprenderán sobre el uso de herramientas de creación de un videojuego y se les introducirá de una forma didáctica y divertida en el mundo de la programación informática.

Dirigido a: Niños mayores de 7 años.

Horario: Lunes y miércoles, de 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Creatividad con Esculturas: Cada uno de los participantes podrá crear una obra individual, donde se verán reflejados los fundamentos aprendidos sobre la experiencia escultórica a través del diseño, como el reciclaje, color, textura, piedras, uso de herramientas básicas y trabajo en equipo. Al finalizar el taller, todas las obras serán parte de una instalación colectiva representada por un móvil a gran escala.

Dirigido a: Niños de 7 a 12 años.

Horario: Lunes y miércoles de 12:00 a 13:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Teatro: Este lúdico taller busca estimular la creatividad en los niños a través de la creación de historias provenientes de la experimentación con sus sentidos y el juego. Entregará conocimientos y técnicas actorales básicas, como el reconocimiento de la voz y cuerpo, la improvisación, el maquillaje, los juegos teatrales, dinámicas y mimo, para luego montar una muestra teatral final para los padres.

Dirigido a: Niños de 4 a 12 años

Horario. Lunes y miércoles, de 12:00 a 13:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Cocina: Los niños se introducirán al mundo de la gastronomía a través de simples recetas, en las cuales se fomentará la creatividad a través de elementos decorativos y figuras entretenidas.

Dirigido a: Niños de 4 a 12 años

Horario: Martes y jueves, de 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Estadio Las Condes (Avda. Las Condes 11.755)

 

·           Piscina: En el verano los niños quieren refrescarse en la piscina, pero hay veces en que no pueden hacerlo porque no hay un adulto atento para evitar cualquier accidente que pueda suceder. En esta actividad recreativa, dos profesores estarán a cargo.

Dirigido a: Niños de 6 a 12 años.

Horario: Martes y jueves, de 12:00 a 13:15 hrs.

Lugar: Estadio Las Condes (Avda. Las Condes 11.755)

 

·           Niños Mágicos (Pintura y manualidades): Los pequeños podrán crear su propio medio de transporte ecológico a base de materiales reciclables y objetos caseros. Con ello, se montará una entretenida gran feria.

Dirigido a: Niños de 4 a 12 años.

Horario: Lunes y miércoles, de 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Confección de Accesorios textiles: En este taller los niños confeccionarán monederos, estuches y bolsos por medio de costura a máquina y a mano. Serán guiados por una experta en diseño, por lo que aprenderán también la coordinación de uso de telas y la combinación de colores afines.

       Dirigido a: Niños de 7 a 12 años.

Horario: Lunes y miércoles, de 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Bisutería infantil: Collares y pulseras serán los productos finales de este taller. Los niños trabajarán con cuentas e hilados, y se hará especial énfasis en el uso del color y su relación en el logro de modelos diferenciados de objetos y las terminaciones.

Dirigido a: Niños de 7 a 12 años.

Horario: Lunes y miércoles, de 12:00 a 13:15 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Karate Do: A través de ejercicios de preparación física, ejercicios básicos y juegos recreativos, los niños desarrollaran las técnicas del Karate Do, teniendo como objetivo el autoconomiento y otras herramientas de formación personal. Se trabajará en forma individual, en pareja y en grupo.

Dirigido a: Niños de 6 a 12 años.

Horario: Martes y jueves, 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Estadio Las Condes (Avda. Las Condes 11.755).

 

·           Malabarismo: Este taller introducirá a los niños en las técnicas de los malabares, equilibrio y acrobacia, utilizando pelotas, platos chinos, aros, etc. Se trabajará la motricidad, el ritmo, y el equilibrio. Hay que tener en cuenta que realizar malabares potencia la plasticidad cerebral en los pequeños.

Dirigido a: Niños de 6 a 12 años.

Horario: Martes y jueves, de 10:00 a 11:15 hrs.

Lugar: Estadio Las Condes (Avda. Las Condes 11.755).

 

·           Charango Básico: El objetivo es que los pequeños participantes sean capaces de acompañar canciones con el charango y repertorio instrumental. El taller proveerá de una base teórica sobre la historia del instrumento y sus diferentes estilos, y de un parte práctica donde podrán conocer la nomenclatura asociada a la escritura del charango, rasguear ritmos típicos del repertorio charanguístico e interpretar recursos melódicos.

Dirigido a: Niños de 12 años en adelante

Horario: Miércoles entre las 13:00 a 19:30 hrs., o jueves desde las 15:00 a las 19:30 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Guitarra básica: Es el sueño de todo niño y adolescente. Con este taller se iniciarán en la ejecución de la guitarra en base a canciones del repertorio popular, serán capaces de afinar la guitarra y de interpretar un cancionero con acordes en clave americana, entre otros objetivos.

Dirigido a: Niños de 12 años en adelante.

Horario: Miércoles de 13:00 a 19:30 hrs. o jueves de 15:00 a 19:30 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

·           Batería: Dumset Básics: Con este curso de verano los niños y adolescentes podrán adquirir los fundamentos técnicos básicos de la batería. Los jóvenes que ya cuenten con experiencia podrán revisar y mejorar algunas de las principales técnicas. Entre los objetivos del taller se encuentra el desarrollo de un adecuado agarre de las baquetas, mejora del balance de sonido entre las manos, integración del uso del rebote en la ejecución de un golpe y el desarrollo del uso de dedos, muñecas y antebrazos.

Dirigido a: Niños de 12 años en adelante.

Horario: Lunes o miércoles de 09:00 a 14:00 hrs.

Lugar: Universidad del Pacífico (Espacio San Damián).

 

Para precios, horarios y otras consultas deben escribir a cultura@upacifico.cl o llamar al 228625214.


¡Cómo estimular a tu bebé a gatear!

Evitar que el niño gatee y obligarlo a caminar de forma prematura puede traer consecuencias negativas en un futuro. El gateo es el resultado natural del dominio del cuerpo. Permitiendo que le bebé vaya familiarizándose con su entorno y logre cierta dependencia.

 

Esta etapa inicia generalmente entre los 6 y los 9 meses de edad. Es una de las más esperadas por los padres, ya que el bebé logra desplazarse en cuatro puntos de apoyo.

Sin embargo, hay quienes tratan de evitar esta etapa y obligan al bebé a caminar a una temprana edad, sin entender que el bebé aún no tiene la fuerza suficiente como para sostenerse solo. Lo que tampoco saben es que saltarse esta etapa puede afectar el desarrollo del infante.

 

Hay muchas maneras de estimular a tu bebé a que gatee. La idea es que esta actividad se le haga divertida y no la sienta como una obligación. Mientras lo cambias, prueba extender y flexionar sus piernitas como si estuviera pedaleando. También puedes pasar una manta por debajo de su barriguita mientras esté en posición de gateo. Esto no sólo le dará equilibrio, sino que le hará sentir confianza para comenzar a desplazarse. Otra opción es que gatees con él; hazle ver que es un juego para que disfrute del ejercicio. Usa juguetes en forma de cilindro o pelotas para que los persiga.

 


Regalos en navidad: menos es más

Según estudios realizados en España, más del 80% de los niños reciben por lo menos cinco regalos en las fiestas decembrinas. Esto se considera de manera desproporcionada y concluyen que los infantes no deberían de recibir más de tres obsequios a fin de no “matar” su imaginación ni fomentar el aburrimiento.

 

Los excesos nunca son buenos, por eso debes de regalar de manera responsable a tus hijos. Dosifica las entregas entre Noche Buena, Año Nuevo y día de Reyes. Los juguetes educativos siempre deben prevalecer sobre los bélicos.

 

Los juguetes tecnológicos

Los niños de hoy en día no pueden despegarse de los aparatos digitales pero, ¿qué tan bueno es que pasen todo el día pegados al computador, el teléfono inteligente o un video juego? A pesar de que muchos padres comparten sus dispositivos con los hijos y descargan aplicaciones aptas para sus edades, expertos crearon dispositivos tecnológicos educativos y recreativos para los niños. Los aparatos resultan ser ventajosos porque son más resistentes, más económicos, con aplicaciones integradas y programas específicos para ellos.    


Cómo comprar el regalo adecuado para tu hijo en esta navidad

Los gustos de los niños cambian rápidamente, además, no todos prefieren lo mismo. Lo primero que debes hacer antes de hacer las compras navideñas es identificar en qué etapa se encuentra el pequeño para acertar con el obsequio que le darás.

 

De 0 a 6 meses

Esta es una etapa de descubrimiento. Para él, todo es nuevo y llamativo. Durante este período les gusta mucho los diferentes sonidos, colores y formas. Los juguetes les permitirán exploran su nuevo mundo. Opta por comprar juguetes musicales, móviles para la cuna o el coche, sonajeros, bloques de goma, anillos para morder o agarrar.

 

De 6 a 12 meses

Los niños en esta etapa comienzan a adquirir fuerza. Ya manipulan objetos con ambas manos, se sientan solos, gatean y muy pronto se pondrán de pie. Puedes regalar pelotas de varios tamaños, juguetes para tomar el baño o ir a la piscina, artículos musicales o con teclas, bloques o tacos de colores.

 

2 años

El niño a esta edad ya tiene la capacidad de decidir qué le gusta y qué no. A esta edad les agrada mucho hacer ruidos, correr de un lado a otro y tocar absolutamente todo. Les puedes obsequiar libros con muchos dibujos y colores, lápices y pinturas, herramientas para la arena y el agua, instrumentos musicales de juguete, pistas carros, animales, etc.

 

Entre 3 a 6 años

Este es el momento de compartir, En esta etapa los protagonistas de su vida son sus amiguitos. Despierta en ellos la complicidad, el compañerismo y el compartir. En estas edades comienza a desarrollar roles y centran su atención en ellos para reafirmar su personalidad. Lo mejor es comprarles juguetes que puedan usar en grupos, juegos de mesa que estimulen la concentración, el lenguaje y la educación en general. Rompecabezas, pelotas, bicicletas. Música y películas educativas, plastilinas, colores, marionetas, disfraces, entre otros.


Cómo proteger a tu hijo pequeño de los aspectos negativos de internet

Cuando los pequeños de la casa hacen uso indiscriminado y sin supervisión de internet, se exponen a recibir a recibir informaciones no aptas e incluso poner en riesgo su integridad y la de su familia. Por fortuna los padres pueden orientar y supervisar, además de desarrollar un plan de seguridad en la tranquilidad del hogar.

 

Los padres deben procurar convertirse en aliados de los niños y adolescentes, discutir con ellos detalles sobre la seguridad online, conscientes de que es imposible aislarlos de una herramienta de gran utilidad en la vida moderna. No se trata de prohibir el uso de la red sino de aprovechar sus bondades, tomando precauciones frente a sus debilidades, para salvaguardar la integridad y el desarrollo emocional e intelectual del pequeño.

 

En primer lugar hay que dialogar, los padres son los responsables de educar a sus hijos y prevenirlos. Hay que aconsejarlos para que no den datos de identificación por la red, ni a conocidos ni a desconocidos, no envíen fotografías sin comunicarle a los padres, ni organicen encuentros con amigos cibernéticos.

 

También hay que alertarlos sobre las ofertas engañosas, los ofrecimientos de regalos y descuentos, además de aprender a reconocer el “spam”. Hay que darles herramientas para que puedan ponerle fin a conversaciones que le incomoden, les haga sentir temor o amenazados. Que sepan que pueden y deben acudir al auxilio de un adulto.

 

La supervisión es de suma importancia. Navegar en internet no puede ser una actividad privada. El computador no debe estar en la habitación del niño. Se debe tener en un espacio neutral donde toda la familia tenga acceso. Los padres deben navegar junto a sus hijos, por lo tanto, tienen que aprender a moverse en el ciberespacio como ellos lo hacen. Hay que saber qué tipo de actividades realiza el niño en el computador y debe regularse el tiempo en el que esté conectado.

 

Finalmente hay que impulsar y colaborar con organizaciones dedicadas a la investigación y aplicación de soluciones y medidas relacionadas con la protección de niño en internet.

        


¿Adiós Viejito Pascuero?

El mayor periódico noruego “Aftenposten” anunció en la sección necrológica de su página web que el Viejo Pascuero había fallecido a la edad de 227 años y que su funeral se celebraría el 28 de diciembre en la capilla del Polo Norte. Aunque rápidamente el medio de comunicación pidió disculpas, miles de niños leyeron lo publicado y comenzaron a cuestionarse la existencia del mítico Papá Noel.

 

La gran mayoría de los niños creen en Santa Claus, en parte porque sus padres y la sociedad ayudan a mantener esa ilusión. Algunas personas critican abiertamente esta práctica, ya que consideran que no es adecuado que los pequeños del hogar den por sentado que el hombre de barba blanca y traje rojo existe, porque ello da pie para el consumismo y una Navidad alejada del sentido original para los cristianos, que es el nacimiento de Cristo.

 

La docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, destaca que todo depende del modo en que los padres presentan la figura del Viejo Pascuero al niño.

 

Si a través del Viejito Pascuero los padres logran transmitirle a sus hijos, de manera lúdica y por medio de la imaginación, valores como el respeto y la inclusión, la creencia sería favorable. Sin embargo, si se le atribuye al Viejito Pascuero la facultad de ‘castigar’ a los niños por sus conductas o rendimiento escolar, por ejemplo diciéndoles durante el año que si se portan mal el viejito no les va a traer regalos o no los va a querer, se puede estar haciendo un uso erróneo, toda vez que son los padres quienes deben disciplinar a sus hijos y ser las figuras de autoridad, a través de una comunicación sincera en conexión con personas, actos y consecuencias de la realidad”, explica la especialista.

 

¿A qué edad debe dejar de existir? ¿Hay que decirles a los niños? La psicóloga dice que no hay una edad determinada para dejar de creer, aunque en general esto suele suceder alrededor de los 6 ó 7 años, ya que luego, con el ingreso a la enseñanza básica, los niños comienzan a poseer un tipo de pensamiento más objetivo, en el que logran distinguir con más facilidad la realidad y la fantasía. “Sin embargo, hay que evaluar caso a caso, ya que esto depende tanto de la madurez del niño como de su entorno familiar y social. En etapas preescolares el niño requiere del pensamiento mágico para su desarrollo mental y los adultos, más que propiciar el tránsito de la fantasía a la realidad, deben acompañarlos en el recorrido que irán haciendo, de manera natural, en cada etapa vital”, indica Sosman.

 

Cuando en la familia hay hijos de diferentes edades, la psicóloga asegura que no es recomendable que los hermanos más grandes destrocen la creencia de los más pequeños. “Es necesario comunicar a los hermanos mayores que ya dejaron de creer en el Viejito Pascuero que no lo revelen hasta que los más pequeños puedan descubrirlo por sí solos”, aclara.

 

Pero, ¿qué hacer cuando un hijo pregunta en forma directa si existe o no? Antes de dar una respuesta directa, la psicóloga sugiere explorar si el niño sigue creyendo en él, con el objetivo de adecuar nuestra respuesta a lo que él necesita escuchar. “Por ejemplo, le podemos responder con una pregunta: ¿Qué crees tú? ¿Crees que existe? Otra vía es decirle que el Viejito Pascuero existe en la medida en que creemos en él. Lo fundamental es que podamos empatizar e interpretar qué es lo que necesita y quiere al preguntarnos esto, para responderle de una manera que sea significativa y aclaratoria. Hay que entender que las fantasías muchas veces son una defensa ante una sensación de soledad, tristeza o ansiedad, que es importante poder identificar”, dice.

 

Finalmente, si un niño pregunta es importante actuar con precaución. “No hay una persona en particular a la que le corresponda responder ‘la verdad’ y es importante respetar que existe una razón por la cual el niño le pregunta a otros adultos distintos de sus padres. No obstante, para cualquier persona antes de responder la pregunta de un niño, es importante que considere las creencias y modo particular de vivir de la familia de ese niño, para no ocasionar confusión o contradicciones en él”, concluye Guila Sosman, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


5 comportamientos que debes evitar con tus hijos

La familia es por naturaleza la primera institución social con la cual nos entendemos y socializamos, y ésta es regida por los padres, quienes se convierten en referencia obligatoria. Ellos son los encargados de ofrecer estabilidad emocional, por lo cual adoptamos la creencia de que sin ellos no podemos salir adelante.

 

Si bien es cierto que esta premisa se cumple a cabalidad los primeros años de vida, a medida que pasa el tiempo van cambiando ciertas actitudes de los padres hacia los hijos, lo cual puede convertir a ésta en una relación dañina y con efectos a largo plazo.

 

Estos son algunos de los comportamientos a los que debes estar atenta para evitar:

*Competencia:

Existen madres que entran en una carrera peligrosa por buscar la manera de superar a sus hijos al opacar y generar complejos de inferioridad en ellos.

 

*Agresivo:

Utilizan como primera respuesta un golpe, lo cual conlleva en casos muy extremos a la violación.

 

*Inconforme:

El que nunca está satisfecho con lo que sucede a su alrededor y culpabiliza a sus hijos de ello.

 

*Comparación:

Los padres nocivos tienden a desmejorar a sus hijos, exaltando los logros de otros, lo que convierte a los suyos en personas bastante inseguras.

 

*Autoritario:

Se aprovechan de su poder para generar miedo y sentir que tienen el control de lo que sus hijos hacen en todo momento.


¿Qué hacer cuando el Viejito Pascuero no puede traer el regalo que los niños piden?

La carta para el Viejito Pascuero lo resiste todo: desde listas infinitas hasta aquel regalo soñado, muchas veces inalcanzable. Y es que para la gran mayoría de los pequeños del hogar, la Navidad es una fecha donde pueden pedir lo que sea. Es allí cuando Santa Claus debe empezar a sacar cuentas y, a veces, simplemente el presupuesto no alcanza.

 

“¿Por qué un padre podría llegar a pensar que no darle todo lo que el hijo desea es un problema?”, se pregunta la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez. “No darle el regalo que espera no tiene que ser necesariamente algo dañino para el niño. No debe primar el deseo, la voracidad compulsiva por tenerlo todo. Si no puedes darle al otro todo lo que pide no es ser malo”, explica la especialista.

 

Sin embargo, muchas veces los más pequeños, al desenvolver sus presentes debajo del árbol y ver que no es aquello que pidieron, rompen en llanto y continúan con cara decepción por el resto de la jornada. “Si al niño no se le pone ningún límite, obviamente cuando llegue la Navidad y uno no tenga el dinero para comprar el regalo que espera, por supuesto que va a ser un problema. Pero ese conflicto no va a ser por el regalo o la ocasión en sí, sino porque la familia no le puso límites al niño desde antes”, señala la psicóloga.

 

Al contrario de lo que se piensa, el que los niños pasen por este tipo de situaciones no constituye un trauma sicológico. “La vida implica frustración y la convivencia con otro involucra tener un borde donde el ‘no’ del otro es legítimo. La frustración no es en sí misma un daño ni dolor para el niño, es simplemente frustración”, afirma la docente de la Universidad del Pacífico.

 

Si el vecino o sus amigos sí obtuvieron el presente deseado, el niño se cuestiona aún más. ¿Cómo explicarle al pequeño el motivo económico? “Obviamente va a haber presión social, y ahí es donde interviene la familia, que puede mediar o filtrar la influencia de otros. No hay para qué esconderle al niño por qué no pudiste regalarle lo que quería. Los que tienen modular eso, señalando lo esencial diferente a lo accesorio, son los padres a través de la convivencia”, dice.

 

El que los niños lloren y protesten por no obtener el regalo deseado para Navidad a veces provoca una crisis en los padres, quienes podrían llegar a cuestionar su labor. Allí son los adultos quienes deben analizar cuál es el verdadero valor que le están dando a las cosas materiales.

“Si el padre se siente incapaz a raíz de esta situación, eso tiene que ver con dónde la persona está poniendo el valor. Posiblemente esos padres se sienten en deuda con sus hijos, por trabajar demasiado, por verlos poco tiempo, etc. Es allí cuando se empiezan a valorizar cosas que no necesariamente tienen valor. El regalo empieza a adquirir una importancia que no tiene, bajo el pensamiento que la única forma de demostrar afecto es a través de los regalos físicos, que van a ser insaciables. Hay que ver qué otras necesidades están supliendo a través de decirle sí a todo”, asegura Carmen Gutiérrez, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.


Cómo preparar a tu hijo para ser un buen hermano mayor

La llegada de un nuevo bebé es motivo de alegría en el hogar. Pero también puede desatar dificultades si los padres no preparan asertivamente el terreno de quien, hasta hace poco, era el único que recibía toda la atención.

 

Los expertos confirman que la entrada de un recién nacido en un hogar donde ya hay niños es una situación delicada, que debe ser manejada con mucha inteligencia tanto por los padres como por el resto de los integrantes de la familia.

 

Hay que hacer todo un trabajo para involucrar al niño grande, lo más posible, con el nacimiento del pequeño, como por ejemplo invitarlo a escoger la ropa del hermanito.

 

Otra estrategia muy útil es hablarle al niño grande de las ventajas de ser el hermano mayor y las desventajas de ser el más pequeño. Evitar las comparaciones y evitar los retos y regaños pues esto lo único que hará es que el grande se harte del pequeño, y más si al pasar los años este desequilibrio se afianza.

 

Un error común puede ser dormir con el niño grande en la misma cama. Cuando llega el más pequeño el mayor tiene que pasar, por fin, a su cuarto, cosa que hará más trágica la situación para el hermano mayor.  Pues el niño siente que lo están sacando de su zona de confort, relegándolo en este nuevo acontecimiento familiar tan importante.

 

A pesar de las exigencias del recién llegado, mamá y papá tienen que procurar tiempo para el niño más grande, porque sigue demandándolo. Finalmente son los adultos los que tienen que entender las necesidades del niño y no al revés. 


El tratamiento oncológico en los niños y sus efectos posteriores

El cáncer en los niños es la segunda causa de muerte en niños menores de 15 años. Se habla de 14 muertes por cada cien mil habitantes que pueden padecer algún tipo de cáncer en su infancia.

 

Existen nuevas drogas para el tratamiento del cáncer con un 70% de éxito. Se dice que el paciente puede sobrevivir de 10, 15, 20 años y más. Como aumenta el porcentaje de sobrevivientes y el tiempo de vida, es importante hablar de la presencia de ciertos efectos endocrinos luego del tratamiento oncológico:

 

*Afecta el crecimiento por el daño de la quimioterapia a nivel de la hipófisis.

*Posible daño en los ovarios que puedan impedir el desarrollo correcto de la pubertad.

*Dificultad a nivel de las glándulas suprarrenales.

*Problemas relacionados a la obesidad.

 

Los padres bajo asesoría médica deben estar atentos durante años a que crezcan adecuadamente, alcancen una fertilidad apropiada, y que no se generen las complicaciones propias de la obesidad como la diabetes.


Medidas para proteger a los niños en Internet

En la espera de la fila del supermercado, mientras sus padres conversan con amigos o simplemente cuando están aburridos, gran parte de los niños pide el celular o la tablet para jugar e ingresar a Internet. De hecho, según datos del estudio de VTR Internet Segura, un tercio de los niños de tres años en Chile ya accede a uno de estos dispositivos móviles.

 

El incesante acceso a Internet expone a los pequeños a contenidos no aptos y a numerosos riesgos. Entre ellos, al sexting o envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles; al grooming, que son acciones deliberadas por parte de un adulto para establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener imágenes eróticas o pornográficas del menor; y al cyberbullying, que define al acoso psicológico que se produce entre pares a través de los medios digitales.

 

¿Qué se puede hacer para proteger a los niños en Internet? “Lo primero es la educación. Antes de reducirle el acceso a los niños a cualquier contenido en Internet, hay que educarlos. Los niños aprenden de las cosas que ven. Por eso, si ven al padre que está pegado con las pantallas, al celular, al tablet, van a imitar esa conducta. Lo importante es que el papá entienda que es el reflejo de lo que va a hacer su hijo”, asegura Guillermo Bustamante, coordinador de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la Universidad del Pacífico.

 

Uno de los mayores desafíos es saber lidiar con niños que son “nativos digitales”, es decir, para quienes las pantallas y tecnologías asociadas han estado desde sus primeros días de vida ahí. “Para los niños el Internet es algo transparente y por eso hay que educarlos. Si bien hay riesgos en Internet, no se trata de que se le pongan muchas trabas al niño para que lo ocupe. Decir frases como ‘no te metas a Internet porque te pueden pasar muchas cosas malas’ va a hacer que ese niño se crie en una burbuja y luego cuando acceda a internet no sabrá cómo desenvolverse”, advierte Bustamante.

 

Según estudios, hoy en Chile un 40% de los niños de cinco años ya tiene un celular propio con acceso a Internet, por lo que es clave enseñarles desde pequeños a manejarse de manera correcta. “Lo importante es ir abriéndole el abanico de lo que se puede hacer en la red. Por ejemplo, hay muchos juegos que son educativos, donde se le puede enseñar al niño a leer, a escribir, a aprender idiomas, etc. Es importante empezar con lo educativo”, aconseja el experto.

 

Según un estudio en Alemania, casi la mitad de los menores de entre 8 y 14 años revelaron sin querer datos personales en la red. Un problema grave que es común hoy en día. “El niño tiene que saber para qué va usar Internet y qué es lo que va hacer. Es importante que el pequeño navegue junto a uno de sus padres. El uso de la tecnología puede servir también para generar apego, ser una instancia para que compartan y aprendan juntos”, recalca el docente de Comunicación Digital y Multimedia de la U. del Pacífico.

 

8 claves para aplicar en casa

 

Una vez que los padres hablen con sus hijos de qué es Internet, para qué sirve y los peligros con los que se pueden encontrar, se sugiere continuar con las siguientes ocho medidas concretas:

 

1.      Usar el computador en espacios compartidos: Debe estar en un lugar de la casa que permita que los padres y los demás miembros de la familia vean qué está haciendo el niño y puedan controlar los sitios a los que ingresa y además cuánto tiempo usa Internet.

 

2.      Bloquear sitios y palabras: Es importante que el equipo tenga ciertas restricciones, como bloquear sitios y palabras inadecuadas. Configurar la privacidad del navegador (Chrome, Internet Explore, etc.) para que cuando el niño navegue pueda hacerlo sólo por sitios confiables.

 

3.      Revisar sus interacciones en Internet: Los padres deben tener acceso a las cosas que el niño ve. No está mal revisar los historiales, pero no es aconsejable hacerlo como una “cacería de brujas”, sino para conversar y educar sobre el contenido de los sitios visitados.

 

4.      Fijar horarios y deberes: No se sugiere restringir demasiado el acceso a Internet, sino más bien conversar el tema y fijar los horarios y la cantidad de horas que el niño va a tener acceso a la red.

 

5.      Manejar las contraseñas: Si el niño se crea un correo o una cuenta en una red social, es importante que sus padres manejen las mismas contraseñas, con el acuerdo de que ninguno borre el contenido.

 

6.      Hablar sobre los peligros en Internet: Hay que enseñarle al niño que tiene que saber con quién está hablando y que no debe creer 100% en la otra persona que está detrás de la pantalla. También que nunca debe mandar una foto y jamás decir su ubicación ni con quién está.

 

7.      Preocuparse de que en su celular estén solo los contactos de amigos y familiares cercanos: El niño tiene que entender cuáles son los riesgos de contactarse con extraños y se debe fomentar la confianza para que cuente si algo le pasa.

 

8.      Crear perfiles y sesiones diferentes: En sitios como Netflix es muy importante crear perfiles distintos, uno para niños y otro para adultos. También en computadores y/o tablet se recomienda tener sesiones diferentes.

 


La natación para bebés y sus beneficios

Desde que tu bebé tiene pocos meses de nacido puedes llevarlo a la piscina para que adquiera seguridad, aprenda a flotar y se divierta chapoteando. Sin embargo, no es hasta el primer año cuando aprende algunos movimientos rudimentarios de natación como el estilo “perrito”, y a los cuatro años ya podrá aprender movimientos coordinados de natación. Esta técnica es importante, no sólo por ser un método de supervivencia, sino por traer beneficios en su desarrollo muscular.

 

Los beneficios físicos

*La natación mejorará la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio que tiene tu bebé.

 

*También mejorará la condición cardiovascular, brindándole más resistencia a tu bebé.

 

*Incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares, favoreciendo que se produzca un temprano desarrollo de habilidades psicomotrices tales como gatear o caminar.

 

*Estos ejercicios suaves, combinados con el agua a una temperatura agradable, relajan al bebé y estimulan su apetito, consiguiendo que coma y duerma mejor.

 

*Amplía la capacidad de su sistema respiratorio y la regulación adecuada a su circulación sanguínea.


Padres: cómo manejar la independencia de los niños

Los niños comienzan a afirmar con mayor intensidad su independencia de forma progresiva. En los más pequeños se inicia la fase del “no” y en los adolescentes rebelarse parece ser la regla. Por una parte es una buena noticia, porque significa que los hijos se están desarrollando de forma adecuada, pero por otra genera angustia y discusiones, porque los adultos saben que ellos aún no tienen las herramientas para tomar decisiones y adaptarse correctamente a la sociedad.

 

Un amigo puede ser confidente y consejero. Un padre también. Pero un amigo puede ser alcahueta y un padre no. El hecho de ser padre no elimina la conducta de amistad, pero no puedes ser amigo por encima de padre.

 

Nuestros hijos cada vez crecen con mayor velocidad, exigen independencia mucho más rápido pero sin tener los recursos para una autonomía real, por lo que la adolescencia llega prematuramente, alrededor de los 10 años de edad, y se prolonga por mucho más tiempo que antes, hasta cerca de los 25. Esto es algo que impacta a los padres y a veces no los saben manejar.

 

Conversar es muy importante, preguntarles cosas sin horrorizarse con sus respuestas. Si ven que les respondes, te van a preguntar siempre. En la medida que se respete la autoridad en casa, la sociedad contará con estudiantes, trabajadores, funcionarios y ciudadanos que también lo hagan en la calle.

 

El objetivo será entonces que tu hijo no tenga miedo de ti, sino respeto. El miedo lo llevará a huir. Si tu hijo te cuenta cosas es porque no te tiene miedo. Para eso lo primero que hay que tener claro es que son niños, están en formación y no puedes esperar de ellos el comportamiento de un adulto.    


Vacaciones y control parental

Hace unos días se dio a conocer el Tercer Sondeo de Involucramiento Parental del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), que entrevistó a hombres y mujeres de entre 15 y 29 años, de todos los niveles socioeconómicos y residentes en todas las regiones del país. Sus resultados son, al menos, reveladores.

 

Entre los hallazgos, se menciona que sólo un poco más de la mitad de los jóvenes encuestados (57%) habla con sus padres o adultos responsables de su crianza sobre permisos y salidas; solo un 48% indica que les controlan la hora de llegada cuando salen de noche; un 52% confirma que los mayores saben “mucho” quienes conforman o conformaban su círculo principal de amigos; y un 49% que conocen o conocían “mucho” a las personas con las que se juntan.

 

Para la coordinadora académica de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Verónica Navarrete, este modo de entablar relaciones refleja problemas de comunicación entre padres e hijos. “Los padres parecen estar más involucrados en las problemáticas en el ámbito académico y a metas socialmente valoradas, más que en el área de la cotidianidad o de lo que los jóvenes hacen con y en su tiempo en relación al sexo, elecciones de amigos, consumo de sustancias, etc.”, señala.

La psicóloga infanto-juvenil dice que es importante que los padres busquen maneras de entablar conversaciones y acuerdos con sus hijos, ejerciendo un control parental sano y adecuado al desarrollo de la autonomía de los niños y jóvenes. “Esto tiene que ver principalmente con un control que es capaz, por una parte, de poner límites que son claros y precisos. Es decir, que ambas partes conozcan los límites y que los niños sepan manejarlos. En los más pequeños por supuesto que los límites no son tan conversados ni dialogados, pero igual deben estar establecidos. Además los límites deben ser consistentes, lo que significa que se ponen y se cumplen, siempre y no a veces”, aclara.

 

Distinto es con los jóvenes. “Con ellos los límites son muchos más dialogados, acordados y no impuestos, y se relacionan con su cumplimiento, son su autonomía, si sabemos que se rodea de un buen grupo de pares, etc.”, indica.

 

Si bien las normas debieran estar siempre claras, la especialista comenta que es importante ponerlas en práctica durante las vacaciones. “En esta época, los jóvenes ya no solo quieren salir los fines de semana, sino de lunes a lunes y los padres deben seguir trabajando y rendir. Creo entonces que es súper importante poner límites claros y que, independientemente de si el niño está de vacaciones, sepa que tiene horarios y ciertas tareas dentro del hogar y que además debe cumplirlas. Pero esto debe ser conversado y dialogado con los jóvenes anticipadamente. Los padres deben ser capaces de proyectar lo que viene y no esperar a que surja la disyuntiva o cuando la cosa está desbordada, porque los arreglos y acomodos dentro del conflicto son mucho más difíciles”, advierte.

 

Y con los más pequeños, también. “Por ejemplo, un niño no debe pasar todo el día viendo TV o jugando Play. Y la manera de regularlo es ofrecerle alternativas, como entrar a un taller deportivo o cultural”, aconseja Verónica Navarrete.

 

Imposición vs. acuerdo

 

¿Desde qué edad es recomendable llegar a un acuerdo con los niños? “Creo que los acuerdos pueden empezar en la pre pubertad, pero esto depende del niño. Hay niños que son mucho más maduros, con mucha más capacidad de diálogo. Obviamente también depende del estilo de las familias, porque hay familias mucho más autoritarias y otras mucho más dialogantes, que son resultado de los estilos de crianza de los padres”, comenta la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

 

Para Verónica Navarrete, el que los padres pongan límites y ejerzan su control parental no tiene nada de malo, sino todo lo contrario. “El control parental da seguridad y te muestra que hay alguien que está preocupado por ti, que le importa lo que te pasa, que te ayuda a moverte en el mundo y te da confianza. Los límites nos muestran hasta dónde; nos ayudan y nos apoyan. En general, los niños que tienen escasos límites son niños que se sienten no queridos, porque cuando tú quieres algo, lo cuidas. Es como una mascotita. Le pones una rejita para que no te escape. Lo mismo pasa con los niños, que necesitan que haya un cuadrante en el que se mueven y que les da seguridad y confianza”, precisa.

 

Dentro de las mejores herramientas de control parental, la experta menciona el tener una comunicación fluida y constante. “El estar continuamente hablando con tu hijo de todos los temas y no sólo de los que a ti te interesa, como son los del ámbito escolar u otros. Hay que tener un abanico de temas para conversar con tu hijo y que sienta que hay confianza y mucha honestidad, que dé incluso pie a que el padre hable de cuando él era joven, de qué errores cometió, de las cosas que anhelaba, de las mentiras que les dijo a sus papás, etc. Es decir, donde se muestre como un ser humano que también vivió esa etapa y que también se equivocó, pero que estará ahí para contenerlo y responderle sus consultas”, dice la psicóloga.

 

Para llevarlo a la práctica, de modo que el niño no sienta que es una invitación amenazadora ni tensa, sugiere aprovechar el momento de la cena, aunque cuando hay varios hermanos a veces se pierde la instancia de diálogo porque siempre hay uno que es más introvertido. “Por eso es bueno tener una comunicación uno a uno con los hijos. Si bien las comidas son súper buenas, a nivel familiar es muy importante buscar espacios con cada uno de los miembros de la familia, invitándolos a hacer algo como ir al supermercado y en donde la comunicación no sólo debe estar centrada en el rendimiento o en las metas, sino en los anhelos, en los miedos, en las angustias, etc.”, concluye la coordinadora académica de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Verónica Navarrete.